Blog de Alberto Barrea Tyszka

Contra el purismo; por Alberto Barrera Tyszka

Por Alberto Barrera Tyszka | 18 de septiembre, 2016
contra el purismo por alberto barrera

Protesta de la oposición para exigirle al CNE que anuncie la fecha de recolección del 20% de las manifestaciones de voluntad para activar el Referendo Revocatorio contra Nicolás Maduro. Fotografía de Andrés Kerese [16/09/2016]. Haga click en la imagen para ver la galería.

Es muy difícil ser oposición en Venezuela. Entre otras muchas cosas porque la palabra oposición está siendo permanentemente saqueada por el poder.  Durante todos estos años, desde el Estado y las instituciones,  el oficialismo se ha dedicado a desmantelar la identidad de cualquiera que se atreva a adversarlo. No se trata de un alarde improvisado. Es una prioridad del gobierno. Tal vez, una de las herencias más eficaces del modelo cubano.  Rafael Rojas ha definido de forma excelente ese proyecto donde cualquier opositor “es asumido no como adversario de un Estado, sino como enemigo de una nación” ¿Cuántos esfuerzos y cuántos recursos públicos ha utilizado el oficialismo, durante todos estos años, para deslegitimar de forma constante a la oposición? ¿Acaso no es esa la mayor inversión de este gobierno? Viven para despojar al otro de su identidad.

Es muy difícil ser oposición en Venezuela. Entre otras muchas cosas porque se necesita reinventar la política, las formas de lucha y de negociación. Porque el poder cambia las reglas de juego a su antojo y utiliza el sistema judicial con crueldad y sin pudor. Porque los liderazgos ya no pueden descansar en los medios de comunicación, porque también el oficialismo secuestró las ondas hertzianas y controla —de diversas maneras y con distintos métodos— el panorama mediático en el país. Es muy difícil ser oposición cuando la institucionalidad funciona como un maquillaje, cuando la Constitución sólo es un accesorio quita y pon. Si algo ha quedado patente en estos meses, desde el 6 de diciembre hasta hoy, es que el chavismo ha reducido al Estado a su condición más primitiva: un aparato represivo y censurador, una maquinaria opaca, incapaz de enfrentar la sucesión sin torcer la ley, crear conflictos o aplicar la violencia en cualquiera de sus formas.

Todo esto, sin embargo, no implica que no haya que generar discusiones, que no se puedan realizar cuestionamientos. Porque por supuesto que el liderazgo de la oposición se equivoca. Y por supuesto que, además, cada bando tiene su propia agenda. Y es natural, además, que la tengan. Y es natural que también, a veces, se desesperen. Llevan demasiados años tratando de sobrevivir. Si no es fácil ser oposición, por eso mismo también es necesaria la crítica. Incluso puede ser una experiencia colectivamente oxigenante. Y el debate puede y debe ser amplísimo: desde la salida en el 2014, cuyas consecuencia todavía vivimos, hasta el incomprensible regreso al país de Manuel Rosales y la aparición de Timoteo Zambrano como representante de quién sabe quién en los diálogos con el gobierno; desde la apuesta por el Revocatorio, en desmedro de las elecciones regionales por ejemplo, hasta la falta de un discurso más articulado y directo con respecto a la tragedia económica que vive la mayoría del los venezolanos; desde las legítimas aspiraciones presidenciales que pueda tener cada quien, hasta los pactos o negociaciones que se establecen o no con el oficialismo…Todo puede ser material para la polémica. Lo único que no deberíamos permitirnos es el purismo.

El purismo de aquellos que creen que los líderes de la oposición en realidad están financiados por el chavismo. El purismo de los que proclaman que es muy fácil salir del oficialismo, de los que piensan que Maduro sigue ahí gracias a un pacto con la MUD. El purismo de quienes creen que todo aquel que no piensa como ellos o es un chavista o es un infiltrado, un tránsfuga, un tibio, un amanerado ideológico, un tonto útil. El purismo de quienes, desde la peligrosísima trinchera del Twitter, saben exactamente qué hay que hacer para derrocar al gobierno. El purismo de los que sueñan con tanques voladores. El purismo de los que creen que la historia se parece a un poema de Mario Benedetti. El purismo de aquellos que sentencian que el interés personal es una cochinada, que cualquier negociación es una traición. El purismo de quienes se sienten la única oposición químicamente inmaculada frente al gobierno. De quienes siempre están un paso más delante de la realidad. De quienes son rebeldes sin ningún riesgo.

