Blog de Roberto Mata

“Estoy llorando seco”; por Roberto Mata

Por Roberto Mata | 19 de mayo, 2017
Héctor Lugo retratado por Roberto Mata

Héctor Lugo retratado por Roberto Mata

“Sentí un tumulto en la calle frente a la ventana de mi cuarto. Estaba descansando porque había estado de guardia. Me asomé y gritaron: ‘¡Muévete Héctor, muévete! El Gordo está muy mal!’. Eran como setenta personas, gente llorando. Se habían enterado por el grupo de Whatsapp de la comida: a El Gordo le habían dado un tiro. No me dejaron manejar mi propio carro para ir a la clínica, entonces entendí que era algo grave, muy grave.

Ese día llegué de la guardia a las dos de la tarde y Hecder (20) estaba en mi cuarto, en la computadora y chateando. A las tres lo llamaron los amigos.

—Bendición, papá. Ya vengo.

—¿Para dónde vas tú? Eso está feo en la calle.

—No te preocupes, papá. Voy aquí mismo y vengo.

A mí no me deja dormir lo que vi en el video, los muchachos tratando de rescatarlo mientras estaba herido en el piso porque ya le habían disparado a la cabeza. La GNB reprime más la marcha y les lanza bombas, cerca de su cuerpo casi muerto. Entonces aparece un guardia y le dispara a quemarropa en el abdomen, eso es lo que de verdad no me deja dormir.

Cuando llegué a la clínica, me asomé por una rendija mientras lo estaban entubando y lo vi muy mal. Tuvo pérdida de masa encefálica, me dijeron los especialistas que lo atendieron: ‘le vamos a ser sinceros doctor porque usted es médico y no podemos mentirle: su hijo del uno al diez, tiene posibilidad tres de vivir’. Pasó la noche en trauma shock, nos dejaron estar con él, salíamos solo de a raticos.

A las nueve de la mañana del cinco de mayo, estaba dando declaraciones cuando me interrumpieron: ‘Señor Héctor, señor Héctor, venga urgente’. A Hecder le había dado un paro. Falleció. No terminé de declarar. El dolor era muy fuerte. Yo tenía dos hijos, ahora me queda solo una de veinticinco que estudia Psicología y Hecder se convirtió en el número treinta y seis de los que han matado durante las protestas.

Necesito que se haga justicia.

Yo siempre escucho en los canales oficiales de televisión que ‘sean de donde sean los muertos, los casos serán investigados y los culpables puestos a la orden del Ministerio Público para que sean juzgados’. Entonces, a mí me extraña que eso no haya pasado con el asesinato de mi hijo. El fiscal, que estuvo en el sitio y recogió todas las evidencias, me dice que el componente de la GNB que actuó ese día no se ha puesto a derecho.

Me pregunto si el guardia que le disparó a la cabeza fue el mismo que luego lo vino a rematar, o si fueron dos distintos. Eran solo treinta funcionarios los que actuaron ese día. Nombre y apellido, eso es lo que yo quiero. Confío en que, cuando se sepan quiénes fueron los asesinos y los juzguen, los otros guardias se darán cuenta de que lo están haciendo mal y disminuya la ofensiva contra la población.

Lo cuidaba mucho y le pedía que no fuera a marchar, porque sabía que había mucha violencia. Pero se fue sin decirme. De haber sabido que estaba en la marcha, voy, lo busco y lo saco a punta de correa. Quería estudiar Ingeniería Civil o Criminología. Se estaba preparando para ser admitido en cualquiera de las dos. Se levantaba temprano, hacía pesas todos los días, trotaba y después me ayudaba con una casa que estoy construyendo. Así como le gustaba comprar ropa, la regalaba: era normal que ayudara a los amigos que no tenían ropa para ir a una fiesta.

Primera vez en la vida que voy a un psicólogo. Tengo sentimiento de culpa. No tuve suficiente autoridad para no dejarlo ir ni me fui con él. Yo sí sabía que en la calle la vaina estaba fea. Tenía que ponerme firme. Tenía un mal presentimiento, pero él tenía su convicción. He llorado tanto que ya no tengo ni lágrimas. Me estoy reventando por dentro. Si tuviera lágrimas me podría desahogar, pero estoy llorando seco.

Mi esposa y mis hijas son cristianas y eso les da fortaleza, pero yo me encierro en el cuarto a recordarlo. El psicólogo me dice que debo adaptarme, que la muerte de mi hijo no la repara nadie, que no me puedo echar a morir porque es injusto con los que están vivos y que le pida a Dios que llegue la justicia. Sé que voy a estar más tranquilo si condenan a los culpables… por lo menos un poco.

Compartíamos mi cuarto. Yo trabajo por guardias nocturnas y prefiero el aire acondicionado, pero mi esposa sufre de frío. Él y yo dormíamos juntos. Su cuarto era solo para guardar peroles.

La alcaldía de San Diego asumió todos los gastos de la clínica y, como soy jubilado de CORPOELEC, el seguro cubrió la funeraria y el entierro. Aunque soy empleado activo del Ministerio del Poder Popular para la Salud, no tengo seguro.

