#Ideas

La contrarrevolución anti-parlamentaria y anti-soviética de Vladimir Ilich Lenin; por Fernando Mires

Por Fernando Mires | 5 de marzo, 2017

blog_mires_la_contrarrevolucion_640416

Hace algunos días vi el documental francés  “Lenin, la otra historia de la revolución rusa”. Lo vi sin grandes expectativas. A estas alturas pensaba que más no se podía indagar sobre la revolución rusa de 1917. Y sin embargo, el film dirigido por Cédric Tourbe me pareció en algunos de sus pasajes, novedoso.

El documental confirma, por cierto, lo que ya se sabía: Lenin era un político por naturaleza, capaz de captar con extrema rapidez el curso de los procesos históricos. La documentación reunida por el historiador Marc Ferro y por el experto en crisis políticas Michel Dobry, demuestra que las teorías de Lenin variaban, sí, incluso se contradecían unas a otras cuando el curso que tomaban los acontecimientos así lo determinaba.

Lenin tenía ese extraño don de saber tomar el pulso a la historia y reaccionar en el momento preciso, no dejar escapar la oportunidad cuando esta se presentaba, e incluso adulterar sin escrúpulos las teorías de Marx si eso le parecía necesario para realizar su obsesión: la toma del poder.

No voy a relatar el film. Me detendré solo a precisar un momento que sí logró impresionarme. Ocurrió cuando apareció en la pantalla un mapa de Rusia marcado por una cantidad numerosísima de puntos rojos. Esos puntos eran los sóviets, consejos de obreros, campesinos y soldados, surgidos por primera vez durante la revolución fallida de 1905 y reactivados el año 1917 antes de la caída de Nicolás ll.

Ese mapa ilustra mejor que cualquier texto de historia la realidad que comenzaba a vivir Rusia a partir de la caída del Zar y durante el gobierno provisional dirigido por Alexander Kérenski en representación de la Duma (parlamento). Por un lado, el poder constitucional de Kérenski y la Duma. Por otro, el de los puntos rojos, el de los sóviets. Una situación de “doble poder”, así la denominó Leo Trotski.

Mirando ese mapa se entiende perfectamente la atracción que ejercían los sóviets no solo entre los bolcheviques, sino también entre quienes hasta ese momento habían sido sus compañeros de ruta: los mencheviques y los socialistas revolucionarios.

Frente a esa dualidad de poderes, Lenin evaluó dos opciones: o apoyar a Kérenski, tal como lo hizo durante el intento de golpe de estado del coronel Kornilov (agosto) y así, junto a los mencheviques y liberales asegurar la continuidad de un gobierno republicano y parlamentario, o apoyar el poder de los sóviets. El sagaz Lenin resolvió rápidamente el dilema; su consigna central fue legendaria: “todo el poder a los sóviets”. Desde Petrogrado, convertida por Trotski en comando central de los sóviets, la consigna se convirtió en orden.

Con la consigna “todo el poder a los sóviets” había nacido –eso no podía saberlo Lenin- una doctrina: la del poder que prescinde de las instituciones del estado moderno, es decir, la del poder que rompe con la división de los poderes del Estado propuesta por Montesquieu para que los mandatarios no se transformaran en monarcas absolutos. Pues “todo el poder a los sóviets” significa en texto claro: ningún poder al Parlamento. La revolución de Lenin fue así, y desde el comienzo, una contrarrevolución antiparlamentaria.

La revolución de Lenin no fue anti-zarista como la que llevó al poder a Kérenski en representación del Parlamento (febrero) sino, en primer lugar —y sobre todo— antiparlamentaria. Y si se tiene en cuenta que no puede haber democracia sin parlamento, fue también, desde sus primeros momentos, antidemocrática. Por esa misma razón tampoco fue, la de octubre, la revolución de los sóviets.

Quienes entraron al Palacio de Invierno (entraron, no asaltaron; en el film eso queda muy claro) no fueron los sóviets pues todos sus diputados estaban abocados en esos momentos en la preparación del Segundo Congreso de los Sóviets que debería tener lugar el 25 de octubre de 1917.

Quiénes entraron al Palacio de Invierno eran miembros de una multitud desorganizada (¿turbas?). Entre ellos, soldados desertores de un ejército descompuesto quienes recibieron el pomposo nombre “post-factum” de Comité Militar Revolucionario. Ellos solo accedieron a la residencia al darse cuenta de que esta había sido abandonada por sus ocupantes.

