Blog de Nolan Rada

Johan Cruyff: bitácora visual del genio; por Nolan Rada

Por Nolan Rada Galindo | 24 de marzo, 2016

Johan Cruyff bitácora visual del genio; por Nolan Rada 640

Ver a Johan Cruyff (1947-2016) a través de YouTube desde hoy será distinto: quizás una mezcla entre un choque cultural y una experiencia vital para entender el fútbol que le sigue.

Desde las imágenes en blanco y negro de su infancia, muy lejos de la calidad de los videos del presente, el niño Johan Cruyff domina un balón con la cabeza y luego supera la marca de otro con un túnel. Y juegan en la calle: el tres veces ganador del Balón de Oro y figura clave en la historia del fútbol sabía que no hay un lugar mejor:

“Todo empieza en la calle.

Allí es donde se descubre el fútbol y donde surge la pasión por este juego. En la calle se aprende a driblar, a combinar entre dos chutando contra el borde de la acera y a tirar y recibir el balón chutando contra un muro.

Así se sientan las bases del manejo del balón.

Pero no sólo eso. Se aprende también a mejorar el control corporal, porque caerse en la calle duele. […] la calle no sólo es la antesala del fútbol, sino también una escuela de la vida”.

Ver los uniformes de entonces, sin pretenciosos sistemas para la transpiración ni mayores recursos tecnológicos, permite poner la atención en otras cosas. Cruyff vistió los uniformes de Ajax, F. C. Barcelona, Angeles Aztecs, Washington Diplomats, Levante, y Feyenoord, pero sus casas fueron el Ajax y el Barcelona:

“El club es el paso definitivo. Ahí es donde nos convertimos en miembros de un colectivo y empezamos a fijarnos en todo lo que ocurre. Es algo muy especial. Ya sea en el Ajax o en el Bedum, da igual. Las medias, los calzones, la camiseta, no nos pertenecen sólo a nosotros, sino que también pertenecen al club”.

En estos videos que hoy, en medio del duelo, los fanáticos del fútbol comparten, vemos a Johan Cruyff y a sus contemporáneos usando un calzado negro distante de las botas de colores estridentes y sus logotipos de ahora. Este detalle permite adentrarse en un aspecto que distinguió a Cruyff: entender el fútbol como algo global, en el cual cada detalle presente y pasado cuenta, y que se construye a partir de las exigencias y características propias que cada momento impone al futbolista:

“La flexibilidad garantiza un buen control del cuerpo, que es esencial en el fútbol. Si como futbolista uno aprender a controlar el propio cuerpo, en el campo siempre estará en ventaja.

Consideremos ahora a los jugadores menores de catorce años. Dado que a esa edad todos los jugadores se encuentran en pleno crecimiento, deben calzar botas con una suela de goma bien sujeta.

¡Nada de tacos extraíbles!

A esa edad, es malo para los pies y los tendones. Con una suela bien sujeta y una buena postura, se superan todas las eventualidades del juego propiciadas por los pies.

[…] He visto cómo muchos jugadores veteranos aconsejan a los jóvenes que resbalan repetidas veces que cambien de calzado. ¡Error! Nueve de cada diez veces el problema parte de una mala postura, que a la vez dificulta el correcto dominio del cuerpo”.

Para muestra de control y dominio del cuerpo, su “gol imposible” al Atlético de Madrid, pateando un balón en el aire con una maniobra más propia de las artes marciales que del fútbol:

Su habilidad con el balón en los pies tampoco pudo ser frenada por tres jugadores del Real Madrid:

Aquella vez, el F.C. Barcelona propinó una de las goleadas más importantes de la historia del acérrimo rival. Los merengues perdieron 0-5 contra los blaugranas. Johan Cruyff fue clave en tres goles. Anotó el segundo, asistió otro y centró el balón del último gol.

Más allá de las anotaciones y pases, Cruyff dominó la pelota con plasticidad y elegancia. Verlo en cámara lenta es un gusto. Advertir la alta velocidad con la que desarrolló muchas de sus maniobras es una experiencia fascinante, porque combina dificultad con garbo, agilidad con fuerza, pensamiento y acción con una naturalidad descomunal. Fue arte y picardía: “Hay que buscar siempre la alegría y premiar la inspiración tanto durante los entrenamientos como en competición”

Johan Cruyff no sólo logro impactar sobre el campo, en especial con los uniformes de Ajax y F.C. Barcelona, equipos con los que ganó Copas de Europa, Copa del Rey, Ligas, entre otros trofeos. También logró impactar al borde del terreno de juego como entrenador y director técnico. Sobre esto, en su libro Fútbol. Mi filosofía estableció diferencias:

“En principio, el director técnico y el entrenador son dos personajes distintos. El director técnico te enseña a jugar fútbol y el entrenador te enseña a ejecutar las acciones necesarias para hacerlo.

