Actualidad

Dictaduras: de la locura al punto de quiebre; por Wolfgang Gil Lugo

Por Wolfgang Gil Lugo | 6 de mayo, 2017
De izquierda a derrecha: Francisco Franco, Fidel Castro, Augusto Pinochet y Kim Jong-un

De izquierda a derecha: Francisco Franco, Fidel Castro, Augusto Pinochet y Kim Jong-un

“Toda dictadura, sea de un hombre o de un partido, desemboca en las dos formas predilectas de la esquizofrenia: el monólogo y el mausoleo” Octavio Paz

El término “quiebre” tiene su origen etimológico en la lengua latina. Para ser más específicos, en el verbo crepare, que se asocia a las ideas de “estallar”, “romper con estrépito”, y que se traduce como “crujir”. “Quiebre” deriva del verbo quebrar, es decir, romper algo, especialmente de forma violenta y sin que lleguen a separarse del todo sus partes. El verbo se asocia a fracturar, doblar, interrumpir o traspasar.

La noción de quiebre está indisolublemente vinculada al tiempo. Supone la distinción entre un antes y un después. “El paro cardíaco que sufrí hace dos años fue un quiebre: recién entonces comprendí que tenía que prestar más atención a mi salud”. En este caso, el accidente orgánico supuso un suceso que modificó la existencia de una persona, y que le condujo a tomar conciencia de los cambios indispensables para continuar con vida.

Las dictaduras son sistemas. Por lo tanto, deben renovarse para sobrevivir, pero las dictaduras tienen problemas para hacerlo, pues el más mínimo cambio pone en peligro la dominación. Por eso las dictaduras se hacen rígidas e inflexibles y esa rigidez es la que provoca el eventual quiebre.

Un quiebre, en consecuencia, está asociado al cambio abrupto. Las modificaciones que se producen de manera gradual o dentro de un proceso no se consideran quiebres. Estos, por lo tanto, pueden ser traumáticos; suelen presentarse como el impulso necesario para un cambio positivo.

Para algunas dictaduras el quiebre se produce a largo plazo. Logran sobrevivir por varias generaciones de la población, como son los casos de Franco en  España, de Stroessner en Paraguay, Mao y el partido comunista en China, los Castro en Cuba y Kim Il-Sung y sus descendientes en Corea del Norte. Para no sufrir amenazas, tales regímenes someten a la sociedad a inmensas presiones y tensiones.

La dictadura de Corea del Norte ha logrado sostenerse por casi setenta años. Su forma de gobierno es sucesoral en el mejor sentido de los reinados absolutos. La corona es hereditaria. El mando pasó desde el patriarca original, Kim Il-Sung, el abuelo, a través de su hijo, Kim Jong-il, hasta el actual tirano, Kim Jong-un.

De la misma forma, el régimen dictatorial de Cuba ha logrado subsistir por cincuenta y nueve años y Fidel, el dictador, mantuvo las riendas de la sociedad hasta su muerte. Poco antes, enfermo y muy disminuido, abdicó a favor de su hermano Raúl, octogenario de un perfil más bajo, pero en la misma línea tiránica.

El punto de quiebre de Pinochet

Al sometimiento de Pinochet se le conoció con el eufemismo de “régimen militar”. Fue el período de la historia de Chile comprendido entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990, durante el cual se cometieron sistemáticas violaciones de los derechos humanos, registrándose al menos 28.259 víctimas de prisión política y tortura. El número de asesinatos políticos, de acuerdo a las cifras finales de la Comisión Rettig y las de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, arrojó 2.095 ejecutados políticos y 1.102 detenidos desaparecidos.

Chile experimentó una notoria transformación económica, política y social. El régimen se caracterizó por un modelo de autoritarismo extremo, establecido sobre principios emanados de la extrema derecha, tales como el anticomunismo, la prohibición de los partidos políticos (hasta 1987), la censura y violación expresa de la libertad de expresión, la disolución del Congreso Nacional (sustituido por la Junta de Gobierno) y la carencia absoluta de democracia. Aunque originalmente tuvo un neto carácter militar, con el paso de los años fueron incorporándose colaboradores civiles.

En lo estrictamente económico, significó un cambio radical de orientación del Estado, de un rol productor e interventor a uno de tipo subsidiario, inspirado en las doctrinas económicas neoliberales. En lo social, se impuso el dominio sin contrapeso de los sectores empresariales, el aumento sostenido de la desigualdad de ingreso, junto con un incremento en la precariedad e inestabilidad laboral de los sectores asalariados. En lo cultural, dio lugar al denominado «apagón», caracterizado por la represión de cualquier manifestación considerada contraria a la línea oficial.

