Blog de José Ignacio Hernández

¿El “Plan de la Patria” es una Ley?, por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 4 de diciembre, 2013

planpatria

Cuando la Asamblea Nacional aprobó el llamado “Plan de la Patria”, el 3 de diciembre, se anunció que esa aprobación se realizó mediante Ley. Es decir, que el “Plan de la Patria” era una Ley. Esa afirmación se reiteró cuando el Plan fue entregado al Presidente de la República un día después.

¿Pero realmente el “Plan de la Patria” es Ley?

¿Qué es la Ley? Lo primero que debemos tener claro es qué es una Ley. De acuerdo con el artículo 202 de la Constitución, la Ley es el acto dictado por la Asamblea como “cuerpo legislador”. Esto quiere decir dos cosas: primero, que la Ley es, en sentido material, un conjunto de normas jurídicas que dicta la Asamblea; segundo, que la Ley, como acto de la Asamblea actuando como “cuerpo legislador”, debe ser consecuencia del procedimiento de formación de la Ley establecido en la Constitución y que requiere, al menos, dos discusiones.

La aprobación del “Plan de la Patria”. El llamado “Plan de la Patria” es, en realidad, el Plan Nacional de Desarrollo correspondiente al período 2013-2019 y que el Presidente de la República debe elaborar para su “aprobación” por la Asamblea, de conformidad con el numeral 18 del artículo 237 de la Constitución. Esta atribución de la Asamblea se reitera en el artículo 187, numeral 8 de la Constitución. De acuerdo con esa norma, la Asamblea Nacional debe aprobar las líneas generales del Plan Nacional de Desarrollo.

¿La aprobación del “Plan de la Patria” por la Asamblea equivale a una Ley? Ya sabemos que, de acuerdo con la Constitución, el “Plan de la Patria” debía ser aprobado por la Asamblea. ¿Pero equivale esa aprobación a una Ley? La respuesta  a esa pregunta es negativa: la aprobación del “Plan de la Patria” por la Asamblea no equivale a una Ley.

No todo acto que dicta la Asamblea Nacional es una Ley. Hay, así, los llamados “actos parlamentarios sin forma de Ley”. ¿Y qué es eso? Sencillo: son actos que dicta la Asamblea Nacional, en ejercicio de sus atribuciones constitucionales, pero que no son Ley porque no tienen contenido normativo ni se dictaron por medio del procedimiento de formación de las leyes.

La Asamblea Nacional aprobó el “Plan de la Patria” por medio de un “acto parlamentario sin forma Ley”. En efecto, la aprobación no tiene carácter normativo. Es decir: la Asamblea no dictó un conjunto de normas jurídicas pues, simplemente, decidió aprobar las líneas generales del Plan Nacional de Desarrollo presentado por el Ejecutivo. Además, cabe acotar que la aprobación del “Plan de la Patria” no siguió el procedimiento de formación de Leyes: no hubo dos discusiones ni mucho menos consulta pública en el seno de la Asamblea Nacional. En realidad, ese procedimiento no era aplicable por una razón: la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo no es una Ley. Así que, de acuerdo con el artículo 126 del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, la aprobación es un acto distinto a la Ley.

¿Y el “Plan de la Patria” es vinculante para todos? El “Plan de la Patria”, como Plan Nacional de Desarrollo, no es un instrumento jurídicamente vinculante para los ciudadanos, en el sentido que no impone restricciones coactivas de forzosas cumplimiento. En realidad, la aprobación del Plan por la Asamblea se estableció como una herramienta de control político sobre el Gobierno, no para hacer del Plan un instrumento de ordenación coactiva de la sociedad. Pretenderlo, además, sería peligroso, pues le permitiría al Gobierno ordenar la sociedad a su antojo, en detrimento del pluralismo democrático.

¿Quiere decir que la aprobación del “Plan de la Patria” es irrelevante? Que la aprobación del Plan no tenga la fuerza vinculante de la Ley no quiere decir que su aprobación sea irrelevante. Todo lo contrario: la aprobación del Plan habilita al Gobierno para ejecutar ese programa a través de actos y decisiones jurídicas que serán vinculantes. No es descabellado pensar, además, que en ejecución de la amplísima (e inconstitucional) Ley Habilitante, el Gobierno dictará Decretos-Leyes que concreten el contenido del Plan.

Por eso es una tarea importante analizar ese Plan y comprender el alcance de las profundas transformaciones que propone, pues en no pocos casos contraría a la Constitución, algo que trataremos en futuros posts.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (2)

leonardo torres
7 de diciembre, 2013

O ¿Cómo vivir en un país donde el gobierno y el órgano legislativo no respetan la constitución de la que deberían ser garantes? ¿Y donde ningún otro órgano estatal independiente puede oponerse al mal uso de la constitución? ¿Donde sólo la voluntad del detentor del poder tiene fuerza de ley, por fuera de toda discusión “democrática”?

Jose A Reyes
15 de diciembre, 2013

En respuesta al comentario anterior: Usando tu vida para hacer que las cosas cambien. Las ideas y su poder! los ciclos inician y acaban. Lo que nunca puede claudicar es la conciencia de quien observa la realidad desde una perspectiva perfectible. Este blog es una prueba que existe dentro de la heterogeneidad de nuestra sociedad gente que se responsabiliza de crear “CONCIENCIA”

Grandioso articulo profesor Hernández

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.