Blog de Alberto Barrea Tyszka

La crueldad; por Alberto Barrera Tyszka

Por Alberto Barrera Tyszka | 2 de julio, 2017
Fotografía de EFE

Fotografía de EFE

Ahora pareciera que cada noticia necesita una ambulancia. No es posible ver y escuchar lo que ocurre y no dar un alarido. Cada vez tenemos más sangre que palabras. El gobierno ha terminado convirtiendo la violencia en su único espectáculo. El chavismo pasará a la historia como el poder que disfrutó ejerciendo el terror.

Frente a la simple idea de estar cada vez más obligados a negociar, el oficialismo reacciona con una saña todavía mayor: la represión con cinismo, la violencia celebrada, la brutalidad como goce. Solo así puede explicarse el infierno sistematizado que estamos viviendo y viendo día a día en el país. Las detenciones arbitrarias, el robo a los manifestantes, las golpizas salvajes y en cayapa a cualquiera que se descuide sobre la calle, los juicios express y las condenas por traición a la patria, los traslados a los distintos reclusorios, las torturas, los asesinatos… no es una “violencia desmedida”. Por desgracia es todo lo contrario: es una violencia perfectamente medida, administrada con rigor, ordenada y ejecutada militantemente. Los excesos de los uniformados no son un desorden. Son un orden. Una orden.

Pero, luego, la violencia permanece y adquiere otra forma terrible: se convierte en humor, en festejo, en placer. Creo que nunca antes en el país, al menos en la historia política del siglo XX, tuvimos un gobierno que celebrara de esta manera la muerte. El oficialismo ha logrado alcanzar un grado de delirio inconmensurable. Promueve que perseguir, detener, saquear, golpear, torturar o matar estudiantes, es una virtud. Cuando Maduro condecora al Coronel Lugo está, en el fondo, practicando un rito fúnebre. Es un acto que no solo permite sino que además honra la violencia sobre la ciudadanía, que enaltece los golpes sobre la experiencia de la democracia. Es otra manera de bailar delante de los cadáveres. Es otra forma de decir “no me importa nada”.

Esta es la única oferta que hoy el chavismo le hace al país: la crueldad. Este es su programa político. Se deleitan con el dolor ajeno. Demuestran que el país, en el fondo, no les duele. Que el afecto no es su problema. Que son capaces de ejecutar a cualquiera sin remordimientos. Eso hacen con la Fiscal, con Roberto Picón, con todos los detenidos, con quienes salgan a manifestar… Siguiendo la misma lógica bélica, los cuerpos de seguridad también se comportan como un ejército en territorio enemigo, extranjero. Vienen a saquear y a liquidar, tienen que arrasar con todo. Por eso son crueles y celebran su crueldad. La expone. La muestran con orgullo. No solo creen que es necesaria. Piensan incluso que es buena, noble. Por eso premian sus propios crímenes.

Después de casi 20 años, por desgracia hemos encontrado el gran logro de la revolución: la crueldad. El hombre nuevo es un refrito de lo peor del hombre viejo. El hombre nuevo es un delincuente con carnet. El hombre nuevo es un asesino con charreteras. El hombre nuevo no se conmueve con nada. Disfruta el dolor de los otros. Cree que el sadismo también es bolivariano. Se ríe de todo lo que pasa. Nunca pregunta. Dispara primero y, después, vuelve a disparar.

Alberto Barrera Tyszka 

Comentarios (13)

Brother Full
2 de julio, 2017

Sr. Alberto

Su reflexión, lo dice todo,

“Esta es la única oferta que hoy el chavismo le hace al país: la crueldad.”

Sólo como complemento de sus explicaciones, es una crueldad condecorada, como lo pueden testimoniar el coronel Lugo y el general en jefe Rodriguez Torres (que hasta bailó en el evento, a pedido del presidente).

charles bradley
2 de julio, 2017

Quedó, como se dice, en blanco y negro, para la posteridad, todos sabemos, los galácticos mismos, lo saben; todo lo escrito es verdad, es un documento

ferrod
2 de julio, 2017

Maduro es el Boves del siglo veintiuno, sus huestes arrasan con todo y con todos, y mientras matan y destruyen, se burlan y son crueles con sus victimas, como hizo el asturiano de infausta memoria. Imposible pensar que sea venezolano el que se comporta como extranjero invasor dispuesto a acabar con quien se le opone.

Kondorito Konstitución
2 de julio, 2017

Quien no viva, tacho viva porque esto no es vivir y escribo resida, en la República Bolivariana pensará que este genial, horrorosamente genial artículo, es un guión para una película de terror elaborado por un escritor con mentalidad bolivariana que no “Cree que el sadismo también es bolivariano”, lo sabe.

