Blog de José Ignacio Hernández

Aprobada la Ley de Amnistía. ¿Y ahora?; por José Ignacio Hernández

Por José Ignacio Hernández G. | 30 de marzo, 2016
Aprobada la Ley de Amnistía ¿y ahora; por José Ignacio Hernández

Fotografía de Arles Arcia

La Asamblea Nacional aprobó en segunda discusión la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, en la sesión del 29 de marzo de 2016.

Durante el debate en la Asamblea Nacional se realizaron diversas críticas a la Ley, que coinciden con algunos comentarios que previamente se han formulado sobre este punto.

Conviene, por ello, no sólo aclarar algunos de esos comentarios, sino explicar cuáles son los próximos pasos, continuando un anterior artículo publicado aquí, en Prodavinci.

1. ¿La Ley de Amnistía ya está vigente? La Ley de Amnistía no está vigente, pues para ello debe ser publicada en Gaceta Oficial.

Esa publicación requiere, primero, que la Asamblea Nacional “sancione” la Ley, o sea, que luego de la segunda discusión, redacte la versión final de la Ley que será firmada por la Junta Directiva, según el artículo 213 de la Constitución.

Luego, la Ley sancionada debe ser remitida al Presidente de la República para su promulgación, de acuerdo al artículo 214 constitucional.

2. ¿Qué puede hacer el Presidente de la República al recibir la Ley de Amnistía? Ya se ha anunciado que el Presidente de la República no “aceptará” La Ley de Amnistía, como comenté en un anterior artículo en Prodavinci.

Así, el Presidente tiene diez días para (i) promulgar la Ley y remitirla a la Gaceta Oficial; (ii) formular observaciones a la Asamblea, que podrán o no ser aprobadas por ésta y (iii) remitir la Ley a la Sala Constitucional, si considera que el texto aprobado por la Asamblea es inconstitucional (artículo 214 de la Constitución).

Si el Presidente no promulga la Ley, la Asamblea la promulgará directamente (artículo 216 constitucional).

Por ello, no es necesario que el Presidente de la República “acepte” la Ley de Amnistía para que ésta sea publicada, pues la Asamblea puede publicarla directamente. Tampoco el Presidente puede impedir la publicación de la Ley, pues sólo podrá hacer observaciones o comentarios.

3. ¿Puede la Sala Constitucional declarar inconstitucional la Ley de Amnistía? La amnistía es una competencia exclusiva de la Asamblea, de acuerdo con el numeral 5 del artículo 187 constitucional. Por ello, la amnistía ha sido considera como un “privilegio” que sólo la Asamblea puede acordar, con base en consideraciones de oportunidad y mérito que no puede ser objetadas, siquiera, por la Sala Constitucional.

Por ello, la Sala sólo podría controlar aspectos de forma de la Ley de Amnistía, así como el cumplimiento de la prohibición del artículo 29 constitucional, que excluye de la amnistía a “las violaciones de derechos humanos y los delitos de lesa humanidad”. Pero no puede objetar la Ley por valoraciones en cuanto a su fondo, ni menos, en cuanto a su conveniencia.

4. ¿La Ley de Amnistía aprobada promueve la impunidad? Una crítica que se reiteró en el debate del 29 de marzo, es que la Ley promueve la impunidad, en especial, de “asesinos”.

Esas críticas nada tienen que ver con el contenido de la Ley. Así, el artículo 2 de la Ley de Amnistía limita su ámbito de aplicación a hechos realizados en ejercicio de libertades ciudadanas y con  fines políticos, que han dado lugar o pueden dar lugar a investigaciones, imputaciones, acusaciones o condenas por parte de los órganos de persecución penal y órganos administrativos, especialmente en casos de persecuciones políticas.

Por lo tanto, no es cierto que esta Ley rija a cualquier tipo de delitos, sino sólo para hechos que han dado lugar a procedimientos y juicios penales, pero basados en el ejercicio de libertades políticas.

En pocas palabras, la Ley de Amnistía aplica a quienes han sido condenados o investigados por delitos políticos, en especial, los llamados “presos de conciencia”.

Para ello, además, la Ley delimita muy bien cuáles son los hechos respecto de los cuales aplicará la amnistía, tanto en el tiempo como en la descripción de las condiciones de esos hechos. Por ejemplo, la amnistía aplica a favor de las personas investigadas, imputadas, acusadas o condenadas por la comisión de los delitos o faltas vinculados con los acontecimientos políticos y la alteración de la paz o del orden general establecido ocurridos entre el 11 y el 14 de abril de 2002, si los respectivos delitos o faltas no quedaron abarcados por el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Especial de Amnistía. También la amnistía aplica a los funcionarios judiciales que hayan sido objeto de persecuciones políticas entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2015.

Incluso, la Ley enumera el tipo de delitos respecto de los cuales aplicará la amnistía —como la “traición a la patria”—, y excluye a ciertos delitos, como el homicidio o el delito de lesiones graves o gravísimas.

Como se ve, no puede decirse que la Ley fomenta la impunidad ni que protege a “asesinos”.