Yo estudié y saqué mi profesión durante el chavismo. Fui chavista, pero en el momento en que enterraron a mi hijo enterré al chavismo. Ahora me ven como a un traidor, pero como no es a ellos a quienes le mataron un hijo. El oficialismo no se ha acercado porque lo mataron en una manifestación de la oposición. No han sido ni diplomáticos. ¿Qué esperanza puedo tener si la misma gente en la que yo creía, me mató un hijo? Una parte de mi familia es chavista y estábamos divididos, ahora estamos unidos todos en el luto. Yo necesito que el presidente lea esto.

A mí me va a hacer falta mi hijo”.

***

Héctor Lugo, (50) Técnico en Química, Técnico en Plantas Termoeléctricas, Médico Integral Comunitario, Médico General Integral en el CDI sector 7, Los Guayos, Edo.Carabobo. Padre de Hecder Lugo Pérez.

***

LEA TAMBIÉN:

portada-te-duele-mucho-el-pecho

mama_pedro-es-aquien-arrollo-robertomata

2

Roberto Mata 

Comentarios (18)

Migda Soto
19 de mayo, 2017

Que tristeza perder a un hijo en mano de unos criminales. Protestar no es ningún delito y que una persona sea sometida a tan cruel evento no tiene justificación alguna. Dios le conceda la paz que su alma necesita y los hombres justos le otorguen la justicia que su hijo amerita. Sólo me consuela pensar que este joven es un héroe de la nueva Venezuela y así será recordado por siempre.

Franklin Vallenilla
19 de mayo, 2017

Pido a Dios le de consuelo a este señor y a todos a quienes esta historia les arrebató algo tan sagrado, tan grande y tan insustituible como un hijo. Hay cosas que, simplemente, no deberían ocurrir. El país entero llora de corazón a cada uno d esos muchachos. Dios nos conceda la paz y también, la justicia.

Joeif Duroim
20 de mayo, 2017

El dolor que lo inunda todo y que no te deja ni respirar bien…la enorme tristeza de perder un hijo. Mis sentimientos con el señor…qué momentos tan terribles estamos viviendo

freddy
20 de mayo, 2017

estoy conmocionado,cada tragedia supera la anterior,deberías escribir un libro sobre estas historias,quizás suene algo desagradable ,pero los VENEZOLANOS sufrimos de memoria corta por no decir desinterés en nuestra historia,todo esto para que no se vuelva a repetir y poder ser una nación justa y apegada a las normas del ser humano .

thibisay
20 de mayo, 2017

Señor Hector comprendo su dolor porque conozco la perdida de un hijo DIOS lo va fortalecer ese ángel tuvo que formar parte de un soldado guerrero y entrar a la fila de los libertadores de Venezuela en el corazón suyo y el nuestro jamas sera olvidado porque esas vidas quedaran plasmadas en la futura HISTORIA DE VENEZUELA y todos las generaciones venideras conocerán de HECDER como un guerrero que derramó su sangre por la libertad….busque de cristo y el señor lo va premiar reuniendo de nuevo con el en el paraíso esa es nuestra esperanza!!! DIOS le bendiga…..

Reyna Patiño de Vega.
20 de mayo, 2017

NO TIENE NOMBRE LOS QUE ESTÁN HACIENDO LOS CUERPOS ARMADOS CONTRA LOS PROTESTANTES. PERO, ENTRE CIELO Y TIERRA NO HAY NADA OCULTO Y CREO QUE HABRÁ MAS DE UNA PERSONA DISPUESTA A DELATAR AL ASESINO; PORQUE ES GENERAL EL REPUDIO DE LA GENTE. EL HAMBRE, LA DESNUTRICIÓN Y LA MUERTE ES INAGUANTABLE Y PIENSO QUE SU HIJO, TAMBIÉN RECHAZABA ESO. TODOS ESTAMOS EXPUESTO A LO PEOR BAJO ESTE RÉGIMEN. SU HIJO DEBE ESTAR CON DIOS Y PIDIENDO POR NOSOTROS. NO HAY PALABRAS, SEÑOR HÉCTOR. RECIBA CONSUELO Y PAZ.

Irma Sánchez de Díaz
20 de mayo, 2017

Señor Roberto Mata, me he leido todos los artículos, cada uno está lleno de dolor y desespero, no se hasta cuando podremos resistir todo esto que sucede en nuestra Patria, cuando voy con mis hijos a las concentraciones, pienso si será la última para alguno de nosotros, y ahora se me queda en la mente, el artículo del Sr. Héctor Lugo, que creia en Chavez y en su Sistema de Gobierno, y trabaja para ellos, y perdió a su hijo Hecder,y de esa manera, solo espero que haya justicia, para todos estos fallecidos. Es todo.

