Blog de Asdrúbal Oliveros

¿Cómo sobrevivir a la hiperinflación?; por Asdrúbal Oliveros y Carlos Miguel Álvarez

Por Asdrúbal Oliveros | 15 de julio, 2015

Cómo sobrevivir a la hiperinflación; por Asdrúbal Oliveros y Carlos Miguel Álvarez 640

0. ¿Hiperinflación en Venezuela? Durante los primeros seis meses de este año Venezuela ha vivido una inflación promedio mensual de 9,7% y una acumulada de 74,4%, lo que implica una variación interanual de 128,8%, según nuestras estimaciones.

Si bien es cierto que Venezuela todavía no vive una hiperinflación, es importante entender que estamos tocando a la puerta.

En este post queremos presentar cómo hicieron los empresarios de Argentina, Bolivia, Brasil y Perú para sobrevivir a los años de hiperinflación que vivieron estos países, que alcanzaron tasas anuales de 2.697,0%, 6.515,5%, 2.189,2% y 7.485,8%, respectivamente.

1. Primero lo primero. El primer paso es definir el término “hiperinflación”, que en nuestro país se ha convertido en una palabra de uso común, sin realmente tener conocimiento estricto de sus implicaciones.

Se entiende que un episodio de hiperinflación comienza el mes en el que el aumento de los precios supera el 50,0% y termina el mes anterior al cual ese aumento cae por debajo de esa tasa y permanece así por lo menos durante un año (Philip Cagan, 1956). Adicionalmente, de acuerdo con estudios más modernos, se puede considerar que existe hiperinflación cuando la tasa alcanza una variación interanual superior a 500,0%, Reinhart y Rogoff (2011)[1].

2. La experiencia de hiperinflación moderna en América Latina. En la historia económica moderna encontramos con cuatro casos de hiperinflación en América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil y Perú, todas ellas con grandes similitudes. Una de esas similitudes es que la inflación anual anterior a la hiperinflación se mantuvo por encima de 40% durante un período de 12 a 15 años, salvo en el caso de Bolivia que fue por tres años y medio.

Aunque es importante tener presente que un período de inflación alta y crónica no necesariamente termina en un proceso de hiperinflación, en esas cuatro economías sí ocurrió. Y fue principalmente debido a una expansión descontrolada de la oferta monetaria, junto a altos desequilibrios fiscales.

Diapositiva2

Haga click sobre la imagen para ampliarla

Otra similitud entre los cuatro casos referidos es que ninguna de las economías estudiadas tuvo una rápida “estabilización de precios”. En Bolivia fueron necesarios 14 meses y en Perú más de tres años para alcanzar tasas por debajo de 40,0%. En el caso de Argentina se necesitaron alrededor de tres años para alcanzar cifras de un dígito, mientras que en Brasil la falta de reformas fiscales y monetarias adecuadas ocasionó un período de cuasi-hiperinflación en 1994.

Ahora bien: uno de los puntos clave para la recuperación fue que (salvo Argentina) las economías terminaron con el restablecimiento pleno de la convertibilidad de la moneda y la recuperación de la independencia del Banco Central. Argentina acudió a la famosa caja de conversión, mientras que Bolivia y Perú establecieron metas para la oferta monetaria e intervinieron en el mercado cambiario y Brasil mantuvo un sistema de cambio dual por la siguiente década.

3. El paralelo y la fuga de capitales. Otro factor común de estas economías fue la existencia de un tipo de cambio paralelo al oficial. En el período anterior al de la hiperinflación, tanto en Brasil como en Perú el diferencial cambiario alcanzaba 111,5% y 278,8%, respectivamente. Para Argentina y Bolivia dicha diferencia estaba por encima del 50%. Ahora bien, durante los períodos posteriores al hiperinflacionario, la diferencia entre los tipos de cambio se contrajo considerablemente.

Diapositiva1

Haga click sobre la imagen para ampliarla

En una economía donde la moneda nacional pierde su valor de manera exponencial es de esperarse que ocurra una fuga de capitales en busca de protección de ahorros, inversión y producción. Salvo en el caso de Bolivia, el resto de las economías sufrieron una fuerte salida de capitales que llegó a niveles que superaban los US$1.000 millones, aunque una vez que el proceso hiperinflacionario culmina, una parte de estos regresaron para impulsar la economía devastada por el alza de precios

4. Un sector a tomar en cuenta: la banca. Todas las hiperinflaciones modernas han coincidido con una crisis bancaria. En las cuatro economías mencionadas, los depósitos totales como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) llegaron a niveles cercanos al 5% y el número de préstamos en mora aumentaron como consecuencia de la contracción económica.

