Actualidad

La pobreza en Venezuela: desmontando el mito con números; por A. Oliveros, C. Parilli y P. Navarro

Por Asdrúbal Oliveros, Pilar Navarro y Cristina Parilli | 8 de mayo, 2015

pobreza_venezuela_640

Basados en el informe de condiciones de vida realizado por especialistas de la Universidad Simón Bolívar (USB), Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), nos proponemos presentar en este post un resumen de algunos de los resultados que más destacan en ese estudio. El informe propone una revisión a fondo de las estadísticas sociales en Venezuela y, a nuestro parecer, desmonta una serie de opiniones, tanto oficialistas como opositoras, sobre las condiciones sociales de Venezuela que vale la pena revisar. Adionalmente, en Ecoanalítica hemos sumado algunas opiniones al análisis, dividido en siete claves.

1. Sin suspicacias. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en la última década nuestro país ha tenido un comportamiento muy positivo en el mercado laboral, con una reducción constante de la tasa de desempleo e informalidad. A pesar de las suspicacias sobre esta cifra, la metodología de medición del empleo usada en Venezuela se fundamenta en la norma de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) la cual estipula que, para efectos de las encuestas, una persona se considera ocupada si trabajó al menos una hora la semana previa a la misma.

gráfico 1

Sin embargo, en el estudio se “escudriñan” estas cifras y se suman indicadores que hablan de una situación que no es tan positiva. En el informe se expone que el bajo nivel de desempleo para toda la población no revela otros déficits en el mercado laboral ni el tipo ni de la calidad de los empleos existentes.

2. No todo es color de rosa. El estudio revela que existen factores preocupantes dentro del mercado laboral venezolano. Las estadísticas de empleo estudiadas en Venezuela no tratan el tema de la subocupación o empleo precario. Según la OIT, en muchos países subdesarrollados se calcula el subempleo, puesto que el desempleo constituye tan solo una parte del problema. Son considerados subempleados aquellas personas que trabajan menos horas de la jornada semanal legal (40 horas), perciben menores ingresos que el salario mínimo o sacan menos partido de sus competencias. De esta manera, al sumar el desempleo abierto más los ocupados con jornadas de 15 o menos horas, tenemos un “déficit del mercado laboral” en Venezuela que llega al 11,0%.

gráfica 2.1

3. Cada vez menos productivos. Aunado a esto, tenemos que los ingresos promedio, independientemente de la categoría ocupacional, se ubican cerca del salario mínimo de referencia, lo que demuestra la ausencia de una política de salarios que se vincule con niveles de productividad y nos deja solo con la realidad de que el sueldo mínimo es la única política salarial.

Al observar el comportamiento de la productividad en los últimos años, tenemos que la productividad no ha crecido a la par de la nómina, especialmente la pública. Entre 2002 y 2014, mientras que la producción por trabajador del sector privado ha disminuido 24,6%, durante el mismo periodo la productividad por trabajador del sector público ha caído 60,6%, lo que lleva a que la productividad de la economía global haya descendido 49,6% en esos años.

gráfica 3

4.Cada día más pobres.  Otra parte del estudio llamada “Pobreza y misiones” muestra que desde hace 16 años Venezuela tiene casi el mismo nivel de pobreza por línea de ingresos. Los hogares en situación de pobreza por línea de ingresos pasaron de ser 45,0% en 1998 a 48,4% en 2014. Para ser precisos estaríamos hablando de 3.538.930 hogares que están en situación de pobreza de ingresos. En pobreza extrema se encuentran, según el estudio “Pobreza y misiones”, 1,7 millones de hogares y en pobreza no extrema 1,8 millones.

gráfica 4

El problema real surge cuando la pobreza coyuntural se convierte en pobreza estructural. En el caso específico de Venezuela, utilizando el Método Integrado (Pobreza Coyuntural/Pobreza Estructural), según el estudio “Pobreza y misiones”, se observa que lo que ha ocurrido es un aumento muy importante de la pobreza reciente, lo cual si no se atiende podría pasar a ser pobreza estructural.

5. “El Dorado” desperdiciado.Si consideramos que en los últimos 15 años Venezuela ha vivido el mayor boom petrolero de su historia, podemos afirmar que esto no se tradujo en bienestar ni en mejor calidad de vida de la población.

Con dos años de recesión económica (2013-2014) hemos visto retroceder lo que se había mejorado gracias al boom petrolero 2004-2008. Según el estudio “Pobreza y misiones”, la situación social actual, medida por los niveles de pobreza de ingresos, nos coloca en un nivel muy parecido al de nuestros peores años (1989, 1992 y 2003). Periodos en los que no existía la combinación de elementos como estanflación, inseguridad, descontento social y alta polarización política, como ocurre en la actualidad.

gráfica 5

 

6.Desmontando el mito. Lo más preocupante es que las consecuencias sociales de la recesión solo están comenzando. Las políticas sociales, que se supone fueron diseñadas para amortiguar los impactos negativos de la economía en el bienestar de la población, son mecanismos que no han tenido el alcance prometido.

