Artes

‘Cuéntame del 1 al 10’, un libro que condensa el espíritu de Ekaré; por Diajanida Hernández

Por Diajanida Hernández | 7 de agosto, 2017

cuentame2

El libro Cuéntame del 1 al 10, de Ana Palmero Cáceres, publicado por Ekaré, es el primero de una trilogía que explora el imaginario Ye’kuana y los particulares patrones geométricos que esa etnia emplea en su cestería. La serie se completa con Cuéntame y Opuesto.

En el caso de Cuéntame, los lectores son invitados a contar del 1 al 10, pero contando animalitos: en sus páginas hay jaguares, serpientes, armadillos, monos, escorpiones, patos, iguanas, murciélagos y hombres; todos diseñados a partir de las formas que se encuentran en la cestería de la etnia que habita en el sur de nuestro país.

Este hermoso trabajo de Palmero y Ekaré recibió la Mención Especial en el Premio Nuevos Horizontes que otorga la Feria de Boloña, el más grande evento del mundo editorial infantil y juvenil, por considerar que es “un libro para contar, sencillo y de formato pequeño, en el que los números son presentados a través de patrones tradicionales de su cultura. Atractivo y divertido de usar, el libro es loable por la gran calidad de su diseño gráfico”.

El veredicto del jurado de la Feria de Boloña señala puntos que son parte de la marca del trabajo editorial de Ekaré y que se ven reflejados en Cuéntame: sencillez, intención lúdica, calidad gráfica y acercamiento a la tradición cultural venezolana. Pero este libro dice más de Ekaré y, por supuesto, de su autora.

Cuéntame habla del proceso de edición de cada libro en Ekaré, hechos con el espíritu de un taller, que cuida la calidad y la estética de las publicaciones. Este cuento, además, se inserta en la vertiente del libro venezolano, uno de los aspectos que definió a la editorial desde que fue fundada, esa de las narraciones indígenas, de la tradición oral, desde lo más lúdico como los libros de chistes y refranes hasta cuentos tradicionales como Tío Tigre y Tío Conejo. Es decir, honra esa idea de buscar narraciones en otros imaginarios que también son parte de nosotros.

Entre las cosas que creo debemos agradecer y celebrar de Ekaré es su empeño en mantener la esencia con la que nació: ese de publicar buenos textos, buenas historias, experimentales, bien ilustradas, con ediciones de lujo (y cuando digo lujo me refiero no a materiales costosos o presentaciones estrafalarias sino a delicadeza, honestidad, creatividad, calidad). Cuéntame muestra esos parámetros de edición de la casa editora venezolana.

En esta publicación, Palmero, que ha ilustrado otras publicaciones entrañables como El elefante del circo y Taquititán de poemas, deconstruyó y descontextualizó la imaginería y formas de la cestería Ye’kuana hasta llegar a una compleja simplicidad, a una ilustración y una publicación casi de concepto, que acerca al lector, de forma lúdica, al símbolo. Visto con detenimiento, los patrones geométricos de Cuéntame se asemejan a las formas de videojuegos como Pacman, por ejemplo, pues parecen ilustraciones hechas de pixeles. Esa reinterpretación de un pedacito de una cesta, también tiene una cercanía con el arte cinético, con su idea de movimiento y color.

Además de invitarnos a contar, a acercarnos a una parte de la cultura Ye’kuana y de la fauna del país, a aproximarnos a la idea de lo fragmentario, a experimentar con unas particulares formas y sus posibles relaciones, Cuéntame ofrece un cierre informativo sobre la etnia y su trabajo artesanal, lo que ancla y le da pertenencia a la imaginería que se utiliza en el libro.

Cuéntame no es un libro tradicional, pero está en el lugar de los buenos libros infantiles. Esos que van a contrapelo de los temas moralizantes, pedagógicos, ejemplarizantes, pero que no olvidan el público al que va orientado.

Diajanida Hernández 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.