Blog de José Ignacio Hernández

Éstas son las 7 nuevas limitaciones que impuso el TSJ a la AN; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 23 de abril, 2016

Puede-la-Sala-Constitucional-del-TSJ-anular-a-la-Asamblea-Nacional-por-José-Ignacio-Hernández-G.-640G-2

21 de abril de 2016. Un nuevo episodio del conflicto entre la Sala Constitucional y la Asamblea Nacional, que he llamado el “ping-pong constitucional”. En este caso, la Sala creó siete nuevas limitaciones sobre la actuación de la Asamblea, que de aplicarse, reducirán –todavía más- sus funciones.

Lo paradójico del caso es que la sentencia se dictó con ocasión al recurso que presentaron algunos diputados de la oposición, en 2011, en contra del Reglamento Interior y de Debate de la Asamblea. Cinco años tardó la Sala en emitir sentencia para admitir ese recurso, lo que por cierto demuestra un claro retardo procesal.

Al admitir ese recurso, la Sala suspendió temporalmente algunos artículos del Reglamento creando así siete nuevas limitaciones a la Asamblea.

Las 7 limitaciones que impuso la Sala

En realidad, la Asamblea estableció ocho limitaciones a la Asamblea de las cuales hay siete que constituyen intromisiones ilegítimas en el funcionamiento del Parlamento.

La Sala consideró que la Asamblea no puede debatir sobre el levantamiento de la inmunidad en la misma sesión en la que conozca del tema, para asegurar el derecho a la defensa. En este punto –y solo en este punto- la sentencia realiza una interpretación razonable de la Constitución.

Pero, a partir de aquí, la Sala creó siete limitaciones que ni están en la Constitución, ni pueden considerarse racionales.

1) La Asamblea está obligada a consultar sus Proyectos con el Poder Popular mediante el parlamentarismo de calle a fin de “concertar” tales proyectos con el Poder Popular. Esta limitación es, simplemente, una invención de la Sala, pues la Constitución, cuando regula el procedimiento de consulta pública de las Leyes, no habla ni del Poder Popular ni del parlamentarismo de calle.

2) La segunda limitación esta relacionada relacionada con la anterior. El lapso de consulta pública de las Leyes deberá ser de al menos veinte días, el cual podrá ser prorrogado a petición del Poder Popular. Esto permitiría al Poder Popular controlar la duración de esa consulta pública, retrasando la aprobación de Leyes.

3) La Asamblea no podrá realizar sesiones si no ha efectuado una previa convocatoria con cuarenta y ocho (48) horas de antelación.

4) El orden del día de cada sesión no podrá ser modificado. Esto impide que las sesiones de la Asamblea sean flexibles y dificulta el debate de aspectos sobrevenidos, o que la Asamblea considere urgentes.

5) La Asamblea no podrá diferir el orden del día para una próxima sesión. Nuevamente, se limita indebidamente el debate parlamentario.

6) La Sala eliminó, temporalmente los límites que el Reglamento dispone para la intervención de los Diputados durante las sesiones. Pareciera así que, para la Sala, cada Diputado tiene un tiempo ilimitado para intervenir, lo que afectará el normal desarrollo de los debates parlamentarios.

7) La séptima y última limitación, y sin duda la más grave, es que la Sala creó un control previo sobre todo Proyecto de Ley para su primera discusión en la Asamblea. Según la sentencia, el informe económico de ese proyecto debe ser previamente consultado con el Poder Ejecutivo para que éste se pronuncie sobre la viabilidad económica del proyecto. La Sala extendió este requisito, incluso, a los Proyectos de Ley ya sancionados por la Asamblea.

¿Qué implicaciones prácticas tiene la sentencia de la Sala Constitucional?

La sentencia de la Sala Constitucional tiene dos grandes implicaciones prácticas.

