Blog de Michael Penfold

El nuevo juego de poder en Venezuela: de la ruptura al impasse constitucional; por Michael Penfold

Por Michael Penfold | 1 de abril, 2017

luisa-maduro-moreno-1

El gobierno subestimó las consecuencias que tendría en el plano internacional, y también dentro del chavismo, las decisiones judiciales 155 y 156 emitidas por la Sala Constitucional, que disuelven formalmente las competencias y la autonomía parlamentaria de la Asamblea Nacional. El hecho que las deliberaciones de la OEA, que se realizaron a comienzos de esta semana para discutir el informe de Almagro sobre Venezuela, hubiesen terminado con una declaración conjunta de 20 países en vez de una resolución definitiva para activar la Carta Democrática, fue interpretado equivocadamente como un gran triunfo de la revolución así como una gran oportunidad para terminar de abrogarse a través del sistema judicial todos los poderes políticos y financieros de la Asamblea Nacional.

La reacción e indignación internacional frente a la evidente ruptura constitucional que implicó, tan sólo horas después de finalizar la sesión de la OEA, la liquidación de una institución legislativa que ya se encontraba en terapia intensiva, tomó al gobierno por sorpresa. En poco tiempo, el gobierno descubrió que la restricción internacional era mucho más severa de lo que ellos mismos se imaginaban. Incluso, países como Colombia, que habían mostrado por razones evidentes mucha cautela en el manejo del asunto venezolano, promovió una protesta abierta comunicada por el propio Presidente Santos sobre la gravedad de la decisión adoptada por el Tribunal Supremo de Justicia, catalogándola como inaceptable. La Presidente Bachelet, quien también se había mantenido en silencio frente al colapso democrático del país —a pesar de que su cancillería había adoptado una actitud vocal más crítica frente al desarrollo de los eventos venezolanos— terminó por aceptar durante una visita oficial a España, lo delicado de la situación.

Pero lo que el gobierno nunca se imaginó es que la restricción más importante vendría desde el interior del mundo chavista. El gobierno subestimó, mucho más que el nivel de irritación internacional, el impacto que las fricciones generadas por la disolución de la Asamblea Nacional podía llegar a producir dentro de sus propias esferas de poder, encontrándose con una Fiscal General de la República que inmediatamente ventiló su opinión sobre las implicaciones tan atroces que se derivaban de unas sentencias judiciales que alteraban de raíz el orden constitucional. Evidentemente, la Fiscal General no emitió esta opinión sin el apoyo político de otros factores relevantes, que seguramente compartían las mismas inquietudes frente a la desviaciones del gobierno nacional.

Todo esto hace pensar que el universo chavista comienza a parecerse cada día más al peronismo argentino, con facciones internas cada vez más encontradas y con opiniones contrapuestas, pero siempre compartiendo la sempiterna marca de la revolución bolivariana. Pero para quienes dentro del mundo opositor dudaban de la existencia de los moderados chavistas: pareciera que dentro de la revolución continúan anidándose algunas importantes fuerzas democráticas. Y es evidente que estas corrientes del chavismo prefieren a un poder ejecutivo restringido por algunas reglas básicas que a un presidente sin ningún tipo de controles legislativos.

El presidente Maduro ahora tiene que enfrentar una realidad sumamente compleja y a un grupo chavista que probablemente sea mucho más poderoso que la misma oposición (cuyos partidos lamentablemente muestran un gran músculo electoral, pero hasta ahora han revelado muy poco tino político). Después de la arbitraria suspensión del referéndum revocatorio ocurrida el 20 de octubre del 2016, la oposición optó por desconectarse irracionalmente de su propia base de apoyo ciudadano, y frente a la magnitud de la nueva crisis que implicaba la disolución definitiva del Parlamento, no pudo movilizar rápidamente a la sociedad venezolana que cada vez se muestra más confundida y agobiada por la crisis económica nacional. Si bien la oposición venezolana no tiene un problema de popularidad —todos sus candidatos están en capacidad de ganar una elección presidencial—, comienza a experimentar un profundo problema de credibilidad.

