Actualidad

¿Cuántos votos hacen falta para activar la Carta Democrática?; por Mariano de Alba

Por Mariano de Alba | 20 de junio, 2016
Cuántos votos hacen falta para activar la Carta Democrática por Mariano de Alba 640

Sede de la OEA.

El próximo jueves 23 de junio, el Consejo Permanente de la OEA se reunirá para escuchar la presentación del informe del Secretario General Luis Almagro. Visto que el informe concluye que en Venezuela existe una alteración grave del orden constitucional y recomienda activar la Carta Democrática, se espera que en esa sesión los países voten si están de acuerdo con dicha recomendación.

Cuando explicaba aquí en Prodavinci los escenarios con respecto a la posible activación de la Carta, hacía referencia a un posible debate procedimental que podría darse. Conforme a un comunicado de prensa de la Secretaría de Asuntos Jurídicos de la OEA, publicado el pasado 5 de mayo, la determinación de si se activa la Carta debe decidirse por la mayoría de los países miembros (18 países). No obstante, Venezuela podría tratar de argumentar que el artículo 89 de la Carta de la OEA, sugiere que el Consejo Permanente debe adoptar sus decisiones, y por ende si activa la Carta, por el voto de dos tercios de sus miembros (24 países).

¿Cuántos votos hacen falta, entonces, para activar la Carta Democrática Interamericana? La respuesta corta es que, hecho el análisis de los instrumentos legales correspondientes, la Carta Democrática se activa con la mayoría de los Estados miembros de la OEA (18 votos). Para lo único que haría falta una mayoría de los dos tercios (24 votos) sería para suspender a Venezuela, eventualmente, de la organización.

A continuación el análisis legal detallado:

El artículo 20 de la Carta Democrática, que fue el que utilizó Almagro para invocar la Carta, no dice nada al respecto. La Carta únicamente prevé una situación en la que debe mediar el voto afirmativo de dos tercios de los países miembros: cuando la Asamblea General tenga que decidir si suspende o no a un Estado de su derecho de participación en la OEA, lo que únicamente es posible cuando las gestiones diplomáticas aprobadas por el Consejo Permanente o la propia Asamblea General, resultaren infructuosas. Entonces, ¿cuál es la regla general para la toma de decisiones en el Consejo Permanente? ¿Mayoría simple o dos tercios de los Estados miembros?

El artículo 89 de la Carta de la OEA (distinta a la Carta Democrática y tratado fundacional de la OEA) establece expresamente que “El Consejo Permanente, en ejercicio de estas funciones, adoptará sus decisiones por el voto afirmativo de los dos tercios de sus miembros, excluidas las Partes, salvo aquellas decisiones cuya aprobación por simple mayoría autorice el reglamento”.

Quien lee esa disposición pudiese concluir que, según la Carta, el Consejo Permanente debe tomar sus decisiones mediante el voto afirmativo de dos tercios de sus miembros. No obstante, esa conclusión es errada.

Veamos: Hay que hacer énfasis en las frases “en ejercicio de estas funciones” y “excluidas las Partes” del artículo 89. Si se leen todos los artículos relativos al Consejo Permanente en la Carta de la OEA, y se tienen en cuenta esas frases, la conclusión necesaria es que el artículo 89 se está refiriendo a un procedimiento de decisión conforme a un mecanismo especial para la solución de controversias entre dos o más Estados miembros de la OEA (por ejemplo, un conflicto entre Bolivia y Chile).

Así, el artículo 84 de la Carta prevé que “el Consejo Permanente velará por el mantenimiento de las relaciones de amistad entre los Estados miembros y con tal fin, les ayudará de una manera efectiva en la solución pacífica de sus controversias, de acuerdo con las disposiciones siguientes”. Por su parte el artículo 85 de la Carta explica que “cualquier Parte en una controversia (…) podrá recurrir al Consejo Permanente para obtener sus buenos oficios”. El artículo 86 establece que “El Consejo Permanente, en ejercicio de sus funciones, con la anuencia de las Partes en la controversia podrá establecer comisiones ad hoc (…)”. El artículo 87 establece que “El Consejo Permanente podrá, asimismo, por el medio que estime conveniente, investigar los hechos relacionados con la controversia, inclusive en el territorio de cualquier de las Partes (…)”. Y el artículo 88 prevé que “Si el procedimiento de solución pacífica recomendado por el Consejo Permanente (…) no fuere aceptado por alguna de las Partes (…) el Consejo Permanente informará a la Asamblea General”.

Es así como llegamos al artículo 89, el cual explica que el Consejo Permanente, en ejercicio de “estas funciones”, es decir, en ejercicio de su función de ayudar a que dos o más Estados solucionen sus controversias, adoptará sus decisiones por el voto afirmativo de los dos tercios de sus miembros, excluidas “las Partes”, que son los dos o más Estados que estén involucrados en esa controversia.

Por ende, los dos tercios a los que hace referencia el artículo 89 de la Carta de la OEA son aplicables únicamente a un mecanismo especial y no a la decisión de si se activa o no la Carta Democrática.

En consecuencia, hay que continuar en la búsqueda de la regla general para la toma de decisiones del Consejo Permanente. Para ello, hay que recurrir al Estatuto del Consejo Permanente, el cual regula detalladamente los procedimientos y funciones de dicho Consejo. El capítulo VIII de ese Estatuto tiene el título de “Toma de Decisiones”. En ese capítulo, la primera oración del artículo 17 establece que cada Estado miembro tiene derecho a un voto.

La segunda oración es crucial, pues establece que “las decisiones del Consejo Permanente se tomarán por la mayoría de votos de sus miembros, salvo disposición contraria en la Carta de la Organización, en otros instrumentos interamericanos o en el presente Estatuto”[1].

Entonces: ¡Eureka! Visto que la Carta Democrática no establece expresamente una mayoría, es el artículo 17 del Estatuto del Consejo Permanente el que aplica, previendo que las decisiones de dicho Consejo (incluyendo una posible activación de la Carta), se toman por la mayoría de votos de sus miembros; es decir, mayoría simple o la mitad más uno. Visto que en el Consejo Permanente se reúnen 34 Estados, la mayoría o la mitad más uno son 18 Estados.

Por ende, tiene razón entonces la Secretaría de Asuntos Jurídicos de la OEA en su comunicado de prensa. Para activar la Carta Democrática hace falta el voto afirmativo de 18 países miembros de la OEA.

[1] Lo que dispone el artículo 17 está a su vez confirmado por el artículo 57 del Reglamento del Consejo Permanente y por el artículo 59(a) de dicho Reglamento, el cual establece expresamente para qué decisiones hará falta la mayoría de los dos tercios y en ningún numeral se menciona la activación de la Carta Democrática.)

Mariano de Alba 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.