Lenin no dejó escapar el momento. Ordenó a los bolcheviques que se pusieran delante de “las masas” e inmediatamente comenzó a repartir ministerios entre sus amigos más leales. No sin razón Rosa Luxemburg calificaría a la “revolución de octubre” como el resultado de “un simple golpe de estado”.  El film constata, además, que mientras era preparado el “asalto” al Palacio de Invierno, los teatros, la ópera, los restaurantes, seguían funcionando como si nada hubiera sucedido. Quizás solo Lenin sabía que en ese instante estaba cambiando el curso de la historia universal.

Efectivamente: el partido había sustituido desde el primer momento a los sóviets. Y a la cabeza de ese partido estaba Lenin. En octubre de 1917 fue establecida  una relación directa entre el líder del partido en representación de un comité central puesto a su servicio, y las masas no soviéticas organizadas desde el partido.

La república soviética, en consecuencias, no solo fue antiparlamentaria y no-soviética. Fue, además, anti-soviética.

El Congreso de los Sóviets tuvo lugar efectivamente el 25-10, con nueve horas de retraso. Precisamente en el congreso que iba a definir la estrategia a seguir para que los sóviets accedieran al poder, Trotski -no Lenin- anunció que el poder ya había sido tomado por los sóviets pero sin los sóviets. Como escribió Máximo Gorki, el 7 de diciembre de 1917: “Los bolcheviques se han colocado en el Congreso de los Sóviets tomando el poder por sí mismos, no por los sóviets. […] Esto es una república oligárquica, la república de algunos comisarios del pueblo”.

Los socialistas revolucionarios y los mencheviques abandonaron en acto de protesta la sala del Congreso cediendo la mayoría a los bolcheviques en alianza con algunos miembros del Partido Socialista Revolucionario. Gravísimo error. En nombre de la Unión de Repúblicas Soviéticas fue erigida la dictadura de un partido. Lenin y Trotski fueron sus iniciadores. Stalin la construyó a sangre y fuego.

Muchos años después, Putin, sin recurrir a ningún partido, pero asociado a la Iglesia ortodoxa del zarismo, ha restaurado lentamente la república antiparlamentaria. Desde esa perspectiva, Lenin- Stalin- Putin, cada uno en su tiempo, han sido los líderes de la contrarrevolución antiparlamentaria, antidemocrática y antisoviética nacida originariamente en nombre de los concejos de obreros, campesinos y soldados.

La por Lenin llamada democracia directa según la cual no debe existir ningún tipo de mediación institucional entre las organizaciones de base y el líder supremo, ha pasado a ser, después de Lenin, la utopía de casi todas las dictaduras del mundo. Quizás esa es la razón que explica por qué la figura de Lenin no solo ha fascinado a los “revolucionarios” de izquierda, sino también a los de las más extremas derechas.

Mussolini, como es sabido, fue un admirador de Lenin. Del mismo modo no pocos nazis se sintieron atraídos por el dictador ruso (existía incluso al interior del NSDAP una fracción llamada “bolcheviques-nazis”) del mismo modo como los neo-fascistas europeos de nuestro tiempo no ocultan su admiración por el nuevo Vladimir: me refiero a Putin.

Seguramente el muy inteligente Carl Schmitt, quien fuera jurista de Hitler y cuyas teorías anti-parlamentarias siguen siendo patrimonio del pensamiento teórico de las ultraderechas y del neo-fascismo, se habría sentido hoy fascinado por la figura de Putin del mismo modo como lo estuvo por la de Lenin. En efecto, los dos Vladimires, Lenin y Putin, son las representaciones más genuinas del antiparlamentarismo moderno. Tanto el uno como el otro convirtieron al parlamento en una institución puesta al servicio de la autocracia en el poder.

El parlamento era para Lenin lo mismo que después fue para Hitler y Schmitt: un estorbo para el ejercicio directo del poder, un obstáculo para el diálogo libidinoso entre el gran líder y el pueblo, un elemento dilatorio destinado a torpedear la “soberanía decisionista” (Schmitt) del principio del líder (Führerprinzip). Fue por eso que Schmitt asumió como suya la caricaturización que hiciera el ultrarreaccionario filósofo español Donoso Cortés (Discurso sobre la Dictadura) cuando llamó a los parlamentarios “clase discutidora”.

En su libro El Estado y la Revolución, escrito en vísperas de la toma bolchevique del poder, Lenin, como si hubiera leído a Donoso Cortés, llamó al Parlamento “jaula de cotorras”. Textual: “ La salida del parlamentarismo no está, como es natural, en abolir las instituciones representativas y la elegibilidad, sino en transformar dichas instituciones de jaulas de cotorras en corporaciones de trabajo”.