Es así como el gobierno del presidente Maduro no tiene otra alternativa que manejar políticamente la opinión emitida por Luisa Ortega Díaz. La confrontación no será amigable pero tampoco será un conflicto directo. El gobierno ha escogido el Consejo de Defensa de la Nación para dirimir esta controversia interna. La consecuencia o el riesgo más grave para el gobierno es que las palabras de Ortega Díaz le permita a los organismos internacionales contar con la opinión autorizada, nada menos que de la Fiscalía General de la República, para declarar formalmente el colapso de la división de poderes y el cese del funcionamiento de la democracia en Venezuela. Es por ello, que no es descabellado pensar, que en un esfuerzo dirigido a disminuir los altos costos internacionales en los que comienza a incurrir el gobierno nacional, el chavismo se vea obligado a retractarse así sea parcialmente. De modo que a nadie le debería sorprender, si el Tribunal Supremo de Justicia en pleno, revoca o suspende por algún tecnicismo interpretativo las sentencias de la Sala Constitucional. Y esto es precisamente lo que explica por qué el presidente Maduro en cadena nacional, en la noche del 31 de Marzo de 2017, aceptó que lo que ocurrió como consecuencia de las abyectas sentencias que terminaron por disolver la Asamblea Nacional —que fueron ampliamente avaladas por el Tribunal Supremo de Justicia así como abiertamente criticadas por la fiscal Luisa Ortega Díaz y que él mismo como Presidente de la República dice ahora desconocer en detalle—, fue un impasse y no una ruptura del hilo constitucional.

Lamentablemente, la resolución de este problema no es un asunto semántico que pueda aclararse simplemente con distinguir entre impasse y ruptura: pues detrás de todo estos trágicos eventos comienza a reflejarse un importante cambio en el juego de poder. Un juego en el que el madurismo, en su esfuerzo por concentrar cada vez más poder político en la presidencia, pareciera comenzar a estar más restringido por las fuerzas internacionales y por las mismas fisuras internas del chavismo, que por la propia capacidad de movilización de la oposición. Y esta es sin duda la paradoja más llamativa del momento histórico en el que vivimos. Una paradoja que para todos continúa siendo un misterio: sobre todo para la sociedad venezolana en su conjunto.

Michael Penfold es Investigador Global del Woodrow Wilson Center, Profesor Titular del IESA en Caracas y Profesor Invitado de la Universidad de Los Andes en Bogotá. Es Ph.D de la Universidad de Columbia especializado en temas de Economia Politica y Politica Comparada. Fue Director de Politicas Publicas y Competitividad de la CAF Banco de Desarrollo de America Latina. Es Co-autor junto con Javier Corrales de Un Dragon en El Tropico: La Economia Politica de la Revolucion Bolivariana (Brookings Institution) que fue seleccionado por Foreign Affairs como mejor libro del Hemisferior Occidental. Autor también de Dos Tradiciones, Un Conflicto: El Futuro de la Descentralización (Mondadori) Editor del Costo Venezuela: Opciones de Politica para Mejorar la Competitividad y Las Empresas Venezolanas: Estrategias en Tiempo de Turbulencia.

Comentarios (21)

Edgar Leonardo
1 de abril, 2017

en mi opinion esto paso la ralla y no se aceptara que solo quede en declaraciones y permitir simplemente que se quite la sentencia y continue todo tal y como estaba, eso no puede susecer, lo que debe suceder es que la fiscal actue y porque se cometio una violacion grave a la constitucion y eso se paga con carcel no con disculpas. asi que este proceso de cambio de poner orden ya comenzo y dudo que pare y mucho menos sea un pañito humedo para limpiar el auto golpe, no va a volver a pasar como lo del dialogo del vaticano esa es la realidad asi que el cambio y el orden empieza ahora porque empieza

Pedro Pérez
1 de abril, 2017

Mi impresión es que el llamado a recular vino de los cuarteles, en privado y/o a través de la fiscal. Pero eso no lo sabremos.

Corina Mondolfi
1 de abril, 2017

Excelente análisis de Michael Penfold. Me recordé de sus madre Julia Becerra.

Silvia Martínez
1 de abril, 2017

Sr. Penfold gracias por el análisis, me aclaró algunos aspectos que sólo suponía. Sin embargo difiero de Ud. porque creo que el juego es mucho mas macabro. Para mi entender, el revisar las sentencias son solo pasitos hacia atrás pero nunca para derogarlas. Siguiendo la lógica de pensamiento de esos individuos que lamentablemente siguen en el poder, siguen utilizando el lenguaje para cambiar la realidad, de hecho en el famosos consejo de DN no estaba el Presidente del Legislativo.Por lo tanto, desde hace rato estaban saltándose la CRBV y lo seguirán haciendo. El autogolpe es un hecho consumado, las sentencias eran la formalidad. Los chavistas moderados (si existen) estaban felices con el status quo y lo seguirán siendo, sus resquemores democráticos pueden ser disminuidos hasta ser borrados.El pueblo (nosotros) les sigue sabiendo a cuchita (disculpe la grosería).

