Blog de José Ignacio Hernández

El TSJ volvió a declarar en desacato a la AN a pesar de la desincorporación de los diputados; por José I. Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 24 de noviembre, 2016

sala-constitucional-640-por-417

Casi en simultáneo con los los rumores sobre el congelamiento del diálogo Gobierno-MUD y con el llamado del Gobierno para que la MUD cumpla con los acuerdos anunciados el pasado 12 de noviembre, la Sala Constitucional publicó su sentencia N° 952/2016, en la cual no sólo ratificó la constitucionalidad de la prórroga del Decreto de Emergencia Económica, sino que además, reiteró que la Asamblea Nacional está en desacato, a pesar de la desincorporación de los diputados de Amazonas. Veamos el caso:

1. ¿Cuál fue el acuerdo en relación con los diputados de Amazonas?

Conviene recordar que en el texto del acuerdo Gobierno-MUD se “acordó avanzar en la superación de la situación de desacato de la Asamblea Nacional dictada por el Tribunal Supremo de Justicia”. La redacción es muy poco clara y deja muchas preguntas abiertas. Lo único que parece claro es que ambas partes aluden a las decisiones de la Sala Electoral y a la Sala Constitucional que declararon a la Asamblea Nacional en desacato, al sesionar con los diputados de Amazonas incorporados. Una situación de desacato que, recuerdo, ha llevado a la Sala Constitucional a anular toda la actuación de la Asamblea.

Lo que no quedó claro es qué quiere decir la frase “avanzar en la superación de la situación de desacato”. ¿Cómo se “supera” esa situación? En el comunicado de la MUD sobre el diálogo con el Gobierno se indicó dentro de los logros alcanzados la realización de elecciones en Amazonas. Sin embargo, por ahora, ello no es posible: ni los diputados de Amazonas han renunciado, ni la Sala Electoral ha concluido el juicio de nulidad en contra de esas elecciones.

En realidad, el mecanismo a través del cual la MUD “superó” la situación de desacato fue a través de la desincorporación de los diputados de Amazonas, lo que sucedió el pasado 15 de noviembre.

¿Esa desincorporación es suficiente para “superar” la situación de desacato? Sí es suficiente. Recordemos que lo que ha objetado el TSJ es que la Asamblea Nacional sesione con los diputados de Amazonas incorporados. Luego, si esos diputados se desincorporan –por así manifestarlo a la Asamblea Nacional- cesa la condición que, según el TSJ, generó el desacato.

2. Cuando el río suena… 

Sin embargo, el domingo 20 de noviembre el Gobierno advirtió que la MUD no estaba dando cumplimiento al acuerdo, pues la desincorporación de los diputados de Amazonas debía hacerse en “plenaria y por escrito”.

Resulta ser que la desincorporación de esos diputados cumplió esas dos condiciones: los diputados anunciaron por escrito su desincorporación, la cual fue leída en plenaria junto con el orden del día. Ciertamente, esa desincorporación no se sometió a votación de la Asamblea, simplemente pues no era necesario: solo los diputados podían decidir desincorporarse, sin que la Asamblea pueda aceptar o negar esa desincorporación.

Como en muchos otros casos, esta advertencia del Gobierno fue, más bien, el anticipo del actual conflicto.

3. La Sala Constitucional respalda al Presidente. 

La sentencia N° 952/2016 de la Sala, que fue aprobada el 21 de noviembre, pero en realidad, fue publicada después, respalda, casi que literalmente, la advertencia formulada por el Presidente el 20 de noviembre: la Asamblea Nacional sigue en desacato, a pesar de la desincorporación de los diputados de Amazonas.

Para la Sala Constitucional, el 11 de enero de 2016, mediante “un acto formal realizado en la Asamblea Nacional y sometido a previa consideración y decisión de ese órgano” se habría acordado la desincorporación formal de esos diputados. Inclusive, para la Sala, ese día se habrían dejado “sin efecto los actos por ese cuerpo legislativo dictados desde su instalación”.

Como la desincorporación de los diputados de Amazonas anunciada el 15 de noviembre no fue formalmente aprobada en la Asamblea, esa desincorporación no produciría efectos. Con lo cual se mantendría el desacato.

Es decir, la Sala Constitucional, en su sentencia, respaldó casi textualmente lo que el Gobierno había advertido el 20 de noviembre, y que fue luego reiterado el 23, al señalarse que la MUD no estaba dando cumplimiento al acuerdo.

4. ¿En verdad se mantiene el desacato?

Ni la posición del Gobierno, ni mucho menos, la sentencia de la Sala Constitucional, interpretan adecuadamente los hechos.

En efecto, el 11 de enero, al contrario de lo que dice la sentencia de la Sala Constitucional, no se realizó ningún acto formal de desincorporación. Como pude explicar aquí en Prodavinci, lo que sucedió fue que el martes 12 de enero los diputados de Amazonas anunciaron a la Junta Directiva de la Asamblea, por escrito, su decisión de desincorporarse. Luego, en la sesión del 13 de enero, se leyó el dispositivo de la sentencia de la Sala Electoral que había declarado el desacato y ordenado la desincorporación de los diputados. Como puede verse en el video de esa sesión, luego de leerse esa sentencia, el Presidente de la Asamblea admitió que la Asamblea estaba acatando, cumpliendo u observando esa sentencia.

Y eso fue todo.

Nunca hubo, pues, ningún acuerdo de la Asamblea aprobando la desincorporación de esos diputados. El asunto, ciertamente, fue planteado en el pleno de la Asamblea, pero sin que ello respondiese a la necesidad de aprobar un acto formal de desincorporación.