En 1980, tras un irregular plebiscito, fue aprobada una nueva constitución en la que Pinochet reafirmaba su cargo como Presidente de la República, mientras la junta de gobierno se circunscribía al poder legislativo. El texto constitucional estableció también una serie de disposiciones que permitirían el retorno a la democracia como consecuencia del resultado del plebiscito del 5 de octubre de 1988. En el mismo, el pueblo chileno negó a Pinochet un nuevo mandato, y en consecuencia se celebraron elecciones presidenciales al año siguiente. La dictadura militar acabó con la entrega de mando de Augusto Pinochet al nuevo presidente, Patricio Aylwin, iniciándose así un nuevo período histórico de transición a la democracia.

El punto de quiebre de Fujimori

La dictadura de Fujimori duró 10 años en el poder, periodo que se caracterizó por la corrupción, el terrorismo de Estado y las violaciones a los derechos humanos. El 10 de junio de 1990, Fujimori gana las elecciones presidenciales al futuro Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa. En 1992, disolvió el Congreso con apoyo militar, asumiendo unos poderes absolutos que mantiene hasta 1993, siendo considerado como un autogolpe. Captura a líderes de los grupos insurgentes Túpac Amaru y Sendero Luminoso. En 1995 es reelecto presidente y en las elecciones del 28 de mayo de 2000 asume un nuevo mandato en unos comicios cuestionados por ser inconstitucional su reelección.

El Perú no resiste más la dictadura y Fujimori no soporta la presión política: huye del Perú en noviembre del 2000, renunciando al cargo de Presidente por medio de una carta que envía al Parlamento mientras se encuentra en Japón, donde permanece 5 años, gracias a su doble nacionalidad. Finalmente es capturado en Chile y extraditado. En 2009 es condenado a 34 años de prisión por distintos cargos. Actualmente sigue en prisión.

A la historia de Fujimori se asocia la figura de Vladimiro Montesinos, quien fue la ‘‘eminencia gris’’ tras el gobierno de Fujimori en lo que respecta a todo tipo de trabajos sucios. Se vio envuelto en numerosas acusaciones de corrupción, narcotráfico, asesinatos selectivos, desapariciones forzadas, y organización de grupos paramilitares que operaban al margen de la ley. Después de la renuncia de Fujimori, el paradero de Montesinos fue incierto durante casi un año, hasta que fue capturado en 2001 en Venezuela. Fue juzgado y condenado a 25 años de cárcel por las matanzas de Lima y tiene pendiente otros juicios por narcotráfico y peculado.

Síntomas de la proximidad del punto de quiebre

El primer síntoma: Las crisis económicas son la principal causa de deterioro de la estabilidad de los regímenes tiránicos, de acuerdo a un estudio estadístico sobre 137 países [1]. Por nuestra parte, sabemos que las crisis se caracterizan porque las cosas dejan de funcionar, y esto puede estar motivado por la ceguera ideológica, el irrespeto a las reglas, las extralimitaciones o la ceguera de la codicia. Todas formas del pensamiento maniático.

El  segundo síntoma: empleo de la represión para resolver las consecuencias de las crisis económicas o políticas. De acuerdo al mismo estudio, la represión es una de las estrategias, aunque no la única, que tienen las dictaduras para enfrentar esas crisis. Podemos agregar que la represión es la estrategia de más baja calidad, la que más compromete la cordura.

En cuanto a la asociación entre dictadura y represión, los investigadores lograron determinar el siguiente patrón. Aunque en tiempos de bonanza económica la economía vuelve innecesaria la represión, con las crisis, los dictadores recurren a ella para mantenerse. Pero la clave aquí está en el grado. Clasificaron los distintos regímenes en una tabla del 0 al 8, de la ausencia de represión hasta la más agresiva, la que compromete la seguridad y la vida de las personas. Comprobaron que mientras las limitaciones de las libertades políticas, la censura o la represión selectiva sirven para apuntalar el régimen, la represión extrema en forma de torturas o eliminación física de la oposición, es un buen predictor de caída de un régimen dictatorial.

El tercer síntoma: el aislamiento de la comunicad internacional. Esto implica que se impone el discurso interno sobre el discurso coherente que tienen entre sí las naciones democráticas. El ensimismamiento es una de las características de la enfermedad mental.

El cuarto síntoma: la inflación de la posverdad, es decir, el discurso ideológico se expande y se radicaliza. Al igual que Humpty-Dumpty,  personaje  de Alicia en el país de las maravillas, el tirano afirma: “Cuando uso una palabra quiere decir lo que yo quiero que diga… ni más ni menos…”. Los tiranos hacen tanto uso de sus reflejos condicionados retóricos, hasta que se convierte en evidente la mentira de la posverdad. La posverdad se caracteriza por el doble-habla orwelliano; en otras palabras, haz lo que digo, pero no lo que hago. Verbigracia: “la riqueza es mala”. Para ti, no para mí.

