Actualidad

Mercado paralelo: sin dólares ni ajustes (y el petróleo en baja); por Carjuan Cruz

Por Carjuan Cruz | 8 de noviembre, 2014

Paralelo sin dólares ni ajuste, y el petróleo en baja; por Carjuan Cruz 640

¿Dónde estamos parados?

Aunque hace tiempo el gobierno venezolano juró pulverizar al dólar paralelo, esta ha sido una promesa muy dura de cumplir. Ni reformas de ley ni aperturas a medias de mercado. Mucho menos controles aplicados para otorgar divisas o el cambio de nombre de Cadivi a Cencoex. Nada ha logrado disipar la volatilidad del mercado negro. Y lo cierto es que hoy ahí un dólar vale más de 100 bolívares.

Es decir: el billete de más alta denominación en el país vale menos que un dólar americano.

Sin embargo, no toda esta década fue así. Hasta 2010 y durante cuatro años, en Venezuela se movió un mercado permuta mediante bonos de deuda pública y el dólar negro casi ni existía. De hecho, cuando el Gobierno decidió cerrar aquella plaza alternativa la cotización del dólar negro no pasaba de los siete bolívares.

Incluso, después del cierre del alternativo se mantuvo cierta estabilidad con la creación del Sitme, un mecanismo controlado por el Banco Central de Venezuela (BCV) que proporcionó divisas al mercado, pero también condenó al Estado a endeudarse para alimentar el inventario de bonos con el cual funcionó durante dos años.

Pero en realidad lo que evitaba una subida mayor en aquel momento era la disposición de divisas que tenía Venezuela. Hace cuatro años, a pesar de la caída de la economía nacional en 2009 y de la crisis internacional, las reservas del país estaban en 30.000 millones de dólares y las líquidas en al menos 6 mil millones. No existía la deuda comercial actual y las notas de deuda de las calificadoras de riesgo estaban entre B+ y BB-. Y el presidente Hugo Chávez Frías no había anunciado su enfermedad.

Hoy la historia es otra

El ahorro en dólares de la república bajó a 19.811 millones de dólares y las reservas más líquidas están en 2.252 millones, según el último estado financiero del BCV. Tan sólo la deuda comercial ya supera ese ahorro en moneda dura. Y según la firma Ecoanalítica, esos compromisos superan los 23 mil millones de dólares, tomando en cuenta importaciones no liquidadas y pendientes por servicios (como aerolíneas y seguros).

Y hay más señales de que la disposición de divisas del gobierno ha descendido: las importaciones del sector privado se redujeron 31,9% durante el primer semestre, según los números del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al caer a 5 mil millones de dólares. Y las públicas no crecieron: se estancaron en 7.100 millones de dólares.

Además, los excesos de dinero en este momento complican el escenario y aceleran la inflación: la anualizada está en 63,4%, según el BCV. Esta condición estimula la demanda de dólares y acentúan la cotización del paralelo. “La presión en el dólar negro tiene que ver con el desequilibrio fiscal y el financiamiento monetario del BCV a las empresas públicas, especialmente PDVSA”, indicó Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica.

En efecto, este factor –que no existía hace cuatro años– influye en la volatilidad que tiene actualmente el dólar negro. Desde el 2011, luego de las modificaciones hechas a las leyes del ente emisor, el BCV comenzó a financiar a la petrolera estatal con compromisos de pagos a futuro (o pagarés) como respaldo. El método se profundizó: sólo en este año ese financiamiento subió 29% y alcanzó los 409.881 millones de bolívares al cierre de septiembre.

 

Paralelo sin dólares ni ajuste, y el petróleo en baja; por Carjuan Cruz INFOGRAFÍA 640

Infografía de Diego Marcano. Haga click sobre la imagen para ampliarla

No mejora el enfermo

A este contexto se le suma la caída que sufre el precio del petróleo. Esta semana la cesta venezolana cerró en 72,80 dólares por barril. Y la baja ha sido recurrente: de 99,11 dólares por barril en junio a 75,79 en octubre. Una mala racha, por decir lo menos, tomando en cuenta que la entrada de dólares de Venezuela proviene en un 97% del crudo, cuando hace 16 años era un 78%, según las estadísticas del BCV.

Y hay más. Víctor Silva, director de Kapital Consultores, recuerda que durante esos mismo 16 años la producción nacional de crudo cayó 25%, mientras que la mundial subió 18%: “durante ese tiempo los precios petroleros subieron 450% y no se aumentó la producción en el país. Ese objetivo se hace más difícil ahora que están bajando”.

