Actualidad

Al límite // El nudo gordiano del general Padrino; por Luis García Mora

Por Luis García Mora | 17 de julio, 2016

ARTICULO_al_limite_nudo_gordiano_640416

Cuando el lunes 11 de julio el presidente, ¿civil?, Nicolás Maduro, soltó con su artificioso acento cubano: “Mando único, caballero”, se evidenció el switch que nos hacía pasar de un gobierno civil a otro militar.

Una suerte de coup d’etat pero frío y acordado.

Calculado y certero.

“Todos los ministerios, todos los ministros y ministras, todas las instituciones del Estado quedan a partir de este momento bajo la orden y subordinación absoluta mía y bajo el mando del general en jefe Vladimir Padrino López”.

Fue un impacto. Como el de la semana del 5 de Julio en el que cortó con el Parlamento para celebrar nuestra fecha civil, cuadrado por completo con el estamento armado.

Se está acelerando esta historia en la que Maduro no es Maduro, ni lo que es, es. Lo que nos recuerda que hay que romper con este sueño catatónico, en el que 30 millones de venezolanos creemos que viajamos en nuestras propias cápsulas como la tripulación del Nostromo de Alien, el octavo pasajero, en estado de hibernación.

¿Se otorga poder ilimitado al ministerio de la Defensa para dictar cualquier regulación económica que estime pertinente dentro de un estado de excepción por decreto, sin ley previa ni Asamblea ni Constitución de por medio?

“Remisión en blanco” la llaman los juristas. Para militarizar la economía y controlarlo todo, desde la switchera del general Padrino.

Virtual co-Presidente o Jefe de Gabinete de facto, para impartir órdenes directas a los ministros y tomar el control de la situación: en este caso la distribución de alimentos y la actividad económica.

También nos obligó a recordar Maduro el lunes a mi estimado Heinz Dieterich, ex asesor de Fidel y de  Chávez en su momento, y del general Baduel, y que le sigue el ritmo a esto en todo, quien como quien no quiere la cosa, aconsejaba en febrero pasado a la parte sensata del régimen a actuar.

“Cortar el nudo gordiano”, decía, “de la burocracia y la mediocridad” que asfixia a la nación y poder regresarla a un “estado de normalidad”, dadas las dimensiones y profundidad de la crisis económica y política e impedirle al “proceso bolivariano” terminar de hundirse y desaparecer bajo este cambio de mundo a que nos condujo el finado.

Con la cúpula militar colocada entre la espada y la pared, para mantener la cohesión de la Fuerza Armada ante la deteriorada situación y las continuas estupideces económicas del gobierno (la propuesta de default de Salas y el mentor español terminó de romper la paciencia).

Así como con la cercanía los ineludibles comicios democráticos: el del revocatorio y el de la elección de gobernadores, que mantiene a Maduro colgando de un hilo ante la opinión internacional.

Y la amenaza de una explosión social generalizada, se consideran además varias cosas: 1) Que Maduro “no gobierna” y que no es más que el vocero de la camarilla dominante del PSUV en la que “juega el papel que se le ha asignado en la división política del trabajo”, y 2) que incapaz de desarrollar cualquier estrategia racional de superación de la crisis. Dentro de esa tendencia la toma del poder por los militares “dejaría el paquete de la salvación nacional en manos del Estado armado, no del partido y del Estado civil”.

Esto explicaría por qué el bloque de los militares “que ahora es el único poder real detrás de Miraflores, con unos 25 ministros y gobernadores en servicio activo o en la reserva”, no habrían intervenido decididamente, excepto en el bloqueo del desconocimiento oficialista del resultado electoral del 6-D y de la intención de impedir la instalación de la Asamblea.

Se rumora que para impedir que se instalase lo peor, se necesitaba un plan, un proyecto o protocolo inédito, junto a lo que se ha amado la “madre de todas las negociaciones”. Y decidieron pactar.

Con lo que el bloque del poder militar, (ministros y gobernadores de charreteras), como factor de poder real y operativo en Venezuela en este momento, queda con toda la responsabilidad frente a la salida o no de la crisis.

El plan final

Después del 6-D no se rectificó y -por el contrario- se radicalizó el esquema de la catástrofe, con lo que hoy Maduro ha terminado de perder piso (más de 80% de evaluación negativa, ya en el llamado punto de no-retorno) y la mitad del 30% oficialista desconfiando abiertamente de él. Por otra parte, se evidenció con la avalancha de firmas que con su nombre se pierde cualquier votación.

La situación es de alerta.

Con un teatro de operaciones complejo para los militares bolivarianos pues la crisis pinta insoluble para ellos: no tienen el know-how económico ni el equipo humano técnico, ni el apoyo social ni el internacional.

Terminarían quemándose.

Por su parte, Padrino no es de los militares venezolanos de alto nivel acusados por la justicia de Estados Unidos, sancionados por el gobierno de Obama.

Por el contrario, afirma una conocedora como Sebastiana Barráez “él ha buscado limpiar el nombre de las FANB y conciliar los choques que hay entre los grupos de poder allí dentro”.