5-preguntas-clave-sobre-la-reforma-de-la-Ley-Orgánica-del-TSJ-por-José-Ignacio-Hernández3205. ¿La Ley de Amnistía protege a violadores de derechos humanos? La Ley no aplica, como ya señalamos, a los delitos de violaciones de derechos humanos y lesa humanidad, en los términos del artículo 29 de la Constitución y los Tratados que regulan la materia.

6. ¿Cómo se aplicará la Ley de Amnistía? Una vez publicada en Gaceta Oficial, la Ley de Amnistía implicará el “olvido” de los hechos respecto de los cuales ella aplica. Esto quiere decir que, con la vigencia de la Ley, se extinguirá cualquier investigación, procedimiento o juicio relacionado con tales hechos, y asimismo, se extinguirá cualquier pena relacionada con esos hechos.

Por ello, en los juicios penales, el Juez deberá acordar el “sobreseimiento”, o sea, deberá acordar la terminación del juicio, lo cual implicará la extinción inmediata de cualquier medida privativa de libertad.

Si ya se hubiere dictado sentencia y se hubiese impuesto la pena privativa de libertad, el Juez declarará la extinción de esa pena, ordenando la libertad plena inmediata de quien hubiere sido privado de libertad.

7. ¿Y qué pasa con las víctimas? Otra crítica ha sido que la amnistía no considera los derechos de las víctimas.

Desde un punto de vista teórico, la amnistía, al igual que el indulto, genera beneficios individuales que impiden proseguir con acciones penales, incluso, si existen víctimas. Ello, insisto, sucede en todos los casos en que se dictan este tipo de medidas. Sucedió así, por ejemplo, con las medidas que beneficiaron a los que participaron en el golpe de Estado de 1992, al igual que con la amnistía declarada por el presidente Chávez respeto de los hechos de abril de 2002.

Pero esta Ley de Amnistía es distinta, pues ella no incide sobre delitos efectivamente cometidos y legítimamente investigados, sino respecto delitos investigados y declarados en el contexto de persecuciones políticas. O sea, se trata de “falsos delitos”, respecto de los cuales no podría haber víctimas verdaderas.

Por el contrario, delitos reales, como el homicidio o delitos de lesa humanidad, quedan fuera de la amnistía, lo que no afecta a las víctimas.

En todo caso, la Ley aprobada por la Asamblea reconoce el derecho de las víctimas a presentar reclamos civiles por daños que le fueren ocasionados, cumpliendo así con las exigencias derivadas de los estándares internacionales de derechos humanos.

8. ¿Hay otras medidas para la reconciliación? La amnistía es una figura que se justifica para cumplir con un objetivo superior, como es promover la paz y la reconciliación a través del perdón.

Por ello, la Ley tiene otras medidas para la reconciliación, como la creación de la Comisión Especial para la Reconciliación, de composición políticamente plural, que hará seguimiento a la aplicación de la Ley.

9. ¿Qué hace falta para que la Ley de Amnistía se aplique? En resumen, para que la Ley de Amnistía se aplique, hace falta cumplir con dos pasos.

El primer paso es que la Ley sea publicada en Gaceta Oficial, lo que supone superar el control del Presidente de la República (que se limita, como vimos, a proponer observaciones) y, eventualmente, el control de la Sala Constitucional.

Luego de ello, la Ley debe ser aplicada por los jueces, para acordar la inmediata terminación de las investigaciones y juicios, así como la extinción de las medidas privativas de libertad y condenas impuestas.

Sin duda, cuando la Ley sea remitida al Presidente de la República para su promulgación, volveré a escribir del tema en Prodavinci.

José Ignacio Hernández G.  José Ignacio Hernández es abogado venezolano, Doctor en Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y Profesor de la UCV y UCAB. Puedes seguirlo en Twitter en @ignandez

Comentarios (11)

Walter Cianferra
30 de marzo, 2016

Entiendo perfectamente que el espíritu del autor fue el de no tomar posición con respecto a los “debería”… Sin embargo, lo que en este par de párrafos se señala:

‘Por ello, en los juicios penales, el Juez deberá acordar el “sobreseimiento”, o sea, deberá acordar la terminación del juicio, lo cual implicará la extinción inmediata de cualquier medida privativa de libertad.

Si ya se hubiere dictado sentencia y se hubiese impuesto la pena privativa de libertad, el Juez declarará la extinción de esa pena, ordenando la libertad plena inmediata de quien hubiere sido privado de libertad.’

…lastimosamente no va a ocurrir. Ningún juez va a ordenar la libertad plena de los presos políticos. Ningún juez quiere ser”Afiuni”. El escenario más optimista es que, a modo de falsa benevolencia, liberen a los inocuos estudiantes presos, pero no van a liberar ni a López, ni a Ceballos, ni a Ledezma, ni a Rosales, etc. A todos ellos se les va a imputar el crimen de homicidio por lo que el juez va a sentenciar que tales “imputados” no están cubiertos por la aprobada Ley de Amnistía

ALEXIS MILLAN
30 de marzo, 2016

Buen dia Prof. Hernandez

Luego de entrar en Vigencia esta ley, es casi seguro que los jueces quieran hacerse los desentendidos y no quieran declarar extintas las sentencias y las averiguaciones o juicios… en este supuesto caso que dichos jueces se nieguen a acatar esta ley.. Cuales serían los escenarios y posibles direcciones para aplicar?.. Existe manera legal y constitucional para obligarlos a actuar según dicte la amnistía? Cual sería el escenario al que estarían sujetos los jueces que rechacen la misma?

