Artes

Unir, separar; por José Balza

Por Prodavinci | 10 de julio, 2017
Ilustración de José Balza

Ilustración de José Balza

1. Sísifo es el vigilante de la democracia.

2. Quizá sea un principio básico de lo humano: separar, separarse de lo que es único.

3. Y la política es, hasta en aquello que pasa desapercibido, la grieta ideal para iniciar o lograr la separación.

4. Dividir lo unitivo, en arte y en otras facetas del conocimiento, estimula la creatividad. En política puede producir debilidades, impotencia, sometimiento.

5. Para oponerse a algo, en política, hay que preguntarse continuamente ¿por qué?

6. Democracia. Libertad. Autoritarismo, Dictadura. Tiranía. ¿Sabes a cada minuto dentro de cuáles de estas palabras vives?

7. Tales palabras son sonidos y nada contienen a menos que tú, con tu pensamiento y tus actos, las actives.

8. Para lo social necesitamos líderes que nos representen, pero que no sustituyan lo que somos.

9. El líder debe realizar el bien de la colectividad. Y obedecer a los estrictos límites de su poder.

10. Si un gobernante miente una vez no puede seguir gobernando. Cada país debe tener una ley al respecto.

11. Los militares deben ser convertidos en trabajadores humanistas.

12. La ignominia política puede causar tan grande descontento que parecería, por momentos, habernos hecho perder la capacidad de pensar.

13. Ante esa incertidumbre personal hay que volver con rapidez a las ideas y buscar aquellas que se asienten sobre el derecho y la libertad.

14. Extraer de la cotidianidad o de las leyes sanas un punto para orientarnos: tarea exigente y urgente que debemos realizar ante la adversidad política.

15. Nunca olvidar que somos individuos y que los otros forman parte de nuestra personalidad. Nos debemos al equilibrio de lo impersonal para favorecer nuestra estabilidad y el bien colectivo.

16. Gobernantes y directivos son obreros de la sociedad. Nada deben ni pueden realizar que carezca del consenso público.

17. Inteligencia, profesionalismo, honestidad y creatividad son rasgos imprescindibles en un directivo político y social.

18. El gobernante tiene prohibido rodearse de empleados que sean sus familiares.

19. La democracia debe ser atendida siempre como a un hijo.

20. La democracia es flexible, pero su estructura requiere de bases extremadamente sólidas y nítidas.

21. Las leyes deben ser tan claras y elementales que no necesiten de “interpretaciones”.

22. Si un gobernante intenta modificar las leyes de la nación, sin la aprobación de la mayoría, se convierte en sospechoso y culpable. Debe ser destituido y castigado.

23. Prefiero cada día una sopa nutritiva y completa, consumida en confort y libertad, que toda la red lógica y conceptual de Platon en su República.

24. ¿Cómo pudo escribir hombre tan lúcido que “si es adecuado que algunos hombres mientan, éstos serán los que gobiernan el Estado”? (República, 389b)

25. Y sobre la educación: “hay que conducir a los niños a la guerra como observadores…y en caso de que no fuera peligroso… acercarlos, a gustar la sangre, como cachorros”. (República, 537a)

26. Los partidos políticos son los pulmones de la democracia. Pero sobre ellos se imponen los intereses (justicia, equilibrio, bienestar, progreso) de la nación.

27. Desde el momento en que es elegido y durante su gestión, todo gobernante o funcionario público debe someter los postulados de su Partido a las leyes que rigen su cargo, su gremio, en beneficio de la nación.

28. Un Partido político no puede representar a la nación entera.

29. Trate un gobernante de vencer siempre y conservar su Estado y los medios que utilice siempre serán juzgados honrosos y ensalzados, porque el vulgo se deja seducir por las apariencias… y en el mundo no hay más que vulgo: algo así decretaba Maquiavelo, incapaz de presentir que surgiría la democracia contemporánea para barrer esas ocurrencias.

30. ¿Cómo ha podido sobrevivir un discurso suyo que asienta: “Todos los hombres son malos (…) y pondrán en práctica sus perversas ideas, siempre que se les presente la ocasión de hacerlo”.

31. Sabiéndolo o no nosotros, algún detalle de nuestra conducta interviene en la vida de otra persona. Así ocurre con la familia, los amigos, la gente amada. Evidente o indirectamente.

32. Los desconocidos –en el presente, en el futuro– también pueden recibir ese influjo. Sobre todo a través de nuestras obras. Y lo sano sería que así pudiéramos mostrarles el bien, la belleza.

33. Un buen político está obligado a cumplir con todo ello.

34. El político indeseado busca dominar, hacernos creer en él.

35. En nuestros tiempos, la palabra democracia (como principio y método de vida social) debe convertirse en el centro del lenguaje, de toda comunicación y acción.

36. Tarea inmediata e incesante: enseñar democracia.

37. Democracia es estar siempre (aún en los sueños) ante otras personas. Para equilibrar, aceptar, resolver lo relativo a las diferencias.

38. Los gestos, las palabras, el silencio, el ruido que ocasionamos esconden las disidencias y convergencias sociales: son el subsuelo de la democracia.

39. La democracia es nuestro suelo y también el cielo elaborado por todos.

40. Sísifo culmina, perfecciona su tarea. Entonces la rehace, idéntica y distinta, en un tiempo diferente. Así vive la democracia.

41. Libertad: comida completa y diaria; dormir adecuadamente. Ejercer lo humano en su sana plenitud.

Mayo, 2017.

Prodavinci 

Comentarios (2)

Julio Bolívar
10 de julio, 2017

Este texto debería ser el programa político (de mano) de los políticos y da cada republicano.

María Eugenia Cisneros Araujo
11 de julio, 2017

Excelente

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.