Blog de José Ignacio Hernández

¿Cuáles son las implicaciones de un decreto de emergencia económica?; por José Ignacio Hernández G.

Por José Ignacio Hernández G. | 14 de enero, 2016

BLOG_jose_ignacio_hernandez_emergencia_14012016

El 7 de enero de 2016 el Gobierno anunció que presentaría un “Decreto de Emergencia Económica” para su aprobación por la Asamblea Nacional. El Ministro Faría, así, indicó que “el decreto de emergencia impondrá un conjunto de medidas y políticas que el Presidente anunciará de inmediato y el país escuchará desde el debate en la Asamblea Nacional”.

Ronald Balza, aquí en Prodavinci, ha analizado desde una perspectiva económica esta propuesta.

Mucho se ha hablado de este tema. Sin embargo, hay un punto previo que creo, merece ser abordado: ¿qué es, exactamente, un Decreto de Emergencia Económica?

La emergencia económica y los estados de excepción

Las noticias difundidas en torno a esta medida, a partir de los anuncios oficiales, dan a entender que la emergencia económica es una especie de propuesta que el Ejecutivo llevará a la Asamblea Nacional para poder adoptar medidas económicas. Se ha hablado, incluso, de una supuesta “Ley de emergencia económica”.

La realidad es otra.

Así, la “emergencia económica” no es un concepto que pueda ser interpretado genéricamente, como simple referencia a las medidas que puede adoptar el Gobierno ante una crisis.

Por el contrario, la emergencia económica tiene un significado preciso: se trata de una de las modalidades del estado de excepción, que puede ser acordado por el Presidente de conformidad con el artículo 337 de la Constitución.

Éste es el decreto de EmERGENCIA ECONÓMICA 320Así, cuando el artículo 338 constitucional señala que “podrá decretarse el estado de emergencia económica”, está aludiendo a que el Presidente podrá declarar un estado de excepción en materia económica.

Es por ello que la Ley Orgánica Sobre Estados de Excepción contempla a la emergencia económica dentro de los distintos estados de excepción que pueden decretarse, a fin de adoptar “las medidas oportunas, destinadas a resolver satisfactoriamente la anormalidad o crisis e impedir la extensión de sus efectos” (artículo 11).

En resumen: la emergencia económica es un supuesto de estado de excepción, conocido también como “restricción de garantías constitucionales”.  Decir que el Presidente quiere dictar un Decreto de Emergencia Económica equivale a decir que quiere restringir las garantías constitucionales.

Una situación similar −por ejemplo− a los estados de excepción dictados en ciertos Municipios fronterizos.

¿Qué puede hacer el Gobierno durante una emergencia económica? 

La emergencia económica, como todos los estados de excepción, permite al Gobierno dictar medidas equivalentes a la Ley, para regular los derechos fundamentales cuyas garantías han sido restringidas, tal y como dispone el artículo 339 constitucional.

Al tratarse de un estado de excepción en materia económica, el Decreto de emergencia económica debería restringir las garantías de los derechos fundamentales económicos, como la libertad económica y la propiedad privada, por un lapso que no podrá exceder de sesenta días, prorrogables.

La restricción de esos derechos económicos permitiría al Gobierno regular su ejercicio mediante actos similares a la Ley, ello, de acuerdo con la regulación que deberá estar contenida en el propio Decreto.

Esto quiere decir que el Decreto de emergencia económica, al restringir la garantía de los derechos económicos, permitirá al Gobierno dictar medidas equivalentes a la Ley, por ejemplo, para establecer controles administrativos.

La Ley Orgánica de Estados de Excepción contempla, así, algunas medidas que podrían ser dictadas:

− Se podrá limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad, tomar las medidas necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción (artículo 19).

− Se podrán hacer erogaciones con cargo al Tesoro Nacional que no estén incluidas en la Ley de Presupuesto (artículo 20).

− El Ejecutivo Nacional tendrá la facultad de requisar los bienes e inmuebles de propiedad particular que deban ser utilizadas para restablecer la normalidad (artículo 24).