En todo caso, la Asamblea Nacional no tiene competencia para aprobar la “desincorporación” de los diputados de Amazonas, simplemente, pues esa figura de “desincorporación” no existe, como ya explique en Prodavinci. La desincorporación de esos diputados es una decisión personal, que en modo alguno tiene que ser “aprobada” por la Asamblea.

5. ¿Se reconocerá a la Asamblea Nacional si cumple con esta nueva exigencia? 

Si abordamos este problema desde una perspectiva práctica, sin duda, podríamos concluir que no es eficiente que la Asamblea Nacional discuta este punto con la Asamblea: en el ping-pong constitucional que tenemos desde enero, la Sala se impondrá para exigir que la desincorporación sea aprobada formalmente.

Con lo cual, una solución práctica sería que la Asamblea “apruebe formalmente” la desincorporación de los diputados de amazonas, a fin de poner fin a la “situación de desacato” y lograr así reconocimiento de ese órgano.

Sin embargo, sería un error pensar que eso sería suficiente.

En efecto, más del 80% de las sentencias que la Sala Constitucional ha dictado en contra de la Asamblea, no se basan en tesis del desacato. Esto significa que, incluso superado ese desacato, la Sala Constitucional podría mantener su línea de anular y desconocer todo lo actuado por la Asamblea.

Para muestra, un botón: la propia sentencia N° 952/2016. Como expliqué, la Sala señaló que la Asamblea se mantenía en desacato, con lo cual, la improbación del Decreto de Emergencia Económica era nulo.

¿Significa ello que de no haber estado en desacato, según dijo la Sala, se hubiesen reconocido los efectos jurídicos de esa improbación? La respuesta es negativa: la propia sentencia se encargó de recordar que, más allá del desacato, y en cualquier caso, la improbación del Decreto por la Asamblea no genera efectos jurídicos.

Es decir: a la Asamblea, si no la agarra el chingo, la agarra el sin nariz. Aun cuando la Asamblea apruebe formalmente la desincorporación de los diputados de Amazonas y la Sala Constitucional considere que la situación de desacato se superó, esta podrá seguir desconociendo las funciones de la Asamblea Nacional, invocando cualquier otra razón. Así lo ha hecho en más del 80% de los casos.

¿Conclusión? Que más allá del detalle formal de la desincorporación de los diputados de Amazonas, para lograr el reconocimiento de la Asamblea es necesario que la Sala Constitucional cambie de criterio, o que se cambie a la Sala Constitucional.

 

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (8)

Martin
24 de noviembre, 2016

Excelente análisis Dr. Hernández. Lo malo de todo esto, es que lamentablemente estas acciones nos dan la razón a los que estamos escépticos con el “diálogo”. Hubiese preferido haberme equivocado.

Alfredo Gomez
24 de noviembre, 2016

Saudos Jose. En todo caso, esa “desincorporacion” se apruebe formalmente, aceleraria el hecho de que la Sala Electoral concluya el juicio de nulidad en contra de esas elecciones y puedan asi realizarse nuevamente? Aun cuando signifique “reconocer” la elaboracion del fraude, podria esa accion ayudar a “superar” ese problemita de los 113?

carlos antonio viña
24 de noviembre, 2016

Esta oposición no le hace caso al pueblo se le viene diciendo que el gobierno le dio la patada al coroto aquí se hace lo que dice el gobierno aquí ya no existe legislativo señores para que entregaron el revocatorio ustedes parecen unos niños

Alfredo Milano
24 de noviembre, 2016

La “Asamblea” mayoritariamente de la oposición sufre de miopía política. Todavía no de acostumbraba a ser la mayoría y quiere ser minoría como sea, para justificar que no puede hacer las ccosad

Pedro Ebano
25 de noviembre, 2016

1ero Pertimos de un supuesto negado.Nunca hubo desacato No hay prueba contra diputados de Amazonas quienes ya habian sido proclamados. 2do La decision inconsulta de la MUD de desincorporar a diputados electos legalmente, ante las aberrantes decisiones de un TSJ ilegal, no pueden sino considerarse traicion y violacion evidente de la CRBV por parte de la MUD. 3er La desincorporacion de los diputados de Amazonas dificilmente puede llamarse voluntaria, pues fueron presionados por la MUD algo ilegal. De paso, no es verdad que la AN no puede negar la desincorporacion. Si la puede, pero no la quiere negar, porque es parte de los acuerdos traidores coonvertir en criminales electorales a los diputados, lo que conlleva a que TSJ ilegal los inhabilite por fraude. Ultimo, basta de analisis de una situacion que no tiene otro nombre que una burla a coro de la MUD-PSUV para los anhelos y derechos del pueblo opositor. Lo demas es leguleyismo abstracto sin ningun valor.

Oscar
25 de noviembre, 2016

Son unos demonios sueltos pero agarrados del poder, y definitivamente el dialogo al único que le sirvió fue al mismísimo gobierno, que error desde mi humilde punto de vista.

Kondorito Konstitución
25 de noviembre, 2016

Lo único que está claro es que La Sala “Constitucional” del Tribunal Supremo del “Pesuv”, al prohibirle a los amazonenses tener representación en la Asamblea Nacional, convirtió al Estado Amazonas en Territorio Amazonas, o República de Amazonas, o Estado Libre Asociado de Amazonas, o Estado Independiente de Amazonas, o…

Oscar
25 de noviembre, 2016

Por eso considero que fue un eror el dialogo, cómo dialogar con un grupo de personas que ejercen el poder del Estado que se basan constantmente en un sin fin de triquiñuelas jurídicas para garantizar su mantenimiento en el poder ya establecido.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.