#UnaFotoUnTexto

Emoción; por Milagros Socorro // #UnaFotoUnTexto

Por Milagros Socorro | 27 de agosto, 2017
Imagen del Archivo Fotografía Urbana

Imagen del Archivo Fotografía Urbana

A los ojos de hoy, año 2017, cuando en Venezuela se han hecho cotidianas las muertes de niños por desnutrición o causas asociadas a esta dolorosa carencia, este niño se ve un poco sucio, da la impresión de que tiene más horas en la calle de lo que corresponde a una criatura de su edad, unos 4 años, pero no está abandonado ni mucho menos. El perfil de la mejilla, el brazo y el cuerpecito dibujado en la ropa –hombros y cadera-, son todos muestra de buena complexión, alguien debe estar a cargo. Pero la mejor evidencia de que este niño tiene buena alimentación y los cuidados de algún adulto es la curiosidad, su capacidad de observación y deseo de aprender. Aún no sabe leer, pero le han llamado la atención las fotos del improvisado reclamo publicitario.

El fotógrafo, cuya identidad ignoramos, quiso retener el instante en que un chiquillo en edad pre-escolar demoraba su ascenso de un escalón callejero para contemplar la imagen de un escuadrón de uniformados a caballo, de unos hombres en actitud determinada o de un galán que besa las sienes de una mujer pálida y rendida. Es la foto dentro de la foto. Para el autor de esta gráfica -y para nosotros- es evidente que el muchachito puede saber que allí se anuncia una película, pero es completamente ajeno al hecho de que en ella aparece Gary Cooper, para el momento una de las más grandes estrellas del cine norteamericano.

La cinta que el cine Tropical presentó un lunes, a las 7 y media, que aquí se anuncia como “Los siete jinetes de la victoria”, es Northwest Mounted Policie (La policía montada del Canadá), dirigida por Cecil B. DeMille, en 1940, para el estudio Paramount Pictures, que tuvo en ella su película más taquillera de 1941, cuando fue estrenada. Era el primer film en tecnicolor de DeMille para la Paramount. Pero, claro, habrán pasado unos años para que la película llegara a este cine Tropical, que creemos que es el de Maiquetía, aunque también había salas con ese nombre otras ciudades de Venezuela, como en Punto Fijo y San Felipe, Yaracuy.

Esta que vemos, propiedad del Archivo Fotografía Urbana, debe ser una de varias imágenes en serie. Muy probablemente, el autor tomó otras, pero copió aquella en la que el niño se ha movido lo suficiente para dejar ver la palabra “Emoción”, que el publicista anotó, ya al final, sin riesgo a equivocarse.

La gráfica es parte de la Corototeca, fondo creado, en 1931, por el periodista, historiador y cronista de Caracas, Caremis (acróstico de Carlos Eduardo Misle). En esa variopinta colección reunida a lo largo de siete décadas por Caremis (Caracas 14 de marzo de 1924 – l6 de febrero de 2004) había muchas fotografías, incluidas las de importantes figuras, como Federico Lessman y Luis F. Toro (Torito), quienes documentaron retratan la Caracas del finales del XIX y principios del siglo XX; pero también revistas y recortes de prensa, postales, barajitas, tarjetas de vista, libros raros, películas, almanaques y objetos de muy diversa naturaleza. Era una memorabilia orientada por el sentimiento más que por cualquier cálculo.

Caremis debe haber quedado prendado por esta estampa de un niño de pantalones tiznados que mira a lo alto en busca de acción, éxito y emoción.

Milagros Socorro 

Comentarios (4)

Alcides Medina
28 de agosto, 2017

En Maracay, Estado Aragua, hubo un cine Tropical.

Jose Fonseca
28 de agosto, 2017

Cuando estábamos en la escuela salíamos al recreo a retozar, jugar librao, loco escondido, fusilao, entre muchos otros juegos que implicaba correr, saltar, arrastrarse, etc , lo que significa que muchas veces llegabámos a la casa vuelto un coleto que este niño de la foto vestía decente, pero teníamos salud, buena alimentación y felicidad

Jose Espinoza D
4 de septiembre, 2017

A propósito de emoción:

En 1941, el que escribe tenía 10 años y vivía en una Maracaibo cercana a los 200000 habitantes cuando esta película de la Paramount fue estrenada en el Baralt, su nombre original bien lo dice la Sra. Socorro se refiere a la Policía Montada del Canadá estrenada en Regina, Saskatchewan el 21-10-1940, un día después en USA, un engaño pues la producción no estuvo un día en Canadá. Los mexicanos le cambiaron el nombres en 1941 para su estreno ocurrido el 29 de enero de 1941, los portugueses la llamaron “Os sete cavaleiros da Vitoria”. Eso era irrelevante para mi edad, lo que importaba residía en ser una película vaquera en colores, y hasta allí llegaba lo emocionante del culebrón en cuestión. En esa época una película a tecnicolor era una rareza, de hecho fue la segunda que vi, y fue en el Nuevo Circo de los Ludovic la entrada 0.30 céntimos de bolívar . Del reparto recuerdo además del veterano Gary Cooper (1901-1961) que comenzó en el cine silente, a la Goddard y dos novatos Robert Ryan y Rod Cameron. En Maracaibo funcionó del 45 en adelante un cine Tropical, por Las Veritas que está eliminado como el de la foto, por el hecho de que era un corralón con una sola localidad y el aviso sugiere dos precios de la entrada, creo que en Valencia hubo un Tropical que ubico en la calle Bolívar, hoy Avenida a una cuadra de la Plaza Bolívar, los valencianos tienen la última palabra.

Jose Espinoza D
5 de septiembre, 2017

La única emoción era que la pelicula era en colores no en balde está rankeada entre las 50 peliculas peores de la historia. En Maracaibo existió un Cine Tropical en la esquina de Veritas y Belloso, en su lugar hoy hay una funeraria.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.