Max flores
1 de abril, 2017

Buen dia, buen articulo reciba mis resoetusas felicitaciones, pero en una parte de el usted dice y cito lo siguiente : “Incluso, países como Colombia, que habían mostrado por razones evidentes mucha cautela en el manejo del asunto venezolano, promovió una protesta abierta comunicada por el propio Presidente Santos sobre la gravedad de la decisión adoptada por el Tribunal Supremo de Justicia, catalogándola como inaceptable”. Podria ilustrarme en esas razones para tal inaccion ya que para mi no son tan evidentes. Gracias

Maria Bermudez
1 de abril, 2017

!Excelente artículo! Felicito al autor por su preciso análisis y claridad mental.

Aquiles Cortina Bellini
1 de abril, 2017

Excelente opinión Michael. Pendiente del contenido que viene por allí de las sentencias 157 y 158 anunciadas en la página del TSJ hoy 01-04-2017 que te adelanto su resumen por aquí:

SALA CONSTITUCIONAL Total Sentencia Encontradas: 2 01/04/2017 Ficha de Sentencias Listado de Sentencias

N° SENTENCIA: 157 – N° EXPEDIENTE: 17-0323 Procedimiento: Aclaratoria Partes: Héctor Rodríguez Castro, en su carácter de Diputado de la Asamblea Nacional Decisión: Se Aclara de Oficio la sentencia N° 155 de fecha 28 de marzo de 2017, en lo que respecta a la inmunidad parlamentaria. Se suprime dicho contenido. Se suprime la cautelar 5.1.1 de dicho fallo. Ponente: Ponencia Conjunta

N° SENTENCIA: 158 – N° EXPEDIENTE: 17-0325 Procedimiento: Aclaratoria Partes: Corporación Venezolana del Petróleo, S.A. (CVP) Decisión: Se Aclara de Oficio la sentencia N° 156 de fecha 29 de marzo de 2017, en lo que respecta al punto 4.4 del dispositivo cuyo contenido está referido a que la Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por ésta o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho, el cual se suprime. Ponente: Ponencia Conjunta

Chuy Ortiz
1 de abril, 2017

Subestimar al adversario siempre es el peor error. Muchos creen que el Gobierno no consideró las consecuencias de las sentencias del TSJ, lo cual considero que es un error. Para mí, y para muchos otros, es que se trata de una jugada totalmente planificada, simplemente para crear la sensación de que hay separación de poderes y que estos son autónomos, lo cual sabemos desde hace mucho que no es así. Esta estrategia solo tiene como objetivo la opinión internacional, puesto que los vivimos en el País, y que vivimos la realidad de este, ya no se nos puede engañar.

Alejandro
1 de abril, 2017

Saludos,

En mi humilde opinión, creo que es otra jugada de la maquina de Shows gobiernera, quieren hacer ver la existencia de “poderes independientes en el país” para ver si de esa manera contrarrestan, la presión internacional y así hacer el retroceso de las decisiones del TSJ.

Así que creo que no es mas que eso, puro Show y distracción al mejor estilo chavista.

Edmundo Pérez
1 de abril, 2017

Tengo curiosidad en saber la forma ¿Cómo revocarían o suspenderían -por algún tecnicismo interpretativo, las sentencias 155 y 156 emitidas por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia? Por aquella circunstancia jurídica de que los jueces no pueden revocar sus propias decisiones.Repito, si los jueces no pueden revocar sus propias decisiones ¿Cómo harán para deshacerse de esas sentencias? Estimo que la misma Sala cometió un error inexcusable…

Edmundo Pérez
1 de abril, 2017

Ah. Y todos sabemos lo que implica un error inexcusable, para un juez.

blancob
1 de abril, 2017

El histrionismo de Chavez, fue la lección que eximieron sus discípulos, esto es un circo

CLAUDIA HERNANDEZ
1 de abril, 2017

Todo fue friamente calculado por la tolda oficialista, quien una vez que dicta sendas sentencias desviadas de todo orden democrático, en acuerdo informal con la Fiscal general de la República, procedieron a atacar parcialmente las sentencias de la Sala Constitucional, lo cual además implicaría otras sanciones para los magistrados quienes rompieron el orden democrático. Todo para tratar de demostrar ante la comunidad internacional que en Venezuela hay institucionalidad y división de poderes, pero esto no es cierto, la Asamblea Nacional aún no tiene las facultades que le ofrece la Constitución, toda vez que aquí se mantiene un estado de excepción de hace mas de un año y que la Constitución sólo le otorga un lapso de 180 días como máximo. Todo esta calculado y así funcionan los regímenes totalitarios y comunistas, confundir a los ciudadanos pero nosotros si sabemos que es lo que ha estado ocurriendo y ya nadie nos podrá engañar.

