Actualidad

¿Qué implicaciones tiene el desconocimiento internacional de la Constituyente?; por Mariano de Alba

Por Mariano de Alba | 30 de julio, 2017

collage-mariano-2

Es previsible que un número considerable de países de la región y la Unión Europea no reconozcan el resultado de las elecciones impuestas por Nicolás Maduro para elegir una fraudulenta Asamblea Constituyente. De hecho, así lo han anunciado ya los gobiernos de Colombia y Panamá. Este hecho tendrá importantes consecuencias en el plano internacional, las cuales formarán parte de la creciente presión para que gobierno y oposición busquen una salida negociada que sea pacífica y, por encima de todo, realmente democrática.

¿Qué dijeron los gobiernos de Colombia y Panamá?

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, expresó que la Constituyente “tiene un origen espurio y, por consiguiente, sus resultados tampoco podremos reconocerlos”. Por su parte, un comunicado oficial del gobierno Panamá se refirió a las elecciones, concluyendo que “no reconocerá sus resultados, sobre la base de los vicios que ya se identifican en dicho proceso”.

Dos precedentes similares

No es la primera vez que distintos países de la comunidad internacional desconocen los resultados de un proceso electoral que consideran irregular e ilegítimo.

Crimea: Cien países, en 2014, desconocieron el referéndum sobre el estatus político de Crimea, una península ubicada en el territorio de Ucrania. En una votación en la Asamblea General de la ONU, este amplio grupo de países recalcaron que el referendo, al no tener validez, no podía servir de base para modificar el estatus de la península. En consecuencia, desconocieron la decisión de adhesión a Rusia. Apenas once países votaron en contra (Armenia, Bielorrusia, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Corea del Norte, Rusia, Sudán, Siria, Venezuela y Zimbabue), mientras que 58 países se abstuvieron y 24 estuvieron ausentes.

A pesar del amplio desconocimiento internacional al referéndum y la subsecuente adhesión de Crimea a Rusia, esta ha permanecido bajo el control y administración del gobierno ruso. Sin embargo, esto le ha valido al gobierno de Vladimir Putin la imposición de un amplio paquete de sanciones por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países como Australia, ocasionando una importante crisis económica en Rusia.

Honduras: Otro caso reciente y más cercano fue el de las elecciones presidenciales de Honduras en noviembre de 2009. Luego de la detención y expulsión del poder del presidente Manuel Zelaya por parte de las fuerzas armadas en junio de ese mismo año, Honduras fue suspendida de la OEA. Para el mes de septiembre, Estados Unidos y la Unión Europea habían eliminado los programas de asistencia a ese país, advirtiendo que no podían reconocer el resultado de las elecciones previstas para noviembre por el origen ilegítimo del gobierno de turno.

Esa presión internacional ayudó para que Zelaya y Roberto Micheletti, el jefe del Congreso que asumió la presidencia luego de la expulsión de Zelaya, acordaran ir a un proceso de negociación para “la reconciliación nacional y el fortalecimiento de la democracia”. El resultado de las conversaciones fue el Acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado el 30 de octubre de 2009. Allí acordaron la conformación de un gobierno de unidad nacional, la renuncia a llamar a una Asamblea Nacional Constituyente y que las elecciones del mes de noviembre fueran elecciones generales. El texto del acuerdo también solicitó “la inmediata revocatoria de aquellas medidas o sanciones adoptadas a nivel bilateral o multilateral, que de alguna manera afectan la reinserción y participación plena de la República de Honduras en la comunidad internacional”.

Aunque luego Zelaya dio por fracasado el acuerdo, la gran mayoría de la comunidad internacional (salvo Bolivia, Cuba, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela) consideró suficiente la realización de elecciones generales para reconocer los resultados y la elección de Porfirio Lobo como presidente.

Las implicaciones del desconocimiento internacional de la Constituyente

El desconocimiento de las elecciones de la fraudulenta Asamblea Constituyente traerá como consecuencia el no reconocimiento de esos países ante la eventual instalación de dicha asamblea y las decisiones que esta tome. Por consiguiente, aún en el caso de que la Asamblea Nacional electa por casi 14 millones de votos fuese disuelta por la Constituyente y la Fiscal General destituida, dichos países continuarían reconociendo a ambas instituciones como representantes y autoridades legítimas del Estado venezolano.

