Blog de Luis Vicente León

A los morochos: ¿Qué es el populismo?; por Luis Vicente León

Por Luis Vicente León | 5 de marzo, 2017
juan-domingo-peron-640

El expresidente argentino Juan Domingo Perón y su esposa Eva Duarte en 1950. Fotografía de Associated Press

Luego de terminar una entrevista telefónica con un periodista extranjero, me di cuenta de que mis hijos me miraban con algo que parecía curiosidad. “¿Qué pasa?”, pregunté extrañado. “Papá, ¿qué es eso del populismo, que cada vez que lo nombras terminas intenso?”. La pregunta me tomó por sorpresa y mi respuesta en ese momento fue bastante pobre, así que decidí profundizar el tema para ellos y para ustedes aquí.

El populismo es una oferta política engañosa, aparentemente atractiva para las personas más desposeídas, que usualmente son quienes lo apoyan con más pasión y, paradójicamente, quienes terminan más afectados por sus resultados, invariablemente devastadores.

No se llama populismo por casualidad, sino porque es popular. Logra engañar a la gente ofreciendo repartirle gratis cosas, usualmente producidas o propiedad de otros, a quienes los populistas llaman ladrones y especuladores, mientras la economía los definen correctamente como productores y generadores de riqueza y a quienes les pueden expropiar todo, menos su conocimiento exclusivo de cómo esas cosas se hacen y se distribuyen eficientemente. Los discursos populistas son encendidos, llenos de culpables, enemigos imaginarios y marcianos invasores.

Ofrece cambio y castigo, dos palabras seductivas y motivadoras. El discurso es siempre el mismo: castigo a la oligarquía, redistribución de la renta (operación Robin Hood), intervencionismo económico, controles, expropiaciones e intervenciones de empresas y se acompaña con la criminalización de la disidencia, el nacionalismo y el chauvinismo, entre muchas otras yerbas aromáticas.

Pero el populismo suele tener un tiempo finito para conectar a la población. Su primer problema es la incapacidad para resolver los problemas que promete atender. Él llega cuando la situación es mala y eso le hace mas fácil penetrar el deseo de cambio de la población, pero el resultado también siempre es el mismo: ineficiencia, corrupción, desinversión, destrucción de valor, contracción económica y empobrecimiento exponencial, lo que lleva a sus ejecutores a ofrecer más control para “tapar” los huecos que deja el control anterior, a la vez que acentúa la persecución y la represión contra sus adversarios para fortalecer la tesis de los culpables externos. El resultado es igual que en el del primer control, pero peor y la respuesta de los populistas es controlar aún más para“tapar” los huecos del nuevo control, con el que se pretendía “tapar” los huecos del control previo y así sucesivamente.

Cuando alcanza su nivel máximo de ineficiencia, que siempre llega, la población, que antes los aplaudía, ahora quiere cambio. Independientemente de su nivel de formación termina entendiendo el problema y el responsable como si hubiera pasado por una maestría de economía. Rechaza ahora los controles, el intervencionismo, las expropiaciones y quiere votar para reformular lo que ahora entiende inadecuado e inviable. Pero los populistas, que antes se basaron en el respaldo de esa población para justificar su poder, ahora impiden que ese pueblo se exprese. Amenazan y restringen, coartando incluso su libertad de expresión, bajo la tesis de que si alguien teme decir lo que piensa, terminará por evitar pensar lo que no puede decir.

Como una película de Hollywood, luego de pasar más trabajo que una gata ladrona, el final de esa historia suele ser alentador: el fin del populismo y el rescate de la democracia y el mercado. El problema es que ese final feliz no siempre llega con la misma celeridad, ni comodidad. Depende de lo que la sociedad haga para lograrlo. Pero no se trata de un tema de fuerza sino de inteligencia. Un bien mucho más preciado, valioso… y escaso.

Luis Vicente León 

Comentarios (20)

Jesús Avila López
5 de marzo, 2017

Hola LVL. Comparto de manera plena tu artículo de hoy. Soy de los que opina que la sociedad venezolana, de la cual soy parte, en su gran mayoría, somos cómodos y nos hemos dejado someter por 18 años de delincuentes en el poder que le han transmitido ese “estilo de vida” a parte de la generación que viene en ascenso.