Es cierto que los agregados monetarios y los depósitos se recuperaron en el período posterior. Sin embargo, en el caso de la banca la recuperación es más lenta.

La banca desempeña un papel importante a la hora de evitar llegar a la hiperinflación: el Gobierno debe mantener lazos estrechos para poder controlar la expansión monetaria y proteger así el sistema financiero del país y los ahorros de los consumidores.

5. ¿Podemos evitar la hiperinflación? Como vemos, la hiperinflación es un fenómeno que no nace de la nada: suele estar precedida de una inflación alta y volátil, un alto déficit fiscal, un diferencial cambiario elevado, una salida importante de capitales, controles de precios y de capitales y una contracción de la actividad económica.

En Venezuela tenemos la receta completa y con un Gobierno reacio a realizar los ajustes pareciera que vamos hacia allá. Sin embargo, estamos a tiempo de evitarla.

Creemos necesario realizar una convergencia cambiaria, reducir o eliminar los controles de capital, eliminar el financiamiento por parte del Banco Central de Venezuela para cubrir el déficit fiscal, racionalizar el gasto, imponer disciplina fiscal y monetaria, reestablecer la autonomía del BCV para poder establecer metas inflacionarias factibles e incentivar la producción mediante la inversión en capital tanto físico como humano.

Si el Ejecutivo Nacional decide tomar estas medidas, será posible evitar la hiperinflación y todos los males que implica ese fenómeno para la economía.

6. ¿Pueden sobrevivir los empresarios? En una economía hiperinflacionaria es de suma importancia para lso empresarios entender la situación cambiante y la velocidad a la que ocurren esos cambios para poder tomar decisiones rápidas y eficaces, siempre con el fin de proteger a sus empresas del tsunami.

Por este motivo presentamos una lista de opciones que deben considerar si se presenta un fenómeno hiperinflacionario en el país:

— Comprar de activos (tanto mobiliarios como inmobiliarios y materia prima). Eso le permitirá proteger su dinero y disminuir el riesgo de producción.

— Considerar el endeudamiento: las tasas de interés reales son negativas, por lo que los intereses serán absorbidos y se facilitarán sus pagos.

— Tener múltiples relaciones con la banca. El sector bancario sufre, así que tener relaciones con varios bancos es vital para poder acceder a créditos multibancarios.

— Actuar rápido y hacer ajustes: en hiperinflación no hay estabilidad y el costo de inacción es muy alto.

— Mantener reservas de inventario. Esto ayudará a mantener la producción en niveles adecuados y, a su vez, puede aprovecharse para que las variaciones de los costos no lo afecten con tanta severidad.

— No dejar inactivo el dinero, pues su valor en el tiempo será cada vez es menor y mantenerlo improductivo implica pérdidas para la empresa. Igualmente, debe estar dividido entre varios bancos como medida de cobertura.

— Si su compañía tiene mucho flujo de efectivo, considere pasar a ser un prestamista para otras empresas.

— Hacer contratos en efectivo y no a crédito. Cuando los contratos son a crédito, entonces deben contemplar la variación de los precios para garantizar la rentabilidad del mismo.

— Es recomendable, de manera interna, llevar los libros contables en más de una moneda para tener una idea de la realidad de su empresa.

— La empresa puede dar préstamos a sus empleados para ayudarlos frente a la situación y así proteger su capital humano.

— Aumentar la periodicidad de pago a sus trabajadores para disminuir el impacto negativo en el salario.

— Productos nuevos. No estarán en la lista de productos regulados y tendrán un precio de venta acorde con la realidad.

— Si logra exportar, los ingresos serán en una moneda fuerte que mantendrá su valor en el tiempo.

Éstas fueron algunas de las medidas tomadas por empresarios, banqueros, pequeños negocios y otros actores para afrontar la crisis generada por la hiperinflación en Argentina, Bolivia, Brasil y Perú.

La hiperinflación es un proceso acelerado de empobrecimiento. El Gobierno debe tomar las medidas necesarias para proteger la economía del país. Todavía estamos a tiempo de no llegar ahí.

*

[1] Some Lessons from Modern Hyperinflation, Reinhart, Carmen M., y Kenneth S. Rogoff, 2011

Asdrúbal Oliveros 

Comentarios (14)

Enmanuel
15 de julio, 2015

Y como sobrevive la población que no es dueña de empresas? Los que tenemos, a duras penas, un quince y un ultimo y una familia que mantener?