La primera implicación es que el procedimiento para aprobación de Leyes será notablemente retrasado. Así, la obligada consulta al Poder Popular mediante el parlamentarismo de calle y la ausencia de límites fijos para las intervenciones de los Diputados en la discusión de las Leyes, son elementos que retrasarán, notablemente, el tiempo necesario para aprobar una Ley.

La segunda implicación, que es la más grave, es que la Sala Constitucional creó una especie de veto del Poder Ejecutivo sobre todo Proyecto de Ley al obligar a la Asamblea Nacional a consultar, con el Poder Ejecutivo, la “viabilidad económica” de todos sus Proyectos, incluso de los ya aprobados para cuando la sentencia fue dictada. Bastaría así que el Poder Ejecutivo concluya que el Proyecto no es viable, para que la Asamblea no pueda aprobar el Proyecto de Ley.

Ese control del Ejecutivo sobre la viabilidad económica de los Proyectos de la Asamblea no está en la Constitución. Es una invención de la Sala Constitucional que somete al Parlamento al control del Ejecutivo, y viola por ello el principio de separación de poderes.

¿La sentencia de la Sala Constitucional es válida?

La función básica de la Sala Constitucional es ser el guardián de la Constitución, no cambiar la Constitución mediante “interpretaciones”. Y esto es lo que ha hecho –nuevamente- la Sala: cambia la Constitución para crear controles sobre la Asamblea Nacional que no existen en el Texto de 1999 y que afectan ilegítimamente su actividad parlamentaria.

Por ello, esta sentencia de la Sala no es consecuencia del ejercicio de sus funciones sino que constituye un claro caso de exceso de poder que viola la Constitución creando controles que no están previstos en ella y modificando, de hecho, su contenido.

Y de acuerdo con el artículo 333 de ese Texto, la “Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella”.

Hay otro elemento a considerar. Esta sentencia no es una decisión aislada. Es, por el contrario, parte de una clara estrategia de la Sala Constitucional por reducir, al mínimo, las funciones de la Asamblea, desnaturalizando el rol que el Parlamento debe cumplir en la democracia constitucional. Una estrategia, recuerdo, que todavía está en pleno desarrollo.

En esa estrategia, la Sala Constitucional ha reivindicado su condición de “máximo y último intérprete de la Constitución”, o dicho en simple español: es quien tiene la última palabra. Incluso, en contra de la palabra de la Constitución.

En noviembre, al advertir en Prodavinci sobre esta evidente estrategia, me hacía una pregunta que repito ahora. La Sala Constitucional, en teoría, custodia a la Constitución. Pero ¿quién custodia al custodio de la Constitución?

¿Quién le pone el cascabel al gato?

*******

Lea las reseñas del #EventoProdavinci sobre escenarios económicos y políticos en Venezuela haciendo click en las imágenes:

Qué-está-pasando-en-la-economía-venezolana-por-víctor-salmerón-49623

¿Cambio político en Venezuela; por Álex Vásquez S. #EventoProdavinci 4962

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (25)

ramon
23 de abril, 2016

hermano jose Ignacio después de leer sus comentarios, me pregunto o te pregunto.1)¿y para que fueron elegidos por el pueblo, esta pregunta con respecto a las 3 primeras limitaciones de la ARRODILLADA Y ANTI SALA CONSTITUCIONAL DEL TSJ. 2)si la A.N. elige al TSJ-ARRODILLADO quien es mas o mejor dicho quien vendría a ser el jefe aunque existe SEPARACIÓN DE PODERES. 3) En mi casa mando yo, soy el JEFE, nunca mi vecino y estoy seguro que a los ARRODILLADOS MAGISTRADOS-ARRASTRADOS no permitirían que Henri les ordenará nada y disculpa algunos términos. HERMANO SALUDOS BENDICIONES Y CONTINUA EXPLICANDONOS TODO LO QUE ACONTECE EN ESTA PELEA INNECESARIA DONDE PERDEMOS LA MAYORÍA DE LOS VENEZOLANOS Y GANAN UNOS MUY PERO MUY POQUITOS (ENCHUFADOS) COMO DICE CAPRILES

Julio Riera
23 de abril, 2016

Entonces, ¿se necesita una nueva Constitución que remueva ese super-poder que hoy ostenta (o se auto-asignó) la Sala Constitucional? ¿Hay alguna salida al “ping-pong institucional”? ¿Seguirá la Asamblea Nacional atada de manos?