La oposición ha cometido errores. Seguramente muchos…pero no demasiados más que el oficialismo, donde también hay interés, divisiones, agendas distintas, equivocaciones mayúsculas. Pero la casta que nos gobierna los disfraza. Sobrevive a sus errores ejerciendo perversamente el poder, malversando el tiempo y el dinero de los venezolanos, manipulando todo mediáticamente, abusando de la autoridad y de la fuerza.

En medio de un país extraviado, que se quedó sin política, sin formas, mucho le cuesta a la oposición ser la oposición. La existencia de esa palabra ya esconde una épica. Y no hay otra salida que esta dificultad. El purismo es un berrinche amateur. Un lujo que sólo pueden darse aquellos que viven fuera de la historia.

Alberto Barrera Tyszka 

Comentarios (25)

Hermann Alvino
18 de septiembre, 2016

Se puede estar de acuerdo con esta visión comprensiva de la oposición organizada; pero al menos se debería haberla complementado detallando dos errores innecesarios y un nivel de pasividad que casi sugiere una pereza mental intencionada, como son: por un lado actuar a salto de mata sin pensar en la reacción del régimen, o sea improvisando, sin un plan alterno; y por otra el no haber ni siquiera asomado un plan de país, alguna idea para gobernar. Por ello, apartando esos puristas, y conscientes de la necesidad de apartar al chavismo del poder, no es que haya muchas razones para apoyar ciegamente a “esta” oposición

gerardo
18 de septiembre, 2016

Que buen articulo, yo los llamo los opositores a la oposicion

José Pirela
18 de septiembre, 2016

Claro que así es, hay gente que apuestaen la division de la oposición, te pongo ejemplos como el tal coco, general Peñaloz, todo lo ven desde aafuera facil,

Graciela Garcia
18 de septiembre, 2016

Magnífico artículo , cada punto y coma, en su justo lugar

MARIA CAROLINA ROMERO
18 de septiembre, 2016

No podría estar mejor explicado. Es correcto. Como salir a una batalla donde las armas solo las tiene el gobierno, por qué pensar tan mal de una negociación cuando esta muy claro que en diversos hechos de la historia las negociaciones siempre han sido necesarias.

Belkys
18 de septiembre, 2016

Excelente articulo, creo lo dificil que es ser oposición y que importante no perder la visión que los mayores errores son del gobierno. Pero también creo que la oposición ante sus errores puede pedir disciples o hablar con claridad para seguir adelante con más fuerza

vera omaira
18 de septiembre, 2016

Estoy de acuerdo, no podemos permitir qu gane el juego el grupo rovolucionario, había que buscar solución del problema, lo que critico a la MUD no haber tenido un plan B conociendo al psiquiatra loco y traidor del desgobierno, por lo tanto cayendo en la trampa de ellos, llevándonos a dudar de nuestro grupo que se llama MUD, pero esta compuesto por múltiples grupos con intereses competitivos entre ellos mismo. Ahora nos toca tomar las iniciativas a las victimas de todos los desmanes y seleccionar o reafirmar los dirigentes que nos deben dirigir.

@manuhel
18 de septiembre, 2016

Así es, original manera de llamarlos: “puristas”.

Hay una cuenta en twitter que parece tocar el son al que bailarán los puristas, de nombre webarticulista.

Critican todo. Rechazan todo. Pero no aportan nada, nunca.

Yo me quejo muchas veces de la falta de agenda de la Oposición, de que la MUD no parece aprender lo suficiente de sus errores, de que a veces de este lado falta la solidaridad que abunda en el otro; aunque nunca me pasa por la cabeza boicotear a la MUD.

Voto en cada elección, trato de sumar en cada marcha o llamado; y no me pasa por la cabeza buscar enemigos internos, aunque a veces provoque.

En el bando de los chavistas sale Pedro Carreño o Mario Silva y dicen cuatro locuras y los chavistas que no están de acuerdo simplemente mueren callados.

Aqui, cada vez que María Corina abre la boca a decir cosas con las cuales en la maypría no estoy de acuerdo; salen inmediatamente de la MUD a contradecirla, a atacarla, a menospreciarla.

Es tan difícil a veces quedarse callado.

Iñaki Matanza
18 de septiembre, 2016

Luis Vicente Leon en su artículo “¿Por qué Negociar un Derecho?” escribe sobre la oposición y las negociaciones con el gobierno en un tono semejante al de ABT. Muy buenos, y certeros, ambos artículos, en mi opinión.

Saludos a todos, puristas y come candelas incluidos.

Carlos
18 de septiembre, 2016

Excelente artículo. Yo vengo sosteniendo está visión desde que se ganaron las parlamentarias y me han tildado desde pasivo soñador hasta tarado que no quiere su país.

