Actualidad

Trump, Latinoamérica y Venezuela: los escenarios; por Mariano de Alba

Por Mariano de Alba | 9 de noviembre, 2016

mariano-de-alba-trump

Donald Trump es sinónimo de incertidumbre. No se sabe realmente lo que puede ocurrir en Estados Unidos a partir del próximo 20 de enero de 2017. Lo que hoy se puede afirmar es que, al igual que el resto del mundo, América Latina y Venezuela no estarán exentas de sentir los efectos del próximo inquilino de la Casa Blanca. Por ello, conviene revisar entonces las promesas del ya electo candidato republicano y tratar de prever algunas consecuencias de su mandato.

Aislacionismo

Estados Unidos primero”. Con esa frase Trump ha tratado de resumir lo que será su política internacional. Su administración tratará de concentrarse en asuntos internos como la economía, disminuyendo así la participación y liderazgo de Estados Unidos en el mundo. Por ende, es probable que veamos a un Estados Unidos menos involucrado en los problemas globales, llevando esto a aspectos prácticos como una reducción de la contribución estadounidense en organizaciones internacionales y en los conflictos internos de distintos países. Lo que podría aminorar las implicaciones de esta política sería una participación más activa del Congreso estadounidense, controlado ahora por una sólida mayoría republicana en ambas cámaras. Pero ello sólo será posible si la administración Trump lo permite, ya que constitucionalmente le corresponde tener la voz cantante en esta área.

Inmigración

Siendo uno de los temas centrales de su campaña, es altamente probable que Trump tome diversas medidas. Lo más previsible serán nuevas regulaciones que dificulten y desestimulen la inmigración a Estados Unidos. Asimismo, habrá un aumento en el número de deportaciones de inmigrantes ilegales, una medida que incluso el gobierno de Barack Obama ya ha venido poniendo en práctica. En el terreno de la incertidumbre quedan medidas como la construcción de un muro en la frontera con México, especialmente si se busca cumplir la promesa de que sea el Estado mexicano el que asuma los costos. Otra propuesta es eliminar el derecho a la ciudadanía estadounidense por nacimiento, una proposición que requeriría una enmienda constitucional aprobada por dos tercios del Congreso. Por ende, la implementación de las propuestas más extremistas de Donald Trump dependerán del apoyo del Partido Republicano, aunque no hay que olvidar que Estados Unidos tiene un sistema presidencialista donde el Ejecutivo tiene amplios poderes incluso si no cuenta con el apoyo de una mayoría del Congreso.

Comercio internacional

Es previsible que surgirán nuevas regulaciones que complicarán más la exportación a Estados Unidos, buscando proteger a la industria estadounidense. Por ende, es probable que disminuyan los ingresos de los países latinoamericanos que exportan a Estados Unidos e incluso empresas estadounidenses con operaciones sustanciales en el exterior podrían verse presionadas a regresar fuentes de empleo a suelo estadounidense. Esto podría generar que, en reciprocidad, los demás países busquen hacer más difícil las exportaciones provenientes de Estados Unidos. El país más afectado en América Latina sería México, especialmente si se tiene en cuenta que Trump también ha prometido buscar una renegociación del TLCAN (o NAFTA), limitando así el libre comercio que existe hoy día entre Canadá, México y Estados Unidos. Pero las promesas de Trump llevarán un tiempo para ponerse en práctica, especialmente si se buscan hacer ordenadamente.

