Blog de Alberto Barrea Tyszka

Ataques de pánico; por Alberto Barrera Tyszka

Por Alberto Barrera Tyszka | 28 de agosto, 2016
L1001171

El 7 de junio la oposición convocó a una manifestación a la sede del CNE. En esa ocasión, la manifestación fue disuelta por la Policía Nacional Bolivariana. Fotografía de Andrés Kerese. Haga click en la imagen para ver la galería completa.

Están muy asustados. Le tienen miedo a los votos, le tienen miedo a las manifestaciones, le tienen miedo al parlamento, le tienen miedo al dólar paralelo, le tienen miedo a las redes sociales y al precio de las cebollas. Es una alarma difícil de controlar, un temblor en el ánimo y en las certezas. La histeria se contagia más rápido que el zica. Y ahora el poder está histérico. No confía ni en sí mismo. Ingenua y lamentablemente, cree que su única seguridad está en la violencia.

El chavismo ya no sabe cómo congelar al pueblo. El gobierno, como en otras ocasiones, apostó por el desgaste. Sin en el menor escrúpulo. Decidió usar la pobreza de los venezolanos, sus necesidades y carencias, con tal de no negociar nada. Prefirió sacrificar a la gente antes que renunciar a su control absoluto del poder. Pero ahora la realidad ha cambiado. La crisis económica es un vértigo fulminante. La política de la parálisis ya no parece ser tan eficaz. El discurso encendido y vehemente tiene menos seguidores. La iglesia que promovía el culto a San Hugo no está de moda…Hace rato que la revolución cambió las promesas por las amenazas. Ahora, el socialismo del siglo XXI solo es un exceso de generales.

Un ataque de pánico es un rapto, un viaje hacia la irracionalidad. Así parece estar el gobierno. Su capacidad de discernimiento se ha evaporado velozmente. Sus reacciones frente a la marcha propuesta para el 1 de septiembre son destempladas, erráticas, miserables. Hunden aun más su imagen en la violencia. Frente a los venezolanos, y también frente a la comunidad internacional, el gobierno de Maduro solo parece capaz de conjugar tres verbos: prohibir, censurar, reprimir.

La detención de Daniel Ceballos ofrece una narrativa digna de cualquier dictadura de la segunda mitad del siglo pasado en Latinoamérica. Una madrugada, una ambulancia, una orden de traslado clandestina…Hay en esa secuencia una construcción épica que solo alimenta a la oposición. Lo mismo puede decirse del traslado, sin aviso y sin justificación, de Francisco Márquez y Gabriel San Miguel a la cárcel de Tocuyito, dos jóvenes sometidos a un proceso judicial totalmente viciado, cuyo relato solo logra hacer crecer la temperatura heroica de quienes adversan al gobierno. Lo mismo, también, vale por supuesto para los demás detenidos por causas políticas. Se trata ya de una práctica continua y generalizada. Como la suspensión de sueldos para los parlamentarios. Como la prohibición de entrada al municipio libertador a la manifestación del próximo jueves. Como la absurda medida que oficializa en el Estado Barinas la imposibilidad de ejercer un periodismo independiente y crítico. Estamos asistiendo a un espectáculo patético y terrible: un poder desesperado y sin tino, entregado a su propia ceguera.

En medio de todo esto no deja de ser penoso y lamentable ver cómo los líderes del oficialismo reproducen la misma retórica que, en su momento, esgrimieron algunos líderes de algunos gobiernos anteriores. Así retrataba Chávez a la Venezuela de finales de los años 80: “Aquí estaban rotos casi todos los mecanismos de diálogo. El diálogo era plomo. Plomo, persecución, represión, hambre, miseria (…) Y los líderes encerrados en Miraflores lo que hicieron fue mandar a los militares (…) Nos utilizaron a nosotros para masacrar a un pueblo que lo que estaba reclamando era comida, salud, que alguien lo oyera” ¿No podrían caber estas misma palabras en esta semana? ¿Qué piensan ahora militares mandados a reprimir cualquier protesta?

