Actualidad

¿Cuál es el origen histórico de las elecciones de gobernadores y alcaldes?; por Carlos García Soto

Por Carlos García S. | 1 de marzo, 2017

elecciones

Para el venezolano de hoy, elegir a los gobernadores y a los alcaldes puede parecer una práctica democrática rutinaria.

Pero hasta hace poco menos de 30 años no lo era. Sólo será a partir de 1989 que los venezolanos elegimos a los titulares del Poder Ejecutivo a nivel estadal y municipal.

¿Cómo era el sistema de elección de Gobernadores y Alcaldes anterior a 1989?

En efecto, hasta ese año, los gobernadores eran designados por el Presidente de la República. La figura del alcalde no existía, y las pocas competencias ejecutivos que se reconocían a nivel municipal, estaban asignadas a los concejos municipales. Es decir, y por sorprendente que parezca hoy, los gobernadores eran funcionarios de libre nombramiento y remoción del Presidente de la República (Artículo 22 de la Constitución de 1961) y los Alcaldes no existían como figura en nuestro sistema político-constitucional.

Las elecciones de gobernadores y alcaldes
como un instrumento para oxigenar el sistema político

Las elecciones de gobernadores y alcaldes fueron producto, entre otras causas, de la corriente en la opinión pública que exigía mecanismos para dar oxígeno al sistema político venezolano. Para un sector de la opinión pública se había agotado el sistema político fundamentado en el bipartidismo de AD y Copei. Y, ciertamente, el ambiente político, social y económico del país se encontraba en tensión: ese mismo 1989 ocurre el “Caracazo”, luego en 1992 ocurren dos intentos de golpe de Estado, y en 1993 se realiza el enjuiciamiento del presidente Pérez.

Luego de el “Caracazo” parecía absolutamente necesario implementar un mecanismo para “oxigenar” el sistema político venezolano, como se había venido exigiendo por varios dirigentes políticos, académicos, intelectuales y demás expresiones de la sociedad civil desde hacía algunos años, particularmente durante la década de los ochenta. Y tal mecanismo fue permitir que los propios ciudadanos eligieran a sus gobernadores y alcaldes.

La decisión de permitir la elección de gobernadores y alcaldes sería un proceso político que implicaría convencer a dirigentes políticos nacionales de la necesidad de tales elecciones. En ese proceso destacaría, entre otros, Ramón J. Velásquez, que a través de la Copre impulsaría la necesidad de proceder a estas elecciones.

La primera elección de los Gobernadores se realizaría conforme a lo previsto en la Ley de Elección y Remoción de Gobernadores de 1988, reformada en 1989.

Por supuesto, la elección de los Gobernadores debía implicar la transferencia de un conjunto de poderes que dieran sustento político y administrativo a su labor. Para esto, se publicaría la Ley Orgánica de Descentralización, delimitación y transferencia de competencias del Poder Público, como un instrumento para afianzar el proceso de descentralización, la cual entraría en vigencia justo un día antes (1 de enero de 1990) del día en el que tomarían posesión los nuevos gobernadores (2 de enero de 1990).

Por su parte, la elección de los Alcaldes se realizaría conforme a lo previsto en la Ley Orgánica de Régimen Municipal de 1989, la cual distinguió el ejercicio del Poder Legislativo entre el Concejo Municipal y el ejercicio del Poder Ejecutivo en la nueva figura del Alcalde.

La celebración de las primeras elecciones de gobernadores y alcaldes el 1989

Con una abstención del 54,9 de los electores, las primeras elecciones de gobernadores y alcaldes se celebrarían el 3 de diciembre de 1989. Todas las autoridades electas ejercerían su mandato por tres años, aunque el Gobernador del Distrito Federal seguiría siendo un cargo de designación presidencial.

De los 20 gobernadores electos, 11 correspondieron a AD, 7 a Copei, 1 a la Causa R y 1 al MAS.

De los 269 Alcaldes electos, 149 correspondieron a AD, 99 a Copei, 11 al MAS y 10 a otras fuerzas políticas.

Los resultados políticos de las elecciones

Se ha dicho, con razón, que la elección directa, por el pueblo, de Gobernadores y Alcaldes, sería uno de los sucesos políticos más importantes del siglo XX venezolano. En efecto, la elección de los gobernadores y alcaldes implicaría varios efectos políticos.

En primer lugar, el crecimiento de los liderazgos regionales y locales, que luego se harían nacionales. De hecho, para la elección presidencial de 1993, acudirían como candidatos a la presidencia varios mandatarios regionales como Claudio Fermín, Oswaldo Álvarez Paz y Andrés Velásquez. En 1998, se enfrentaría por la presidencia de la República al candidato Hugo Chávez otro líder que había sido gobernador: Henrique Salas Romer.

En segundo lugar, las elecciones de 1989 permitieron que surgieran liderazgos políticos distintos a los del bipartidismo tradicional entre AD y Copei. Por ejemplo, en el estado Bolívar sería electo Andrés Velásquez, de Causa R, mientras que en el estado Aragua sería electo Carlos Tablante, del MAS.

En tercer lugar, este proceso implicaría la descentralización del poder político interno de los partidos, cuyos dirigentes nacionales tendrían que ceder poder a los liderazgos regionales en los partidos.

En cuarto lugar, desde el punto de vista de la repartición del poder estatal, la elección de Gobernadores supuso la asignación de competencias a los gobernadores que antes ejercía el Poder Nacional, a través del proceso de descentralización que se operó con la promulgación de la Ley Orgánica de Descentralización, delimitación y transferencia de competencias del Poder Público. Hasta la fecha, el ámbito de las competencias de los Estados de la Federación era mínimo.

