Actualidad

#VzlaCrisisJam: los videojuegos como protesta creativa

Por #MonitorProDaVinci | 19 de junio, 2017
En "Realidad revelada" el jugador se pone en los zapatos de un reportero gráfico en las protestas

En “Realidad revelada” el jugador se pone en los zapatos de un reportero gráfico en las protestas

Puedes ser un voluntario de los Primeros Auxilios de la Universidad Central de Venezuela, un manifestante atrapado en el río Guaire o un reportero gráfico que documenta la protesta. También puedes estar en los zapatos del Ejecutivo Nacional y tomar decisiones económicas o sumergirte en historias virtuales en las que se incluyen diálogos ficticios entre el presidente Nicolás Maduro y el primer vicepresidente del Partido Socialista Único de Venezuela, Diosdado Cabello. El proyecto #VzlaCrisisJam (Venezuela Crisis Jam) ofrece 15 videojuegos, entre títulos de acción hasta diseños narrativos, inspirados en las manifestaciones opositoras y la realidad social y política del país.

Lo que comenzó como un game jam se convirtió “en un movimiento de protesta creativa no violenta”, explica el autor del proyecto, un diseñador lúdico venezolano quien pidió no se revelara su identidad:

“El game jam tiene una fecha de cierre y eso ayuda mucho a la motivación. Los participantes se proponen terminar sus juegos en un tiempo específico y por eso, a la fecha de hoy, ya tenemos quince. Sin embargo, esto no quiere decir que el proyecto acabó. Ese fue el inicio. Varias personas han continuado actualizando sus juegos y todo el que quiera colaborar con la iniciativa y agregar más creaciones a este movimiento lo puede hacer. Esto continúa”

economia-en-una-arepa

Economía en una arepa muestra cómo las decisiones económicas del Ejecutivo pueden afectar a un comerciante.

El game jam es un encuentro de artistas, diseñadores y programadores profesionales o aficionados cuyo objetivo es crear diferentes videojuegos sobre un tema en un lapso de tiempo determinado. Algunos eventos duran 48 horas, pueden ser presenciales o en línea y los participantes se pueden organizar en grupos o trabajar individualmente. Se realizan en todo el mundo desde 2002 y en la capital venezolana uno de los más populares es el Game Jam Caracas. Desde su primera edición en 2009 hasta el último encuentro en 2017 se han elaborado más de 80 creaciones virtuales.

El informático venezolano asistió en mayo a un foro sobre protesta no violenta, en el que representantes de diferentes ONG recomendaron usar las destrezas particulares para manifestar y llamar a la reflexión. “Me pregunté ¿qué puedo hacer yo en el mundo de los videojuegos? No podía hacer algo solo, no sabía cuánto tiempo me iba a tomar o si lo haría bien. Y pensé en el recurso del game jam”. Propuso la idea en un grupo de desarrolladores y jugadores en Facebook, y poco a poco se sumaron integrantes al proyecto y juntos, “de manera orgánica y colaborativa”, plantearon la duración y las reglas.

Se estableció que serían válidos los juegos para difundir información sobre las protestas, plantear oportunidades que surgen en las crisis, “hacer expresión o catarsis de lo que estamos viviendo”, o para llamar la atención del jugador sobre lo que sucede en el país. “Lo importante es que seas dueño de tu mensaje”, se lee en la página web del movimiento. Los informáticos y diseñadores sólo tenían una limitación: los juegos no podían ser de carácter violento. “Si alguien rompía esta regla estaba fuera del espíritu que queríamos y que aún queremos lograr”.

Participaron 35 venezolanos. Para facilitar la logística, trabajaron remotamente entre el 12 y el 29 de mayo y subieron sus creaciones en la página web de #VzlaCrisisJam.

El organizador del encuentro considera que los resultados obtenidos “sobrepasaron las expectativas”, al ser juegos sencillos pero con un efecto poderoso:

“Los videojuegos tienen la característica de que requieren la acción del jugador. No se puede tener una actitud pasiva, de lo contrario el juego no anda, no hace nada. Debes tomar decisiones y eso te obliga a conectarte con la situación que plantea el juego. No es lo mismo que estar en una protesta real, pero sí te introduce en ella mentalmente y te propone reflexionar. El juego Tengo hambre, por ejemplo, es sencillo pero poderoso, porque el jugador se pone en los zapatos de las personas que por efecto de la crisis se ven obligadas a comer de la basura, así sea por unos minutos”

Se puede entrar a la página web de #VzlaCrisisJam haciendo click en la imagen. El usuario encontrará en el menú principal la opción “Entries” (Entradas), donde podrá ver la lista de juegos. Están disponibles los quince títulos originales y las versiones actualizadas. Algunos pueden probarse en línea, otros deben descargarse en el computador para poder jugarlos.

En "Tengo hambre" el jugador debe buscar comida en la basura para poder sobrevivir

En Tengo hambre el jugador debe buscar comida en la basura para poder sobrevivir

Los creadores de #VzlaCrisisJam no descartan repetir la actividad con algunas modificaciones o un nuevo enfoque. Por ahora, están abiertos a las solicitudes para colaborar y nutrir la lista de videojuegos con nuevas propuestas.

“En este momento estamos enfocados en darle difusión a los juegos y tener colaboraciones. En función de los comentarios y de la retroalimentación que obtengamos de la comunidad en general podremos decidir si repetiremos la experiencia. Invito a las personas a que prueben al menos uno de los juegos, el que más llame su atención, y compartan su opinión en la misma página del jam en la sección de comentarios”.

#MonitorProDaVinci 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.