Blog de Asdrúbal Oliveros

¿Cuál es el costo del crimen en Venezuela?; por Asdrúbal Oliveros y Jessica Grisanti

Por Asdrúbal Oliveros y Jessica Grisanti | 28 de agosto, 2015

¿Cuánto nos cuesta el crimen en Venezuela Una breve aproximación; por Asdrúbal Oliveros y Jessica Grisanti 640

La mayor incidencia del comportamiento criminal y violento en los últimos años se ha convertido en una gran preocupación en todo el mundo. Desde Europa del Este hasta América Latina, la violencia y la delincuencia amenazan la estabilidad social y se convierten en un gran obstáculo para el desarrollo sostenible. La preocupación con respecto al crimen es más que justificada, ya que tiene efectos perniciosos en la actividad económica y, particularmente, porque repercute en la calidad de vida de los ciudadanos que pierden todo sentido de seguridad personal y de sus propiedades.

Dentro de la literatura económica del crimen destaca el paradigma de Gary Becker[1], según el cual un acto criminal resulta de una decisión racional basada en un análisis costo-beneficio, donde los beneficios esperados pasan a ser la diferencia entre el botín y el costo de oportunidad del crimen y los costos, por otro lado, son las penalidades impuestas para castigar a los criminales. Otros estudios, como el de Levitt (1996,1997), encuentran un efecto significativo de la vigilancia policial y del castigo en la reducción del crimen.

No son sólo aspectos económicos; investigaciones más recientes destacan factores demográficos y sociales. Case y Katz (1991) concluyeron que un individuo es más propenso a cometer un crimen cuando sus compañeros también están involucrados en actividades criminales. El tema educacional en la reducción del crimen es controversial. Sin embargo, muchos estudios consideran que es un área clave para el descenso del mismo.

¿Cuánto cuesta el crimen? Una breve aproximación

 El fenómeno de la delincuencia genera costos importantes en términos de bienestar social, y aunque todos estos costos son medidos por su impacto negativo en la sociedad, éste puede manifestarse de diferentes maneras. En primer lugar, puede resaltarse el posible efecto de una elevada tasa de criminalidad en el crecimiento económico de un país. La delincuencia influye en la formación bruta de capital fijo y la productividad. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)[2] mostró que la inversión había caído como consecuencia de la violencia, 1,3% en México, 2,0% en Colombia, 2,2% en Brasil y 2,4% en Venezuela.

También influye en la acumulación de capital humano y de capital social, ya que la criminalidad deteriora las relaciones de confianza entre los miembros de la comunidad. La inversión en capital humano podría verse reducida en la medida en la cual una mayor visibilidad social de la actividad delictiva repercuta en la percepción de una menor tasa de retorno de la inversión en educación, en comparación con la tasa de retorno de la inversión en actividades criminales[3].

Para el conjunto de América Latina, algunas proyecciones apuntan a que el costo de la violencia ronda el 12,1% del Producto Interno Bruto (PIB) regional[4] . Estos cálculos incluyen diferentes tipos de costos que para el estudio del BID se agruparon en los llamados costos directos (pérdidas materiales, impacto en salud, gasto público y privado en policía, servicios judiciales y sistemas de seguridad), costos indirectos (productividad e inversión) y transferencias (valor de los bienes perdidos en robos y rescates y sobornos pagados a secuestradores). Para el caso de Venezuela el costo total de la violencia al momento del estudio era de 11,8% del PIB y, dado que la inseguridad en el país ha aumentado, nosotros consideramos que este costo en la actualidad debe ser superior al 12,5%.Costo crimen latinoamericaPor otro lado, un estudio realizado por el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) revela que en 2009, la región perdió 331 millones de años de vida, considerando la pérdida de expectativa de vida y la población. En donde Colombia, El Salvador, Guatemala y Venezuela fueron los países que presentaron las mayores pérdidas en expectativa de vida atribuibles al alto número de homicidios. El PIB per cápita que dejó de percibirse por homicidios en América Latina fue de 0,5%. Sin el alto número de muertes por homicidio, los países en América Latina habrían logrado una ganancia promedio de US$51 en el PIB per cápita, mientras que en países como El Salvador, Guatemala y Venezuela, este valor habría superado los US$70 en el PIB per cápita.

¿Qué ha hecho Venezuela?

Si el crimen repercute negativamente en el bienestar social y tiene altos costos tangibles e intangibles, ¿por qué Venezuela es uno de los cinco países más violentos del mundo? Una variable importante es la impunidad; en Venezuela, son pocos los detenidos en los casos de homicidio. Según cifras del Ministerio Público, por cada 100 asesinatos hubo sólo 2 detenidos aproximadamente. Es evidente que no hay castigo creíble y con ello se fomenta el crimen y las irregularidades, lo que se aplica a muchas otras esferas de la vida diaria, como el tránsito, donde el ciudadano común comete infracciones, ya que es inexistente la multa por ello. Lo mencionado anteriormente conduce a destacar la debilidad y baja credibilidad de nuestras instituciones.