La destrucción de la democracia pasa efectivamente por la des-parlamentarización del Estado. Por esas mismas razones, la lucha por la democracia en los países dominados por dictaduras ha sido, es y será, la lucha por la instauración y/o recuperación del parlamento en su triple función:

Órgano de diálogo y deliberación entre representantes del pueblo libremente elegidos

Órgano legislativo de la nación jurídica y políticamente constituida

Contra-poder frente a las tentaciones omnipotentes del ejecutivo.

Sin esas tres atribuciones parlamentarias la democracia es una imposibilidad. La democracia directa  -sueño o pesadilla soviética- nunca ha existido. La democracia ha de ser indirecta y delegativa o no ser. La soberanía de un pueblo ha de expresarse en el voto de cada ciudadano a solas con su conciencia, frente a una hoja de papel en donde hay nombres que elegir. Nunca entre individuos escondidos en una multitud, aplaudiendo a las locuras del líder de ocasión.

Sin parlamento el gobierno se convierte en Estado. Es por eso que todos los que se han planteado como tarea histórica la destrucción del Estado, han comenzado por destruir al Parlamento.

No deja por eso de producir miedo el hecho de que un alto representante del gobierno de los EE. UU, nada menos que el ideólogo de Donald Trump, Steve Bennon, no solo ha declarado su admiración por los dos Vladimires rusos, sino, además, propuso como tarea histórica “la destrucción del Estado”. Un tipo de esa escuela no tiene nada que hacer en un gobierno elegido por el pueblo. Aunque ese gobierno sea el de Donald Trump, los EE. UU son la nación de Thomas Jefferson y Abraham Lincoln. A esa tradición no pertenece Lenin.

Lenin sustituyó al parlamento por los sóviets, a los sóviets por el partido y al partido por su secretario general. Pese a que el documental “Lenin, la otra historia de la revolución rusa” busca exaltar a la figura carismática de Lenin, si uno lo ve con ojos críticos, no puede ocultar la durísima verdad: Stalin vivía dentro de Lenin del mismo modo como Putin vivía dentro de Stalin.

El documental muestra claramente como la revolución de octubre no fue más que un golpe de estado ejecutado por una pandilla de audaces activistas, seguidores de un talentoso, hábil e ilustrado dictador que imaginaba hablar en nombre del pueblo y que, por lo mismo, no necesitaba de ese pueblo.

Afortunadamente esa historia no ha terminado. Lenin no ha podido derrotar a Montesquieu. Después de Lenin, muchas revoluciones han surgido para reivindicar el derecho de los pueblos a elegir a sus propios representantes. La  lucha de nuestros tiempos ya no es anti-parlamentaria como fue en los días de Lenin y Trotski, sino todo lo contrario: ella tiene lugar en contra de gobiernos que, como el de Lenin, han usurpado el lugar del parlamento y, con ello, el del Estado.

Justamente después de, y quizás gracias a la, experiencia de la revolución rusa, hay un consenso político entre los demócratas: sin parlamento elegido de acuerdo a los principios del sufragio universal, no hay democracia. La lucha por el parlamento es por lo mismo la lucha por el voto, es decir,  la lucha por la democracia. Esa lucha logró su máxima victoria con las revoluciones que llevaron al derrocamiento de las dictaduras comunistas post-leninistas europeas (1989-1990) .

Hoy, un siglo después de la contra-revolución de Lenin, tiene lugar un segundo capítulo: la lucha electoral en contra de los movimientos y partidos neo-fascistas dirigidos desde la Rusia de Putin. Seguramente habrá nuevas derrotas, pero también algunas victorias. En América Latina al menos, el socialismo del siglo XXl, tan anti-parlamentario y tan autocrático como fue el del siglo XX, ya se encuentra en franca retirada.

La lucha continúa.

Fernando Mires 

Comentarios (5)

Eleazar González
5 de marzo, 2017

Gracias por compartir su análisis. Muy de acuerdo con usted. Es importante estudiar la historia con un ojo crítico como usted indica, y enseñar en las escuelas a que cada uno pueda elaborar su opinión sobre ello. Me explico, como persona joven, un poco por debajo de los 30, escuché las historias de la dictadura de Perez Jimenes. De como en las casas se podían dormir con las puertas y ventanas abiertas, como iban a construir un restaurante en el puente Rafael Urdaneta, entre otros proyectos. También escuché sobre las atrocidades cometidas, que sin embargo, las hacían ver irrisorias comparado con la seguridad y estabilidad que había en ese entonces. Entonces, como niño pensé, igual que muchos Venezolanos, necesitamos un Hombre que con estilo militar agarre este desastre, y nos lleve a la seguridad y estabilidad que deseamos. Que tan equivocado estábamos. Wiston Churchill dijo “La democracia es el peor de los regímenes, con excepción de todos los demás que se han probado.”