Evencio
15 de julio, 2015

La población es la mayor victima de este proceso político; si tomamos el precio de dolar SIMADI (que es la tasa oficial mas realista )y tomamos de referencia un salario de 20.000 bs al mes (un sueldo decente para nuestro mercado laboral), tenemos que un mes de salario son al rededor de 100$, y si lo dividimos por los 30 días promedio que debe durar la quincena, tenemos que un venezolano que gane 20.000 bs/mes tiene que ver como vive con 3$ y 35 centavos aproximadamente por día.

Ademas, hay que tener en cuenta que el criterio de la linea de pobreza indica que uno es pobre cuando vive con 1$ diario, y que el tipo de cambio accesible (el paralelo) ronda los 600 bs/$, ya que el SIMADI es un mito. Si hiciéramos los cálculos con el verdadero dolar que se mueve en la calle, nos daríamos cuenta que la mayoría de la población de Venezuela ya somos pobres, o estamos llegando a pobres.

Venezuela se volvió un paraíso para los amigos extranjeros de la revolución y para los revolucionarios que viven la vida a lo “6,30 bs/$”… los demás venezolanos vivimos la mayor decadencia en la historia del país, victimas de un proyecto fallido y una “élite” política perdida en su quijotería.

Oswaldo Marrero
16 de julio, 2015

Aqui en Venezuela no hay inflación o hiper inflación lo que tenemos es una VULGAR HIPER ESPECULACIÓN

Andres
16 de julio, 2015

Muy bueno el análisis. Me parece q eso es lo que estan haciendo los bachaqueros en Venezuela. Los q sobrevivirán a esta brutal crisis serán los bachaqueros, los enchufados, las empresas de alimentos con contratos con el gobierno..El socialismo es es el camino mas rápido y peligroso para llegar a un capitalismo salvaje! un capitalismo salvaje donde la gente especula con productos y alimentos básicos. El pais esta pasando por un capitalismo darwiniano. La sobrevivencia del mas apto pasando por encima de las necesidades de otros.

Jorge Bustamante
17 de julio, 2015

Esta es la solución, las personas que están gobernando no la aplican, porque arriesgan perder mas votos, pero hay que aplicar estos correctivos, nadie ha dicho que va a ser fácil, si no se corrige las consecuencias serán peores.

Adolfo
17 de julio, 2015

Una pregunta como se defiende una empresa, de un gobierno que genera leyes que no te permiten proteger tu empresa en base a costos de reposición Bs. 13 que es el precio justo y la reposición te sale en Bs. 17, y esa pregunta se la hago a los lectores que aun creen en la revolución. Y al Sr. Marrero lo que sucede en Venezuela, sucedería en cualquier parte del mundo donde apliquen las políticas que aplica el gobierno aquí, lea lo que paso en la Alemania despues de 2da segunda guerra mundial cuando aplicaron control de precios, lea lo que paso en Simbague cuando Mugabe persiguió a los agricultores, y por decreto derogo la inflación, y lo que les paso a los romanos por aplicar pan y circo al pueblo amado., y como esos muchos ejemplos de la historia.No es una simple hiper especulación. Saludos.

ULISE
18 de julio, 2015

“La hiperinflación es un proceso acelerado de empobrecimiento”. Siendo así, es de entender que la hiperinflación es un proceso desarrollado por el gobierno venezolano para empobrecer y socavar el poder adquisitivo de la población. De esa manera lograrían el control total del pueblo mediante la sumisión por el control del suministro de los alimentos (método viejo del libro El Arte de la Guerra, “bloquea el suministro de alimento de tu enemigo y le controlaras rindiéndolo por hambre”). Es claro que el gobierno provocó toda ésta situación y no hará nada para mejorarla, pues ese es el plan y lo cumplirán si de ellos dependiese exclusivamente su cumplimiento. La misión del gobierno es contrarreloj, debido a que ya le han salido detractores fuertes dentro de sus propias filas, no tienen un liderazgo definido, la pirámide de poder centralizado ya no la pueden mantener (la imponen a la fuerza), sus simpatizantes ya comienzan a despertar del letargo soportado por los grandes ingresos petrolero, dos bandos se mantienen fieles e inmovibles siendo el primero aquel que lo apostó todo a un sistema decadente porque le dejaba jugosas ganancias (ladrones de cuello rojo rojito) y los segundos un grupo de venezolanos, que siendo honestos, no se deberían culpar por aun permanecer en ese letargo (es el de los más pobres) esa población que no sólo en éste gobierno sino a través de la historia ha permanecido vulnerable y son presa fácil de los delincuentes de la política que les ofrecen una salida fácil a sus problemas. El primer grupo, haciendo uso deliberado y delincuencial (como lo es su proceder) de todos los recursos del estado venezolano mantienen al segundo grupo controlados como autómatas mediante el despliegue de fabulosas campañas mediáticas. Todo está bien, o excesivamente normal como diría un expresidente de la quinta república. Lo malo no existe y si la cosa ya no se puede tapar entonces la culpa es de la oposición, el imperio, Colombia, Guyana entre otros. Jamás asumen responsabilidad alguna por sus fracasos, para ellos siempre estará su mejor amigo (el enemigo oculto) a quien echarle la culpa. Sin embargo y pesar de todo el poderío de Goliat cada día más venezolanos se suman a las exigencias de tener un país mejor, donde la clase media vuelva a ser la clase trabajadora, los que a diario vemos el alfa y el omega del día (trabajando) y no los ladrones y oportunistas de este sistema de gobierno.