Me quedo con: “El problema es que ese final feliz no siempre llega con la misma celeridad, ni comodidad. Depende de lo que la sociedad haga para lograrlo. Pero no se trata de un tema de fuerza sino de inteligencia. Un bien mucho más preciado, valioso… y escaso.”

Pedro Pérez
5 de marzo, 2017

Una descripción sería de populismo. Espero que la moderación no limite la publicación sino que favorezca la fiscusión. http://elpais.com/elpais/2017/03/02/opinion/1488458309_164217.html?id_externo_rsoc=TW_CM

Juan Rodríguez
5 de marzo, 2017

Excelente explicación Sr. León… Después de leerlo a uno le queda super claro lo que es el populismo y todo lo negativo que conlleva su aplicación… Pero recordemos que cambio y castigo no son consignas propiedad exclusiva de los populistas, también los restauradores de la democracia y el mercado ofrecen cambio y castigo, como ud bien dice “dos palabras seductivas y motivadoras”, sólo que en dirección contraria, pero que en su opinión (tarde o temprano) nos llevarán a un final hollywoodense …¿Es cierto esto?.. Después de leer a Thomas Piketty y a Tony Judt (2 escritores capitalistas) uno comprueba, que así como ud demuestra lo ficticio del populismo, ellos confirman que el mercado y la democracia no resuelven la pobreza, son sólo un mal menor, y abren de nuevo el camino al populismo con el consecuente reacomodo a lo Hollywood… Marx y Adam Smith resultaron un fiasco como profetas.. Obvio, entre dos males me quedo con el menor, pero sigo buscando la verdadera felicidad…

Luis Tassara
5 de marzo, 2017

Solicito a Luis Vicente León un artículo similar hablando y desnudando que significas los “subsidios”, como genera distorsión y reducción en los ingresos de la población.

gracias

gaba
5 de marzo, 2017

Mas claro no canta un gallo…ademas, lo puede entender raimundo y todo el mundo…debiera convertirse en un “documento” a ser repartido por todo el pais , por que no, por los partidos integrantes de la Mesa de la Unidad que no han sabido expresarlo en cuasi ninguna oportunidad, situacion, etc. etc. Demos credito al “pueblo” que ya ha internalizado lo que es…esperamos…

Gerardo Peraza arraiz
5 de marzo, 2017

Más claro,y detallado,concepto de populismo no existe.y el ejemplo del mismo,la dictadura civico-militar q destruyó las arterias y el corazón de nuestro bello país,q seguro conocieron los morochos.

Rafael Barrios Armas
5 de marzo, 2017

A aquellos que aún no han podido entender, les recomiendo leer el libro “EL ENGAÑO POPULISTA” de Axel Martínez y Gloria Alvarez. El populismo ha sido un mal éndemico de América Latina. El líder populista arenga al pueblo contra el “no pueblo” , anuncia el amanecer de la historia, promete el cielo en la tierra. Cuando llega al poder, micrófono en mano decreta la verdad oficial, desquicia la economía, azuza al odio de clases, mantiene a las masas en continua movilización, desdeña los parlamentos, manipula las elecciones, acota las libertades. Enrique Krauze

Pablo
5 de marzo, 2017

Primera vez que me siento decepcionado de un articulo de LVL. Pero populismo no es eso, eso que defines es solo el argumento sobre el tipo de políticas publicas y economicas fracasadas de ciertos países con tintes autocraticos (por lo general con ideales socialistas en caso de latinoamerica). Pero populismo no es una manera de hacer política o de manejar la economía, el populismo es un “momento politico” que como bien dice esta cargado de una narrativa popular donde debe existir un “ellos y un nosotros”, es decir, un enemigo. Este puede llegar con ideales de derecha o de izquierda. Lo importante del populismo es el “enemigo”, por ejemplo, para la Izquierda por lo general son los “Ricos” y para la derecha el Enemigo son los “inmigrantes ilegales”. Es recomendable no confundir Populismo con Demagogia. El populismo es la manera de llegar al poder con una narrativa desafiante que levante las pasiones buenas o malas de la gente, pero no define como serán sus políticas económicas.

luciano tanto
5 de marzo, 2017

Artículo útil, con título inadecuado que no invita a la lectura, ya que deja presumir que solos “los morochos” pueden ser víctimas del populismo.