Quien habla desde el poder espera que la gente se someta al ideal explícito, pero implícitamente se debe reconocer que los que detentan el poder serán exceptuados de su cumplimiento. En los regímenes comunistas, por ejemplo, ese principio se ve ilustrado por la frase “todo lo tuyo es mío (explícito: haz lo que digo), pero lo mío es mío (implícito: no lo que hago)”.

Otro ejemplo de doble-habla es la defensa de la soberanía popular cuando realmente se trata de defender al soberano. Se pasa de forma subrepticia del poder que reside en el pueblo al poder que reside en el autócrata. Tiene lugar un deslizamiento del significado desde la democracia al autoritarismo. La soberanía del pueblo se instauró para quitársela a los reyes, pero esta posverdad utiliza una falacia de anfibología para devolver el poder absoluto a los tiranos en nombre del pueblo. Como decía Abraham Lincoln: no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. En su confusión mental, el dictador insiste en sus mentiras habituales y termina creyéndoselas.

Otro síntoma es la división, la fractura en el poder. Los excesos, los abusos tiránicos se vuelven tan exponenciales que hay sectores dentro de la dictadura que no están dispuestos a pagar sus consecuencias y se desmarcan, haciéndola cada vez más débil.

El ocaso de los déspotas

La gran satisfacción moral del demócrata es ver la caída, el punto de quiebre, de los regímenes autoritarios. Cuando ello sucede, se cumple lo que afirmaba Churchill:

“La dictadura […] es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no pueden expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo”

En el film La caída (Oliver Hirschbiegel, 2004), se narra la locura de Hitler en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Ahí se observar cómo los oficiales alemanes están de acuerdo en que el Führer desvaría y ha perdido su sentido de la realidad. En una escena vemos a Hitler hablar de su política de tierra quemada. Planea destruir todo antes de la llegada de los aliados. Albert Speer ruega misericordia para el pueblo alemán, a lo que Hitler responde que si no sobreviven a esta prueba, son demasiado débiles y deben ser exterminados.

Ante el punto de quiebre, algunos dictadores asumen un comportamiento abiertamente desquiciado: la ‘‘radicalización acumulativa’’, término acuñado por el historiador Hans Mommsen, el cual consiste en una orgía de destrucción y autodestrucción. Deciden que no abandonarán el poder de forma negociada, y que lo mejor es reprimir, sacrificar al pueblo antes de arrojarse al abismo.

 ***

[1] Dag Tanneberg , Christoph Stefes & Wolfgang Merkel: “Hard times and regime failure: autocratic responses to economic downturns”, Contemporary politics, Vol. 19, 2013, Pp. 115-129.

***

LEA TAMBIÉN:

la-lucha-contra-el-totalitarismo

Wolfgang Gil Lugo 

Comentarios (15)

Jose Espinoza D
6 de mayo, 2017

Brillante artículo de Gil Lugo que muestra la resonancia magnética del regimen bolivariano en su punto de quiebre. No se lo pierdan

Samuel Ruh
6 de mayo, 2017

Es un trabajo de fina calidad, excelente y aplicable a todo r.egimen autoritario y que además significa que tarde o temprano algo que desvirtúe el sano ejercicio y administración del poder por delegación popular, termina sepultado en la historia. Saludo este trabajo.

Ibrahim
6 de mayo, 2017

Excelente artículo.Totalmente de acuerdo

icovarr
6 de mayo, 2017

Interesante artículo, pero no me queda claro cuál fue el punto de quiebre en las dictaduras de Pinochet y Fujimori, por lo menos no queda claro desde la perspectiva de análisis del artículo citado de Contemporary politics: Las crisis económicas y su poder de debilitar las autocracias y las dictaduras. Habría que preguntarse por qué Pinochet no cayó cuando hizo crisis el modelo monetarista radical que se aplicó hasta finales de los setenta y comienzos de los ochenta y sumió en problemas fiscales al gobierno y tuvo efectos en la economía chilena. Por otra parte, la cita de Alicia no es de el país de las maravillas sino de Alicia a través del espejo y no se entiende bien si no se agrega lo que le responde Alicia a Humpty Dumpty: entonces una palabra significará cualquier cosa, a lo que Humpty Dumpty riposta: el problema se reduce a saber quién es el que manda, eso es todo.

