;

Blog de Oscar Medina

Justin Bieber: hola y adiós; por Oscar Medina

Por Oscar Medina | 25 de Junio, 2012
1

Hoy perdí algo valioso. Parte de integridad. Eché por la borda un estado casi de pureza. Y todo para escribir estas líneas: hoy, por primera vez en la vida, escuché canciones de Justin Bieber. Y no sólo eso: busqué sus videos en Youtube… y vi algunos.

Nadie me obligó a hacerlo. Fue una experiencia voluntaria. Periodismo gonzo. Inmersión. Puro riesgo.

Registro de datos: el clip del tema Never say Never, en el que hábilmente susurra y bailotea el hijo de Will Smith, ha sido visto más de 322 millones de veces. Al de Love Me (que es una canción ajena), le han dado play más de 113 millones de veces. Al de Never Let You Go, más de 171 millones. Y el de Baby pasa de 750  millones.

¿De qué clase de monstruo del pop estamos hablando? Bieber es un niño, quizás sobre decirlo pero hay que recordarlo. Apenas tiene 18 años y una periodista de Rolling Stone se refiere a “su capacidad sobrehumana para humedecer las bragas”.

Me perdonarán sus fans, pero lo que se observa en esos videos es justamente a un muchachito con cara de ser más muchachito de lo que realmente es, con un corte de pelo que le deja como un casco y le hace parecer un muñequito de Lego con su pelo de Lego; un carajito sí, talentoso, que canta y que baila con su mentecita puesta en la escuela coreográfica de Michael Jackson y que parece estar cantando siempre la misma canción. La misma que muchos otros también cantan y que es esa cosa insípida –pero muy vendedora- que los productores de “estrellas” han fijado como el molde de lo que debe ser un sonido lo suficientemente negro y lo suficientemente blanco como para dejar a todos contentos.

Lo que menos me interesa de Justin Bieber es la música que hace o que dicen que hace. En realidad, lo que me interesa de Bieber es… nada. Sin embargo, cayó en mis manos la edición de marzo de la versión mexicana de Rolling Stone en la que Justin aparece en la portada porque una muy buena crónica sobre su vida y milagros es el tema central de la revista. Y esa fue, también, la primera vez que leí con detenimiento algo sobre Justin Bieber. En casa, por supuesto, sin que nadie me viera…

Lo de Bieber es casi un milagro. Como él mismo ha dicho, de no ser por Internet no estaría donde está. Su madre, Pattie Mallette, fue abusada sexualmente durante su niñez y a los 15 se fue de casa, se entregó a las drogas y al alcohol y a los 17 intentó suicidarse. Sobrevivió y encontró refugio en una iglesia evangélica, aprendió un oficio, se regeneró. A los 19 quedó embarazada sin haberse casado como sus “hermanos” esperaban y así Justin tuvo un padre que iba y venía y que –al parecer- nunca estuvo del todo.

Pasaron trabajo, vivieron en un sótano, sucio, maloliente y plagado de ratones. Justin ni siquiera tenía una cama: dormía en un sofá. Pero desde muy pequeño demostró habilidades musicales. Cantó en la iglesia y en la calle. Y un día ganó el segundo lugar en un concurso de aficionados en Ontario (Justin es canadiense).

A diario debe haber miles y miles de personas tratando de alcanzar la fama a través de Youtube. Se esfuerzan. Son capaces de despojarse de todo pudor, de hacer las mayores tonterías, de desplegar lo mejor de sus talentos. Algunos alcanzan cierto grado de notoriedad, siempre asociado al ridículo. Pero son pocos los verdaderamente afortunados. La mamá de Justin colgó los videos de ese concurso y ahí empezó todo: miles de personas les dieron play. Y un día los vio Scooter Braum, un tipo de Connecticut que producía “fiestas de hip hop para niños blancos”, según dice la autora de la crónica…

Braum había trabajado con una disquera de hip hop y en ese momento operaba como cazatalentos independiente. Se comunicó con Mallette y le propuso el negocio de su vida: que llevara a Justin a Atlanta y él se encargaba de su carrera, además de darles casa y contrato. En menos de dos años, Bieber ya estaba fichado por Islan Def Jam Music Group. Y la máquina de hacer dinero no ha parado desde entonces.

Algo deben tener muy claro quienes conducen la carrera de Justin: deben explotarla al máximo. El “pobre angelito” transita por la adolescencia: por ahí deben venir el acné, los cambios de voz, los “gallos” inoportunos. Quizás algún día ya Justin luzca –al fin- mayor que las niñas que le acompañan en sus videos. Quizás su voz se altere: se haga mejor o peor. Lo que le toca son los años de la incertidumbre pero, en todo caso, para cuando suceda lo que ha de suceder, ya habrá producido lo suficiente como para asegurar que nunca más tendrá que vivir en un sótano. Se casará con su noviecita Selena, tendrá un hijo a los 25 y se impondrá la lógica de la industria: su música quedará en el olvido.

Yo, al menos, ya he comenzado a olvidarla.

Oscar Medina 

Comentarios (1)

Lucho
25 de Junio, 2012

Tras una cierta ¿Admiración? (¿?) por el personaje, subyace una suerte de escepticismo desdeñoso acerca del mismo. Pero estas cosas superficiales, como decía Wilde, suelen ser más profundas. Hace poco descubrí en Internet, en YouTube, una canción que oí en mi infancia. Hablo de 1964-1965. Una simple canción, superficial, tonta, cantada quizá también por un tonto con menos características que el personaje descrito por el señor Medina. Pero eso marcó un momento en mi vida, un tiempo que se deslizó con esa música al fondo. Y volver a recuperarla, fue volver a recuperar múltiples memorias de la niñez. Y eso ocurre (en YouTube al menos) con cientos, miles de canciones, de Alemania de los años veintes y treintas, de España, de Italia, de Estados Unidos, de Cuba, de India, de China, de medio oriente, Japón. Lo digo porque de todas esas partes he pescado canciones que hicieron época, que hicieron ese “cuarto de hora” de artistas y orquestas y gente que los oía. He ido sumando títulos de canciones y canciones, que fueron escuchadas millones de veces, por millones de jóvenes, e hicieron un pedazo de su vida: las cantaron, las bailaron, comieron, celebraron y hasta se besaron bajo su son. No importa si fue un schotisch de pianola en 1910 o una tonada de Bieber en 2010, significaron algo para alguien, o mejor dicho, para “alguienes”. Para miles, quizá millones. ¿Por qué echar todo eso por el suelo con tanto desprecio, con tanta soberbia olímpica? Todo pasará, todos pasaremos y moriremos, es el destino humano, pero en los recuerdos hasta que tengamos memoria, quedarán los sones de las músicas, tontas, fútiles, frívolas, alegres, oídas en una tarde, una noche, una fiesta, una reunión, los ecos que llenaron el aire cuando éramos jóvenes o no tanto, sonidos quizá tristes, o quizá alegres, horas de júbilo o de aburrimiento, pero esos ecos pueden despertar esas emociones y recuerdos que siguen viviendo con nosotros cada vez que escuchamos esas melodías que fueron momentos especiales de nuestras vidas. Yo sugeriría respetar eso, y no solo por las importantes razones “comerciales” que hoy son tan despreciadas, sino porque algo contiene del alma la canción que nos conmueve.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.