Blog de José Ignacio Hernández

La fraudulenta “constituyente”: Otro golpe a la democracia; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 1 de mayo, 2017
Fotografía de Prensa Presidencial

Fotografía de Prensa Presidencial

En la tarde del 1 de mayo de 2017 el Gobierno anunció su intención de “convocar a una Asamblea Nacional Constituyente”.

Por el anuncio, en realidad, queda en evidencia que el Gobierno no pretende convocar a una legítima Asamblea Nacional Constituyente, pues su intención parece ser acudir a un fraudulento mecanismo que consolide el golpe a la democracia.

Veamos.

1. Lo que dijo el Gobierno

En su alocución, el presidente Maduro anunció su intención aplicar el artículo 347 de la Constitución para convocar a una “Asamblea Nacional Constituyente”. Sin embargo, advirtió que se trataría de una constituyente sin partidos, pues sería “de la clase obrera”.

Al formular su anuncio, el Gobierno advirtió que los miembros de la constituyente serían electos “mediante voto directo” dentro de distintos sectores del Poder Popular, como la clase obrera y otros representantes de gremios, así como por parte de líderes comunitarios.

Advirtió, por último, que esta asamblea tendría el poder originario, con lo cual, ningún órgano del Poder Público podría impedir su funcionamiento.

2. La legítima Asamblea Nacional Constituyente

En sus declaraciones, Maduro aludió a una “asamblea nacional constituyente ciudadana”, conformada por clase obrera, campesinos, indígenas, amas de casa, pescadores, estudiantes. Una “Asamblea popular, obrera, campesina”.

Esto es algo completamente distinto a la Asamblea Nacional Constituyente prevista en los artículos 347 y siguientes de la Constitución. Tal Asamblea no es “popular”, en el sentido que no está conformada solo por ciertos sectores, como la clase obrera y demás instancias del llamado Poder Popular. Tal Asamblea, por el contrario, está conformada por los ciudadanos que, mediante el sufragio directo, secreto y universal, son elegidos constituyentes, más allá de la “clase” a la cual pertenecen.

Elecciones en la que todo elector puede participar en ejercicio de su derecho al voto. Esto no es solo una consecuencia natural de las bases constitucionales de la democracia, sino que además es una condición inherente al propio concepto de constituyente previsto en el artículo 347 constitucional: el poder constituyente pertenece al pueblo, con lo cual solo el pueblo, en votaciones directas, secretas y universales, podrá elegir a los miembros de la constituyente.

3. La Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta

Sin embargo, en el discurso del Gobierno, hay indicios suficientes que nos permiten concluir que su intención es simular un proceso constituyente, pero para lograr la elección de un órgano subordinado al Gobierno, principalmente, por medio del poder popular.

En efecto, en su alocución, Maduro advirtió que los constituyentes serían designados mediante “voto directo”, pero solo desde determinada “clase”. Así, de los 500 miembros que esta constituyente tendría, la mitad sería designada mediante los obreros, estudiantes, campesinos y otros sectores, quienes “escogerían” entre ellos a sus representantes. La otra mitad sería escogida mediante un proceso –nada claro– de regionalización. Esa selección podrá ser “directa”, pero en modo alguno es una elección consecuencia del derecho constitucional al voto, ni mucho menos, consecuencia del derecho de todo ciudadano a optar a cargos de elección popular.

Esta idea, de hecho, no es nueva. Recientemente, la palabra “constituyente” se ha utilizado en el marco del llamado “poder popular”, esto es, las instancias controladas y dirigidas por el Gobierno para la promoción del socialismo. Por ejemplo, con ese fin, en 2016, el llamado “Congreso de la Patria” propuso un “proceso popular constituyente”. Una idea similar también había sido asomada en el Decreto que creó la Misión Justicia Socialista.

Es por ello que estamos ante una “simulación” de un proceso constituyente, que perpetrando el secuestro del derecho al voto, permitiría al Gobierno garantizar el control sobre la “asamblea popular” que resulte en definitiva designada.

 4. ¿Y qué puede pasar ahora?

Según se anunció, mañana debería ser publicado en Decreto con la convocatoria al proceso constituyente y las “bases”, esto es, las condiciones para escoger a los constituyentes, de acuerdo con el fraudulento mecanismo de selección que fue anunciado.

