Actualidad

Turistas en Barcelona: las víctimas más recientes del terrorismo; por Jon Lee Anderson

Derechos exclusivos en español para Prodavinci

Por Jon Lee Anderson | 18 de agosto, 2017
Fotografía de Getty Images

Fotografía de Getty Images

Cada agosto, el tradicional mes de vacaciones para los españoles, aquellos barceloneses que pueden costearlo escapan de la ciudad y sus hordas de turistas, hacia las colinas verdes y hermosas playas de la cercana Costa Brava. El legendario bulevar de Las Ramblas, en Barcelona, que se desprende desde centro de la ciudad a lo largo del antiguo barrio Gótico hasta el mar Mediterráneo, es un sitio de parada obligada para todos los visitantes extranjeros y permanece constantemente atestado de personas. En la mañana del 17 de agosto, Las Ramblas se convirtió en el más reciente objetivo terrorista, cuando un hombre, evidentemente jurando lealtad al Estado Islámico, manejó una van blanca alquilada, por decenas de metros, golpeando a docenas de personas que caminaban a lo largo de la avenida arbolada. La van zigzagueó en un esfuerzo aparente para maximizar la tasa de muertos. El conductor asesinó a al menos 13 personas, e hirió a cientos.

Las primeras imágenes que surgieron eran horriblemente reminiscentes: una de ellas era un video clip capturado con un iPhone, sin ninguna narrativa o comentario –y sin necesidad de tenerlos– evidentemente tomado en los primeros instantes de shock después del ataque. El video mostraba a varias personas, la mayoría en shorts y camisetas de verano, tiradas en el piso, muertas o inconscientes, heridas de gravedad, sangrando, en la acera, mientras que sobrevivientes aturdidos pasaban por las locaciones.

Todos hemos visto esta escena antes. Fue al menos la sexta ocasión en los últimos años que el homicidio vehicular ha sido el arma seleccionada por los terroristas en Europa. Hace unas semanas, una van arremetió contra multitudes de personas en London Bridge, y antes de eso, ocurrió en Westminster Bridge. El pasado diciembre, un camión se abalanzó sobre los compradores en un mercado de navidad en Berlín, y también sobre las familias que celebraban el Día de la Bastilla el verano pasado, en Niza. Y por supuesto, también ha habido otros incidentes. De forma más frecuente, estos episodios empiezan a difuminarse y a fundirse con otros ataques a personas inocentes que asisten a conciertos, hoteles y bares o restaurantes.

El ataque pudo haber tenido al extremismo islámico como motivación, pero, pisándole los talones al letal ataque vehicular ocurrido el sábado, contra una multitud de contramanifestantes en Charlottesville, Virginia –el cual fue llevado a cabo por un joven neonazi estadounidense– no puede ser visto como un caso aislado. Los terroristas se inspiran los unos a los otros e imitan el comportamiento de cada uno.

Charlottesville y Barcelona están también unidos por el discurso crecientemente extremista de Donald Trump, desde su equívoco moral sobre los supremacistas blancos y neonazis de Charlottesville, hasta la publicación de un tweet después del ataque de Barcelona, en el que empleó una cita aparentemente apócrifa, atribuida a John J. Pershing, abogando por la ejecución de terroristas islámicos con balas bañadas en sangre de cerdo. Semejantes palabras, obviamente, son sumamente ofensivas para los musulmanes en cualquier parte y de seguro inflamarán tensiones. Quizás esa sea la intención de Trump. Más temprano ese día, en una entrevista en la cadena Fox, recomendó “matar a las familias de los terroristas”, como un método para fortalecer la guerra liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico.

En contraste con las declaraciones de Trump, la oficina de la Presidencia del Gobierno de Cataluña, la región semiautónoma de España, de la cual Barcelona es capital, publicó el siguiente comunicado de prensa:

“Sabemos que todas las buenas personas, de todos los antecedentes religiosos y sociales, están con las víctimas. Ellos están de nuestro lado. La democracia y los valores intrínsecos a la libertad e igualdad son más fuertes que la violencia terrorista. Juntos derrotaremos a todos aquellos que intentan generar desconfianza a través de la violencia. Cataluña ha sido, es y será, un país de paz. Un país acogedor. Y no permitiremos que un pequeño grupo termine con nuestro estilo de vida forjado a lo largo de los siglos”.

La declaración del gobierno Catalán –evitando cuidadosamente la ruta fácil de incitar el miedo a los musulmanes– hizo un esfuerzo por ser incluyente y abarcar a todos los miembros de su población políglota. Es el tipo de declaraciones que antiguos presidentes de Estados Unidos hubieran hecho, conscientes de su rol como guías morales y protectores de todos sus ciudadanos. Fue lo opuesto a las declaraciones del presidente actual.

***

Texto publicado en The New Yorker. Derechos exclusivos en español para Prodavinci.

Traducción de Diego Marcano.

***

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

Jon Lee Anderson 

Comentarios (2)

Zen Ten Xiao
19 de agosto, 2017

Se nos está viniendo el mundo encima y no queremos aceptarlo. Se agotan los modeos tradicionales y no buscamos nuevas formulas para comabtir las desigualdades, atender las injusticias y acercarnos a las soluciones reales de los porblemas que impiden nuestra sana convivencia. Hay muchos “ismo” que nos condenan, extremismo, fundamentalismo, fanatismo, sectarismo, separatismo, populismo, etc. Vivimos en un mundo global en donde los organismos multilaterales de integración como ONU u OEA son ineficaces. Las sociedades ricas no quieren saber de pobres, aunque hay excepciones, pero por lo general las ofertas de problemas producto de la pobreza en su concepto ampliado son mayores a las ofertas de soluciones. Aun vivimos guerras cuyo origen es religioso y social. Esta nueva modalidad de acción terrorista, literalmente un atropello, se antoja cruel, deleznable y muy cobarde. Que pena todo esto a lo que lleva el extremismo, que pena que una Europa que acoge refugiados o desplazados se tiña de sangre producto de acciones terroristas que generan rechazo a los migrantes y favorecen las posturas nacionalistas y xenofóbicas. Muy ajustado el comunicado del gobierno catalán, muy fuera de contexto las declaraciones y comentarios del deslenguado Trump(o), oportuno el rechazo internacional a las acciones de este tipo, pero es tiempo de soluciones reales que vayan más allá de la intención de las palabras. Hemos perdido demasiado tiempo en definiciones y búsquedas utilizando un lenguaje limitado y complicado. Es necesario construír verdaderos puentes de acercamiento, que aproximen los opuestos, y den sustento a la tolerancia, se requieren nuevos acuerdos mundiales de convivencia y respeto entre nosotros.

Saldivia
19 de agosto, 2017

Mas allá de lo trágico de la situación, el oficialismo de la región de cataluña no pierde ocasión para meter su cuña de independentismo. Eso de “un pais de paz” y la discriminación en algunos medios de dicha región, entre heridos catalanes y heridos españoles (como si los primeros no lo fuesen) muestra que la obsesión del oficialismo catalán y de los medios a su servicio no respeta ni la muerte trágica.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.