Roberto Arocha Larrazabal
5 de marzo, 2017

……”Ofrece cambio y castigo, dos palabras seductivas y motivadoras. El discurso es siempre el mismo: castigo a la oligarquía, redistribución de la renta (operación Robin Hood), intervencionismo económico, controles, expropiaciones e intervenciones de empresas y se acompaña con la criminalización de la disidencia, el nacionalismo y el chauvinismo, entre muchas otras yerbas aromáticas”…..Con todo respeto LVL, eso que describes no es populismo, creo que confundes el concepto, eso que describes no es mas que dictadura, opresion, yo diria que autocracia, pero populismo? no que va.

Pedro Villavicencio
6 de marzo, 2017

Muy bueno este artículo; yo agregaría que el populismo no sólo es una oferta enganiosa, sino que es una práctica sistemáticamente enganiosa. Como comparación, vale decir que es similar cuando el cuerpo humano tiene bajas las defensas, le caen todos los micróbios y germenes “oportunistas”encima, los herpes hacen de las suyas. Si el individuo no se aplica un tratamiento adecuado y sigue con su vida desordenada, por seguro, se le agravará el cuadro.

Jose Espinoza D
6 de marzo, 2017

El populismo es uno de los síntomas de una sociedad enferma, en una sociedad sana este tipo de discurso no tiene efecto alguno, al contrario, puede acarrear una considerable pérdida de votos.

Jose Espinoza D
6 de marzo, 2017

E independientemente de que fueran republicanos, demócratas, o meros vivianis: Trump, Reagan, Kennedy, Berlusconi, Chávez, Fujimori, Perón, Lula, Hitler, Mussolini, Lenin y tantos otros, han sido o son populistas que han llegado al poder en los momentos más críticos de sus respectivos países. Al final todos se vistieron de “populistas” si la ocasión y el premio lo merecía.

Vladimir Jiménez
6 de marzo, 2017

Excelente amigo Luis Vicente.

Giulio Bevilacqua
6 de marzo, 2017

Exelente Luis Vicente, solo agregaria que el populismo no tiene vida en pueblos educados

Flor Bello
6 de marzo, 2017

Me quedo claro lo que es el Populismo, gracias por su artículo.

lars
8 de marzo, 2017

Yo suscribo la tesis de Mires, de que la palabra populismo es hasta cierto punto inútil y está impidiendo que se llame a las cosas por su nombre (http://prodavinci.com/blogs/nunca-mas-populismo-argumentos-a-favor-de-la-supresion-de-un-concepto-inutil-por-fernando-mires/). Con todo el respeto por Vargas llosa, esa confusión es clara en su artículo del domingo, cuyo link colocó Pedro Pérez más arriba. A la vez suscribo la tesis de Guy Sorman en su articulo El populismo es una pornografía (https://www.almendron.com/tribuna/el-populismo-es-una-pornografia/), donde cita la famosa frase de un juez norteamericano: «No sé definir la pornografía, pero la reconozco cuando la veo». Ocurre lo mismo con el populismo: es difícil de definir y es fácil de reconocer. Según Sorman, el populismo se basa en dos principios elementales: la oposición entre ellos y nosotros y la redistribución de la riqueza en vez de su creación. En esos términos simples la palabra adquiere sentido como complemento.

Sheyla López
8 de marzo, 2017

Estimado Luis Vicente, este artículo atrajo mi atención puesto que me doy cuenta que nuestros hijos estan tan consciente de la crisis del país como nunca antes los niños estuvieron. No se cuantos años tengan tus morochos, pero hace unos días mi hijo de once años, me preguntaba cual era la diferencia entre la democracia y el socialismo, al igual que tú, por lo inusual de la pregunta y camino a casa en una camionetica por puesto, le dí una respuesta muy pobre, mi hijo, tan afectado como todos los venezolanos, está cada día más atento y preocupado por nuestra situación. Buena oportunidad para explicarle a nuestros niños y jóvenes que fue lo que pasó,y como llegamos a este punto, para que no repitan nunca más nuestros errores!

ELIZABETH AGUIRRE
11 de marzo, 2017

…”inteligencia. Un bien mucho más preciado, valioso… y escaso.” es la ventaja que tiene el populista.

Maria
13 de marzo, 2017

Resulta extraño este concepto de populismo confeccionado a medida del caso de venezuela

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.