Blog de Alberto Barrea Tyszka

Historias de vampiros; por Alberto Barrera Tyszka

Por Alberto Barrera Tyszka | 20 de noviembre, 2016

historia-de-vampiros640

En mayo del 2013, Mario Silva se refirió a la diputada Tania Díaz en términos duros y sangrientos. Dijo que era una ladrona y señaló que ella pertenecía a un grupo que —dentro del mismo chavismo— llamaban “los vampiros”. En ese entonces la bancada pro Gobierno era mayoría y controlaba a su antojo la Asamblea Nacional. Por esa misma razón, impusieron el silencio e impidieron que se debatiera la grabación con las trepidantes confesiones del conductor de La Hojilla. Todos se quedaron calladitos. Trataron de pasar por debajo de la historia. El oficialismo no creía en vampiros.

Tres años después, súbitamente, se han reencontrado con la indignación. Ahora les parece inadmisible que alguien recuerde esa anécdota. Están dispuestos a todo. Actúan como si la intervención de Rafael Guzmán fuera más importante que el triunfo de Donald Trump. Ahora, el oficialismo cree que la palabra “vampira” es un pecado.

En realidad, ponderado todo con cierta distancia y un poco de calma, si Tania Díaz y sus muchachos hubieran permanecido inmutables, este relato sería distinto. Pero, apenas escuchó el término, la diputada saltó descontrolada y, de manera inmediata, formó un revuelo. Si alguien no sabía del cuento, si no se había enterado de que —incluso dentro de las filas bolivarianas— existe un grupo denominado “los vampiros”, en ese justo momento comenzó a interesarse en el tema. Si alguien no conocía, o había olvidado, las denuncias que hace años hizo Mario Silva, en ese preciso instante fue a buscarlas. La vehemencia de la reacción se volvió en contra de ellos. Eso de ver a Héctor Rodríguez inclinándose de manera tan acosadora sobre Guzmán, como si en cualquier momento, en un arrebato de ansia ideológica, fuera a morderle los labios, resultó un espectáculo tan sorprendente como inesperado. Con tanta alharaca, Tania Díaz volvió a ponerse —ella solita— debajo de los reflectores. Resucitó una vergüenza personal. Le confirmó a todo el país que es cierto: así le dicen. Y ella no lo soporta.

También frente a la mayoría de la población, resulta un poco ridículo este repentino aspaviento en defensa de las formas por parte de los parlamentarios gubernamentales. El oficialismo ha sufrido de pronto un fulminante ataque de respeto. Se han mudado, sin aviso y sin anestesia, del manual de Pedro Carreño al manual de Manuel Carreño. Actúan y hablan como si pudiéramos olvidar la antología de ofensas verbales con las que han alimentado el debate político de todos estos años. Para no ir muy lejos, la propia Tania Díaz, en el 2014, llamó “jinetera” a la entonces diputada María Corina Machado. No hace falta revisar demasiado. En la lengua del chavismo, los insultos son tan constantes como las preposiciones. No hace mucho, el propio Presidente Maduro, en una de sus deslumbrantes intervenciones públicas, trató de armar un raro juego de palabras para decir que Henrique Capriles era un periquero. O todavía más directamente, también hace poco, en un acto político, Maduro llamó “coño de su madre” a Henry Ramos Allup. Es el mismo Maduro que, esta semana, por las redes sociales, escribió este mensaje: “Venezuela entera debe repudiar la agresión contra la diputada Tania Díaz por parte de la derecha violenta y fascista”. Sin duda, el tuit es una joya, una muestra fascinante de la locura del poder. La incoherencia ya parece una condición genética del madurismo.

Pronunciando tan solo dos palabras, el diputado Rafael Guzmán produjo un hechizo inusitado. De pronto, el oficialismo quiso convertirse en la nueva liga de la decencia. Aguerridos, valientes, imbatibles, los líderes de la auto proclamada revolución bolivariana han salido de inmediato a enfrentar este nuevo y terrible peligro. Ya organizaron un acto de desagravio. Hablan incluso de demandar a Guzmán. A este paso, van a convertir el “cálmate, Vampira” en una gaita, en una expresión popular jodedora y subversiva. La mejor respuesta ante cualquier histeria absurda, incomprensible.

Porque toda esta clase privilegiada, que pretende atornillarse en los espacios del poder, está dispuesta a declarar, a escribir, a marchar, a enjuiciar, a decir y a hacer lo que sea… para proteger a cualquiera de los suyos. Pero no tienen palabras ni acciones para defender, de la misma manera, a las víctimas de la realidad. ¿Alguno de ellos habló esta semana de lo que ocurre en Quimbiotec? ¿Alguno puso un tuit para defender la vida y la honra de los enfermos que son víctimas de la falta de producción de esta planta estatal? ¿Alguno de estos funcionarios se ha referido a los 9 pacientes con hemofilia que han fallecido este año por falta del medicamento que debía producir esta empresa? ¿Eso no les parece una agravio? ¿Eso no les parece violento? ¿No es, acaso, otra historia de vampiros? ¿No creen que Venezuela entera debería rechazar esta agresión?

Alberto Barrera Tyszka 

Comentarios (12)

yeslandogonzález
20 de noviembre, 2016

Que belleza de escrito. No solo por la redacción sino por sus comentarios bien fundamentados. A TANIA DIAZ le dio escalófrios cuando escuchó las palbras del diputado.