Hace días leí que el TSJ también tiene potestad de revisar la enmienda, una vez sea aprobada en segunda discusión, ¿si la bloquean, no irá a consulta popular? ¡Qué frustración!

Javier Melchor
23 de abril, 2016

Esto recuerda una vieja lectura que tomé hace unos años del jurista Eduardo García de Enterría; en su obra, La constitución como Norma y el Tribunal Constitucional; donde se plantea esa pregunta que siempre estuvo, de hecho desde el inicio de estos Tribunales como el llamado Legislador negativo. ha sido esa: ¿quién custodia al custodio de la Constitución? La respuesta a ello, puede encontrarse allí en la naturaleza de tal poder constituido. en la respuesta de ¿De donde deriva la autoridad de la SC para revisar la Constitución? Para ello hay que entender, que estos tribunales; son una continua convención constituyente; donde los actos de inconstitucionalidad del ente que vela por la justicia y la Constitución deberán ser velado por el ente de mayor representación soberana; siendo en el poder constituido la AN o la misma fuerza soberana. No existe poder que se la juegue más como la SC, ya que sus actos no derivan de la institucionalidad, sino del plebiscito del soberano.

Aurelio Useche
23 de abril, 2016

Creo que con base a los evidentes excesos del TSJ, el proximo paso es desconocer a la Sala Constitucional, mediante refutacion por escrito de esta sentencia y de las anteriores, Tal como se indica en la Constitucion Articulo 333 y 350.

Carlos Perez Delgado
23 de abril, 2016

Definitivamente, lo que debe venir es la aplicación de la Carta Democrática de la OEA, sin detener las demás acciones normales de la Asamblea Nacional.

Irma Sànchez de Dìaz
23 de abril, 2016

Josè Igancio, yo esta Violaciòn de la Constituciòn, lo veo tan claro como el agua, este es un Gobierno Dictatorial, pero no lo quiere decir, para echarsela de Redentor ante el pueblo, y que este piense que el Gobierno hace muchas cosas buenas, que todo lo malo que pasa, es culpa de la Oposiciòn, no se quita la careta, todo esto de la Sala Constitucional no es de extrañar, està arrodillado ante el PODER EJECUTIVO,porque sino adios buena vida,y como viven, no van a dejar de hacerlo. Maduro lo dijo claro, que iba a acabar con la Asamblea Nacional, y ya empezò,el Cordero no es tan manso como parece, no coman cuento, ese sabe lo que està haciendo, tiene gran Escuela Fidel y Raùl, por eso todo lo que està en ese artìculo habria de esperarse, y vendràn muchas cosas màs.De esto sacamos que lo que dijo Chavez, fuera de La Constitucion nada, dentro de ella todo, les entrò por una oreja y saliò por otra, o sea, el legado no vale nada para ellos. Es todo.

eama
23 de abril, 2016

Mi argumento-pregunta es… sencillo y creo que recoge la pregunta que se hace todo venezolano de a pie. Lejos de los términos legales y las palabrerías e interpretaciones y contra interpretaciones que el TSJ de a la muy «MANOSEADA», pero violada Constitución, yo pregunto: ¿Es que acaso los ocho millones de… VOLUNTADES Y OPINIONES que fueron recogidas el 6D para decir: «queremos un cambio de rumbo», no PESAN más que lo que piensen un pequeño grupo de ciudadanos QUE NO FUERON ELEGIDOS POR EL PUEBLO, sino por conveniencias políticas del Primer Mandatario DE TURNO?