La instalación de la fraudulenta Asamblea Constituyente también podría traer como consecuencia medidas como el retiro de embajadores o el cese de relaciones diplomáticas, más aún si esta decidiera cambiar el Gobierno presidido por Nicolás Maduro, al cual la comunidad internacional le reconoce legitimidad de origen luego de las elecciones de abril de 2013. El posible efecto práctico de este tipo de decisiones podría ser también la prohibición de sostener relaciones comerciales con las autoridades designadas por la fraudulenta Asamblea Constituyente para ciudadanos, empresas y gobiernos de los países que así lo decidan, imposibilitando la firma de contratos o cualquier otra forma de relación comercial, financiera, etc.

Las eventuales medidas ya descritas no significarían que los países que decidan tomar esa posición reconocerían a la oposición venezolana o a la Asamblea Nacional como el Gobierno de Venezuela. A los ojos de la comunidad internacional, el Gobierno –independientemente de que no sea legítimo– será aquel que esté ejerciendo control efectivo sobre el territorio, lo que es y será relevante para establecer la responsabilidad de sus funcionarios y del Estado ante las constantes violaciones de los derechos humanos que están sucediendo en el país. En pocas palabras, muchos países podrían tildar al Gobierno como de facto –suspendiendo las relaciones diplomáticas y comerciales– pero Gobierno al fin, con todas las obligaciones que ello conlleva.

Al igual que en el caso de la adhesión de Crimea a Rusia, las medidas diplomáticas muy probablemente vendrían acompañadas de sanciones a funcionarios del Gobierno, de la fraudulenta Asamblea Constituyente y las autoridades que esta designe. De hecho, medidas de este tipo ya han sido impuestas por Estados Unidos e inéditamente han sido ratificadas por países como México, Colombia y Panamá. Tampoco se puede descartar la imposición de sanciones económicas, incluso por la Unión Europea, quien ya ha adelantado que evaluaría esa posibilidad.

En definitiva, constituiría un escenario de creciente e inédita presión internacional. Al igual que en el caso de Honduras, el objetivo es influir para que en Venezuela pueda concretarse una salida negociada entre gobierno y oposición, la cual garantice el respeto a la separación de poderes, la liberación de los presos políticos, la apertura de un canal humanitario y la fijación de un calendario electoral.

Mariano de Alba 

Comentarios (7)

juliana
30 de julio, 2017

Un saludo ..he vendido leyendo los comentarios de el señor mariano y me parece excelente..muy diferente al caso del señor Vicente león que se esfuerza demasiado.., pienso que uno en la vida debe orientar al desorientado sin desviarlo ni confundirlo, me gusta señor mariano su capacidad de hacernos entender la realidad de forma simple y directa..

Roraima
31 de julio, 2017

Hay que meterle la pinza y atar cabos a la actuación de la AN que tanto cuestionamos. Hasta ayer yo me moría de la impotencia por la “poca” actuación de la AN. Pero hoy hice un análisis mas objetivo y me di cuenta que todo estaba fríamente calculado por asesoramiento de la Comunidad Internacional. El trabajo que la AN hizo a nivel internacional fue magistral y eso es innegable y los pronunciamientos de los últimos 3 días así lo demuestran. Hoy estoy convencida que la instalación de esta ANC era estrictamente necesaria para tener el motivo perfecto para poder sacar a todo el gobierno del poder. A partir de hoy Vzla tiene un gobierno fallido con una ANC desconocida por todo el pueblo y la comunidad internacional, lo que obligará a la AN a nombrar un gobierno provisional que será avalado por el pueblo y por la misma comunidad internacional. En consecuencia el régimen deberá abandonar el poder o de lo contrario podrá ser válidamente sacado por FFAA internas o extranjeras. Ya nadie podrá hablar de golpe de Estado al gobierno. LA ANC ANIQUILÓ AL RÉGIMEN DE LA MANO DE ELLOS MISMOS Y HOY MUERE LA REVOLUCIÓN Y NACE UNA NUEVA VENEZUELA.