Edgard J. González.-
18 de julio, 2015

Evencio saca sus cuentas en base a “un salario de 20.000 bs al mes (un sueldo decente para nuestro mercado laboral)”, y resulta que incluso ese “sueldo decente” está muy por encima de lo que percibe la mayoría de los profesionales que no ejercen libremente, sino como parte de una Nómina con sueldos que suben por las escaleras mientras que la Inflación -y la Escasez- usan el ascensor. Y ni hablar de los que sobreviven con el Salario Mínimo, practican Magia y Brujería y ni así consiguen balancear sus magros ingresos con el dinámico Costo de la Vida (donde los precios no son esos que establece el régimen oficialmente, la carne a BsF 250 el Kg por ejemplo !!).

Eidy
29 de septiembre, 2015

Excelente articulo una dura realidad que nos toca enfrentar mejor diagnostico hacho a la economia Venezolana no cre que se haya hecho antes el problema esta en que las medidas que se deben implementar no se llevan a cabo por mantener un sistema economico defasado. Mi eterna admiracion colega Asdrubal

Carlos Gómez
2 de enero, 2016

Otras recomendaciónes podria ser tener un sistema automatizado de cálculo de costos que pueda ser actualizado diariamente y aumentar la frecuencia de las compras para tener el costo actualizado de los insumos y materiales, además de un soporte contable de los precios de compra para cumplir con las disposiciones legales.

Genaivit Silva
18 de enero, 2016

Excelente artículo, muy coherente.

Jose Mora
9 de agosto, 2016

Para mi esta claro que estamos en una hiperinflacion, causada por medidas económicas disfrazada, no se si adrede o por incapacidad del gobierno, ¿como se explica? que los sueldos estén calculados en 300$ a 10.Bs son 30.000.Bs y todos los bienes y servicios calculados en Simadi (Dolar Oficial) 640.Bs/$ el salario debería estar calculado a esta tasa por 300.$ a 640.Bs Serian 192.000.Bs. En todo caso yo diría que el trabajador venezolano esta subcidiando su esfuerzo con hambre y sacrificio las medidas economicas del estado para erróneamente no declarar la hiperinfacion y la evidencia mas clara es que el billete de 100.Bs ya no sirve para realizar ninguna transacción de tipo comercial. Por ultimo dejo esta para que reflexionen y no nos engañemos mas. Los salarios de los trabajadores no estan afectados por precios especulativos, ni por escases, ni por bachaqueo…. yo solo compro lo que se consiga en establecimientos comerciales que tiene precio marcados con precio justos(automercados, panaderias, farmacias, etc.) y esos precios justos autorizados por SENIAT, INDEPABIS, etc, estan calculados a tasa oficial de 640.Bs/Dolar es por eso que vivimos una hiperinflacion injusta.

Olmar Centeno
30 de agosto, 2016

Nada de fondo, pero, para que se sigan escandalizando les diré que vi, en Brasil, un poco antes del período señalado en el artículo, billetes de 10 cruzeiros con un sello estampado que indicaba que su valor era de 10.000 cruzeiros. Y acá, les invito a darse una vuelta por un grupo Facebook titulado “Aguantando la pela….” para que vean hasta donde está llegando la gente en el terreno de la alimentación.

luis garcia
7 de agosto, 2017

9% al mes???? no sé en qué país vivirá usted. Es irreal calcular la inflación con los productos regulados porque esos no suben pero tampoco están disponibles. La mayoría de los productos no regulados han subido mucho más que eso. Yo he hecho mi propio estudio llevando un control de los productos que compro (todos de uso común y primera necesidad) y le puedo asegurar que sí estamos en hiperinflación.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.