Blog de Efraín Ruiz Pantin

El muy oportuno silencio de Ozzie, por Efraín Ruiz Pantin

Por Efraín Ruiz Pantin | 1 de Diciembre, 2012

Por primera vez desde que fuese contratado por los Medias Blancas de Chicago el 3 de noviembre de 2003, Oswaldo Guillén no será manager de un equipo de Grandes Ligas. Guillén, recordemos, fue despedido tras solo una temporada por los Marlins de Miami. Esto a pesar de que su contrato era por cuatro campañas y que igual tendrán que pagarle 7,5 millones de dólares. La decisión no hace sino ejemplificar cómo se rompieron las relaciones entre el venezolano y sus jefes. Que tanto dinero no fuese obstáculo fue seguramente un golpe duro para un hombre con el orgullo de Guillén. Hasta ahora, ha mantenido un bajo perfil y no ha dicho mayor cosa de su salida. “No vale la pena”, escribió en un mensaje de texto cuando le pedimos su opinión hace pocos días. Pero alguien muy cercano a él reconoció lo obvio: “Está dolido y bastante. No es fácil, sabiendo que tú eres tremendo manager, que puedes hacer ese trabajo en Grandes Ligas, que alguien te diga, ‘Te voy a pagar para que no me dirijas mi equipo’. Eso no es fácil y le duele a cualquiera”.

Así, un año después de que los Marlins le ofrecieron el cielo para llevárselo de Chicago, la pregunta ahora es si el mirandino podrá conseguir, y cuándo, una nueva oportunidad como piloto. Sin pretensiones de adivinador, acá creemos que volverá a tener bajo su mando un equipo de Grandes Ligas. Es una persona joven (48 años), ganó una Serie Mundial, fue Manager del Año y a pesar de que los Marlins terminaron este año con 69-93 el récord vitalicio de sus equipos es 678-617. Oswaldo Guillén es un buen manager. Como todo piloto, tuvo responsabilidad en el desastre que fue Miami este año. Afuera de las rayas, especialmente con el episodio de Fidel Castro, no ayudó en nada. Pero es absurdo cargarle toda la culpa por un equipo que sólo anotó más carreras que los Astros, tuvo un pitcheo por debajo del promedio, un cerrador (Heath Bell) que no fue tal y que a mitad de año salió de piezas importantes.

Su despido demuestra lo que ya sabíamos: los Marlins son una organización disfuncional y venática. Cuando Guillén dijo en septiembre que todo el mundo, desde el dueño hasta los coaches, eran responsables de lo sucedido y que debían pensar por qué habían pasado tantos managers por allí, el propietario Jeffrey Loria agarró una mal de rabia. Tampoco cayó bien que dijese que la única razón para ver a los Marlins eran los turnos de Giancarlo Stanton. Nos preguntamos, ¿no sabían a quién contrataron? ¿Eso los sorprende? Claro que lo sabían. Guillén, por su parte, parece haber creído que Loria le tendría la misma confianza y la misma paciencia que Jerry Reinsdorf, el propietario de los Medias Blancas. “Nunca pensó que la situación estaba tan mal”, nos contó el informante cuando le preguntamos si Guillén se imaginaba que le mostrarían la puerta de salida.

Guillén pasará un tiempo fuera del beisbol. Probablemente consiga un trabajo como comentarista en televisión. Eventualmente, insistimos, recibirá una nueva oportunidad. Pero no será fácil. La mayoría de los equipos están optando por pilotos de otro perfil. Los Medias Blancas quedaron felices con Robin Ventura y Mike Matheny fue un éxito en San Luis. Ambos son hombres muy tranquilos y ninguno tenía experiencia previa. Weiss tampoco había dirigido en ninguna parte. Un ex campocorto que jugó 14 temporadas en Grandes Ligas, es conocido por su carácter calmado. Redmond, el sustituto de Ozzie en Miami, apenas había sido piloto en clase A. Y ya decíamos que los que suenan en Toronto -Acta, Wakamatsu y Tracy- no son precisamente los reyes de la polémica. Todo lo contrario.

Es evidente el contraste con los dos grandes pilotos despedidos este año, Bobby Valentine y Guillén. Buster Olney escribía hace poco en Espn The Magazine que en esta época, en la que todo se sabe al segundo y en la que la inmediatez de las redes sociales no deja tiempo para controlar los mensajes, los equipos buscarán managers cada vez más aburridos.

Por difícil que suene, Guillén necesita que esa parte tan importante de su personalidad –la que dice todo lo que le pasa por la cabeza- se agazape un poco. Este tiempo fuera del terreno podría ayudarle. Hasta ahora el silencio mantenido es buena señal. “Yo creo que él va aprendiendo, por eso es que no quiere hablar nada de esto. Si hubiese sido el Ozzie del año pasado, o el de hace dos años, ya hubiese sacado un libro diciendo todo”, añadió la misma fuente. “Yo sé que él no quiere hablar de nada y alborotar más las cosas porque eso, a lo mejor, le podría dañar un trabajo en el futuro”.

Como periodistas, no tener a Guillén en el terreno será una pérdida. En este beisbol cada vez más corporativo, la lengua suelta del ex campocorto era una fuente de honestidad, diversidad y candidez muy apreciada. Oswaldo se atrevía a hablar de asuntos que otros ni siquiera pensaban. Era una rareza. Por eso será una lástima no encontrarlo sentado en el dogout esperando a los medios cada tarde. Pero lo que le volverá a dar trabajo, la razón por la que alguien volvería a confiarle el manejo de un equipo, es su capacidad para liderar un clubhouse y dirigir juegos de pelota. No para ser vocero del tema candente del día.

***

Texto publicado en Meridiano

Efraín Ruiz Pantin 

Comentarios (2)

William Castillo
1 de Diciembre, 2012

Estoy en total acuardo con lo escrito por el autor de la columna y con el titulo de la misma. “El muy oportuno silencio de Ozzie”. Me imagino que el ha tenido el tiempo suficiente para meditar en lo sucedido en esta temporada, debe haberse oido asi mismo y a quienes le rodean. Cada dia aprendemos y espero como fanatico del beisbol y coterraneo de Ozzie que pueda tomar lo bueno de esta experiencia. La Palabra de Dios dice: El que ahorra sus palabras tiene sabiduria.(Proverbios 17:27) y tambien dice La Palabra de Dios: Hay tiempo de callar, y tiempo de hablar.(Eclesiastes 3:7b). Ozzie es tiempo de callar y escuchar para que obtengas sabiduria.

Oswaldo Aiffil
3 de Diciembre, 2012

De acuerdo con Efraín, no hay duda alguna de que Ozzie es un buen manager, incluso mejor que muchos de los pilotos que hay actualmente en Grandes Ligas. Nadie lo duda. Y más de un dueño está poniendo en la balanza la conveniencia de contratarlo cuando el que detenta el puesto comience a dar muestras de debilidad. Yo veo a Ozzie en un juego, lo atento que está a todo, a las posiciones de los jugadores, a los envíos del pitcher, a las sentencias del árbitro (por lo que tanto lo han botado al reclamar), por las cuentas en la pizarra, por los reportes en tiempo real del coach de pitcheo, por las señas al bateador. Es un manager completo. Atentan contra él sus polémicas declaraciones, que afectan tanto al equipo, jugadores, dueños, periodistas. Nadie se salva. Igual me consta que es un buen manager que conoce bien el juego y sabe ganar. Está en su mala hora. vendrán tiempos mejores…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.