Por ello, el Decreto de emergencia económica, al igual que los Decretos dictados en el marco de una Ley Habilitante, son Decretos-Leyes que podrán alterar la aplicación de las Leyes vigentes en materia económica, como reconoce la Ley Orgánica comentada (artículos 21 y 22).

En pocas palabras: el Decreto de emergencia económica concentra temporalmente, en el Gobierno, el ejercicio de la función legislativa, a fin de regular derechos económicos como la libertad económica y la propiedad privada.

¿Y qué puede hacer la Asamblea Nacional? 

Parte de la confusión actual se ha generado ante el anuncio según el cual el Gobierno “presentará” el Decreto de Emergencia Económica a la Asamblea Nacional.

En realidad, de acuerdo con el artículo 339 de la Constitución, corresponde al Gobierno dictar y publicar el Decreto de Emergencia Económica. Una vez publicado en Gaceta Oficial, ese Decreto se somete al control posterior de la Sala Constitucional y de la Asamblea Nacional, tal y como sucedió con los estados de excepción en los Municipios fronterizos.

La Asamblea Nacional, luego de la publicación del Decreto, tiene ocho días para considerar si aprueba o no el Decreto. Según el artículo 27 de la Ley Orgánica de los Estados de Excepción, la Asamblea deberá pronunciarse −por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros− en sesión especial “que se realizará sin previa convocatoria, dentro de las cuarenta y ocho horas de haberse hecho público el decreto”.

No obstante, de acuerdo con la Constitución la Asamblea tiene ocho días para considerar el Decreto. Si no se pronuncia en ese lapso, se entenderá que el Decreto ha sido aprobado, solo si ello se debe a un eventos excepcionales, o sean un “caso fortuito o fuerza mayor” (artículo 27).

Si la Asamblea lo aprueba, el Decreto mantendrá su vigencia, que no podrá ser mayor sesenta días. Si la Asamblea no lo aprueba, el Decreto perderá su vigencia.

La prórroga del Decreto, igualmente, queda sometida a la aprobación de la Asamblea.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (19)

Arturo Salazar
15 de enero, 2016

Pero algo que no se dice, y es que los decretos de emergencia para ser aprobados debe justificarse tal emergencia. Un estado de conmoción social justificaría un decreto de suspensión de garantías, un desastre natural de grandes magnitudes también por la crisis humanitaria presente. Una EMERGENCIA ECONÓMICA, por causas provocadas de manera INEQUÍVOCA por el actual gobierno, no tiene asidero. El ejecutivo debería presentar pruebas IRREFUTABLES de la existencia real de una GUERRA ECONÓMICA, sabemos que es puro bla bla bla. Por lo que, y espero así suceda, lo procedente es reestructurarlo como una ley de recuperación de la economía y llegar a los acuerdos pertinentes. Manteniendo a la AN en control de la ejecución de dicha ley

johan diaz
15 de enero, 2016

Segun se lee en el articulo, se debe contar con la mayoria absoluta de la asamblea para su aprobacion o negacion. Tambien se lee que el no pronunciamiento por parte de la Asamblea se entendera como la aprobacion del decreto. Ahora bien, dandose por descontado que no habra esa mayoria absoluta, debemos entonces dar como un hecho que se decretara ese estado de excepcion… por favor corriganme si me equivoco… en ese caso, si extrapolamos la situacio presentada en la frontera a este decreto, este decreto sera mas bien la culminacion del desastre economico de este regimen… ual sera entonces el pronostico para el pais?? Mas hambre, mas escacez, mas controles, mas exproliaciones…

Loli
15 de enero, 2016

Ese decreto debe ser el hazmerreir de la economía mundial

xiomara morales
15 de enero, 2016

según entendi si requiere mayoría absoluta para negarlo, lamentablemente ese decreto será un hecho consumado. ya que no tenemos esa mayoría absoluta para negarlo, y habrá un debate que al no llegar a un acuerdo transcurrirán esos ocho días y por lo tanto será de aprobación inmediata. os ea que terrible destino el que nos espera