¿Qué espera la actual Asamblea Nacional para cumplir su rol para el cual fue elegido con el voto de OCHO MILLONES DE VENEZOLANOS? El pueblo QUIERE CAMBIO DE RUMBO, nuestras vidas se nos van en colas y todo tipo de angustias por culpa de UNA ADMINISTRACIÓN INCOMPETENTE QUE HA DISUELTO MILES DE MILLONES EN CORRUPCIÓN. Los venezolanos tenemos las esperanzas en la AN, reflejo de su decisión del 6D.

Maria marinaro
23 de abril, 2016

Está bastante claro a mi entender que nos encontramos dentro de un régimen totalitario. No aplican la ley ni la sensatez aquí.De esto no nos liberamos ni fácil, ni rápido y me temo que tampoco de manera constitucional, porque la magna carta es ya un juguete

lincoln martinez
23 de abril, 2016

La voluntad del pueblo no existe ningún tribunal sea el TSJ o como se llame de torcer el mandato que se realizó al elegir la AN. El TSJ es derivado y no puede estar por encima de la Asamblea Nacional. No puede legislar ninguna materia sobre leyes, solo se le consulta si determinadas leyes son inconstitucionales o no, todas las demás actuaciones fuera de la contempladas en la constitución son nulas de toda nulidad, la AN no está obligada a contestar tantos exabruptos lo que ocasiona es una pérdida de tiempo y más retrasos para buscar las posibles soluciones en sacar del marasmo en que se encuentra el País. Dr. Ramos Allup no pierdan el tiempo.

Angel Zambrano
23 de abril, 2016

Gracias por tu apreciación sobre este asunto José Ignacio.

Conclusión número 1: La Asamblea Nacional en lo sucesivo será un escenario carente de efecto alguno en sus procederes. Se está violando flagrantemente el principio de representación popular en la Asamblea si sus acciones deben someterse a la validación de otros poderes.

Conclusión número 2: Se evidencia nuevamente que magistrados del TSJ electos por la Asamblea Nacional proceden a ser “jefes” de quienes los pusieron en sus cargos. Eso sólo puede llamarse asi: aberración contra natura.

Conclusión número 3: La única salida contundente de esta trampa está en el llamado a una Asamblea Constituyente. Porque como bien lo dices, esta guerra entre el TSJ y la AN tan solo empieza. Así de sencillo.

CEFÁS ROCAFIRME
23 de abril, 2016

Si la MAYORÍA del PUEBLO SOBERANO ya VOTÖ por un CAMBIO de GOBIERNO, ningún PODER constituído, cualquiera sea su NIVEL o AUTORIDAD, puede ADJUDICARSE el DERECHO o la FACULTAD para CAMBIAR o MODIFICAR la VOLUNTAD POPULAR, expresada en la elección de una ASAMBLEA NACIONAL MAYORITARIA para la OPOSICIÓN…Cualquier otra forma de actuar, contraria al DERECHO CONSTITUCIONAL de la LEGISLATURA para cumplir su DEBER de LEGISLAR, debería ser considerada como una INTRUSIÓN sin VALOR LEGAL, o como un “GOLPE de ESTADO”, quizás APOYADO por quien tiene la FUERZA para eso !

JORASEMA
23 de abril, 2016

Hola Jose Ignacio.

Quien dijo que nuestro problema es jurídico.

Con todo el respeto para mis colegas abogados, aquí no se trata de si es legal o no.

El regimen, cuenta para con sus tropelías, con la ingenuidad de nuestros políticos que siguen jugando a que este es un régimen democrático.

Ayer (22/04/16) nos la canto, de nuevo Maduro. AQUI NO VAN A VOLVER. AQUI NO VAN A GOBERNAR. Lo cual es un cinismo mayúsculo, ya que nos esta diciendo en nuestra propia cara que a el y su régimen le resbala lo que decida el pueblo.