Rosa de la Paz Pérez Suárez
2 de julio, 2017

Sr. Tyszka: Encontró una forma asombrosamente simple y aterradoramente cierta de describir el horror que estamos viviendo. Tenía días pensando que nadie parecía atreverse a decir en voz alta y clara, que no es casual la sistemática saña y perversión de todos los cuerpos represivos del estado, es justamente como Ud. lo está expresando. Mis respetos y admiración para su dominio del lenguaje.

graciela henriquez
2 de julio, 2017

Excelente artículo sobre la crueldad del régimen, pero me pregunto:¿hasta cuándo la pesadilla? Danos alguna esperanza de que vamos a despertar pronto.

winston sanchez
2 de julio, 2017

Son unos desalmados, se creen que por estar apoyados no hay ni habrá justicia para ellos.

Román Romano
3 de julio, 2017

Desde El Porteñazo de 1962 no se veían escenas tan dramáticas comparadas con la de Phan Thị Kim Phúc la niña quemada con nepalm en la guerra de Vietnam. En la foto se ve al joven David Vallenilla cuándo cae a tierra herido de muerte por tres disparos de un miembro de las Fuerzas de Defensa de las FAVB. Y después de estudiar las diferentes imágenes de los hechos sucedidos en las inmediaciones de la Base Aérea Francisco de Miranda en Caracas. Vemos como efectivos de la GNB se acercan y sin mediar palabras con Vallenilla le dispara uno de los militares y que fuera identificado como miembro de las FAVB. Ahora me pregunto: 1.- Si era un miembro de la Fuerza Aérea que hacia reprimiendo una manifestación que le correspondía a la GNB. 2.- Más grave aún por qué disparaba con una escopeta de perdigones cuando su armamento reglamentario es un KALASHNIKO ak 103. Por lo cual parece que fue aupado a disparar por la GNB. Esto hace suponer que existió premeditación y luego ensañamiento en el hecho.

Roberto Arocha Larrazabal
4 de julio, 2017

Para variar Alberto, describes la realidad grotesca de estos asesinos, que solo se empeñan en mostrar el terror que están dispuestos a infligír. El sr. Hoyos no hubiese podido hacer un retrato tan claro como el tuyo.

Paola Pasquali
4 de julio, 2017

Imposible agregar nada mas. Gracias, Alberto.

Zen Ten Xiao
5 de julio, 2017

La Crueldad es eso, complacerse con el dolor y el sufrimiento, ajeno claro, esa crueldad agravada se acompaña de maldad, de alevosía, de cinismo, de locura… y a propósito de locuras, mientras escribo este comentario, quien dirige el ridículo desfile militar del 5 de julio, exhibe delirante cualidades de dudosa cordura, y usando un tanque como tarima, encaramado, se menea, y mezcla locuaz, chicha con limonada, arenga militar con religión, fanatismo con politiquería, euforia con barbarismos, lanzando amenazas al cielo de Caracas, amenazas a sus enemigos imaginarios, para luego volver con el asunto de que quieren paz.. estos no solo son crueles, ya son sin duda algo mas allá y lucen algunos rasgos dignos de estudio, estos militares que tienen la responsabilidad del monopolio de las armas no están subordinados al bien de patria y la majestad del Estado sino que se autoproclaman Zamoranos (bandoleros), Socialistas (carajo), Chavistas (representantes del culto personalista) y nos lo gritan a la cara

Alberto Sosa Olavarria
6 de julio, 2017

Sin duda alguna que una Experticie Psiquiátrica revelaría que son sociópatas, mentes criminales, no van a dejar el poder hasta no haber consumado una masacre mayor y generadora de respuestas que los harán temblar. La violencia depredadora que mancha con sangre el honor patrio no puede quedar impune, se han hecho merecedores de castigo más que ejemplar. No debemos olvidar que la Hidra de Lerna que a decir de HLBorges mataba con su aliento, tubo un Hércules.

Eduardo Berrizbeitia
7 de julio, 2017

Excelente artículo , está de más decirlo. Un aspecto importante de este tema es el referido a las consecuencias de los actos realizados por estos elementos, no hay sanciones ni consecuencias sino premiación , Lugo como ejemplo.Ademàs condecorado. Cuál es el mensaje para los personajes que participan en represión, torturas, detenciones ilegales ,actos contrarios a los DDHH etc, compañeros no se preocupen no hay sanciones, los encubrimos y premiamos.Igual debe pasar con la corrupción, no te preocupes que no pasa nada ,eso lo controlamos nosostros, contralor a cargo

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.