Humberto Decarlli
5 de marzo, 2017

La narración y análisis de los hechos es cierta pero Lenin siempre estuvo claro en que los soviets eran unos entes incontrolables y el aparato político era el fundamental. La naturaleza autoritaria del leninismo era estructural no accidental, siempre la coyuntura iba a desembocar en la dictadura de un partido, las fuerzas armadas y el líder. La democracia directa ahora màs que nunca es una necesidad y sobre todo probabilidad con la informática y demás elementos de información, comunicación y conocimiento. La representación està en crisis y lo demuestra los casos de Putin, Donald Trump, Sarkosy y Berlusconi, y en algunos otros para salvarla apelan a la sociedad del espectáculo y con figuras del entretenimiento pretenden remozarla. Hay requerimiento de resistencia ante el poder pero la salida no es fraccionándolo como lo preconizaron las revoluciones liberales burguesas, la holandesa, la francesa y las dos británicas. Sì existe una utopía sin desenlace distòpico. Es el reto actual.

Pedro María Górriz Unzu
6 de marzo, 2017

Prometo ver la película en cuanto se me ponga a tiro. La referencia al gobierno de Trump, es fundamenal por una razón que el autor no amplía. Me temo que en un muy próximo futuro el Sr. Mires nos deba explicar cómo la tradición democrática en EEUU, se convierte con rapidez en papel mojado por la voluntad y oportunismo de esa banda que se está instalando a toda velocidad dentro de instituciones fuertes, incluso muy fuertes. Como siempre ocurre, casi siempre sin tiempo para remediarlo políticamente, los gravísimos fallos del sistema, puestos de manifiesto para esta ocasión por las tímidas pseudoreformas del capitalismo financiero directamente ladrón, ventajista, demoledor de los pocos y embusteros valores invocados por esas mismas instituciones, han preparado el terreno de al menos cien millones de estadounidenses en depauperación significativa: básicamente, los votantes de Trump. Las cúpulas de ladrones que detraen el dinero que pesa en el mundo, contemplan divertidos el espectáculo.

Estelio Mario Pedreáñez
6 de marzo, 2017

Magnífico artículo del brillante Fernando Mires. Exponer la verdad histórica permite arrancar las máscaras de tantos dictadores disfrazados de “revolucionarios”. En muchos “círculos intelectuales” de América Latina se piensa que la Unión Soviética fracasó porque Lenin (Vladimir Ilich Ulianov) se murió en 1924 y Stalin llegó al poder: La realidad es que todo “Socialismo Real” está condenado al fracaso, tal experimento de reingeniería social siempre termina en un Estado Totalitario, criminal, violador de todos los Derechos Humanos, hambreador, represivo y degenera en Monarquía (ya electiva, ya hereditaria), porque busca establecer la utopía totalitaria (jamás “científica”) del burgués Karl Marx, quien copió muchas de las ideas del revolucionario francés Francois Babeuf, quien fue ejecutado en 1797 por organizar la famosa “Conspiración de los Iguales”, cuyas tesis fundamentales se publicaron en 1795 en un periódico de París, en un texto titulado “Manifiesto de los Iguales” (53 años…

Estelio Mario Pedreáñez
6 de marzo, 2017

…que “El Manifiesto Comunista”, 1848), donde sostenía la necesidad de crear un régimen transitorio y represivo de los trabajadores contra los propietarios para reorganizar la sociedad y el Estado e imponer “la Igualdad”, que llamó “La Dictadura de los Trabajadores”. Marx, siendo despectivo, la copió llamándola “Dictadura del Proletariado”. Nunca existió la “Dictadura del Proletariado”, ya que nunca gobernaron los obreros, los campesinos, ni los soldados (El Sindicato “Solidaridad” en Polonia lo dejó claro), y lo que se impuso fue la “Dictadura del Partido Comunista”, que degeneró en nuevas oligarquías: “La Nomenclatura”. El gran mérito de Marx fue incluir el importante factor económico para entender el funcionamiento y la evolución de las sociedades humanas, pero su gran error fue reducir la complejidad humana a ese solo factor, a lo económico, lo que lo llevó al determinismo y lo guió en sus utopías, abandonando la luz de la razón para convertirse en “Profeta” de su “Nuevo “Credo”.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.