Así que debemos comenzar a implementar nuevas formas de lucha. INNOVACION es la clave. Según Jose Ignacio en el foro organizado por este portal ya preconizo el destino de la A.N.

Para quienes no hayan entendido aun, el triunfo del 6D en la A.N. lo que nos dio fue algo muy importante. Una TRIBUNA POLITICA. Si la oposición se deja de “pendejadas” podríamos sacarle mucho provecho. En vez de legislar para que el régimen nos atropelle, deberíamos dedicarnos a desnudarlo

Frank E. Payares M
24 de abril, 2016

Aun cuando será más adelante que opinaré sobre el artículo y el contenido de la sentencia. Simplemente me pregunto ¿si la normativa reglamentaria sobre la inmunidad parlamentaria fue suspendida cautelarmente, en aras de garantizar el derecho a la defensa consagrado en el artículo 49 eiusdem (ver, entre otras, sentencia de esta Sala n° 1073 del 31 de julio de 2009). Cómo quedan los actos de allanamiento de inmunidad cumplidos, con base a esa norma, durante el perídio legislativo anterior durante el cual se quitó la inmunidad de los parlamentarios Mardi, Machado, Azuaje, y otros. Se ocasionó un daño a éstos, a sus electorees y a las instituciones. Si así fuere, quién y cómo se repara el daño? Hay demasiada tela por cortar aun….

Laureano Rodríguez
24 de abril, 2016

¿Y esas sentencias, al ser una especie de “ley”, no pueden ser objeto de revocatorio, como las demás leyes? Si no es así, el único camino es la constituyente, para revocar todos esos “poderes”.

Frank E. Payares M
24 de abril, 2016

Cómo quedan, con esta sentencia todas los decretos leyes surgidas de las leyes habilitantes, muchos de los cuales carecen de exposición de motivos y ninguno tiene estudios de impacto económico: Cómo quedan las leyes aprobadas en periodos anteriores, sin este estudio previo? No afectaron al presupuesto y los principios enunciados por la SC, no existe responsabilidad patrimonial objetiva y responsabilidad individual de sus autores?

Yurek
24 de abril, 2016

Puras trabas que terminan decepcionando cada día más y hundiendo en el fango a todos los Venezolanos de a pie. Lo peor, es que me rehusó a pensar que la solución este en el aeropuerto, pero, cada día todo se empeora y así creó que se llegará al 2019.

Pablo Gassmann
24 de abril, 2016

Simplemente otro golpe a la democracia. !!! Activacion de la Carta Democratica YA !!!!

ELENA SOFIA
24 de abril, 2016

Simplemente estamos en una anarquia disfrazada!

Alix Salas
24 de abril, 2016

La verdad es que ya me asquea leer acerca de tanto abuso y observar tanta pasividad. Si en la Constitución está la clave de la defensa de los Derechos y el ABC del cumplimiento del deber, me pregunto: Por qué un Poder que fue elegido por el voto secreto y popular de manos de quién es el verdadero detentador del Poder Soberano se deja manipular, humillar y cercenar, en sus atribuciones por un grupo que ya hoy no puede considerarse como velador e interprete de la Constitución y las Leyes.Estoy completamentamente de acuerdo con la opinión del Señor de apellido Useche y creo que Ramos Allup y su grupo deben tomar una contundente reacción que deje en alto la confianza que en todos ellos depositó este noble pueblo. Ya está bueno de tanto abuso y villanía, ya es hora de quitar caretas a quienés se burlan abiertamente de la voluntad popular. Hasta cuando señores, en sus manos está.