Cesar
15 de enero, 2016

Johan Diaz, la mayoria absoluta es la misma mayoria simple, osea la mitad mas uno de los diputados, asi que la bancada opositora puede negar ese decreto si asi lo considera.

mauricio guevara
15 de enero, 2016

el decreto de emergencia economica como su nombre lo indica es por una emergencia , pero en este caso el caos total lo ha creado es el gobierno , no es nada imprevisto es una situacion que viene de hace reto, entonces cual emergencia?

arkantos75
15 de enero, 2016

Hasta cuando cheques en blanco para este nefasto gobierno en primer lugar es este mismo gobierno la principal causa de la situacion economica ademas en ninguna parte del decreto se apela a la concertacion entre el capital privado y publico, solo el estado otra vez habilitado con facultades especiales para hacer lo que mas sabe restringir, expropiar y racionar que triste solucion para un pais tan rico.

sara
15 de enero, 2016

entre otras cosas la propiedad privada otra vez azotada por los muertos de hambre y arrastrados del gobierno, también quiere decir que las pocas empresas alimenticia que están trabajando con las uñas estaran a la merced de los hambrientos y ladrones del gobierno, no mejora nada el enfermo empeoraron la cosa

henrique Meier
15 de enero, 2016

En verdad es un ejercicio de ficción, pues la emergencia económica existe de hecho creada progresivamente por el propio régimen desde hace 17 años: destrucción de las unidades productivas y sus consecuencias ya conocidas, hiperinflación, recesión, destrucción del poder adquisitivo de la mayoría del país, y otros hechos ya tantas veces denunciados.

douglas
15 de enero, 2016

Esto esta claro el gobierno tratara de comprometer a la AN para inculparla de lo que suceda se apruebe o no el decreto,si lo aprueba y sale mal los convertira en complices y si no lo aprueban les echaran la culpa de todo lo que pase , lod dioutados deben actuar con astucia , exigir que demuestren la existencia de la guerra economica y argumentar con bases solidas cualquier desicion que se tome

Carlos La Serna
15 de enero, 2016

Otorgarle poder a un régimen totalitario, es correr el riesgo que lleve al país a un mayor debacle económico y, de manera legal, pues lo aprueba la Asamblea Nacional. Habrá la posibilidad de un mayor abuso en la gestión y nadie puede esperar beneficios para el país.

lincoln martinez
15 de enero, 2016

Que se logrado con los decretos de excepcion aplicados a los estados fronterizos: mas contrabando, todos los negocios e industrias ubicados en esas zonas al borde de la quiebra, no se logro nada beneficioso, al incluir la palabra EMERGENCIA en el decreto solicitado indica que no se aplicaran controles de los costos y gastos; necesitamos una explicacion razonable de solicitar el decreto por 60 dias, si no han realizado nada en 16 años que van a hacer en 60 dias, a quien engañan: mas hambre, mas expropiaciones, al tener la facultad de disponer de todos los bienes de los particulares, con este decreto terminan de sepultar la iniciativa e industrias y agricultura privada y a llorar al valle. Dentro de 60 dias no habra nada que consumir.

Antonio
15 de enero, 2016

Johan, la mayoría absoluta es la que se conoce como simple, la otra es calificada. Si se tiene la mayoría absoluta

Yacobh Mittal
16 de enero, 2016

No Johan Diaz, de acuerdo al “Artículo 27. El decreto que declare el estado de excepción, la solicitud de prórroga o aumento del número de garantías restringidas, será aprobado por la mayoría absoluta de los diputados y diputadas presentes en sesión especial que se realizará sin previa convocatoria, dentro de las cuarenta y ocho horas de haberse hecho público el decreto. Si por caso fortuito o fuerza mayor la Asamblea Nacional no se pronunciare dentro de los ocho días continuos siguientes a la recepción del decreto, éste se entenderá aprobado.” se necesita la mayoría absoluta para aprobarse.

