Actualidad

So Long, Leonard; por Antonio Ortuño

Por Antonio Ortuño | 19 de noviembre, 2016
Fotografía de Joel Saget para AFP

Fotografía de Joel Saget para AFP

Conocí a Leonard Cohen por la traducción de un poema suyo (“The Future”, que también dio pie a una canción) que hizo el poeta Jorge Esquinca en el suplemento Nostromo, del desaparecido (y llorado) periódico Siglo 21, a principio de los años noventa. El texto me impresionó de tal modo que, a falta de Internet, salí a la calle a conseguir todo lo que pudiera de aquel misterioso canadiense de quien, hasta aquel día, ignoraba siquiera la existencia.

Lo que encontré fue poquísimo: una cinta, pirata, con un popurrí de grabaciones de Cohen extraídas de sus discos primerizos (primero con guitarra de palo y sobriedad folk y más tarde con arreglos y coros curiosamente similares a los de crooners como Sinatra o Tony Bennet) y un par de libros, editados por el sello español Edicomunicación y obra del periodista Alberto Manzano: Leonard Cohen: canciones y nuevos poemas, volúmenes 1 y 2. Los libros eran una mezcla de biografía, ensayo y antología y, pese a las continuas irrupciones del periodista, quien, quizá por decirse “amigo personal” de Cohen, se afanaba en usar páginas y páginas para dar curso a sus propias opiniones, llegaban a dar buena idea de la capacidad literaria del canadiense, continuamente parafraseado. Por si fuera poco, ambos volúmenes incluían una amplia selección de textos en versión bilingüe: las traducciones de Manzano eran irregulares pero los poemas originales de Leonard Cohen eran contundentes.

Un tiempo después, conseguí Los hermosos vencidos, la primera novela de Cohen. La editaba Espiral, otro sello español, y me costó una pequeña fortuna en la desaparecida (y también llorada) librería Jardín de Senderos, que se encontraba en el Pasaje Variedades y contaba con un pequeño surtido de libros importados, inconseguibles en otros sitios. Al contrario de lo que sucedió con los poemas, la novela me aventó (culpa mía, por ser un lector inexperimentado, y no de Cohen): no pude avanzar en sus intrincadas páginas y me veía continuamente desconcertado por los españolismos de la traducción. Abandoné el texto (y regalé aquel ejemplar, aún con hojas sin refilar que daban testimonio de mi fracaso). Sólo la adquisición de las traducciones del sello Visor a los poemarios de Cohen (también en edición bilingüe) palió un poco aquella derrota (tardé más de veinte años en leer completa Los hermosos vencidos). Títulos como Flores para Hitler, La energía de los esclavos, La caja de especias de la tierra, etcétera, son poesía mayor.

Creo que Cohen, heredero de la belleza espléndida de la poesía de los Salmos y la tradición hebrea y, a la vez, de la poesía popular norteamericana (hay en él algo de Whitman, de Sandburg, de Lee Masters) es uno de los grandes poetas del siglo XX y, junto con Bob Dylan (y para algunos, incluso por encima) el gran letrista musical del periodo.

Pero, más allá de estas proclamaciones, lo importante es que ha sido un poeta íntimo y entrañable para millones de personas en una época que se resiste a la poesía. Y eso es muchísimo.

Antonio Ortuño Narrador y periodista mexicano. Entre sus obras más resaltantes están "El buscador de cabezas (2006) y "Recursos Humanos" (finalista Premio Herralde de Novela, 2007). Es colaborador frecuente de la publicación Letras Libres y del diario El Informador. Puedes seguirlo en Twitter en @AntonioOrtugno

Comentarios (1)

Yolanda
19 de noviembre, 2016

Conocí a Cohen cuando me invitaron a ver un documental sobre su vida… hace como 7 años. No podía creer que no sabia nada de el hasta ese momento y al día siguiente se inició mi búsqueda de algún CD de canciones de Cohen.. hasta que conseguí uno a precio “viejo” y a partir de aquel momento Leonard Cohen ha sido mi compañero en muchos momentos y días de mi vida! sus canciones son poesía con música y si el Nobel hubiera sido justo ha debido ser para él. No me repongo de su pérdida y ando en busca de su poesía …Un personaje grandioso del sigo XX y XXI…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.