Artes

¿Es la música literatura?; por Héctor Abad Faciolince

Por Héctor Abad Faciolince | 17 de octubre, 2016
Fotografía de Kevin Winter para AFP

Fotografía de Kevin Winter para AFP

Uno de los grandes escritores nunca laureados con el premio Nobel, Jorge Luis Borges, recordó en uno de sus ensayos una idea de Walter Pater: “todas las artes aspiran a la condición de música”.

Y, para definir la música, Borges recurría a otra cita: “es una lengua que podemos usar y entender, pero no traducir.” De hecho nunca oímos en traducción las sonatas de Beethoven, pero las entendemos y, sobre todo, las sentimos. Como la poesía usa tanto la musicalidad de las palabras (su sonido, sus acentos, su longitud, sus asonancias y rimas), las traducciones poéticas suelen ser las más difíciles y las más decepcionantes.

Cualquiera que sepa cantar y recitar de memoria sabe que es mucho más fácil recordar una canción que un poema. El añadido musical, el auxilio de un ritmo y una melodía, son una ayuda mnemotécnica. Basta tararear pocas veces la letra de un bolero para cantarlo sin equivocarnos; la letra de una poesía en verso libre se fija con más esfuerzo. Por este motivo es posible que la poesía, quizá el arte verbal más antiguo, antes de la invención de la escritura, fuera prevalentemente no solo oral, sino también musicalizada, cantada. Cantar la poesía (cantos homéricos, cantares de gesta, trovadores, juglares) era una manera de transmitirla y preservarla bien en la memoria colectiva de un pueblo. Lo mismo ocurre en la cultura popular (generalmente iletrada): cantar una copla es una manera de preservar la letra.

En este sentido, si nos atenemos a la antigüedad de los cantos poéticos, sería fácil encontrar los antecedentes más ilustres para el Premio Nobel de Literatura concedido esta semana al cantautor Bob Dylan. Aunque no sepamos exactamente cómo se cantaba la Odisea, lo más probable es que esta se haya preservado bien gracias a que fue cantada durante siglos antes de ser finalmente trasladada a la escritura.

Así pues que premiar con el Nobel de Literatura a un cantante, más que un anuncio del futuro, parece más bien un regreso al pasado, a los orígenes populares y juglarescos de la poesía. Pero, ¿es eso lo que entendemos hoy por literatura? Creo que no; creo que premiar algo que (pese a la indudable calidad de algunas letras de Dylan) se apoya y se ha hecho mundialmente famoso gracias al soporte de la melodía, es ampliar la definición de lo literario de un modo que, entonces, tendría que abarcar también al cine, a las series de televisión, a los youtubers. No es que esta ampliación me escandalice; simplemente me parece que enturbia las aguas. Actuando así, la Academia Sueca no nos da a conocer un gran poeta, sino que se celebra a sí misma con la popularidad del premiado y con la alegría de sus millones de fans reivindicados.

El problema de las canciones como fenómeno literario es que sin el sostén de la melodía la mayoría de sus versos contemporáneos (leídos sin música) resultan banales, llenos de ripios que no se notan cantados, pero sí en el silencio de la lectura. No dudo que una canción de José Alfredo conmueva hasta las lágrimas, si se oye con su voz y su mariachi, pero leída no produce el hondo efecto emotivo y estético de los grandes poemas. Bob Dylan es un gran artista que combina música, letra y compromiso (antes político y ahora cristiano), y por esa combinación ha recibido reconocimiento, fama, dinero, premios por centenares. Pero el aspecto netamente literario (que es letra, palabra) de su ejercicio artístico es muy inferior a lo que consigue un gran poeta. Así mismo los grandes guiones de cine, leídos sin el auxilio de las imágenes, la música y los buenos actores, suelen tener también un déficit literario, precisamente porque otras artes (fotografía, actuación, música, escenografía) suplen o complementan lo que las palabras no alcanzan.

Gocé en mi juventud la música de Dylan, y sus viejos álbumes todavía me encantan. Pero este premio solo le añade confusión a un mundo ya confuso. Este premio alegra más a los fans de la música popular que a quienes amamos la lectura (“escuchar con los ojos”) y los libros.

♦♦♦

Bob Dylan

bob dylanportada

EL NOBEL DE DYLAN Y LA QUERELLA DE TROVADORES Y POETASportada

Héctor Abad Faciolince 

Comentarios (4)

Diógenes Decambrí.
17 de octubre, 2016

Es obvio que están desbordando el marco de sus respectivas funciones los encargados de otorgar los premios Nóbel, y en lugar de declararlo VACÍO cuando no haya entre los Nominados alguien con los suficientes méritos establecidos en las REGLAS del Certamen, tanto en Suecia como en Noruega decidieron ser creativos y repartirlos al estilo Maduro, COMO SEA. El de la Paz exige “alguien que haya hecho más y mejor trabajo por la fraternidad entre las naciones, por la abolición y la reducción de los ejércitos y por mantener y promocionar los congresos de paz”, nada de lo cual hizo Santos y sin embargo se lo dieron. ¿Qué más les daba a los suecos, luego de aquella maroma noruega, que hacer de tripas corazón y, en lugar de hurgar entre la LITERATURA a ver si tenían suerte y descubrían algo que valiera la pena, se pusieron a recordar canciones que más nota les habían producido en sus ya lejanas juventudes, y al parecer, varios coincidieron en su gusto por la música protesta de Dylan. Noveleros !

Louis Gerardo Rodriguez Holder
18 de octubre, 2016

El argumento del Sr. Abad Faciolince es falaz en cuanto no es verdad que si una manifestación literaria necesita de accesorios como decorados, música, actores, etc, genera un déficit literario.

Asi las cosas, entonces cabe la conclusión de que el teatro, que tampoco puede concebirse sin decorados, actores e incluso efectos especiales no sería merecedor del premio Nobel.

Por lo que no se entiende por qué la música es un accesorio que “enturbia las aguas” y no los decorados, la tarima y los actores que prestan sus voces a las obras de los abundantes autores representativos de este género literario que han sido galardonados con este premio.

Fernando Acevedo
18 de octubre, 2016

Están matando la esencia del premio. cada vez se ve más el hecho de que lo están entregando más por política o publicidad ,que por lo que trato el creador en hacerlo.

Elsa Este
18 de octubre, 2016

Sr. Faciolince, vivimos tiempos confusos y el Nobel no escapa a ellos. Gracias por su artículo

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.