Es increíble el nivel tan bajo de educación y mala política que sufre está sociedad. Da escalofríos imaginar como Chávez visualizó esto en su momento seguramente y uso el peor populismo conocido para mi en la historia de la civilización moderna. Nada que envidiarle al nazismo o Unión Soviética. Hay factores en la oposición que le han hecho un terrible daño a la MUD, y a pesar que no hay pruebas de que intereses tienen, entre ellos puedo mencionar a Maria Corona con su purismo y radicalismo venenoso hasta las torpezas que están cometiendo varios dirigentes del partido que le da peras al horno. Se me viene a la mente un vicepresidente de la AN hablando de un diálogo con el gobierno de manera unilateral como buscando crédito o sembrar sisaña de quien sabe que tipo. En lugar de hacer los comunicados estructurados, claros y con voces de liderazgo ampliamente aceptados por la sociedad como pueden ser un ramos allup, un capriles y Chuo por ser la cara de la MUD. Se necesita un verbo más firme y que de explicaciones pedagogícas de lo que está pasando y adonde se dirige el país

Lamento que aún después de 17 años no parece haberse aprendido al ritmo y profundidad que exigen las circunstancias.

Luis S Jordan
18 de septiembre, 2016

Defenitivamente hay muchos puristas en la oposición y crean dificultades evidentes en los planes y desarrollos de la MUD. Baya oirlos e la radio o leerlos en los medios alternos.

Olmar Centeno
18 de septiembre, 2016

Me gusta especialmente lo de “la peligrosísima trinchera del Twiter”, lamentablemente cierto. Tiene razón, asi que daré un voto de confianza asistiendo a la próxima marcha que se convoque, aun sabiendo que no sirven para nada

Luís Sarmiento
18 de septiembre, 2016

Excelente escrito! Lectura obligada para los detractores de la MUD. Acaso que es fácil lidiar con dictaduras, menos hacerle oposición a los sátrapas!

Víctor González
18 de septiembre, 2016

Como muchas otras veces Tyszka aclarando el oscuro panorama y poniendo a los hechos en su justo lugar. Verdad que el oficialismo ha cometido mucho más errores pero con toda su maquinaria mediática los encubre y silencia hasta desaparecerlos y nosotros que no tenemos ese imponderable poder ponemos todos nuestros dedos en nuestras llagas, flaco favor.

Ernesto
18 de septiembre, 2016

Hacer política en la actualidad se encuentra entre otras que hay se necesita reinventar la política, las formas de lucha y de negociación. Son realidades nuevas, tanto de la del pueblo o la masa, como quiera llamársele como de los actores políticos, hay que saber leer en los signos de los tiempos, aprender y desaprender rápidamente para no ser una analfabeta, no se pueden utilizar atalayas de otros tiempos

Simon Castrillo
19 de septiembre, 2016

La cuestión de la dificultad de ser oposición en Venezuela, como en el resto de Latinoamérica y del mundo, no estriba en el ser sino en el deber ser. El purismo es precisamente una evidencia del ser opositor, pretendiendo (sólo eso) un deber ser por tranquilidad de conciencia que es la misma pretensión de la sempiterna oposición de acá y acullá. Es decir, siempre de izquierda y progresista porque de lo contrario surge la duda sobre la condición de oposición. Mientras, en el caso específico venezolano, la perspectiva de una doble oposición rescata la vigencia del estribillo de una vieja y conocida música de salsa: QUITATE TU PA PONERME YO. QUITATE TU

Carlos Ochoa
19 de septiembre, 2016

El purismo mas peligroso son las matrices de opinión que forman los medios de comunicación que quieren manejar a los politicos como sus chicos de mandado, aunado a esto, están los puristas de botiquín (que todavía existen) y que han sido remplazados por los puristas de twitter. Lo mejor que le ha podido pasar al liderazgo opositor es que hayan vendido Globovisión, cuanto daño hicieron estos puristas (2002, 2004, la abstención parlamentaria) ahora el liderazgo se ha venido formando pateando la calle y no los estudios de tv., los partidos politicos de oposición están siendo mucho mas fuertes gracias a que sus dirigentes salieron a patear la calle.

Roberto Alonso
19 de septiembre, 2016

Lo primero que tienen Uds. que determinar sería cuál es el sistema que impera en Venezuela y quién manda, verdaderamente, en ese país. Si Uds. llegan a la conclusión que Venezuela está bajo la disciplina de una tiranía castro-estalinista, entonces lo que el amigo Alberto escribió es pura “cascarita de piña”. Claro… si Uds. llegan a la conclusión que en Venezuela impera un gobierno democrático, un poco autoritario… pero malo, entonces todo el escrito de Barrera Tyszka tiene mucho sentido.

NOTA – Para continuar con esta respuesta, visiten el muro de Robert Alonso en Facebook.