Relaciones EE. UU. — Latinoamérica

Las horas posteriores a la declaración de Trump como Presidente electo ya han arrojado declaraciones de líderes de la región reafirmando su compromiso de “seguir trabajando juntos con Estados Unidos”. Pero el mantenimiento de las buenas relaciones dependerá de las medidas que implemente el nuevo presidente estadounidense. Será muy difícil para los gobiernos latinoamericanos tener una relación positiva con Estados Unidos en la medida que ese país comience a perjudicar a inmigrantes de su nacionalidad e incluso se limiten su acceso al mercado estadounidense. Trump comenzará su presidencia en la posición más precaria que ha comenzado cualquier presidente reciente de Estados Unidos en sus relaciones con Latinoamérica, vistas sus promesas y el rechazo que han generado en la mayoría de los latinoamericanos. En los primeros días, será clave ver si Trump revoca las decisiones de Barack Obama que han permitido unas nuevas relaciones diplomáticas con Cuba. Los grandes beneficiados en estos momentos son los gobiernos de izquierda que se han definido como “anti-imperialistas”, puesto que podría acentuarse el rechazo al sentimiento estadounidense en la región. Por ejemplo, López Obrador puede haber aumentado automáticamente sus posibilidades de triunfo en México.

Democracia, derechos humanos y Estado de derecho

La política de “Estados Unidos primero” que ha propuesto Trump debería llevar a una reducción del liderazgo de ese país en la promoción de la democracia y los derechos humanos. Asimismo, también podría llevar a un debilitamiento del Estado de derecho en la medida en que Estados Unidos comience a experimentar conflictos institucionales. El impacto más directo se sentirá en los fondos que ese país destina a la promoción de la democracia y derechos humanos en todo el mundo a través de su agencia USAID. Visto que Trump ha dicho que “Estados Unidos no puede liderar si no su economía no está sana” y ha avizorado que buscará reducir en gran parte la deuda interna, es previsible que este tipo de iniciativas se vean afectadas.

Venezuela

Durante su campaña, Trump manifestó que se mostraría “solidario con la gente oprimida en el hemisferio” y que “en Venezuela hay muchos que anhelan ser liberados, ser ayudados”. Pero la crisis venezolana no estará entre las prioridades del nuevo presidente. Esto significa que la responsabilidad de una posición sobre nuestro país recaerá sobre su equipo de colaboradores en el área internacional (todavía una incógnita), presumiblemente con una buena dosis de participación del Partido Republicano. En principio, es muy probable que Thomas Shannon no forme parte de la nueva Administración estadounidense, perdiendo el gobierno de Nicolás Maduro un interlocutor importante con la comunidad internacional.

Ante este escenario, surgen dos alternativas: la Administración Trump puede buscar seguir con la estrategia de Barack Obama con respecto a Venezuela (sanciones a ciertos funcionarios, coordinación con el resto de la región y apoyo a un proceso de diálogo si es que éste todavía fuese posible para entonces). Alternativamente, puede buscar tomar una posición más tajante en donde se sancionen a más funcionarios (como lo han propuesto congresistas republicanos), se actúe independientemente de la posición del resto de la región y se desconozca frontalmente al gobierno de Nicolás Maduro. En principio, teniendo en cuenta que Trump ha dicho que “la idea de que podemos construir democracias occidentales en países con inexperiencia o desinterés en ello es peligrosa”, lo más probable es que la política estadounidense hacia Venezuela no sufra grandes cambios.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que Trump ha prometido que “las importaciones de petróleo de Estados Unidos se reducirán a la mitad”, al mismo tiempo que aseguró que su país pasará a ser “totalmente independiente de importar petróleo del cártel de la OPEP o cualquier nación hostil a nuestros intereses”. Esta es quizás el área donde Venezuela podría apreciar directamente el inicio de la Administración Trump, ya que se espera que los productores estadounidenses tengan más libertades para la explotación petrolera pues la conservación del medio ambiente no estará entre las prioridades. En todo caso, los efectos se podrían ir sintiendo paulatinamente.

Visto los acontecimientos durante este año, se percibe difícil que el próximo gobierno de Estados Unidos pueda colaborar en la resolución de la crisis venezolana sin coordinar con el resto de la región. América Latina y el gobierno actual de Estados Unidos ha mostrado interés en preservar la estabilidad y por ello le están apostando al proceso de diálogo bajo el acompañamiento del Vaticano. La probabilidad de que se produzca una nueva fractura entre Estados Unidos y Latinoamérica debilitaría el papel que puede jugar la comunidad internacional para ayudar a resolver la crisis de Venezuela. La presidencia de Donald Trump tiene el potencial de mantener la misma posición que su predecesor, tomar una posición más categórica o simplemente ignorar lo que sucede en Venezuela. Por ahora, reina la incertidumbre.