Eleazar González
1 de abril, 2017

Pues si es un show lo que pasó con la fiscal, pues lo acaba de complicar más para ellso mismo. Si leyeron este artículo, ahora tienen una opinión oficial fuera del poder legislativo, de nada menos que el poder ciudadano (lo cual comparto). Lo que creo que la Sra. Fiscal se está cuidando las espaldas. Recuerden que lo que está haciendo el TSJ son crímenes de lesa humanidad por lo que no prescriben, y todo poder que que se haga la vista gorda también sufrirá las consecuencias. Así como los representantes de las FANB, si es que hay uno que respaldó a la fiscal. Ahora el gobierno las tiene de perder, y volvió a calentar la calle. Ahora es que comienza en sí la negociación individual por ver quien entrega a quien.

Gabriel
1 de abril, 2017

Me parece excesivo e incluso grosero intentar lavar la imagen de doña fiscal general con líneas tales como “(…) pareciera que dentro de la revolución continúan anidándose algunas importantes fuerzas democráticas”, haciendo referencia a la mujer que vilmente negó la violación con un fusil realizada a uno de los encarcelados por protestar contra el régimen en 2014, y que ha servido de importante instrumento para perpetuar las injusticias de la dictadura.

Ya el resto, lo de “Todo esto hace pensar que el universo chavista comienza a parecerse cada día más al peronismo argentino, con facciones internas cada vez más encontradas y con opiniones contrapuestas (…)” no es algo nuevo, a lo interno las élites políticas son anárquicas, y lo hemos visto cuando se identifica a uno o a otro funcionario con ciertos grupos internos del régimen, máso menos extremistas según sea el caso, unos con más maldad que otros, pero todos malvados, todos socialistas.

Yudith Medina
1 de abril, 2017

Excelente análisis. sin embargo queda la duda si la posición de la FER, cuyo despacho en 2007 conspiro conjuntamente con los restantes poderes públicos, salvo el Electoral por razones obvias, para suplantar el Estado de derecho y de justicia, establecido en el artículo 2 de la CRBV, por el Estado COMUNAL vigente y en acción hoy pese al rechazo popular el 02.12.2007 al proyecto de reforma constitucional. De tal manera que todos los poderes públicos en Venezuela son responsables de la ruptura del orden constitucional, incluida la Fiscalía General de la República, como integrante del sistema de justicia.

Franmorar
1 de abril, 2017

Plenamente de acuerdo con el Sr. Chuy O. y el Sr. Alejandro: es solo un espectáculo dirigido al palco internacional, no a las gradas nacionales. Un fingimiento de separación y autonomía de poderes, que de facto no existe.

Oswaldo Salazar
1 de abril, 2017

Un Poder viola la Constitución, el Presidente la avala, el Consejo no actúa frente a la violación sino que solicita reconsiderar las sentencias, la Fiscal declara la ruptura constitucional. Al otro día se anula de Oficio la violación.¿La violación implica o no destitución y detención para los Magistrados de la Sala? ¿La separación del cargo del Presidente?. En la sociedad, por reacción, hubo abusos, heridos, detenciones y violaciones de DDHH. Pasó todo? Eso es todo? No hay consecuencias? No hay aplicacion de Ley y Justicia? Válgame el Señor…como decían nuestras madres!!!.

Pedro Villavicencio
1 de abril, 2017

En mi opinión, la Fiscalía y el TSJ son teclas funcionales de la misma máquina; los dedos manipuladores del poder ejecutivo las tocan a su conveniencia. Veremos las siguientes actuaciones de la fiscal general, para poder comprobar si en la práctica ella es consistente con lo que dijo. La usurpación de funciones de la AN, por parte del TSJ, ya era una práctica rutinaria y, ante el silencio generalizado,casi de anuencia, ese TJS se creyó en condiciones de hacer la estocada final, la de abolir a la AN. Ante la reacción repulsiva de la opinión nacional e internacional, esos dedos tuvieron que dejar las teclas como estaban antes.

Roberto Morán Rincón
1 de abril, 2017

Claro que teninan calibrada la reaccion internacional pero necesitan dinero y nadie se los dara sin la garantia de la asamblea o de quien la sustituyese.. y de paso pueden estar poniendo un peine para ver quienes se le alborotan y quedan al descubierto…digo yo.

Angel Contreras
2 de abril, 2017

Amigo Max flores, las “razones evidentes” a las que se refiere el columnista no son otras que económicas; Venezuela, a pesar de las trabas que el gobierno le pone a la hermana república, sigue siendo un importante socio comercial, por lo que el gobierno colombiano siempre ha sido cauto en sus posturas que contraríen a su homólogo venezolano, porque sabe que en represalia éste toma medidas orientadas mayormente a bloquear o al menos restringir el comercio binacional.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.