Mister Caruso
25 de abril, 2016

La Asamblea debe legislar y dictar nuevas leyes que dejen sin efecto esos atropellos a la Constitución de la Sala Inconstitucionl, que no puede ser quién mande en Venezuela, porque su función es velar por la aplicaciòn y respeto a la Constitución, todo lo contrario a la que hace que por ello la convierte en una Sala Inconstitucional. La Asamblea tiene la facultad por la vía legislativa de aniquilar atodas esas violaciones de la Constitución pornunciadas por la Sala Inconstitucional. Lo que hay que hacer es devanarse los sesos para encontrar esa salida. Pero Henry es bastante inteligente y conocedor profundo del derecho , y puede liderar a la A N ppor ese camino. Pero háganlo, pronúnciense mas que la Inconstitucional, hagan análísis jurídicos claros y bien sustentados en la Constitución y las Leyes que demuestren la incostitucionalidad de la mal llamada Sala constitucional.

Jose De Jesus Moy
25 de abril, 2016

quien rayos posu a los diputados en sus puestos??? el puebloo!! el pueblo quiere un cambioo!!! quiere una mejora como para que ahora las decisiones del pueblo las tome a las malas el puto T.S.J Como si ellos fueran sido elegidos por el puebloo!! ellos son puesto por el presidente… no por el pueblo!! respeten la decision del puebloo!! respeten la soberania y la constitucion no violen nuestra palabra y derecho….REVOCATORIO YA……

paul
25 de abril, 2016

El Tribunal Supremo de justicia ahora funge como presidente de la Asamblea Nacional,dicta normas de funcionamiento, de apertura, condiciones del debate, tiempo de secciòn , puntos a tratar jajaja han visto semejante Barbaridad jurídica, pendejos todavia no se dan cuenta que estamos ante vulgar Golpe de Estado.

MIRIAM MARTINEZ
25 de abril, 2016

Está claro para todos que vivimos en una Dictadura disfrazada de Democracia. Si para todos ellos hay que llevar a discusión y esperar eternamente para que se lleve a cabo una decisión, porque va en contra de sus intereses partidistas? Que espera la AN para nombrar otra TSJ que no representa los intereses del pueblo y fue elegido a dedo por el Revocado Maduro. Me pregunto, no cabe solicitar el enjuiciamiento del Presidente por tomar y regalar, y que como ayuda humanitaria, patrimonio de la Nación sin previamente solicitar si los recursos existen y estamos en condiciones para hacerlo, cuando nuestro país está muriendo de hambre y de mengua. De acuerdo con JORASEMA debemos empezar la pelea ya y darle por todos lados. Está gente se aprovecha de nuestra nobleza. Denunciemos legalmente y ante el mundo a estos FASCISTAS, que quieren atornillarse en la silla y matar a este pueblo. Ellos tienen las armas y nuestros recursos y lo utilizan en contra de nosotros. BASTA YA DE TANTA SUMISIÓN.

daniel
25 de abril, 2016

señor ignacio me gusta su analisis pero creo que olvida que en nuestro pais el TSJ o anteriormente la CSJ siempre han tenido la ultima palabra ,recuerda en el año en que este tribunal declaro que”ERAN MILITARES PREÑADOS DE BUENAS INTENCIONES ” entonces hoy se quejan porque les hacen lo mismo ? no deberian porque como dice dice un refran : verdugo no pide clemencia .hay algunos puntos en que puedo estar de acuerdo y defender su postura o reflexion no importa pero en el analisis me gustaria mencionara la ley de amnistia y explique esta ley aprobada por esta asamblea ,tambien usted cree viable la ley de cesta ticket para nuestros pensionados ? sobre cual argumento se basa esta ley ? en la necesidad de comprar mas ? quien cree usted que va a pagar esos bonos ? es el pueblo señor ignacio y la ley de amnistia busca liberar a delicuentes de todo tipo .muchas gracias y hasta luego .

pedro amarista
26 de abril, 2016

no se requiere ser jurista para reconocer los pronunciamientos sesgados del TSJ, quien desconoce la voluntad del soberano y hace prevalecer la voluntad del prepotente e incapaz del presidente mas corrupto e ineficiente que a tenido la Republica desde su independencia.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.