JORGE NUÑEZ
20 de mayo, 2017

Hola Hector “Caraota” Lugo, tu eres más que un familiar, porque fuiste un vecino, crecimos junto en el mismo barrio, al sur de Valencia, fuimos a la misma escuela técnica industrial ETI de la QUIZANDA en los 80´s, época donde las protestas eran reprimidas con cierta intensidad, pero no como ahora lo hace esta dictadura (GNB, PNB, CICPC, SEBIM, paramilitares, guerrillas y colectivos y sapos cooperantes, etc) liderizada por los encapuchados tira piedras de aquellas manifestaciones ¿Cuantas veces no coincidimos en esas carrera por huir de las bombas lacrimógenas? en verdad no tengo palabras de consolación para una perdida tan grande como la tuya. Y pensar que no ha acabado los asesinatos por la dictadura, porque Hecder no ha quedado como el último (36) asesinado de la lista, aún sigue subiendo la cifra y siguen otros padres, que siguen pidiendo justicia. Como decía el canta-autor del pueblo ali Primera en sus canciones: “Los que mueren por la vida, no pueden llamarse muerto”

abilia moreno
20 de mayo, 2017

Compatriota, no me importa si eres o fuiste chavistao, o si eres de Oposición. Basta con que seas un compatriota a quien acompaño en ese dolor inconmensurable que nadie debe sufrir. Yo tambén lloro en seco. Ya no me salen lágrimas pero siento una gran opresión en el pecho cuando veo tantos padres y familiares llorando el ser que esta guardia nazi,o esa policía que no es nacional ni bolivariana, comandado por seres insensibles, les ha arrebatado. Dios de todos les dará mucha fortaleza espiritual para afrontar esta pena. DTB.

nidia
20 de mayo, 2017

Fortaleza

Neyda Zambrano
21 de mayo, 2017

QUE DOLOR SENTIMOS TODOS LOS PADRES CON ESTOS SUCESOS, LO SIENTO ASI Q DIOS LES DE FORTALEZA PARA CONTINUAR Y EL SERA SU ANGEL GUARDIAN ESTA CON DIOS Y DESDE ALLI LOS PROTEJERA A TODOS ….AMEN PAZ A SU ALMA

Hector
21 de mayo, 2017

al leer este testimonio me dá onda tristeza al saber que caen tantos inocentes jóvenes sea de la posición que sea son venezolanos que no merecen morir por una terquedad de algunos cuantos y me pongo en los zapatos del padre, ya que tengo unos hijos y aveces salen a las marchas y le digo que no salgan porque siempre pagan los inocentes y solo me dicen y ya para qué? si nos están matando el futuro

yelitza montilla
21 de mayo, 2017

lamento la muerte de su hijo señor hector y se muy bien lo q esta sintiendo ya q perdi una hija ya hacen tres años y me parece q fue ayer jamaz se supera solo se aprende a vivir con esta perdida le pido a dios q se haga justicia aunque esto no nos debuelve a nuestros hijos solo la justicia divina que muy pronto yegara ,mis mas sentidas palabras

jose
21 de mayo, 2017

yo solo puedo decir que todos nosotros, los venezolanos, somos todos culpables de cada muerte que ocurre en protestas y por delincuencia!! si todos, permitimos que esta cuerda de malandros se adueñaran del pais e hicieran lo que les da la gana!! solo nosotros permitimos eso! ahora todo esto ocurre porque el precio de sacarlos sera muy alto por nuestra indiferencia todos estos años! y de cierta forma los antivalores del chavismo permearon a todos los sectores de la sociedad, señores esto sera largo, dolerá y cambiara muchas vidas, pero es necesario ya no podemos vivir asi..

marlene rengel
21 de mayo, 2017

Mi sentido pésame pido a Dios Jehova les de mucha fortaleza perder un hijo no es cualquier cosa, es un hijo, y tuvo Usted q pasar por este momento para darse cuenta q este gobierno no es lo dice ser, trate de pensar q su hijo esta bien, me da tristeza pensar en todos los padres están pasando por esta situación,cuando veo los vídeos lloro de ver como la guardia reprime a los muchachos caen inocentes.

perla azuaje
22 de mayo, 2017

Yo era amiga de el es fuerte saber que no va estar con nosotros por culpa de la dictadura de maduro yo representando a su amigo y compañeros de estudio digo justicia para hecder luego y fuerza para su familia que estamos con ustedes

Gerardo Alberto Santelíz Cordero
22 de mayo, 2017

No creo tener palabras que alguna diferencia sentimental, mucho menos material, marquen en Héctor en este momento; más bien le agradezco su valentía por lo descrito. Solo atino a sentir un dolor que me ahoga, quizás no tanto como a él, pero me siento solidario y le ofrezco la compañía de mis brazos, así como igualmente a su familia. Pero también, acuso una profunda indignación impotente a niveles de vaso rebosado que espero poder canalizar para no transformarla en violencia, no transformarla en rencor, no transformarla en venganza. Ya el cántaro se rompió. Ya el chavismo comienza a repudiarse a sí mismo; lástima, y mucha rabia, por el colosal costo.

Maria Puerta
23 de mayo, 2017

Buen reportaje, desde la humanidad! Nuestros chamos estan siendo usados como carne de cañón y me preocupa q a la final sea sólo p un quitate tú pa ponerme yo y sigamos en lo mismo o un poco mejor pero con los mismos cachimbos!!! Cambio de conciencia señores, necesitamos evolucionar en nuestra humanidad

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.