Gracias y Saludos

carlos chaparro
30 de marzo, 2016

que pasa si los jueces no acatan la ley, por miedo a ser relevados de su cargo, quedamos como unos tontos?, pienso que esta ley debio plantearse una vez se haya cambiado el gobierno, porque una vez que se haya aplicado dicha ley, quien dice que el gobierno vuelva a imputar nuevamente por los mismos cargos con nuevos falsos delitos infundados.

Hilda Anzola
30 de marzo, 2016

Muy pedagógico su artículo sobre La Amnistía cosa que no es nueva, más sin embargo los oficialistas pretenden que personas injustamente encarceladas sigan sufriendo el oprobio de las cárceles venezolanas, cuyo único delito fue pensar diferente. felicitaciones por su artículo

Pedro Hernandez
30 de marzo, 2016

El articulista hace mencion acerca d la parte legal d todo este asunto pero si vamos a la practica veremos q d ser aprobada y puesta en vigencia este proyecto d ley, esa reconciliacion q en si no es mala no se producira, es obvio q la intencion d esto es desatar una espiral d violencia en el pais debido a q la polarizacion es muy grande, la oposicion asi no quieran reconocerlo no ha hecho meritos para q se gane la confianza d buena parte del pueblo chavista, y las victimas q perdieron seres queridos a causa d las acciones opositoras d estos 17 años dificilmente encontraran justicia x parte d la oposicion venezolana, esta oposicion no ha reconocido sus errores ni lo hara, y lamentablemente x lo q se palpa en la calle es q vamos a un enfrentamiento entre venezolanos

Aurelio Useche K
30 de marzo, 2016

Existe una Duda, la cual se refiere al acatamiento primero por el Gobierno, los militares y los jueces a quienes le corresponderia la ejecucion de la Ley en sus efectos practicos como es la liberacion de los presos politicos. Que pasaria si ello no se acata? Quien obliga a su cumplimiento? Si el Ejecutivo y el Poder Judicial, deciden unilateralmente no aplicar la Ley? La cascabel y el gato…

Demóstenes Pérez
30 de marzo, 2016

Los ciudadanos democráticos — críticos o aliados del Gobierno — celebraríamos que la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional sea promulgada y aplicada en el marco de la Constitución y las leyes. Es una prueba para el Estado de Derecho y Justicia Social en Venezuela. Es una interpelación a los actores de los poderes públicos para que demuestren madurez política y cultura democrática. También el presidente Maduro tendría que demostrar si es un ciudadano democrático respeta la Constitución y las leyes o es un dirigente político camorrero que obstaculiza el trabajo de los demás poderes públicos. Quienes no se han leído la Ley la definen, alegremente, como “Ley de Amnesia” y “Ley de Auto-Perdón”: dos frases hechas lanzadas para engañar incautos.Con lugares comunes y eslóganes no se puede avanzar en un debate serio y de importancia nacional y mundial. El mundo, preocupado por los DDHH, tiene su mirada en Venezuela.

Angel Zambrano
30 de marzo, 2016

Gracias nuevamente por tu exposición José Ignacio.

Lamento no ser optimista respecto a la sanción de esta Ley. Ya se sabe que Nicolas Maduro está en contra de ella y es hecho notorio que el TSJ no hace otra cosa que complacer al Poder Ejecutivo, por lo que procederá a declararla inconstitucional.

Pero aún si se diera el caso de que dicha Ley entrara en vigencia, coincido con la opinión acá presentada por el auditorio: los jueces a cargo de las causas que ampara esta Ley, podrían sencillamente ignorarla, por lo que sería tan solo letra muerta. Seamos sensatos: la aplicación de esta Ley es tan solo una utopía mientras el gobierno actual exista.

rafel pinedo
30 de marzo, 2016

Este excelente articulo deberian leerlo los diputados, los miembros del gobierno y sus seguidores.Por que las barbaridades que dicen los chaviztas en la AN,desdice mucho de su capacidad intelectual,y del desconocimiento de dicho proyecto.Yo siempre he sido optimista,pero con el TSJ que tenemos,se puede esperar cualquier violacion de las leyes

ruth
31 de marzo, 2016

Buenos dias..me gustaria que se explicaran los mecanismos para decidir quienes son presos politicos o no..es muy importante pues la gente cree que a todos los asi llamados lo son y que,automaticamente saldran libres. Supongo que la ley establece requisitos….tambien quisiera saber porque manuel rosales es considerado preso politico si se le imputaron delitos de o tra naturaleza…gracias

maria victoria marin
31 de marzo, 2016

Muchas gracias por aclarar mis dudas con respecto a esta ley estaba preocupada por su aplicacion seguire esperando mas informacion sobre esta hermosa ley de RECONCILIACION les agradezco de verdad feliz dia para ustedes

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.