Mariano de Alba 

Comentarios (8)

Eduardo
9 de noviembre, 2016

Si Trump emprende una acción diplomática en la crisis venezolana es lo que Maduro necesita para hacerla de victima ante el mundo tal como hizo en su momento su predecesor, todo esta por verse.

nelson lanz
10 de noviembre, 2016

Al contrario del señor Mariano de Alba, yo creo que Trump va a cumplir con lo prometido. El hecho que su principal eslogan haya sido “Primero Estados Unidos” no creo que se aparte de la linea de intromisión de los Estados Unidos en los asuntos del medio oriente ya que todos los anteriores presidentes han considerado esa región de vital seguridad para sus intereses. En cuanto a los emigrantes no tengo la menor duda que cumplirá su palabra impidiendo una emigración desbordada sin control alguno. También cumplirá con sacar a todos los emigrantes que se encuentren sin documento alguno, o sea que hayan entrado por los caminos verdes de la frontera que son la mayoría. Sobre Venezuela, como fiel anticomunista que es pienso que las relaciones entre ambos países estaran signadas por la confrontación sin importar lo que digan los otros presidentes de América. Sobre Cuba, estoy mas que seguro que revocara todo lo hecho por Obama. Trump es un anticomunista y lo demostrara con los hechos.

Gabriel Torrenet
10 de noviembre, 2016

Osea prácticamente mas o menos.

Khael DI Giorgio
10 de noviembre, 2016

con la mayoría de la cámara del senado siendo de posición conservadora y sin que sea prioridad en su plan de gobierno el factor ambiental tener en cuenta que se legisle el proyecto del oleoducto keystone XL (como algo inminente en mi opinión) es una repercusión muy fuerte a nuestra nación a nivel económico aparte la administración bush no es la misma que la de trump mas alla de ser conservador no se sabe bajo que forma tomaran represalia ellos hacia la conducta hostil del oficialismo de aqui en caso de por ejemplo se le amenace en cadena nacional entre otros cosas!

alexy gonzalez
10 de noviembre, 2016

los diputodos opositores de la mud estan muy bien preparado por lo tanto confio q ha estudiado bien lo q estan plantiando a nombre de nosotro quien desconfia no conoce la clace de dirigente q tenemos los mejores jurista del pais confianza y punto

pedro campos
11 de noviembre, 2016

Excelente análisis sobre el próximo presidente de los estadounidenses,el cual no se debe subestimar, como lo hizo su contrincante basado en el apoyo oficial,creo que el tema a resolver y dar soluciones en el mundo occidental es el area economica, debido a múltiples presiones de la sociedad debido al aumento del número de habitantes que quiere un mejor nivel de vida en todos los aspectos, así mismo por la presión internacional en el orden económico que ejercen países como China y los miembros del bric para satisfacer las necesidades en su área de influencia.Existen una distensión entre las grandes potencias y que traerá como consecuencia que los estadounidenses se ocupen de la economía doméstica que tiene que ver con sus mercados en el mundo, que está siendo penetrados por la competencia. Venezuela potencia ha tomado previsiones en su presupuesto 2017 debido a la posible reducción en las importaciones de petróleo de parte de EEUU para mejorar sus finanzas y la reconversión energética.

godofredo fernandez
12 de noviembre, 2016

Sr. Campos por favor indiqueme una prevision, en singular, que haya tomado Venezuela potencia sic. en el presupuesto del 2017, por las posibles reducciones de importaciones de EEUU? no se la pongo dificil 1 sola

Efrain
13 de noviembre, 2016

Y que hará Trump con todos los venezolanos que se encuentren en Estado Unidos en cualquier condición? Les dará prioridad a los oprimidos?

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.