Entonces, ¿qué?

¿Cómo interpretar lo del lunes?

En febrero se hablaba no de un coup d’etat sino de cambiar a un nuevo “centro de gravitación operativo del poder político, dentro de la cáscara institucional que existe”, con la capacidad de salvar al país de la catástrofe.

“Cambiar institucionalmente el centro de gravedad de un gobierno no viola ninguna norma constitucional”, se dijo, “pues es frecuente en todos los gobiernos burgueses, para devolverle la operatividad a la fuerza gubernamental”.

En un análisis pragmático en el cual “hay que entender que se deben hacer cambios de fase sistémico de 1er y 2ndo orden”, pues el “chavismo”, de acuerdo a las variables convergentes va hacia el colapso.

Y los tiempos del proceso son claros.

Por lo que si esto es cierto, lo que habría ocurrido sería que a lo que estamos asistiendo es a la constitución de un “nuevo centro gravitacional operativo gubernamental”, sin mover a Maduro del poder. Y así evitar la instalación de un régimen castrense abierto.

Hay un manejo militar actual, dicen los allegados, pero intentando evitar una locura final. Con Padrino reconociendo que los ministros del área alimentaria, casi todos militares, han fracasado. Por lo que su reto es (ya descabezó los puertos, las aduanas), como dijo Alcalá Cordones, combatir las “mafias de importación” que han quebrado la Republica, y hasta donde pueda, ennoblecer la Fuerza.

¿Podrá lograrlo?

A Padrino se le reconoce su disciplina, efectividad para tomar decisiones en medio de situaciones estresantes, y su respeto a la autoridad.

Con dos tareas hercúleas: pasar la llave para convocar a un diálogo abierto en una tarea de consenso nacional político y económico para enfrentar las crisis.

Y, dos, quizás lo más importante, evitar que lo remuevan.

Cosa que no parece probable.

Luis García Mora 

Comentarios (13)

teodoro barbosa
17 de julio, 2016

Los comentarios del Sr García Mora son en mi concepto muy acertados y alejados de posiciones preestablecidas.

Lisandro Galup G.
17 de julio, 2016

Comparto en alto grado tus apreciaciones en tu artículo último. Ojalá se imponga en Padrino la sinderesis y no el ego, esto por el bien de su organización del país y el suyo propio.

José Daniel
17 de julio, 2016

Muy acertado el artículo, aunque le faltó decir que esto es claramente una entrega del poder al militarismo sin declararlo como un golpe de estado oficialmente, en otras palabras un autogolpe autorizado

Freddy Siso
17 de julio, 2016

Padrino López, por bolivariano, revolucionario y chavista aceptó de Maduro, su equivocación más grande y a las FAN no la salva nadie del descrédito.

JORASEMA
17 de julio, 2016

Excelente Luis,

Cuando te enserias eres fabuloso en el análisis, aunque te confieso esperaba más. Sin embargo debemos comprender que la situación es compleja y debemos esperar.

Les recomiendo, para complementar este análisis de LGM, leer el editorial de Rafael Poleo del martes 12/07 en el Nuevo Pais

Amanecerá y veremos

Sheyla Falcony
18 de julio, 2016

……Jajaa..algo insólito..yo lo que veo es un AUTOREVOCATORIO-MADURISTA…así interpreto lo del super ministro y la super misión….el mismo N M. se auto flegela para desvanecer el tema CNE-Revocatorio-MUD…..además , seguramente no hay dinero para elecciones..Amanecerá y veremos…( YO ESPERO MAS PRESION POR PARTE DEL PUEBLO para acabar con tanta burla y negligencia del moribundo gobierno ).

Alfredo L. Girón
18 de julio, 2016

Con galicismo o sin él (y bien por el autor al usarlo), lo que debe entenderse es que los administradores del gobierno han entrado en una nueva fase declinatoria para crear una suerte de simbiosis con el estamento militar, a cambio, seguramente, de preeminencias y hasta “connivencias”. Es decir, en otra señal de impotencia, han buscado el regazo desesperado de los cuerpos militares como coraza, procurando suplir el añorado apoyo popular con el que ya no cuentan, y que tiene al cuerpo chavista en el hueso. Es hora de saber que la fe y el honor tienen algo en común, son como un ojo: una vez que se ha perdido, uno postizo nunca será igual. Tienen desde el mismísimo 2013 alentando al pueblo con vanas expectativas de recuperación de status. Se les dio todo el poder para que lo manejaran a sus anchas, y mira el resultado (!). ¡Una nación no es un conejillo de indias! Están como el “pícher” que, botando el juego, pide al manager más voto de confianza (!). ¿Deberíamos creerle? ¡Francamente!…

