Blog de Rafael Rojas

La izquierda autoritaria después de Obama; por Rafael Rojas

Por Rafael Rojas | 17 de noviembre, 2016

rafael-rojas

Habría que retener algunas escenas de estos días, en la política latinoamericana, para el momento en que se desaten las inevitables tensiones entre Estados Unidos y América Latina, bajo la presidencia de Donald Trump.

Muchos mandatarios de la región, de una u otra izquierda, de centro o derecha, felicitaron al presidente electo la semana pasada. Pero la mayoría lo hizo a través de sus cuentas de Twitter o en declaraciones a medios nacionales y extranjeros.

Incluso aquellos que, como Rafael Correa y Evo Morales, arguyeron diferencias con Trump, saludaron diplomáticamente su triunfo. Correa elogió a Hillary Clinton y recordó con gratitud sus años como estudiante en Estados Unidos, durante la administración de su esposo, pero invitó a Trump a mantener puentes abiertos con los gobiernos latinoamericanos. Morales fue más tajante: dijo que con cualquiera de los dos a América Latina le iría mal y que Bolivia estaba mejor sin embajador.

Un punto del mensaje de Correa merece mayor atención. El presidente ecuatoriano suscribió la tesis, expuesta entre otros por Ignacio Ramonet, de que el triunfo de Trump, como el del Brexit, confirma el fracaso de la globalización. En otro momento, Correa presentó la elección de Trump como una rebelión electoral del pueblo contra una élite corrupta. Tan sólo el papel del Partido Republicano o que Hillary ganara el voto popular refuta esa interpretación.

Otro líder de la izquierda neopopulista no pudo evitar la sintonía con Trump cuando afirmó que “lo maravilloso de esta elección es que el pueblo de Estados Unidos votó de acuerdo a lo que está sintiendo económicamente”. Y agregó este sintomático paralelo: “Fíjense que a nosotros se nos acusaba de proteccionistas…, y en el país y en la economía más importante del mundo, acaba de ganar alguien que hace del proteccionismo, de sus trabajadores, de sus empresas y de su mercado interno, una bandera”.

Decíamos que la mayoría de los presidentes latinoamericanos felicitó a Trump a través de los medios de comunicación o las redes sociales. Muy pocos lo hicieron de manera directa: Enrique Peña Nieto, Mauricio Macri y, significativamente, Raúl Castro y Daniel Ortega. A diferencia de la mayoría de los medios de comunicación latinoamericanos, que durante la campaña cuestionaron a Trump, la prensa oficial cubana fue más dura con Barack Obama y Hillary Clinton, a quienes acusó de querer derrocar al Gobierno de la isla con métodos suaves.

No habría que olvidar que Castro y Ortega son aliados leales de Vladimir Putin y que éste es, luego de Theresa May y Boris Johnson, uno de los líderes globales que mayor entusiasmo ha mostrado con la elección de Trump. El futuro de la izquierda autoritaria y neopopulista, en América Latina, parece garantizado, ya sea porque Trump ofrezca “mejores negocios” bilaterales o porque regrese a la política confrontacional de los republicanos, que siempre ayuda a justificar la ausencia de democracia.

Rafael Rojas Rafael Rojas es autor de más de quince libros sobre historia intelectual y política de América Latina, México y Cuba. Recibió el Premio Matías Romero por su libro "Cuba Mexicana. Historia de una Anexión Imposible" (2001) y el Anagrama de Ensayo por "Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano" (2006) y el Isabel de Polanco por "Las repúblicas de aire. Utopía y desencanto en la Revolución de Hispanoamérica" (2009).

Comentarios (3)

Eduardo
18 de noviembre, 2016

En medio de tanta incertidumbre ya empiezan a dar ganas que la toma de posesión de Trump sea lo más pronto posible y poder ver hasta que punto va a suceder lo que se viene anunciando.

Eduardo
18 de noviembre, 2016

Es curioso que la prensa oficia lista cubano, es decir toda la prensa de la isla arremetiera contra Obama y Hillary teniendo en cuenta que es gracias a Obama que la política haya dado un vuelco tan grande de reencuentro con el régimen de La Habana.

Estelio Mario Pedreáñez
18 de noviembre, 2016

Siempre talentoso Rafael Rojas. Comparto su tesis que Trump Presidente de EE.UU. será muy utilizado como pretexto por los gobernantes de muchos países Hispanoamericanos para justificar sus regímenes antidemocráticos. A muchos de estos tiranuelos, déspotas o demagogos, no los considero de “Izquierda Autoritaria”, es decir, “Marxista” (recordemos que Marx copió la tesis de la “Dictadura de los Trabajadores” propuesta en 1795 por el revolucionario francés Francois Babeuf y la rebautizó como “Dictadura del Proletariado”, una “necesaria” etapa de gobierno represivo de los trabajadores contra los burgueses para posibilitar el futuro comunismo), ya que sus gobiernos omiten los restantes dogmas marxistas: 1) No buscan industrializar a sus países. 2) No buscan crear (ni fortalecer) población obrera. 3) No buscan transformar sus dependientes economías. Se disfrazan de marxistas para usufructar el poder. El padre de Correa fue un confeso narcotraficante y el dólar es la moneda oficial de Ecuador.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.