Corresponderá entonces al Consejo Nacional Electoral dirigir el proceso de designación de los miembros de la “asamblea nacional constituyente popular”, según lo que dispongan tales bases.

Una vez instalada, y según anunció, esa “asamblea nacional constituyente popular” concentraría todas las funciones, bajo una fraudulenta interpretación del artículo 349 del texto de 1999, según el cual, “los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente”. Esto serviría de excusa, por ejemplo, para consolidar la usurpación de funciones de la Asamblea Nacional.

Además, la Constitución aprobada por la “asamblea nacional constituyente popular”, según el artículo 349 citado, entrará en vigor con su publicación en Gaceta Oficial, sin necesidad de un referendo aprobatorio.

Tomando en cuenta todo esto, podemos entonces valorar el riesgo de esa propuesta: la ilegítima designación de una “asamblea nacional constituyente popular”, en violación al derecho al sufragio directo, secreto y universal, permitiría afectar el funcionamiento de todos los Poderes Públicos y aprobar una nueva Constitución, todo ello, al margen de la democracia.

Por ello, en el fondo, el anuncio de convocar a una “asamblea nacional constituyente popular” no es más que la continuación del golpe de Estado permanente, ahora, en un nivel incluso superior.

Cuando sea publicado el Decreto complementaremos estos comentarios.

***

LEA TAMBIÉN: 

blog_penfold_venezuela_berenjenal_496a

portada-lv-para-usar

raffalli

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (25)

Samuel
1 de mayo, 2017

Me parece absurdo, desproporcionado y peligroso adelantarse a declarar fraudulento un proceso sin nisiquiera saber cómo serán las bases del mismo. Si mañana se consuma la votación directa de los constituyentistas estoy seguro que el autor del artículo no ofrecerá disculpas.

Samir Kabbabe
1 de mayo, 2017

Esta propuesta de Constituyente comunera no tiene cómo saciar el hambre ni mitigar las calamidades. Tampoco acallará las protestas.

Luis Medina
1 de mayo, 2017

Tomo lo que éste mismo articulista propuso en la siguiente publicación de fecha 18 de junio de 2.014 http://prodavinci.com/blogs/como-puede-convocarse-una-asamblea-nacional-costituyente-por-jose-ignacio-hernandez/ No es una solución “Si la propuesta de la Constituyente se hace como mecanismo para solucionar la actual crisis mediante la renovación de los Poderes Públicos, debe tenerse en cuenta que ese objetivo no es inmediato sino en todo caso, mediato. Insisto: la Constituyente no existe para cambiar Gobiernos sino para dictar una nueva Constitución”

CARLOS TAYLHARDAT
1 de mayo, 2017

El planteamiento es inconstitucional, porque infringe el Artículo 63 de la Constitución Nacional: “El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas.” El voto universal significa que corresponde a todos los ciudadanos facultados para ejercerlo.

“Artículo 63. El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional.”

Por tanto, al plantear una elección sectorizada de constituyentistas (250 por misiones y demás dependencias del Gobierno) se infringe el principio de universalidad del voto.

lars
1 de mayo, 2017

No veo cómo pudiera algo así tener un peso determinante en la marcha de las cosas, como no sea aumentar el desorden y el conflicto. No veo al gobierno con el poder de hacer que ese simulacro de constituyente tenga trascendencia más allá del desconocimiento que ya existe del estado de derecho, incluyendo las elecciones. Creo que nos encontraremos en un limbo no muy distinto a la situación en que nos encontramos, solo que peor. Podría ser hasta peor para el gobierno en términos de su cohesión interna. Veremos.

Ero
1 de mayo, 2017

Todos debemos negarnos a acatar este golpe por parte de la dictadura, debemos salir a las calles y negarnos porque esto no traerá nada más que miseria y más poder al chavismo agonizante

julio César Guerrero Fuentes
1 de mayo, 2017

Como queda el Artículo 71 de CRBV?