En el año 2005 Alejandra Szeplaki dirigió un documental sobre la década de los 80 en Venezuela. La narración se articulaba fundamentalmente sobre el testimonio de varios protagonistas del movimientos estudiantil de aquellos años. Ricardo Menéndez era uno de ellos. Ahora forma parte de la cúpula del madurismo y actualmente se desempeña como Ministro de Planificación. En la cinta, Menéndez dice lo siguiente: “Nos veían a los estudiantes como a unos revoltosos, como a unos desadaptados (…) Y se dedicaban las 24 horas a hablar en los programas de opinión descalificando al Movimiento Estudiantil” ¿No recordará el Ministro, ahora, estas frases? ¿No las pensará de nuevo mientras se transmite, en cadena nacional, una versión parcializada de lo ocurrido el 11 de abril del 2002?

En otro momento del mismo documental, Menéndez también refiere las tácticas represivas del Estado en aquellos años, cuando en algunas oportunidades los cuerpos policiales y militares aprovechaban las circunstancias y promovían la violencia. Que la marcha terminara o no terminara en paz —asegura Menéndez— no dependía del sector universitario. “Dependía del Estado”. Según él, lo único que buscaba con esto el gobierno de aquella época era “justificar acciones de represión masiva” ¿Con qué cara se mira al espejo hoy día el Ministro Menéndez? ¿Con qué dignidad escuchó ayer a Nicolás Maduro denunciando un supuesto golpe de Estado, justificando con antelación el uso de la violencia?

Deslegitimar desde el Estado la marcha del 1 de septiembre, tratar de desmovilizar a la población, sabotear la participación popular, promover la violencia, generar caos, organizar la represión… El oficialismo vive en un permanente ataque de pánico. La democracia les da terror. Es un susto muy costoso pero también muy inútil. No podrá detener la historia.

Alberto Barrera Tyszka 

Comentarios (11)

ana maría fernández
28 de agosto, 2016

Excelente artículo. Lúcido y justo, donde cada palabra y cada frase cumple una exacta función. Hace las preguntas que nos hacemos todos. Muchas gracias

Flor Bello
28 de agosto, 2016

Gracias por el reportaje, mejor título imposible, y exacto análisis…Esperamos con ansiedad el 1° de Septiembre veremos.

ernesto
28 de agosto, 2016

El que escupe para arriba….no se vivía en un paraiso pero se vivía en mundo todavía vivible; que razón tenía aquel gocho tan vilipendiado, “ha ganado el resentimiento”

Ramón Yanez A
28 de agosto, 2016

El fracaso del gobierno es total, en todos los ámbitos , el sector agrícola se siente defraudado, está en crisis, precios regulados , costos de producción altos, inseguridad , falta de insumos , semillas fertilizantes , máquinarias y tractores escasos . Este año la situación es más crítica, déficit importante en azúcar, arroz, maíz, café…producción en caída drástica. Mientras el gobierno adquiere estos rubros en el extranjero subsidiando productores foráneos … Quien lo entiende ? Parece que derivan grandes ganancias …

Franklin Vallenilla
28 de agosto, 2016

Francamente, estoy cansado de los autores que aseguran que ellos, los del gobierno, están aterrorizados y somos nosotros los que dormimos tranquilos y en santa paz. Me temo que en todos los casos, se trata de darse ánimos en la mitad del más insólito desastre. Me pesa decir que somos muchos quienes, de este lado, estamos realmente asustados de que por este camino, esta pesadilla se prolongue por muchos años, que es lo que todo, hasta ahora, parece indicar. Nadie estará mas feliz que yo si me toca afirmar que estaba equivocado.

Henry
29 de agosto, 2016

La inconsistencia entre lo que se dice y lo que se hace es una de las características de la estructura psicológicos de los humanos a todos nos pasa. Cuando nos damos cuenta de esas inconsistencias la solucionamos de formas diferentes: o cambiamos de conducta o justificamos lo que hacemos. Como cambiar de conducta es bastante difícil y complicado, preferimos justificarnos y esto es lo que han hecho la gente que nos gobierna. Los estudiantes revoltosos del Periodo Democrático (1958 – 1998), los que tiraban piedras a la policía y declaraban a la UCV “Territorio Libre” son hoy los que amenazan a los que protestan contra este régimen dictatorial. Yo leía con avidez los artículos de José Vicente Rangel denunciando los atropellos y abusos de los gobiernos adeco-copeyano. Si elegimos aleatoriamente uno de esos artículos, veremos que se pudiera pensar que fue escrito el 29 de agosto del año 2016.