En el tema de los incentivos, vale la pena resaltar que bajo el esquema actual en términos de salarios no hay ningún tipo de estímulo para hacer cumplir la ley. Los bajos salarios de la mano con una inflación desbordada son factores que contribuyen a una perdida cada vez mayor en términos de poder adquisitivo que mantienen los venezolanos, lo cual trae como consecuencia un incremento cada vez más importante en el costo de oportunidad asociado a formar parte de los distintos cuerpos de seguridad tanto municipales como estatales e incluso nacionales.

Es entonces que casi después de 15 años, 12 ministros del interior y 24 planes de seguridad diferentes, en el año 2015, acorde a cifras oficiales, Venezuela presenta una tasa de homicidio por cada 100.000 habitantes cercana a las 62 víctimas. Cifras cercanas pero inferiores a las presentadas por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), el cual para el 2014 estimó un número cercano a los 24.980 homicidios, a una tasa que alcanzaría los 82 asesinatos por cada 100.000 habitantes, cifra notablemente superior a la de 2003, cuando la tasa fue de 11.342 homicidios; ese fue el último año para el cual se publicaron cifras oficiales sobre este indicador. Aunque se trata de simple estadísticas, dichos números tienen que trascender a un debate público y llevarse a un plano de reflexión, especialmente para los hacedores de políticas públicas. Tal como hemos mencionado sobre los múltiples desequilibrios existentes en nuestra economía, nuestros problemas no se quedan ahí. Al igual que los económicos, cada vez más crecen los problemas sociales; no es vano entonces señalar que casi siempre en las encuestas el principal problema del venezolano es la inseguridad.

Lamentablemente, lo político también influye en este aspecto, ya que siempre se pretende implementar medidas puntuales al momento del problema. La presencia militar en actividades de seguridad ciudadana es limitada y posiblemente solo tendrá un efecto de corto plazo. La reducción del crimen exige el esfuerzo y la cooperación de los gobiernos municipal y central y el diseño de nuevas políticas públicas que aumenten el costo de cometer un crimen y refuercen la credibilidad de las penalizaciones.

///

NOTAS: [1] Premio Nobel de Economía 1992. // [2] Londoño y Guerrero, Violencia en América Latina: epidemiología y costos, 1999. //  [3] Arraigada y Godoy, Prevention or repression? The false dilemma of citizen security, Cepal, 2000. // [4] Londoño y Guerrero, Ibid. 1999.

///

ESCUCHE TAMBIÉN:

Venezuela y la economía de la corrupción // #EntreIdeasRadio; por Ángel Alayón [Audio]
briefcasecash

Asdrúbal Oliveros y Jessica Grisanti 

Comentarios (2)

José Angel Borrego
28 de agosto, 2015

En cierta ocasión, el Presidente Chávez, iluminado ignora uno por quién porque pensar que ello fue producto de su invectiva no cabe, señaló que “el turismo es el petróleo de mañana”. No del mañana, sino del día siguiente, entendiendo la moraleja. Desde luego que fue una más de sus frases, en esta ocasión extrañamente acertada, que jamás tuvo ni siquiera seguimiento informativo. Era Izarra ministro del ramo quien igual que su jefe ignoraba el significado del Turismo con T mayúscula. Ese, a mi criterio, es el más elevado precio que estamos pagando como nación y como ciudadanos. Habernos abstraído del turismo por ser un país-refugio de la delincuencia aupada, amparada y estimulada por el gobierno, nos ha llevado a ser parias ante los ojos del planeta civilizado y con sobrada razón. El turismo exige seguridad personal como mínimo. Algo que desde hace 16 años en Venezuela no es más que el recuerdo de un activo más que perdimos.

Lucho
28 de agosto, 2015

Más que el precio del crimen, que siempre es alto aunque sea mínimo, está el precio, mucho más grave que tiene que pagar nuestra realidad por ser negada. Es decir, lo que cabe más es la pregunta: ¿Cuál es el precio de negar la realidad venezolana? ¿De no ver, no querer ver, el desastre que somos cada día, la ruina en que nos afianzamos cada nueva mañana? Y en vez de reconocer eso, se dice, desde las alturas del poder, cosas absurdas, como eso de que somos “Un modelo de éxito para el mundo”.

Si la élite política (élite solo en el sentido situacional, pues no se trata de ninguna “aristocracia”, ningunos mejores que los demás, ni siquiera más cultos u honestos que los demás, sino con frecuencia todo lo contrario hasta el abismo…)reconociera que se está mal, y pidiera disculpas, paciencia, confianza para salir adelante, y los viéramos esforzarse en poner remedios y soluciones efectivas a los problemas del país, quizá eso podría explicar la fe de algunos. Tal como están las cosas, esa fe en el gobierno hoy me parece locura.

En la película “American Beauty” Kevin Spacey dice una sentencia clásica: “Nunca subestimes el poder de la negación”. En Venezuela, y desde el poder, esa sentencia significa hoy la condenación del país a una ceguera que nos está costando el futuro de décadas en adelante. Pobres nuestros hijos y nietos.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.