Ruben Hurtado
1 de mayo, 2017

A lo mejor saldrán con otro parapeto en el decreto, intentando unas bases constituyentes que legitimen tamaño FRAUDE. En derecho al VOTO, se resumen casi todos los DERECHOS HUMANOS fUNDAMENTALES, que son Universales, que la Constitución los reconoce. El VOTO es personal, es inherente a cada uno, secreto, por eso es directo; es voluntario, no es ni obligado, ni delegable, ni mucho menos transferible. Y parece que lo que expreso maduro va por otro camino. Este FRAUDE tampoco pasara, el pueblo en la calle no se lo tragara.

Alba Rosa Hernández Bossio
1 de mayo, 2017

Otra vuelta de la tuerca. Mañana en Gaceta será oficial el Decreto y el régimen elegirá a sus 500 ciudadanos que harán la constitución a su medida. ¿Cómo impedirlo, cómo hacer valer la justicia cuando todo el poder está en sus manos? ¿ más mártires, sacrificios, destrucción?

CARLOS TAYLHARDAT
1 de mayo, 2017

El planteamiento es inconstitucional, porque infringe el Artículo 21. Todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia: 1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona. Dicha discriminación es evidentemente la siguiente: “El Presdente explicó que va a ser una Constituyente “electa por voto del pueblo para elegir a unos 500 constituyentistas, aproximadamente unos 200 250 electos por la base de la clase obrera, misiones, campesinos, barrios , movimiento sociales”.Los indígenas también van a elegir a sus constituyentes directos en su comunidad. Los estudiantes y la juventud van a tener sus constituyentes electos por voto directo. Las comunas van a elegir sus voceros y líderes de Clap, de Comuna.”

Javier Caceres
2 de mayo, 2017

Seria interesante al salir publicado en Gaceta, preguntarle a la Sala Constitucional si esa idea no es anticonstitucional para ver como responden.

Henry
2 de mayo, 2017

Basta que sea una propuesta del gobierno para ser considerada fraudulenta. Es una trampa como lo fue el “diálogo”. Además, un gobierno que ha ido en contra de los obreros, los campesinos, las amas de casa, los estudiantes y los demás sectores de pueblo, ¿va ahora convocarlos para hacer una constitución?

Guillermo González C.
2 de mayo, 2017

Imagino ahora que este “procedimiento” para el “CNE” (convenientemente para el PSUV) si hay tiempo en este año.

Jose Fonseca Droy
2 de mayo, 2017

Y que nombre le ponemos ?………Dictador ¡¡¡¡¡¡¡¡

omar sanchez
2 de mayo, 2017

ya el dictador anuncio su plan de escape,,,,, pero no se va a poder escapar….

Jose Espinoza Dp
2 de mayo, 2017

Que una caricatura de presidente convoque una constituyente para redactar una constitución a su medida es surrealismo caribeño. Como consuelo allá por 1958 otro dictador, Marcos Pérez Jiménez convocó un plebiscito que por supuesto ganó. Dos meses más tarde,estaba huyendo del país convencido de que—“cabezas, no retoñan”—

N. Vermolen
2 de mayo, 2017

Una nueva constitución, por muy hermosa que sea, no garantiza la equidad ni el progreso de un país, y más bien complicaría la situación de Venezuela que lo que necesita es trabajo productivo. Leo en Wikipedia lo siguiente: “A diferencia de muchas otras naciones, el Reino Unido no tiene ningún documento constitucional único. Desde la Revolución de 1688, la piedra angular de la constitución británica ha sido tradicionalmente la doctrina de la soberanía parlamentaria, según la cual los estatutos que se aprueban por el Parlamento son la fuente suprema y última de su ley. De ello se desprende que el Parlamento puede cambiar la constitución simplemente cuando se aprueban nuevas leyes”.