Alfredo L. Girón
18 de julio, 2016

El enfoque de este artículo es bastante pragmático porque pone de relieve de forma precisa cómo la ineptitud se convierte en el “leitmotiv” de la actual Administración. Además, han sido los propios administradores del Gobierno quienes, tratando de llevar a la nación por los rieles de una pretendida ideología socialista, han caído en una continua situación de “know-how”, pues, al meterse, en nombre de su ideología, por enmarañadores vericuetos, tienen que estar improvisando una y otra vez. De esta forma se convierten en sempiternos chambones, que no saben qué hacer. Desde luego, difícilmente cejarán en su convicción de que todo lo que hacen es por el bienestar colectivo. Pregunto, ¿cuál es su entelequia y cuánto dura la consagración? O, ¿cómo para cuando es? Después de mucho años de ensayos, ¿puede el común de la gente afirmar que están felices con los resultados y que vamos rumbo hacia horizontes de paz y placidez? Decir que sí, sería mofarse de todo el mundo. ¿Podrán entenderlo así?

moises paredes regardiz
18 de julio, 2016

bueno si es el mi general padrino lopez quien va a resolber nuestros problemas, pues bienvenido y si esa es la vision de nuestro presidente pues tambien esta en su derecho, pues el abasteser al pais de alimentos y tener una reserva con respecto a los mismo es una de sus responsabilidades y obligaciones, desde hace tiempo lo he pregonado que si en el pais se hubiese puesto mano dura y aplicar la contraloria, en ningun momento estariamos atrabesando por la situacion de calamidad que esta sufriendo hoy el pueblo venezolano todo, y lo que esperamos como pueblo no es un cambio de presidente, sino un cambio de actitud en todos los sectores de la vida politica nacional, que se demuestre al pueblo que de verdad les importamos a quienes lo profesan, que busquen la forma de llegar a un gran acuerdo nacional para la solucion del problema. no siendo asi. que sea entonces padrino lopez quien lo haga por la fuerza y la reprecion militar si es necesario, que el pueblo estara satisfecho estoy seguro.

luisa landaeta
19 de julio, 2016

“A Padrino se le reconoce su disciplina, efectividad para tomar decisiones en medio de situaciones estresantes, y su respeto a la autoridad” Esto dice el artículo. A ver:¿de qué decisiones estamos hablando? Necesitamos gente conocedora de la materia económica. ¿Es acaso Padrino,el que va a tomar decisiones de tipo económico en Venezuela? ¿dónde están sus credenciales en este sentido? Más improvisación y la proverbial sentencia de “mano dura” que tanto daño ha hecho en nuestros países. Por favor, qué esperanza. Siempre sale la vena “autoritarista”aún en las mentes aparentemente iluminadas.

Rafael Delgado
19 de julio, 2016

Hay una comparación que se acerca un poco en sus características básicas al gobierno de Maduro (2013-2016) que es el gobierno de Juan María Bordaberry (1972-1976) en Uruguay, los dos presidentes: ganaron electoralmente apretado, se gritó fraude, asumieron el poder con una creciente penetración del militarismo en el Estado, una sociedad de mucha violencia armada y delincuencial, crisis económica, disminución de sus fuerzas parlamentaria (PSUV y Partido COLORADO), Bordaberry decía que era un ruralista, Maduro dice que él es Obrero, los dos hicieron “pactos con los militares”, en Uruguay se llamó “pacto Boiso Lanza” aquí el “Pacto cívico-militar” que ahora pasó al “Pacto Maduro-Padrino”…Bordaberry anuló al parlamento, Maduro a través del TSJ anuló el parlamento, los dos presidentes crearon un control férreo de los medios de comunicación, ambos han perseguido a los oposicionistas, ilegalizados a partidos políticos. En el caso de Bordaberry cuando a los militares ya le era incómodo lo remplazaron por el vicepresidente. Con Bordaberry y sucesores hasta 1985 y al igual que Maduro en los hechos el CENTRO DEL PODER se había trasladado a la órbita de las FFAA

Jorge E. Rangel
20 de julio, 2016

Acaso no ha sido este un régimen militar desde el principio?…Y este desastre que no tiene parangón en el mundo conocido es obra de quien?…Ya no es cuestión de sensatez política tratar con cierta “amabilidad” esta maniobra urdida por Cuba para silenciar el SOBERANO DERECHO DEL PUEBLO AL REFERENDO REVOCATORIO habida cuenta de que el tal DIÁLOGO de Maduro y Rodrïguez Zapatero al cual han concurrido algunos políticos dizque opositores, no ha tenido aceptación del PUEBLO. DERROTAR LAS POLÍTICAS DE CHÁVEZ seguidas por Maduro y tomar el camino CONSTITUYENTE para crear un país distinto es el NORTE DE LA LUCHA POPULAR.

Yenny
21 de julio, 2016

Definitivamente en nuestra sociedad patriarcal, paradójicamente la falta de padre de gran parte de nuestra población, espera que venga un solo hombre a “poner orden”. Que triste como se manipula desde el poder esa carencia colectiva. Estamos seguros de que los militares no van a resolver esto, se requiere años de formación y experiencia para ser eficientes en la producción. Pero la habilidad para mercadear imágenes vacías de verdad apoyándose en el conocimiento de nuestra cultura es lo único que se ha desarrollado con altos niveles de eficiencia durante esta gestión.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.