Lo que si no me queda claro es que si realmente pueden tener 8 días para discutirlo. pues pareciese que solo tienen 48 horas.. a menos que ocurra una causa mayor o un caso fortuito

Anibal L.
16 de enero, 2016

Tal como lo dice el Dr. y Prof. de Derecho Constitucional, José Ignacio Hernández, el Decreto de Emergencia Económica “no es un concepto que pueda ser interpretado genéricamente, como simple referencia a las medidas que puede adoptar el Gobierno ante una crisis”, y deja entrever en toda su disertación, que “SI la Asamblea Nacional APRUEBA el “Decreto-Ley de Emergencia Económica”, PIERDE todas LAS FACULTADES QUE ESTÁN ESTABLECIDAS EN EL ARTÍCULO 187 DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL”. Eso significa, que no tendrá “competencia para regular la aplicación del Decreto durante el tiempo en que se aplique” y a partir de ese momento, la Asamblea Nacional “estará delegando” en el Presidente de la República, “la facultad de dictar otras leyes” que él crea conveniente para la aplicación del Decreto. Coincido con las opiniones de todos los participantes en cuanto al “RIESGO” que tiene la Asamblea Nacional si “APRUEBA” el Decreto en cuestión.

Anibal L.
16 de enero, 2016

Continúo: Coincido con las opiniones de todos los participantes en cuanto al “RIESGO” que tiene la Asamblea Nacional si “APRUEBA” el Decreto en cuestión. Eso significaría, “DARLE” al Presidente de la República una “Nueva Ley Habilitante” y nosotros, la mayoría de los venezolanos, “PERDER EL ESFUERZO REALIZADO EN LAS ELECCIONES, PARA TENER LA MAYORÍA CALIFICADA DE LA ASAMBLEA NACIONAL”. Hay que leer los “Considerandos” y el “Contenido de los 10 artículos” del “Decreto-Ley de Emergencia Económica” publicado en la Gaceta Oficial Nº 6214 Extraordinario del 14/01/2016, para darse cuenta de lo que, “soterradamente”, se pretende hacerles a las organizaciones privadas y a todos los venezolanos con la aplicación del mismo.

Anibal L.
16 de enero, 2016

Continúo y termino: No se planteó un “Proyecto de Desarrollo Económico para la Venezuela de hoy”, que es exactamente lo que necesitamos ante la crisis general en que nos encontramos, con la PARTICIPACIÓN CONSENSUADA de todos los venezolanos y los Entes Públicos y Privados. “NI CON QUÉ NI CÓMO”. Es simplemente, un planteamiento más de control político y legislativo de la nación. No entienden ni quieren acostumbrarse a que, desde el 6D/2015, “VENEZUELA ES OTRA”.

Neira Arias de Walker
16 de enero, 2016

Leído el Decreto , considero: que es un arma de doble filo; el gobierno ha demostrado ser mal administrador, la crisis económica que hoy afecta al País y en consecuencia a todos los venezolanos y extranjeros, fue creada por el mismo gobierno y la misma no se soluciona con ese Decreto. El Decreto, no sustenta el ¿Por qué? de la Emergencía económica. OJO. El Decreto de Emergencia Económica, da poderes (bien disfrazado) al presidente, para terminar de derrochar los poco que queda y terminar de arruinar la economía venezolana. Me pregunto ¿ Por qué no decreto la Emergencia Económica con la Ley Habilitante que acaba de expirar? Votamos por un cambio y un cambio queremos. Que la Asamblea investigue, controle y legisle.

Sheyla Falcony
16 de enero, 2016

Para sorpresa y alivio de nosotros…todos los venezolanos ..por fin se levanta el telón de una cátedra que se había cerrado hace más de una década..me refiero a la cátedra de DERECHO…En estos momentos de la historia política del país todo gira en torno a temas jurídicos, constitucionales, es decir ..por fin !..se debate a nivel nacional sobre piedra firme.., es decir en base a Nuestra Constitución Nacional….Que Dios nos asista en esta hora maltrecha de la Patria!!

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.