Kondorito Konstitución
20 de noviembre, 2016

“Porque toda esta clase privilegiada, que pretende atornillarse en los espacios del poder, está dispuesta a declarar, a escribir, a marchar, a enjuiciar, a decir y a hacer lo que sea”…¿qué prefieren, Patria o papel higiénico?

rafael diaz
20 de noviembre, 2016

A ver. Son 18 años de un poder impúdico. Esas actitudes han sido consecuentes y consecuencia de una impunidad grosera e inmutable. Pero más temprano que tarde la justicia le tocará su turno.

osmer enrique bravo
20 de noviembre, 2016

pasen el video cuando mario silva dijo eso d la banda d los vampiros x favor

jose guzman
20 de noviembre, 2016

10 millones de firmas en apoyo a Tania, que decadencia, hasta cuando tanta incoherencia por usar este diagnostico del autor. Excelente.

RALGON
20 de noviembre, 2016

EXCELENTE COMO SIEMPRE CLARO Y CONTUNDENTE

Hernán J. Torrealba M.
20 de noviembre, 2016

El lenguaje usualmente empleado por los dirigentes del oficialismo choca con las mínimas normas de expresión y debate dentro de un sistema democrático, ya que en lugar de debatir y buscar la verdad, acuden a descalificativos

Gil Ricardo Salamé Ruiz
21 de noviembre, 2016

Valdría la pena que si existe un video de lo que dijo Mario Silva en esa época lo publique. Me es difícil creer que Tanía Díaz sea una ladrona, he venido observando su actuación hace años y nunca ha dado señales de ello.

Mauricio Fernandez
22 de noviembre, 2016

Disculpe Sr. Alberto Barrera que no comporta totalmente el enfoque del articulo, me parece que el Diputado Guzmán al hacer uso de eso epítetos desvirtuó tanto el tono como el mensaje de su intervención , sin caer en puritanismo ni desconocer lo efervescente de las intervenciones de la situación en la AN, pienso que perdió la razón al atacar a la persona y no a sus ideas.

Pienso que es nuestra responsabilidad exigir un mejor uso del lenguaje a nuestros representantes, indiferentemente de su ideología política, me cuesta entender como se quiere construir una mejor sociedad si seguimos utilizando ese lenguaje descalificador y vació de contenido, quisiera escuchar argumentos, hechos, y posteriormente soluciones a los problemas de los Venezolanos, se utiliza ese estrado muchas veces como tribuna para promover la anti política que pienso les beneficia aquellas que ostenta el poder bajo las armas de la intolerancia y la represión.

JOSE L CHOURIO
22 de noviembre, 2016

Excelente editorial,FELICITACIONES.Espero que todos los diputados de este pais , se deleinte con esta lectura que es la verdadera realidad que vivimos , saludos

Jesús Zurita Peralta
22 de noviembre, 2016

Al ver el título del artículo pensé que se trataba de la presentación de un nuevo libro de ABT, creí ingenuamente que él había salido por un instante del tema común y que quizá nos tendría una nueva historia, esta vez narrada con humor…pero al percatarme que en realidad se trataba de la entrega del autor sobre un hecho político reciente perteneciente al “reallity” tuve que parar, ir a YouTube, ver el episodio entre Guzmán y Rodríguez, actualizarme con el asunto de MS y los vampiros, y luego leer de nuevo a ABT, a quien entiendo escribiendo para el desahogo, canalizando la indignación, el asombro o la molestia, y haciendo una crónica periodística del acontecer desde una visión casi poética, agradable para quienes le leemos con frecuencia, porque definitivamente no deja de ser un escritor formal quien narra y comenta, aunque insisto que el título “cuentos de vampiros” serviría de tema para su próximo libro…pero también fui al DRAE a ver que tan feo estaba oculto en la etimología de la palabra que al final ofendió tanto, y es que además de lo ya conocido, chupasangre, cadáver activo, o ser que se alimento de la esencia de otro, descubrí que el vampiro también es un ser con rabia, y no es para menos, la condena a la eternidad y su carácter hematófago me permiten comprender su rabia. La verdad es que no hay indicios que asocien la palabra vampir@ con misoginia y menos para generar tanta susceptibilidad, a no ser que tal como explica ABT la palabra tuviera otro significado, solo comprensible para unos pocos, y de ahí tanta rabia, lo cierto es que ya nada significa lo mismo, hay tantas acepciones que insisto en que las palabras han perdido esencia en medio de tanta diatriba. Lo curioso es ver al joven viejo Rodríguez defender con tanta vehemencia, me recordó la actitud de los managers del béisbol, cuando se enojan con alguna decisión de los árbitros, las manos atrás, la cara encima del otro, el pecho como puño y la palabra como acción o impacto y que irónico no? porque la forma criolla no es esa…si algo tiene el discurso político de hoy es la bajeza en los adjetivos o calificativos y la inconsistencia de los argumentos, pero lo de vampir@ no era pa´tanto…creo que todos hemos escuchado cosas peores viniendo del vértice, para usar una palabra de moda, solo que ahora gracias a Guzmán, al salto de Tania, a la reacción de Rodríguez y al escrito de ABT, nos enteramos todos del verdadero cuento…quien sabe si Guzmán pensó todo lo que generaría o fue mera coincidencia, aunque en este universo parece que nada acontece por azar y sí por sencilla sincronicidad, sucesos simultáneos vinculados por el sentido de manera acausal…ya veremos mañana que murciélag@ nos asombra o que vampir@ nos asusta, nos enoja o nos hace reír…

Oscar
24 de noviembre, 2016

Bien hecho Sr Alberto o mejor dicho bien escrito¡

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.