Abogado Eduardo
2 de mayo, 2017

Profesor, he leído o escuchado con mucha preocupación (incluso en este artículo) cómo dan por hecha la Convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente; entendiendo como legítima la decisión del Presidente de hacerla con fundamento en el artículo 348 de la CRBV. El Artículo 347 señala expresamente “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario”, dejando claro que es sólo el pueblo quien detenta este PODER; y luego indica “En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.” dejando claro que sólo quien detenta ese poder es el único que tiene legitimidad para CONVOCAR una ANC. El 348 habla de la “inciativa” que podrá tomarla el Presidente, La Asamblea, Los Consejos Municipales o sólo el 15% de los inscritos en el RE. La convocatoria hecha por Maduro es Inconstitucional e Ilegítima, para qué hablar sobre lo demás.

ubaldo
2 de mayo, 2017

Amigo SAMUEL, no seas tan ingenuo, por la forma de manifestar tu inquietud pareces un analfabeto funcional, la constitución es muy clara, dese un repaso por el Artículo 347 señala expresamente. El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario, dejando claro que es sólo el pueblo quien detenta este poder; por otro lado indica, En potestad que da la Constitución, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución. La convocatoria hecha por Maduro es inconstitucional, ya que el 348 habla de la iniciativa que podrá tomarla el Presidente más no las atribuciones.

Pablo Mendoza
2 de mayo, 2017

Es necesario estudiar con detenimiento lo referente a la constituyente, en primer lugar, antes de aceverar si es ilegítima o no la iniciativa por parte del presidente, recordemos que el Artículo 5 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo. En consecuente, en el primer aparte de ese artículo podemos entender que el ejecutivo es uno de los órganos que ejerce el poder público de manera indirecta en nombre del pueblo quien a través del voto lo puso allí, como es de entender en el segundo aparte donde es tácito que este órgano debe estar sometido a la soberanía, al pueblo, sin embargo, lo grave del asunto es que la misma constitución en los artículos 347 y siguientes excluye de manera tácita al pueblo, como? Suprimiendo el referendo consultivo para aprobar la constituyente. Aquí es donde hay que poner atención, en el procedimiento para llevarla a cabo. Dónde queda el pueblo al no tener la iniciativa?

Pablo Mendoza
2 de mayo, 2017

Mi inquietud planteada en el comentario anterior surge porque en este caso es el presidente quien tiene la iniciativa, y es necesario aclarar que lo establecido en esta constitución es completamente diferente a lo establecido en la construcción del 61 con la cual Chávez creo la constitución actual, donde si se estableció un referéndum consultivo, entonces, cómo se come esto? Cuál es el procedimiento? Esto lleva o no una consulta popular, por lo menos no lo establecen los artículos 347 y siguientes… Todos sabemos que lo ilegítimo lo puede resolver el TSJ de un plumazo, y ante eso que podemos hacer?? En que organismo decimos que no??

erhard
3 de mayo, 2017

Un golpe d’estado vestido en una contitucion democratica.

Adriana
4 de mayo, 2017

Dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada. Maduro no tiene ni la legitimidad ni la popularidad para ir en contra de la constitución. No y q no hay dinero para las regionales? Con esta artimaña Maduro no sólo eliminara la constitucion del 99, sino que disolverá los poderes, los partidos no existirán, e irán presos quienes a ellos les de la gana. Contra ese decreto debe haber un gran boicot popular contra el CNE, pero sobretodo el llamado del pueblo con firmas a elecciones regionales y referéndum consultivo para evaluar este decreto.

Ada Raffalli de Stuyt
4 de mayo, 2017

José Ignacio,como siempre tus comentarios excelentes y pertinentes,te recuerdo que cuando se aprobó la Ley de los CLPP la metodología para la escogencia de los consejeros fue la misma ,cada sector en foro propio los escogió mediante votación directa en cotos cerrados con la presencia del CNE que actuó como veedor para legitimarlos.Desde luego ,se dieron el vuelto y hoy todos los consejeros son rojos y lo peor, desnaturalizaron la institución porque todos cobran !

José Velasco
5 de mayo, 2017

Hasta que no sean publicadas las bases para la elección de los constituyentes, no podemos hablar de fraude, debido a que el Decreto de Convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente establece en su artículo 2 que sus representantes serán elegidos por voto universal y secreto, lo que significa que no serán seleccionados de forma discrecional para ejercer funciones como tal. Cuando habla de los sectores, se refiere que nuestra sociedad está compuesta por muchas organizaciones en diferentes ámbitos, quienes elegirán su vocero y será sometido al voto popular. Lo único que me parece peligroso es la forma como esta planteada la constituyente en la Constitución vigente, por cuanto se trata de un poder supraconstitucional que se activa sin la consulta previa.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.