#Numeralia

¿Cómo afecta al venezolano la caída de las reservas internacionales?; por A. Abadi y B. Lira

Por Anabella Abadi y Bárbara Lira | 5 de mayo, 2015

¿Cómo afecta la caída de las reservas internacionales al venezolano Anabella Abadi M. y Bárbara Lira

1. ¿Qué son las reservas internacionales? Como ya hemos mencionado en notas previas, las reservas internacionales son el respaldo de los bolívares que circulan en la economía”. Por tanto, más que un monto ahorrado, son la contrapartida que sirve de respaldo a los billetes que están en la calle. Un sólido monto de reservas internacionales contribuye a preservar el valor de la moneda. Además, “una sólida posición en reservas internacionales fortalece la capacidad de pagos externos y disminuye el riesgo soberano”.

Los recursos de las reservas internacionales provienen de las exportaciones (96% provienen de las exportaciones petroleras), de la inversión extranjera, de los préstamos externos, de las remesas del exterior y del endeudamiento del sector privado, entre otras fuentes. Y se utilizan para pagar importaciones, pagar deuda externa (pública y privada), gastos de viajeros y turismo y para el envío de remesas al exterior.

2. ¿Cuál es el nivel óptimo de reservas internacionales? El Artículo 126 de la Ley del Banco Central de Venezuela establece que:

“el Banco Central de Venezuela, a los efectos de la estimación del nivel adecuado de reservas internacionales, establecerá una metodología, cuyos parámetros se adecuarán a las características estructurales de la economía venezolana”

En octubre de 2013, el entonces Vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, afirmó que Venezuela cerraría el año con un “nivel óptimo” de reservas internacionales de US$ 29.000 millones.

3. ¿Cuál es el nivel actual de las reservas internacionales? Al 30 de abril de 2015, las reservas internacionales se ubicaron en US$ 19.024 millones (incluyendo el Fondo de Estabilización Macroeconómica). Es decir: estamos casi 10.000 millones de dólares por debajo del “nivel óptimo” declarado por Ramírez en 2013. Además, dos días antes, el 28 de abril, las reservas internacionales se ubicaron en US$ 18.962, el nivel más bajo desde el 26 de septiembre de 2003.

En octubre de 2014 fue cuando las reservas internacionales de Venezuela cayeron por debajo de los US$ 20.000 millones por primera vez en 11 años. Y, calculando esa década, las reservas internacionales promediaron US$ 28.291 millones, llegando a un máximo de US$ 43.292 millones el 7 de enero de 2009.

Gráfico1

Vale acotar que para febrero de 2015 (último dato disponible) más de US$ 17.000 millones correspondían a reservas no líquidas, de las cuales la mayor parte corresponde a oro monetario. Asumiendo que el valor de esas reservas no hubiese variado significativamente hasta ahora, el nivel actual de reservas líquidas —es decir: dinero e inversiones en divisas fácilmente utilizables— podría ubicarse por debajo de US$ 2.000 millones. Ese monto equivale apenas a unos 20 días de importaciones en Venezuela.

Durante los próximos días debería registrarse un aumento en las reservas internacionales de US$ 1.000 millones por el swap de oro que hizo el Banco Central de Venezuela con Citibank. Y, tal vez, los US$ 5.000 millones de “financiamiento para el desarrollo” recibidos de China, en caso de que el Gobierno Central decida repetir la estrategia seguida en noviembre de 2014, cuando US$ 4.000 millones del Fondo Conjunto Chino-Venezolano fueron transferidos a las reservas internacionales.

4. ¿Cuáles son las medidas tomadas por el Gobierno Central? En lo que va de 2015, las reservas internacionales han caído un promedio de 38 millones de dólares cada día. Esto indica que los egresos en divisas han estado consistentemente superando a los ingresos.

Mientras la necesidad de divisas se mantiene alta, especialmente para llevar a cabo importaciones y pagos de deuda, las opciones disponibles para el aumento de los ingresos son pocas: aumentar la producción petrolera requiere importantes inversiones y tiempo; y aumentar las exportaciones no petroleras requeriría un marco jurídico favorable a la inversión privada, además de recursos y tiempo. En estas circunstancias, el gobierno central optó, por un lado, al recorte parcial de los volúmenes de crudo enviados por convenio, para poder destinar esos barriles a ventas de contado. Y por otro lado, recurrió a opciones como el financiamiento, a través de instrumentos como el Fondo Chino o la emisión de bonos de Citgo; y recurrió a la venta de activos, como la deuda de PetroCaribe. A pesar de haber ejecutado esas operaciones, el actual nivel de reservas está US$ 3.036 millones por debajo del que se registró al inicio del año.

