Actualidad

¿Qué tienen en común Hitler y Trump?: “El mundo sería más inseguro”

Un alemán enfurece en Twitter a los seguidores de Trump al compararlo con Hitler. Un historiador alemán dice que ve similitudes en el ascenso político de ambos, pero sobre todo diferencias.

Por Deutsche Welle | 8 de noviembre, 2016

36299414_403

LogoDW80x120Deutsche Welle: La lista de personas que comparan a Donald Trump con Adolf Hitler es cada vez mayor. Hasta ahora lo habrían hecho un expresidente mexicano, la hermanastra de Anne Frank y numerosos observadores electorales. A principios de esta semana, un usuario de Twitter, Johan Franklin, tuvo éxito viral con su comparación a modo de advertencia. ¿Cree que la comparación está fustificada?

Thomas Weber: Independientemente de que esté justificada o no, se tendría que reflexionar si es políticamente útil. La primera persona que menciona a Hitler, pierde el debate, porque el diálogo ya no gira entorno al tema relevante. En el caso de Trump se desvía del tema: el verdadero peligro que este podría suponer, independientemente de una comparación con Hitler.

Sin embargo, creo que hay similitudes entre el éxito de Donald Trump y el temprano éxito de Hitler. Creo que esas similitudes se hallan sobre todo a nivel táctico, ya que ambos se presentan como antipolíticos, que quieren hacer progresar a sus países, Estados Unidos y Alemania. Ambos ponen de relieve una gran flexibilidad táctica. En el caso de Trump de forma más evidente que en el caso de Hitler.

Además, hay otra similitud: la manera en la que se los percibe. Precisamente porque ambos se muestran tan flexibles, es complicado saber lo que realmente piensan. Esto es definitivamente útil, porque a la gente de diversa orientación política se le permite pensar que Hitler o Trump están realmente de su parte. En este ámbito veo grandes similitudes. Sin embargo diría que las diferencias son como mínimo grandes e incluso diría enormes.

¿Y cuáles son las diferencias?

Trump representa lo que Hilter odiaba. Hitler no solo era antisemita y antibolchevique, sino que en sus comienzos incluso también eran igual de importantes el anticapitalismo y el antiamericanismo. Trump sería casi la personificación de lo que Hilter no quería.

Sin embargo, lo más relevante es que esas similitudes tácticas en Trump reflejan una gran flexibilidad de su pensamiento y actuación políticos. En el caso de Hitler, la flexibilidad residía solo en el ámbito táctico. Trump es un hombre de negocios. Para él, los negocios y los compromisos son al fin y al cabo su trabajo. Hilter, por el contrario, cada compromiso era una claudicación. Como dije al principio, esto no significa que Trump no sea peligroso. El peligro de Trump reside en su demagogia y populismo: dice y hace todo lo que sea necesario para acaparar la atención y así acceder al poder.

Esto significa que, en el mejor de los casos, tendremos a un presidente que quizá no nos guste mucho, pero no es una catástrofe absoluta, porque es una persona que negocia y acepta compromisos. Pero aplica las normas de la telerrealidad estadounidense a la política, destruyendo así las normas de la política del país. Y si se destruyen las normas políticas y de convivencia de un país, entonces no estará claro que consecuencias impensadas tendrá su actuación.

Y, sobre todo tendríamos que imaginar las consecuencias de tener un presidente Trump que no se ciñe a las normas tácitas e implícitas de la política internacional. Si nos imaginamos ahora a un presidente al que no le interesan en absoluto las normas, esto conllevaría a que el mundo sería aún más inseguro y Estados Unidos, más débil. Y ahí radicaría el verdadero peligro de la presidencia de Donald Trump.

A Trump no solo se lo compara con Hitler, sino también los Estados Unidos de la actualidad con la Alemania de entonces. ¿Es esta comparación legítima?

La comparación es naturalmente legítima, pero debemos preguntarnos, hasta dónde se va a llegar. La similitud radica en que en Alemania, en los años 20 y 30, las clases media y baja se consideraban perdedoras por la crisis económica mundial, la inflación y las consecuencias del Tratado de Versalles. En los Estados Unidos hay igualmente una clase baja blanca que se considera perdedora. Cree, por primera vez en décadas, que el futuro no será mejor que el pasado. Cree que es la perdedora debido a la globalización, a Wall Street y a la crisis financiera. Es decir, hay ciertas similitudes en la situación política alemana y estadounidense con respecto a los estratos sociales y a su disposición a apoyar a alguien como Trump.

Pero creo que tenemos que tener cuidado de ir muy lejos con las comparaciones. Al fin y al cabo diría que las diferencias son más importantes que las similitudes. Y, en gran medida, esto se debe a que en los Estados Unidos tienen muchos problemas, pero es un país con un estado y una sociedad operativos, mientras que en Alemania, en el periodo entreguerras, no fue así.

♦♦♦

Thomas Weber es catédratico de Historia y Política Internacional asimismo director fundador del Centre of Global Security and Governance en la Universidad de Aberdeen en Escocia.

Autor de la entrevista: Michael Knigge

Deutsche Welle 

Comentarios (3)

Irma Sánchez de Díaz
9 de noviembre, 2016

Señores ya este escrito no es mito, es realidad, ya ganó Donald Trump, la Presidencia de los EE.UU,y, ?Ahora que¿ ya esto es un hecho, el pueblo estadounidense voto por un CAMBIO POLÍTICO,obstinados de Democrátas y Repúblicanos ? Por qué¿ porque TRUMP, no es Democráta ni Repúblicano, dicho por el mismo, en dos platos, pasó como aqui en Venezuela, con Hugo Rafael Chavez, que cuando ganó parecia un Angelito del cielo, y después ofreció freir cabezas en aceite, el Angel se volvió demonio, y miren adonde llegamos y no hemos podido poner retroceso, ojalá no ocurra esto en EE.UU, seria fatal, perder una democracia, que costó, tantas guerras. Yo pienso que Trump,es como una bala pérdida, que no sabemos, adonde y cuando va a caer. Amanecerá y veremos, ojalá estemos equivocados.Pensemos en positivo.Es todo.

chui5000
10 de noviembre, 2016

Salu2. personalmente no me gusta Trump me parece desagradable y poco integro pero pretender hacer alguna semejanza entre su persona y hitler me parece algo bastante ininteligible. Las diferencia en sus contexto personal, social, economico, humano, etc son abismales, ni hablar siquiera de su diferencias en formacion academica, moral, FAMILIAR, etc. Y mas inportante aun, hitler estaba totalmente loco, un esquizofrenico paranoide, sicopata y con altas dosis de megalomania, con traumas feroces y carente de valores humanos, Trump carece de muchas de estas “virtudes”.

Diógenes Decambrí.
10 de noviembre, 2016

Doña Irma: “parecia un Angelito del cielo, y después ofreció freir cabezas en aceite”, lo único que no comparto es el DESPUÉS, pues el fanfarrón de Barinas (tampoco parecía un Angelito del cielo), DURANTE la campaña electoral en 1998 fue cuando ofreció freir cabezas de adecos en aceite, y por supuesto no se atrevió a hacerlo, DESPUÉS sus ejecutorias fueron tan malas que optó por morirse (dos veces, en diciembre en La Habana, y en marzo lo murieron en Caracas) poco antes de que la olla de presión que él cerró explotara, las consecuencias y el creciente descontento le tocaron al sucesor (escogido con tanto apuro en Cuba, que no se fijaron en su nacionalidad chimba), y ya los que se oponen a esta mojiganga roja rojita superan el 80% del total de los encerrados por el “socialismo del siglo21” manejado desde el politburó habanero.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.