Daniel Delgado
19 de septiembre, 2016

“Desde el punto del movimiento popular que aspira a una sociedad más justa, más igualitaria, más democrática, de quienes creen en la necesidad y posibilidad de otro mundo, la prolongación de este gobierno, es la prolongación de un largo proceso de desgaste. El mundo popular que se politizó, que se organizó en estos años no tiene por que cargar con el peso de un gobierno no sólo ineficiente, sino extraordinariamente corrupto. Prolongar la presidencia de Maduro es contribuir a liquidar las ilusiones de otro mundo posible, es contribuir a instalar en el pueblo venezolano la idea de que nada puede cambiar. De que, como ha afirmado, por tanto tiempo el neoliberalismo, lo público necesariamente es ineficiente y corrupto. El gobierno de Maduro pareciera haber dejado atrás toda pretensión de democracia y estar más interesado en preservas sus posiciones de poder y sus privilegios económicos, sin importarle el costo que ello tenga para el movimiento popular venezolano.”

Que verdad tan dolorosa!

Sergio
19 de septiembre, 2016

Si hay algo digno de admirar del oficialismo, eso seria definitivamente su capacidad para encubrir sus propios errores. Es muy fácil satanizar a un compañero de partido solo por hacer un comentario de manera errada, lo difícil es encubrir el error para salvar al otro. No lo llamaría ‘compañerismo’ pero si es pensar en la imagen solida que da un partido cuando parece, y solo parece, no tener divisiones internas. Hay un manejo muy mal manejo de la polémica por parte de la MUD.

Diógenes Decambrí.
19 de septiembre, 2016

El magnífico artículo de ABT debe ser muy preciso, porque hizo salir de sus instalaciones a uno de los puristas con más pedigree, quien dictaminó -con el respaldo de sus 17 años de experiencia en el purismo- que “lo que el amigo Alberto escribió es pura “cascarita de piña”. Yo comparto todo el enfoque de ABT, pero agregaría que hay otro elemento que no ocurre en el bando oficialista (donde ni siquiera permiten las opiniones disidentes, todos por el embudo rojo rojito, en los medios donde abren la parte angosta del embudo, en la mayoría no toleran la más mínima crítica: O no hay espacio para los lectores, o censuran y eliminan las opiniones divergentes). Ese elemento único de la Oposición, es que entre los guerreros del teclado, hay una porción -imposible de cuantificar e identificar, por razones obvias, propias de su constante anonimato- de “revolucionarios” endógenos (chavistas) y exógenos (cubanos, cuya labor es azuzar los cuestionamientos a la MUD, estalinistas por la división).

Elsa Estr
19 de septiembre, 2016

No, no me siento purista, pero sí creo que nuestros dirigentes están jugando con fuego si no logran interpretar a cabalidad el sentir de la gente. Apoyarlos y seguir sus directrices no exime de juzgar, en ocasiones con dureza esas mismas directrices cuando no son explicadas y percibidas como no transparentes. Muy buen artículo de A. B.T.

Eduardo
19 de septiembre, 2016

Estoy de acuerdo con el articulo al rechazar el purismo, falto decir que en cierto sectores puristas de la oposición siguen esperando un líder que les aglutine, que se un tipo no digamos impoluto sino también sacado no se de donde un tipo que no ha nacido ni puede existir porque ningún ser humano puede ser una especie de mesías ajeno al error como a la critica.

lars
20 de septiembre, 2016

A los puristas se les llama “Comando Pantufla” (denominación que nació en otro portal). Son árbitros de tribuna que moralizan y simplifican todo, pero no entran, ni por asomo, en el terreno de juego. Una simplificación común es el comentario del connotado purista que escribió antes sobre la determinación de la naturaleza del gobierno. Dice que no se va a salir del gobierno ejerciendo presiones democráticas, porque quien manda es la dictadura castro-estalinista. Deduce que la oposición con su accionar demuestra que no entiende la naturaleza del gobierno. Y si la entiende, entonces es una vendida. Como si una cosa se derivara de la otra. Como si no hubiera muchos ejemplos de dictaduras vencidas por la presión democrática de los ciudadanos. Es más, no hay de hecho ninguna dictadura que haya dado paso a una democracia de otra forma. Para él, el castro-chavismo es el Imperio y Castro, Darth Vader. Lo que quiere decir que todo debe orientarse a organizar la Orden Jedi. Chavismo al revés…

Flor Bello
21 de septiembre, 2016

Excelente artículo, yo personalmente reconozco que la MUD, se ha equivocado alguna vez, (Quién no se ha equivocado alguna vez)?, pero sigo confiando en ella y considero que la única salida democrática es el Revocatorio 2016.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.