5. ¿Qué significa la caída de las reservas internacionales para los venezolanos? La caída de las reservas internacionales impacta directamente al venezolano por, al menos, tres vías básicas:

a. El respaldo de los bolívares en circulación es cada vez menor. El tipo de cambio implícito refleja la relación entre los bolívares en circulación (liquidez monetaria, M2) y los recursos financieros en divisas de las reservas internacionales. Al 24 de abril de 2015 (último dato de liquidez monetaria disponible) se ubicó en 118,5 BsF/US$. Esto es 18,8 veces la tasa preferencial de Cencoex (6,3 BsF/US$) y 9,9 veces la tasa de Sicad Unificado (12 BsF/US$). El tipo de cambio; 0,6 veces la tasa Simadi (196,9 BsF/US$ al 24/04/2015); y 0,4 veces el tipo de cambio paralelo (277,9 BsF/US$ al 24/04/2015). Las distorsiones son más que claras. Y la capacidad de compra de los bolívares que tenemos en el bolsillo, es cada vez menor.

b. Hay menos recursos para importaciones. Hasta octubre de 2014 (último dato oficial disponible), las importaciones habían caído 15,9%, principalmente por la caída de las importaciones privadas (-23,46%). Esto ha impactado, no sólo la importación de bienes de consumo final, sino también al aparato productivo nacional que depende en alto grado de los insumos importados. El recorte de importaciones responde a la menor disponibilidad de divisas, en un contexto de menores ingresos por exportaciones en el que el país recurre a sus reservas para tratar de sostener al menos los gastos más prioritarios (importaciones básicas o pagos de deuda, por ejemplo). Mientras menor sea la disponibilidad de reservas internacionales, se cuenta con menos recursos acumulados para cubrir los gastos y compromisos de la Nación. El actual nivel de reservas permitiría cubrir poco más de 5 meses de las importaciones de 2014. Y los US$ 2.000 millones que se estima hay —en el mejor de los casos— en reservas líquidas, permitiría cubrir no más de 20 días de importaciones.

c. Aumenta la posibilidad de default. Ecoanalítica estima que la deuda total del sector público venezolano (incluyendo endeudamiento del Gobierno Central presupuestario, deuda financiera de Pdvsa, financiamientos chinos, deudas por expropiaciones y nacionalizaciones no canceladas y deuda no financiera de Cadivi-Cencoex) llegó a cerca de US$ 250.000 millones en 2014.

En un claro contexto de crisis económica, el Gobierno Central y PDVSA han decidido cumplir con todos sus compromisos, para señalizar clara capacidad de pago. Pero si no se refuerzan las reservas internacionales, entrar en default no será un problema de voluntad política sino de capacidad de pago. Y entrar en default tendría consecuencias negativas para el país, incluyendo una posibilidad real de embargo petrolero.

Anabella Abadi y Bárbara Lira 

Comentarios (3)

Lisla Pico
6 de mayo, 2015

Las reservas no tienen un nivel óptimo, actualmente. El Bolívar no vale nada, no hay ingresos de divisas ni por el petróleo y la deuda crece aceleradamente e es improductiva. La crisis en Venezuela lo que demuestra es el alto nivel de corrupción en el gobierno chavista, la unión cívico-militar se ha encargado de arruinar el país.

Alberto Figueroa
7 de mayo, 2015

Excelente diagnóstico Anabella y además propicio para recordar lo terrible y devastadora que pueden ser las crisis de deuda. El tratamiento que a este tema le estan dando los responsables de la economía venezolana, luce inapropiado por decir poco. Recientemente el colega Kamal Romero (@kamromero) publicó información referente al lugar (1ro) que ocupa Venezuela como el país con el mayor déficit fiscal del mundo y eso con cifras que sólo llegan a diciembre de 2014. Es decir, en lo que va de año 2015 es improbable que bajemos de “sitial de honor” que ocupamos.

enriqueP
9 de mayo, 2015

Matemáticas de primaria, pero con números muy serios:

Debemos 250.000 millones de dólares, en reservas tenemos 19.024 millones de dólares.

Si usáramos íntegras las reservas para “abonar algo” a la deuda, nos quedaría un saldo por pagar de 230.976 millones.

Es decir que para pagar el saldo nos haría falta 12 veces más (1200%) del dinero del que tenemos actualmente en las reservas.

¿Cuanto tiempo tenemos para reunir 1200% de las reservas actuales y pagar el resto de la deuda?

Aparte de pagar la deuda actual, habrá que seguir comprando todo (comida, repuestos, etc) en el exterior ¿cuanto dinero adicional hace falta adicional a ese 1200%?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.