Juan J. Perozo P.
31 de julio, 2017

La opción de negociaciones para sentar al gobierno de Maduro con la oposición para negociar un pacto de elecciones y respeto a la democracia no tiene ningún chance, punto. Hasta cuando van a hablar de eso con los castristas en Venezuela jugando un papel decisivo en la dirección del país. Es necio seguir. Castro no abandonará sus “conquistas” y mas cuando en ello se les iría en control de una obtención de recursos indispensables para su supervivencia (ellos no hablan de ayuda. Han llegado a hablar de la revolución petrolera en la isla). Aquí está vivendo la flor y nata del extremismo mundial y eso tampoco lo piensan cambiar. Maduro es un comunista obediente. Por ahora contamos con una población harta de tanto atropello y que de manera creciente está dispuesta a seguir en la lucha. Cada día aumenta la represión y crece la resistencia. Contrario a lo que dicen muchos “expertos”, falta por verse cuan bravos son los del gobierno y sus socios, enfrentados a amenazas serias y no me refiero a invasiones o acciones bélicas. Ni Venezuela es Cuba, ni estamos en los sesenta, ni Maduro es Fidel Castro, ni Raul Castro es otra cosa que un dinosaurio jurásico. Hay que abandonar esas preconcepciones de que si se hace esto sucederá esto otro como pasó hace sesenta años. Somos un país de mas 900.000 km2 y mas de 31 millones de habitantes, con muchísimos hombres y mujeres formados y con experiencia en asuntos muy sofisticados, contrario a la muy primitiva Cuba. dormida desde hace seis décadas, por decisión irresponsable de dos gobiernos y la anuencia del beneficiario, el hoy afortunadamente desaparecido Fidel Castro.

hermann alvino
31 de julio, 2017

De nada sirve desconocer la Constituyente, puesto que su convocatoria legal, aunque ilegítima y orientada a consolidar ek chavismo y el dominio cubano. Es legal porque la constitución sienta que puede ser convocada por el presidente en consejo de ministros. Que no se sepa ni el padrón electoral ni cuántos votaron realmente para efectos de quorum de validez es irrelevante, ya que siempre estará el TSJ para declarar válido el proceso; que la constitución no establezca porcentajes de validez es parte de la chapuza de los redactores de dicho texto. Más bien la ilegitimidad es de raíz por ser Maduro un presidente ilegítimo investido por un fraude electoral en el 2013; un fraude frente al cual su doliente directo -Capriles- no quiso reaccionar. De haberlo hecho, a estas alturas el país sería otro. Ahora ya es tarde. Por otra parte, si los países que no reconocen este proceso desean ayudar, pues córten turismo y comercio con los países caribeños que votaron con el chavismo en la Asamblea OEA.

Lise
31 de julio, 2017

El no reconocimiento de la Constituyente espuria de Venezuela por parte de la Comunidad Internacional y la imposición de sanciones económicas puede NO llegar a ser un problema para el proyecto dictatorial Venezuela-Cuba. Tenemos el caso de Cuba misma q ha sobrevivido a un embargo comercial y a un cierto aislamiento diplomático. En una dictadura es cuestión de tiempo controlar al pueblo desafortunadamente. Justamente para eso se constituye un régimen dictatorial. A Maduro y su camarilla gansteril no le preocupa la aprobación popular ni mucho menos. Se trata de que la dictadura cubana sobreviva y esa es la misión central de Venezuela con sus petrodólares. Siento q algunos no entienden de que se trata todo esto. Duele decirlo y aunque Venezuela no es una isla como Cuba, Venezuela ya está en las garras d La Habana. La caída del régimen de Maduro sería la caída de Cuba y un golpe letal para el comunismo latinoamericano, algo q este movimiento no puede permitirse.

Marino Martínez M
31 de julio, 2017

Excelente Sr de Alba. Muy sencillo de entender, como comenta la Sra/Srita Juliana y bien ilustrativos los ejemplos señalados para terminar la comprensión. Felicitaciones

Jesús P.C.
31 de julio, 2017

Sr. Mariano. Claro y conciso. Sin falsas expectativas, como debe ser. Personalmente creo que la oposición venezolana debe seguir en la ruta del desconocimiento al régimen dictatorial como hizo en la época de Pérez Jiménez, o lo que hizo el Perú con Fujimori. 80% del pueblo venezolano no puede -no debe- someterse al 20% (?)que apoyan un dictadorzuelo de pacotilla por muy apoyado que esté por militares corruptos y traidores a sus ideales y a lo que los obliga la Constitución legítima de 1999 que todos hemos aceptado aún con sus fallas. Muchas gracias

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.