Nilda dolores
29 de agosto, 2016

Excelente, Ud., recoge en el artìculo , los pensamientos que estan en la cabeza del 90 por ciento de los venezplanos

elias reveron
29 de agosto, 2016

Quien no vive llegó a decir: Sus orígenes ( refería a la hoy oposición ), nos hace ser cautos y no creerles y por sus errores debieron pagar y él cobró bien caro, luego él negó o se sacudió d sus orígenes y pagar, lo q del pasado han reivindicado por la magnitud d los d hoy, dejaron de ser errores, para ser hoy horrores, no quieren oir, ni ver, ni leer, ni interpretar correcta, no se trata d socialismo, según fidel es comunismo, ni capitalismo, simplemente es algo intrínsico, nace d nuestras aspiraciones, deseos, d la vida misma, es originaria el mismo momento d nacer: Creer, ser, hacer, tener, no depender, sino emprender,

elias reveron
29 de agosto, 2016

El q ya no vive, en el año 2002, finalizando marzo, en acto proselitista, q maquillaba como d gobierno, en la base aerea la carlota, arengaba a los militares allí destacados, d inmediato empezó la rumba d cacerolazos d vecinos del sector, iracundo los increpaba, retaba, desafiaba, q dejaran ver sus rostros, decía q fácil es esconder desde sus casas sus rostros y tocar cacerolas, a pocos dias, el 11 de Abril del 2002, después fue complacido en un gran acto de masas, protestas y manifestaciones, q primero se congregó cerca d la carlota, en Chuao, y decidieron vecinos y otros, dirigirse a Miraflores para q vean sus rostros y oyerán sus críticas, siempre cobarde, ordenó el plan Tiburón 1 y el resto es historia, hoy su heredero, igual d origen cobarde, mentiroso y en maldad, escondiendo sus reales y siniestras intenciones, lo imita mal, porq no tiene con q financiera ni en carisma ni poder d convocatoria, el miedo es libre y asuma sus responsabilidades en la bajadita d OEA, ONU, Mercosur

nelson lanz
30 de agosto, 2016

Terminemos de una vez con esta dictadura chavista donde la clase media jugo´ un rol importante en su construcción bien sea por su silencio cómplice o su omisión viajera. Clase que en la actualidad ha sido la mas perjudicada de esta pesadilla fascista del siglo XXI. Digo que terminemos de una vez con este gobierno porque después de catorce años de terror tenemos una nueva oportunidad para salir de esta catástrofe económica-política y social. Si no lo hacemos los ataques de pánico del cual habla el señor Barrera los vamos a sufrir nosotros cuando veamos que la inflación acabe por completo con nuestros sueños y el de nuestros hijos y nietos de una vida mejor.

Rodrigo J. Mendoza T.
3 de septiembre, 2016

Para manejar recursos es necesario un mínimo de administración y de trabajo. Atrapado en su irremediable incompetencia, el régimen ha conducido el país al hambre y a la entropía. Con la gente sufriendo inanición, o muriendo por la violencia hamponil o por carencia de suministros y de asistencia médica, sus simpatizantes se han reducido al hueso de la clientela partidista y militar. La represión es inversamente proporcional al respaldo popular, por lo que aumentan al paroxismo la estridencia ideológica, las amenazas y el despliegue militar. Por eso desbordar el estadio, darles la oportunidad de mostrar el ánimo represivo y retirarse a tiempo, impidiendo el derramamiento de sangre que después el gobierno le atribuiría cínicamente a la oposición, ha sido una jugada inteligente. Han quedado expuestos en su desnudez: bloqueos de vías de llegada a los manifestantes, amenazas de represión militar, histeria discursiva, cierre de fronteras a la prensa. Tiene tanta razón ABT… Evocando a Serenata: se miran asustados, el Padrino y la gata.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.