Es interesante analizar el fenómeno de las misiones bajo la óptica de que parecen ser masivas cuando en realidad no lo son. Según el estudio “Pobreza y Misiones”, el número total de beneficiarios supera levemente los dos millones de personas, lo que representa una reducción de 19,6% con respecto a los 2,5 millones de beneficiarios que se reconocían como tal hace cinco años.

La misión con mayor número de beneficiarios es la Misión de Alimentación/Mercal, que favorece a 1.923.383 personas; sin embargo, según el estudio “Pobreza y Misiones”, su población meta era de 12.637.667 personas, lo que significa que tan solo se ha alcanzado el 7,3% del objetivo. Del porcentaje de cobertura, solo un 48,1% de las personas pertenece a la población objetivo del programa, lo que disminuye aún más el alcance de la misión.

7. Más vale prevenir que lamentar. Gracias a estudios como estos, que presentan indicadores que complementen y enriquecen las estadísticas oficiales, se podría empezar a implementar medidas que ataquen las deficiencias del mercado laboral venezolano.

La situación se torna aún más preocupante al seguir deteriorándose la condición económica, social y política que vive actualmente Venezuela; y la respuesta social es impredecible. Ya estamos en caída libre, pero recordemos que siempre se puede estar peor.

Asdrúbal Oliveros, Pilar Navarro y Cristina Parilli 

Comentarios (5)

Joaquin
8 de mayo, 2015

He intentado compaginar el titulo del escrito y su explicación a los gráficos presentados y no encuentro la relación o el sentido entre los dos. ?O acaso mi capacidad deductiva se extravió en alguna parte? Me parece que el mito esta lejos de ser desmontado. Si no contrastan los datos y gráficos de los estudios de la USB, UCV y/o UCAB con los presentados aquí, el mito de los logros de ‘la revolución bonita’ seguirá campante.

Oswaldo Campos
9 de mayo, 2015

Algunas conclusiones del estudio para rescatar:

1. Para el año 2014 la tasa de desempleo bajo a un valor cercano al 6%, y la Tasa de informalidad a un valor cercano al 33%. Creo que a simple vista se observa que estos 2 valores estan alejados de la realidad, es probable que la tasa de desempleo haya bajado pero en perjuicio de la informalidad que ha aumentado notablemente. Por ejemplo, hay que ver solamente la cantidad de personas que viven actualmente del Bachaqueo o reventa de articulos de primera necesidad a precios exhorbitantes,

2. Empleo vs Productividad: Aunque el No. de personas empleadas ha aumentado sostenidamente desde el año 2002 hasta el año 2014 de un valor cercano a los 9 Millones de empleados a casi 14 Millones de empleados en el 2014, sin embargo la productividad por empleado o PIB por persona empleada ha disminuido a un valor cercano al salario minimo, o sea que ese incremento del empleo es no productivo y no produce riqueza por lo tanto no produce bienestar, es un empleo de carácter asistencial y no productivo.

3. Cada Día mas Pobres. O sea que el plan de acabar con la pobreza fracaso, a pesar de los ingentes recursos de los que dispuso el gobierno en estos 15’16 años de gobierno chavista, creció la pobreza y aumento el numero de millonarios chavistas.

4. Lo que no dice el informe es que esta haciendo el gobierno para corregir estas desviaciones.

5. Por ultimo, con la caida de los precios del petroleo desapareceran las Misiones y todas las ayudas sociales que implanto el gobierno creyendo que siempre habría dinero para esto, para crear mitos y generar esperanzas basadas en un modelo poco creíble, sin ninguna base sustentable en el tiempo, porque ese sistema no se autofinancia. Cuando tu le das una pensión a una familia, sin haber cotizado al Seguro Social, o le das una casa, a lo mejor lo podrás hacer con algunos miles, pero no es un modelo que se pueda mantener en el tiempo porque no se retroalimenta.

Edgard J. González.-
9 de mayo, 2015

En varias ocasiones he cuestionado la irresponsabilidad goebbeliana del INE al eliminar el segmento del SUBEMPLEO, nada más que para maquillar las cifras de EMPLEO, pues lo aumentan a expensas de la creciente informalidad, pura adulteración de la realidad para sostener los mitos, una copia de la farsa castrista, en cuya cara verdadera resaltan las Jineteras, las Balsas y los reprimidos. “La misión con mayor número de beneficiarios es la Misión de Alimentación/Mercal, que favorece a 1.923.383 personas; sin embargo, según el estudio “Pobreza y Misiones”, su población meta era de 12.637.667 personas, lo que significa que tan solo se ha alcanzado el 7,3% del objetivo”: A mí me da 15,22% ¿de donde proviene ese 7,3%?

Oscar Torrealba
10 de mayo, 2015

pueden colocar el enlace al informe original?

Erik
14 de mayo, 2015

@Edgard J. González 7,3% debe ser el 48,1% de ese 15,22%. “Del porcentaje de cobertura, solo un 48,1% de las personas pertenece a la población objetivo del programa, lo que disminuye aún más el alcance de la misión.”

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.