♦♦♦

Tal es, muy resumido, el origen histórico de la elección de gobernadores y alcaldes, hace 28 años, y que este año deben volver a celebrarse, por mandato constitucional, una vez más, como un instrumento para la participación democrática de todos los venezolanos.

Suscríbete al canal de Prodavinci en Telegram haciendo click aquí

Carlos García S. 

Comentarios (7)

cejotave
1 de marzo, 2017

Quiza me equivoque, pero siempre he sostenido que los gobernadores electos, con liderazgo regional, fue un elemento importante que evitó el triunfo del golpe de estado del 4 de febrero de Hugo Chavez. Probablemente, unos gobernadores designados por el presidente no hubieran tenido ningun copromiso con sus entidades regionales y hubieran abierto el camino a los militares en armas ese dia. Ese liderazgo regional se ha perdido; Vielma Mora en Tachira, Ameliach en Carabobo, y El Aissami en Aragua, son gobernadores impuestos por Chavez, sin verdadero liderazgo en esos estados. En otros sitios fue dificil imponer candidatos como Jaua en Miranda.

Jose Pirela
2 de marzo, 2017

Se extendió a los estados la representatividad politica pero inmediatamente se condiciona al poder del Presidente al estatizar (“nacionalizar”) el Poder Absoluto del Presidente: el petróleo y todos los recursos naturales del territorio, que al ser lo único exportable, convierte al Presidente en la persona más rica y poderosa del país.

Flor Bello
2 de marzo, 2017

Que buena publicación, ya que ayuda hacer memoria, aquellos que no respetan estas designaciones legítimas por voto y asimismo enseñan a las nuevas generaciones lo que ellas significan.

Estelio Mario Pedreáñez
3 de marzo, 2017

En la Constitución de la República de 1961 se estableció la posibilidad de la elección popular de los Gobernadores de Estado supeditada a una futura Ley, que hasta tanto no se dictara por el Congreso de la República le otorgaba esa potestad “temporalmente” (por casi 30 años) al Presidente de la República. La principal excusa para no adoptar inmediatamente dicha elección directa por los redactores de esa Constitución fue “evitar el caciquismo político” en un país que salía de una dictadura militarista afianzada en la tradición autocrática venezolana, surgida del nefasto Golpe de Estado de 1948 contra el Presidente Rómulo Gallegos. Esta es otra evidencia que no es cierto que nuestro Constitucionalismo se basó en imitar la Constitución de los Estados Unidos. Allí el federalismo nunca fue retórico y es una base del orden constitucional. No prohibir absolutamente la reelección, crear “Senadores Vitalicios” y tomar al Rey de España como modelo del Presidencialismo son otros de sus errores.

Estelio Mario Pedreáñez
3 de marzo, 2017

Explico mejor mi comentario: Los fundadores de la República en Venezuela en medio de la Guerra de Independencia se debatieron entre el modelo constitucional de los Estados Unidos y la tradición autocrática del Rey de España, y a partir de 1819, con la Constitución aprobada por el Congreso de Angostura (que modificó el Proyecto de Monarquía Constitucional inspirado en Inglaterra, alabado por Francisco Miranda y propuesto por nuestro máximo héroe Don Simón de Bolívar) se impuso el Presidencialismo tomando como modelo a un Rey Absoluto: El Rey de España antes de 1812. La Constitución Federal de 1811 creó un Poder Ejecutivo Colegiado, Un Triunvirato, sometido a grandes controles por el Congreso, pero desde 1819 el Centralismo creó un Presidente con poderes casi dictatoriales, que puede él solo declarar la guerra y dirigir las relaciones exteriores, asumir funciones legislativas (reglamentar leyes y legislar mediante leyes habilitantes) y judiciales (otorgar indultos y sobreseimientos).

Ruben Hurtado
5 de marzo, 2017

No pareciera completa una relación histórica sobre los antecedentes de la elección de Gobernadores y Alcaldes, sin agregar asuntos fundamentales como: a) La creación de la Comisión para la Reforma del Estado COPRE en 1984, coordinada primero por Ramón J Velasquez y luego por Arnoldo J Gabaldon, que permitió un proceso de intensa discusión incluyente de lo mas granado de nuestra inteligencia, sobre nuestro destino inmediato: b) El Pacto por la Reforma del Estado impulsado por CAP el 23 de enero de 1988, antes de ser electo por segunda ves, en acto publico en la populosa parroquia el 23 de Enero de Caracas, con la oposición de muchos de sus correligionarios. Esto ademas porque cualquier reseña histórica debe incluir a sus actores.

Estelio Mario Pedreáñez
14 de marzo, 2017

Si revisamos la evolución del marco constitucional que regula las elecciones de Gobernadores de Estado, constataremos que se logró un gran avance con el vigente Artículo 67 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ya que las Organizaciones con Fines Políticos (popularmente “Los Partidos Políticos”) DEBEN SELECCIONAR SUS CANDIDATOS (también en caso de elecciones para Presidente de la República, Diputados, Alcaldes y Concejales) EN ELECCIONES INTERNAS, aunque la realidad histórica es que este gran avance ha sido desde 1999 muchas veces olvidado, violentado, ignorado o incumplido. ¿Qué dice el Artículo 67 Constitucional? “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de asociarse con fines políticos, mediante métodos democráticos de organización, funcionamiento y dirección. Sus organismos de dirección y sus candidatos o candidatas a cargos de elección popular serán seleccionados o seleccionadas en elecciones internas con la participación de sus integrantes…”.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.