Blog de Rafael Rojas

La canibalización de la democracia en Polonia; por Rafael Rojas

Por Rafael Rojas | 24 de julio, 2017
Fotografía de Jakub Kamiski para Polska Agencja Prasowa

Jaroslaw Kaczynski. Fotografía de Jakub Kamiski para la Agencia de Prensa Polaca

Desde hace dos años, el partido Ley y Justicia de Jaroslaw Kaczynski, que controla el parlamento y el gobierno de Polonia, encabezado por Beata Szydlo, ha comenzado a desmantelar o a conducir autoritariamente la democracia en ese país de Europa del Este. La vía elegida es la subordinación del Poder Judicial al gobierno, luego de consolidar la mayoría legislativa en el parlamento. María R. Sahuquillo, en El País, ha definido ese proceso como la construcción de una “democracia caníbal”.

A la canibalización de la democracia se puede llegar por la izquierda, como en Venezuela, o por la derecha, como en Polonia. En esencia se trata del mismo fenómeno, que sucede cuando un partido o un líder llega al poder con una mayoría absoluta e inicia la erosión de la división de poderes hasta alcanzar un monopolio o una sujeción despótica de los tres y, por lo tanto, una supresión de facto del pluralismo político y el imperio de la ley.

La diferencia entre una vía u otra de reversión autoritaria la establece la ideología, es decir, la declaración de fines del gobierno. En Venezuela, Hugo Chávez y Nicolás Maduro emprendieron esa deriva despótica en nombre del “socialismo del siglo XXI” y de un revolucionarismo de fuerte inspiración fidelista. En Polonia, los hermanos Kaczynski alentaron la vuelta a los valores católicos tradicionales, a la jerarquía social y al nacionalismo cerrado de la Polonia precomunista.

El partido Ley y Justicia parte del diagnóstico de que la democracia occi-dental produce una decadencia de los valores patrióticos, de la cultura católica y genera un clima favorable a la tolerancia y el multiculturalismo, que amenaza la identidad nacional polaca. Su visión del tránsito democrático desde el régimen comunista, en los 90, por momentos, llega a ser más negativa que la propia experiencia del comunismo hasta la caída del Muro de Berlín.

Adam Michnik, el legendario editor de La Gazeta Wyborcza, ha llamado la atención sobre los efectos negativos de ese relato desencantado de la transición, que vertebra, en el caso de la nueva derecha polaca, una idea nostálgica de la grandeza nacional en el siglo XIX y la primera mitad del XX: la “buena época de los abuelos”, dice Kaczynski, de 68 años. Esa idealización es caldo de cultivo para la rearticulación de una derecha poscomunista, con elementos neofascistas, que está dispuesta a restringir libertades con tal de enfrentar, a la vez, el individualismo liberal y el socialismo democrático.

Como en Rusia, la canibalización de la democracia asume sentidos xenófobos y homofóbicos. El gobierno polaco es, junto al húngaro de Viktor Orbán, uno de los que más resistencia ha hecho al programa europeo de refugiados del Medio Oriente y que ha impulsado leyes más severas contra el aborto y contra el matrimonio igualitario. La retórica de Kaczynski y Szydlo se vuelve cada vez más aislacionista y antieuropeísta, produciendo, por la derecha, un reclamo de desentendimiento de las normas internacionales en materia de nuevos derechos.

Al igual que en otros populismos contemporáneos, en la Polonia de los gemelos Kaczynski el control del Poder Judicial es, supuestamente, un medio del combate a la corrupción. Pero también, o ante todo, una vía de dotación de poderes absolutos para conducir al país de acuerdo con una misión ideológica. Se trata de una lógica de reinvención del autoritarismo, en el siglo XXI, que observamos en buena parte del mundo, con el ascenso de los nuevos populismos, pero que en Polonia, como en Rusia y otros países de Europa del Este, tiene a su favor el relanzamiento del nacionalismo que siguió al colapso soviético.

Rafael Rojas Rafael Rojas es autor de más de quince libros sobre historia intelectual y política de América Latina, México y Cuba. Recibió el Premio Matías Romero por su libro "Cuba Mexicana. Historia de una Anexión Imposible" (2001) y el Anagrama de Ensayo por "Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano" (2006) y el Isabel de Polanco por "Las repúblicas de aire. Utopía y desencanto en la Revolución de Hispanoamérica" (2009).

Comentarios (3)

Irma Sánchez de Díaz
27 de julio, 2017

Esto seria terrible que Polonia, tuviera un gobierno dictatorial de derecha, las dictaduras sean de izquierda o de derecha, nunca son buenas para los países, algunas de derecha traen prosperidad en cuanto a las economías, pero cortan las libertades, muchas veces totalmente,no hay como una Democracia bien fundada y seria, sin libertinaje. Habria que recordarles a los Señores Kaczymski y Szydio, que se leyeran por todo lo que paso Polonia cuando la Guerra Mundial y por todo lo que hizo el Sr Walesa para hacer que su país saliera de esa represión en la que estaban, y que miren un poco hacia la América Latina, que hay un país llamado Venezuela, que está pasando por los peores años de su historia contemporánea, sumida en un atolladero que no sabemos como salir, todo por dejar que nos cambiaran nuestra Democracia por una Revolución del siglo XXI, sin pies ni cabeza. Es todo

alberto
28 de julio, 2017

Plataforma Obywatelska (Plataforma Cívica, PO) gobernó Polonia entre 2007 y 2015. En ese año se celebraban elecciones y, como parece que no lo hicieron bien, todas las encuestas daban ganador al partido de la oposición Prawo i Sprawiedliwość (Ley y Justicia, PiS). Había algo que molestaba a los que se irían, de los 15 jueces que tenía el Tribunal Constitucional, le correspondia al nuevo gobierno nombrar a 5 nuevos magistrados y los partidos en el gobierno hicieron lo mismo que hizo el “chavismo” en Venezuela, cambiaron la ley y nombraron a los cinco magistrados en la última sesión parlamentaria. Ley y Justicia consideró que esos nombramientos eran ilegales y que su único fin era bloquear los proyectos legislativos que incluía en su programa. La primera sentencia de los nuevos magistrados nombrados antes de las elecciones consistió en dar por buena la ley del TK de junio de 2015 que había servido para llevar a cabo su nombramiento. Democracia es que el que gana las elecciones gobierna y el que las pierde se va a la oposición, parece que los que se fueron a la oposición en Polonia no quieren que el partido gobernante cumpla las promesas que hicieron para ganar las elecciones. Yo tengo muy claro quien es democrático y quien no

Eduardo
13 de agosto, 2017

Aunque las dictaduras son dictaduras no todas son valoradas de la misma forma, es un hecho que si son de derecha gozan de mayor rechazo si son de izquierda. Recuerdo que el Director de cine español Fernando Trueba dijo en una ocasión “Dictaduras de izquierda, hombre eso no existe”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.