Por eso no considero la labor de director técnico como una profesión, sino como un arte.

[…] El entrenador es sobre todo el estratega, el que tiene que lidiar con las posiciones y con el reloj. Y el que decide que la falta de rendimiento de un jugador equivale a la calidad del que corre junto a él.

Pero todo empieza con el entrenador del fútbol base. El que te enseña a jugar. Es alguien que demasiado a menudo está en el escalafón más bajo, cuando debería estar en el más alto.

Cuando los jugadores son jóvenes, no entienden todas las instrucciones del entrenador, pero imitan lo que este hace. Esta es una de las razones que explican por qué antiguamente la formación era tan buena. No tenías entrenadores que hubieran estudiado para ello, sino más bien jugadores del primer equipo a quienes les parecía divertido entrenar a un equipo de categoría inferior”.

1458823866_023040_1458827352_album_normal (1)

El F.C. Barcelona, celebrando su primera Copa de Europa en 1992, dirigidos por Johan Cruyff. Fotografía de Agusti Carbonell.

Al F.C. Barcelona dejó la primera Copa de Europa en la historia de la institución con el famoso “Dream Team”, equipo que también ganó cuatro Ligas de forma consecutiva y pudo lograr otra goleada por 5 goles al Real Madrid. Fue a través de ese equipo que Cruyff pudo terminar de sembrar valores futbolísticos, en la institución y jugadores, que han marcado la filosofía del equipo culé, con la sencillez, elegancia y pragmatismo que desbordó como jugador:

“El fútbol consiste básicamente en dos cosas. Primero: cuando tienes la pelota, debes ser capaz de pasarla correctamente. Segundo: cuando te pasan la pelota, debes ser capaz de controlarla. Si no la controlas, tampoco puedes pasarla. Puedes jugar mucho, pero si no la metes, no ganas”.

En alguna de sus ruedas de prensa, Pep Guardiola dijo que “Nosotros somos los discípulos o queremos seguir esa forma de jugar. Cada uno tiene sus pequeños matices, pero creo que la esencia es muy parecida de la que introdujo Cruyff cuando llegó”. La frase no sólo sirve para exponer la especial relación futbolista-entrenador que tuvieron Cruyff y Guardiola, una de las claves del “Dream Team”. También supone reconocimiento y convencimiento en una filosofía que años después Guardiola evolucionaría, haciendo del fútbol ofensivo, el juego posicional y de la posesión de la pelota, valores cruyffistas, un sello propio. Y Johan Cruyff debió sospechar todo lo que podría llegar a hacer su pupilo:

Johan Cruyff bitácora visual del genio; por Nolan Rada 64023

Johan Cruyff y Pep Guardiola. Fotografía de Miguel Ruiz.

“A veces el entrenador y el director técnico coinciden en una sola persona. Pep Guardiola, del Barcelona, es uno de ellos. Fue un jugador con una gran destreza técnica que durante su carrera se preocupó siempre por la organización del equipo. Una vez en el banquillo, utilizó toda su experiencia para repensar la organización del equipo”.

Uno de los méritos de Johan Cruyff es que su forma de entender el fútbol se puede ver en blanco y negro o a color, pero también mediante otros futbolistas y entrenadores que han interpretado y aplicado sus valores a través de los años. Trascendió, aún sin importar que con Holanda, selección que fue bautizada como “La Naranja Mecánica” por el potente despliegue de su fútbol en todas las áreas del campo, no pudiera ganar un Mundial de Fútbol.

“Al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva. Debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo”. A veces la forma no permite llegar al éxito, pero puede generar satisfacciones mayores que el triunfo.

Johan Cruyff se ha hecho eterno. Su fútbol ya lo era.

Nolan Rada Galindo 

Comentarios (1)

Francisco Esteban Somana
28 de marzo, 2016

que idolo de hombre, lo demas es imitacion, nada como el futbol total de la naranja mecanica y hasta el dia de hoy no puedo creer que nunca han sido campeones, que tristeza.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.