Artículos por Armando Rojas Guardia

Sobre la fama y la ética de los ‘nadies’ // Diario de Armando Rojas Guardia

1 En mi infancia, la relación simbiótica con mi madre, prolongada y ramificada incesantemente por la atmósfera que emanaba de la presencia avasallante de mis hermanas, de mis tías, de mis primas (toda mi familia materna es un verdadero matriarcado), determinó que yo fuera un niño y después un jovencito bastante afeminado, en las actitudes
Armando Rojas Guardia | Artes | 5 de noviembre, 2016

Sobre la sonoridad de la belleza y los ruidos de la fealdad // Diario de Armando Rojas Guardia

5 Mi vida transcurre despaciosa y serenamente: estudio, lectura (estoy leyendo estudiosamente cinco libros a la vez), cinco talleres semanales, algunas películas en el DVD, comidas más bien frugales (salvo cuando almuerzo en la tasca que queda en el sótano de mi edificio: allí pido un churrasco de atún a la portuguesa que me gusta
Armando Rojas Guardia | Artes | 29 de octubre, 2016

Sobre la conexión mítico-simbólica entre risa y sexualidad // Diario de Armando Rojas Guardia

4 Hoy, la risa cómplice de mi hermano Alejandro a través del hilo telefónico me ha hecho recordar mis propios apuntes en este diario a propósito del descubrimiento sanador de mi propia comicidad. En “El Dios de la Intemperie” afirmo —y ello debió parecerle enigmático a algunos lectores— que a veces nos es dado vislumbrar,
Armando Rojas Guardia | Artes | 22 de octubre, 2016

Sobre la conciencia de existir y el descubrimiento de la risa // Diario de Armando Rojas Guardia

2 El soterrado rencor de haber nacido humano late en el hombre a medida que toma conciencia de la tarea que conlleva, para él, existir. Una tarea riesgosa que supone superar tres tentaciones simultáneas (implícitas en los tres primeros capítulos del relato mítico del Génesis): primero, la seducción del caos, de ese estado de indiferenciación
Armando Rojas Guardia | Artes | 15 de octubre, 2016

Sobre ‘Watunna’ y su significado existencial // Diario de Armando Rojas Guardia

1 Acabo de asistir con Luisa Helena al concierto de La Orquesta Sinfónica Municipal dentro del cual se ejecutó la pieza titulada “Watunna”, de Adrián Suárez. No se me ocurre otro adjetivo para calificar a esta música que este: vaginal. La pieza entera es un útero selvático en cuyo interior, junto con la majestuosa preeminencia de los instrumentos
Armando Rojas Guardia | Artes | 8 de octubre, 2016

Sobre el acto de comulgar y el evangelio como conducta // Diario de Armando Rojas Guardia

24 “El infierno es la enemistad consigo mismo” (Jonatan). 25 En la tarde del sábado Jonatan me lleva a la capilla. Se ubica detrás del altar, enfrente de mí, y con unción casi palpable extrae de una pequeña custodia colocada en el bolsillo superior de su camisa una hostia consagrada. Me la ofrece, y yo
Armando Rojas Guardia | Artes | 1 de octubre, 2016

Sobre la culpa y la alegría del cuerpo // Diario de Armando Rojas Guardia

23 Marguerite Yourcenar le hace decir al emperador Adriano, refiriéndose a esa etapa de la vida de este ubicada en la víspera misma del suicidio de Antínoo, signada por el bienestar espiritual y la experiencia de la comunión amorosa, estas palabras que ahora me vienen insistentemente a la memoria: “Días alciónicos, solsticio de mi vida”.
Armando Rojas Guardia | Artes | 24 de septiembre, 2016

Sobre las prácticas meditativas y la metáfora del espejo // Diario de Armando Rojas Guardia

17 Jonatan lleva años estudiando las prácticas meditativas, tanto individuales como comunitarias, de los epicúreos y los estoicos, así como también la proyección de esas prácticas en el primer monacato cristiano. Me entero, a través de él, que Pacomio, el fundador de la vida cenobítica, tal como ha venido desarrollándose dentro del catolicismo a partir
Armando Rojas Guardia | Artes | 17 de septiembre, 2016

Sobre la religiosidad del cuerpo, el Eros y el Ágape // Diario de Armando Rojas Guardia

11 Hoy, en la capilla, y durante la Eucaristía, detuve mi atención en el cuerpo de Jonatan al arrodillarse en el momento de la elevación y al persignarse antes de la lectura del Evangelio: ese cuerpo estaba gestualmente transfigurado por la experiencia religiosa. Era casi palpable su reverencia física, el trasunto carnal de su adoración.
Armando Rojas Guardia | Artes | 10 de septiembre, 2016

Sobre la desnudez masculina // Diario de Armando Rojas Guardia

10 La última explicación de “La desnudez del loco”, ese poema mío, hunde sus raíces en el subsuelo más recóndito, por inconfesado, de mi psiquismo. El poema puede ser leído como una meditación lírica sobre la locura a partir de la exploración de la imagen simbólica del cuerpo desnudo. Así fue y es leído por
Armando Rojas Guardia | Artes | 3 de septiembre, 2016

Sobre la ermita y la visita de Jonatan // Diario de Armando Rojas Guardia

7 Junto a la ermita —como llama Jonatan a la casita que está a un costado de la casa de ejercicios espirituales— unas minúsculas flores amarillas yerguen su corola monacal hacia la luz que las exalta. Ellas me enseñan hoy ese noble asunto que es la alabanza. Esa homilía vertical me recuerda aquel día remoto
Armando Rojas Guardia | Artes | 27 de agosto, 2016

Sobre el deseo y la muerte // Diario de Armando Rojas Guardia

4 Desde hace un tiempo, me he acostumbrado a fijar mi mirada en el bulto genital de los hombres con los que me topo en la calle, en un café, en una plaza, en un centro comercial, en mi propia casa (si el hombre es un visitante ocasional que me obsequia su presencia física). Observo
Armando Rojas Guardia | Artes | 20 de agosto, 2016

Sobre el reconocimiento del Ser // Diario de Armando Rojas Guardia

En Prodavinci hemos estado publicando las entradas del Diario del maestro Armando Rojas Guardia correspondientes al año 2016. Ahora, en un pequeño salto en el tiempo, Rojas Guardia ha decidido compartir con nuestros lectores unas entradas correspondientes a los últimos meses de 2015 como mirada en retrospectiva de su visión del mundo. Ésta es la primera entrega de este nuevo cuerpo de textos.
Armando Rojas Guardia | Artes | 13 de agosto, 2016

Carlos Pacheco [1948-2015], un gentilhombre // Diario de Armando Rojas Guardia

8 El primer recuerdo preciso que tengo de Carlos Pacheco consiste en la imagen de un adolescente sentado en uno de los muros que cercan el patio interno del colegio San Ignacio, justo enfrente del edificio administrativo donde queda el Rectorado, sosteniendo entre sus manos un ejemplar de la novela de Francoise Sagan Buenos días,
Armando Rojas Guardia | Vivir | 6 de agosto, 2016

Sobre la memoria de mi cuerpo y la visita a La Candelaria // Diario de Armando Rojas Guardia

6 Un millón setecientos mil venezolanos han salido del país debido al cáncer económico, político y social que ha hecho metástasis en nuestro organismo colectivo. Por mi parte, ya he dicho en estas páginas que sé muy bien, con una convicción visceral y entrañable, que no podría vivir, ni morir, fuera de Caracas. La memoria
Armando Rojas Guardia | Artes | 2 de agosto, 2016