Edverg
6 de mayo, 2017

Democracia, falsa democracia, plutocracia, socialismo de pseudo mascaras a granel. catecismo, Castrismo, Cristianismo, Mahometismo,Judaísmo y demás ismos de política manipuladora de unos millones mas, por que no podemos hacer honestamente bien sin ponernos etiquetas e implantarlas en otros,,,

Rupert
7 de mayo, 2017

Muy buen análisis para comprender el desempeño y comportamiento de las dictaduras

Estelio Mario Pedreañez
7 de mayo, 2017

Magnífico artículo de W. Gil Lugo. Una Nota: Para explicar la larga duración de las Dictaduras Monárquicas Comunistas debemos recordar que éstas pregonan, por su ideología totalitaria marxista, que establecerán la “Dictadura del Proletariado” (copiada por Karl Marx de la “Dictadura de los Trabajadores”, tesis original del revolucionario francés Francois Babeuf, ideólogo de la “Conspiración de los Iguales”, ejecutado en 1797, quien la expuso en su “Manifiesto de los Iguales”, publicado en un periódico de París en 1795, 53 años antes que “El Manifiesto Comunista”, de 1848), una utopía marxista ya que históricamente nunca se estableció ninguna dictadura gobernada por los obreros, campesinos y soldados, sino dictaduras de los partidos comunistas, que siempre degeneraron en monarquías totalitarias, ya electivas, si los partidos comunistas son fuertes, como en la extinta Unión Soviética y la mayoría de sus satélites, o dinásticas, si dependen de unos caudillos, como en Cuba y Corea del Norte

Estelio Mario Pedreañez
7 de mayo, 2017

Por razones ideológicas son más largas las dictaduras totalitarias marxistas: 1) Los nuevos monarcas comunistas, titulados “Secretario General del Partido Comunista”, “Líder Supremo”, “Comandante Supremo”, “Gran Timonel” o cualquier otra denominación grandilocuente y risible, presumen contar con la “legitimidad revolucionaria”, ya que supuestamente “están haciendo la Revolución” y esta solo se consolidará en un futuro que nunca llega, por tanto, el mando del “mesías” (sin importar que torture, encarcele y mate) será vitalicio, perpetúo, eterno. 2) La Democracia, la Libertad, el pluralismo político, son considerados basura, “ilusiones burguesas”, y por tanto delitos a reprimir, por eso Partido Único (el comunista) y “gas del bueno” a quien proteste (después se escalará a cárcel, tortura y muerte, incluso al genocidio). 3) Se adoctrina masivamente a la población, desde la infancia y las escuelas, para que vean como héroes a los reyes comunistas, aunque sean ladrones, traidores o asesinos

Irma Sánchez de Díaz
7 de mayo, 2017

Buen artículo Sr. Gil,me gustó mucho, el de Síntomas de la proximidad al punto de quiebre, yo creo, que nosotros vamos bien, sin embargo yo le agregaría otro Síntoma para el punto de quiebre, DEMENCIA, porque alguien que habla con pajaritos y vacas, de ese modo,y baila mientras afuera están arremetiendo contra personas, hiriéndolas y matándolas,no está nada bien de la Testa. Es todo .

Miguel Humberto Hurtado
8 de mayo, 2017

Excelente artículo. Muy interesantes las observaciones de icovarr. Sería interesante, en contraparte, analizar el proceder de los pueblos y personas que soportan y defienden a los líderes o a sus movimientos.

Alejandra Oliveros Rojas
12 de mayo, 2017

Un retrato impecable del momento que vivimos en Venezuela. Gracias profesor por compartirlo

Alirio Puche
13 de mayo, 2017

Buen artículo y si eres venezolano, pienso que hay razones para el optimismo en cuanto a la salida para Venezuela martirizada. profesor en que Universidad trabaja o se jubiló. ¡felicitaciones y pienso que si hay salida!

Irma Lovera De Sola
15 de mayo, 2017

Excelente y oportuno artículo. Se nos presenta un estudio que enumera los síntomas que caracterizan a las dictaduras y además se narran brevemente los momentos críticos de Fujimori y de Pinochet y en ambos casos, además de los síntomas ya explicados, yo diría que el punto de quiebre es que el pueblo no soporta mas la situación de represión. En resumen, que la represión no es eficaz para mantener un régimen dictatorial, no es suficiente. El régimen se mantiene por un tiempo, porque beneficia a algunos que lo apoyan y porque el pueblo aguanta, pero llega un momento en que la represión no es suficiente para mantener al déspota. Todos esos regímenes que se nos relatan llegaron a ese momento…saque usted su conclusión.

Marianela Manzanares
15 de mayo, 2017

Como siempre, la erudición y la claridad para exponer los temas que tiene el Dr Gil nos dan luz para ver la situación actual desde una perspectiva histórica y psicológica.

Ramón Roa
16 de mayo, 2017

Gusto en saludarlo Profesor. Muy interesante e ilustrativo su ensayo, por un lado nos da la esperanza de que saldremos de esta pesadilla, por el otro nos llena de ansiedad, al no conocer cuando será el momento. Ramón Roa

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.