El anuncio del presidente Nicolás Maduro sobre traer divisas de los fondos parafiscales (Fonden, Fondo Chino) e incluso de Bandes, Banco de Venezuela, Banco del Tesoro y Banco Industrial de Venezuela a las arcas del BCV pareció una medida positiva para mostrar cuentas más azules que rojas. Sin embargo, la proclama parece diluirse con el pasar de los días.

Según números de Ecoanalítica, el Estado tendría recursos parafiscales cercanos a los 15 mil millones de dólares, pero ese dinero aún no se refleja en los balances nacionales. Quizás por eso algunos agentes del mercado dudan de esos sobrantes. Más aún cuando el último pago de deuda hecho este año al parecer golpeó las ya sentidas reservas internacionales.

El último informe de Barclays Capital sobre Venezuela indica que esta transferencia de fondos no sólo le daría más transparencia al manejo de estas figuras, sino que además mostraría a los mercados extranjeros una mayor fortaleza del Estado para amortiguar la caída en el precio del crudo. Mientras tanto, este banco de inversión indica que en la diversidad de moneda dura que muestra actualmente el ente emisor “es imposible conocer la liquidez, la calidad y la evaluación hecha a estos activos”.

Si bien se efectuó el pago que este año debía hacer la República a los tenedores de bonos de deuda por vencimiento (US$ 1.800 millones), algunas agencias disminuyen las probabilidades de pago de Venezuela a futuro. Standard & Poor ‘s fue una de las que rebajó la nota este año a CCC+, algo que implica un riesgo de default (es decir: que no se cancele capital e intereses por títulos de deuda) en los próximos dos años.

“Una estrategia financiera que podría usar el Estado en este momento es comprar su propio riesgo. Recoger deuda barata. No sería la primera vez que Venezuela hace algo así”, señala Alfredo Bozo, director de Solfin Valores. En general, los mercados internacionales vuelven a castigar a Venezuela. Los bonos criollos están pagando un rendimiento de 28%, mientras que otros países, como Bolivia, por ejemplo, paga 4%. Ese número termina de alejar la posibilidad de que el Estado pueda buscar financiamiento en divisas en inversionistas extranjeros.

Correr la arruga

En este difícil panorama, los ajustes siguen quedando para después. Aunque para este 2014 se prometió un “sacudón económico”, hasta este último trimestre que ya transcurre el ajuste necesario aún no se da. Y para el próximo año parece más difícil llevarlo a cabo, pues hay en puertas elecciones legislativas.

El último informe de JP Morgan sobre Venezuela indica que se perdió “una oportunidad de oro”. Estima que era el momento propicio para realizar los ajustes macroeconómicos necesarios, luego del gasto excesivo de los dos años electorales anteriores y consecutivos (2012-2013). Sin embargo, la entidad indica que la economía se ha tenido que adaptar a restricciones en la balanza de pago, endurecimientos en los controles de capital y recesión. Y todo eso se ha reflejado en una contracción de la oferta que no ha estado acompañada de medidas que enfríen la demanda.

La recuperación que brindó la creación del Sicad 2 como un nuevo mercado alternativo también se desvaneció. Su efecto perdió fuerza al no funcionar como un mecanismo “ciego” (la asignación aplicada es desconocida). Tampoco existe una metodología clara en cuanto a la formación del precio. Y los volúmenes han bajado: pasaron de aproximadamente 50 millones de dólares diarios a unos 30 millones, según agentes del mercado.

Quedan por tomar decisiones como el aumento de la gasolina, cuyo subsidio implica alrededor de US$ 12 mil millones, y reestructuraciones en los convenios con Petrocaribe, que pudieran significar US$ 6.000 millones, según cálculos de la firma Kapital Consultores. Además de devaluar el bolívar o efectuar la unificación cambiaria (que, si bien no traería más divisas, incidiría en la demanda de dólares y así también en la cotización de la divisa negra). Pero los analistas insisten en que “mientras las medidas sigan tomándose de manera aislada, el efecto seguirá siendo marginal. Se toman decisiones tardías y se atacan los síntomas, no las causas”, como indicó Silva.

Ese conjunto de decisiones se desdibuja en un año de comicios. Y lo único que podría cambiar esa costumbre de aumentar el gasto en campañas electorales es la caída actual en el precio del crudo o una intensificación de esa baja. Por ahora la arruga se sigue corriendo… y las presiones cambiarias lo siguen reflejando.

Carjuan Cruz 

Comentarios (3)

Zeus Díaz
8 de noviembre, 2014

Algún economista que me explique, ¿qué pasaría si liberan el control cambiario?

Ramón Uribe
9 de noviembre, 2014

Buen análisis económico debiera de ser publicado nacionalmente, el control de cambio debe de existir pero con otros precios para ajustar las cuentas, los precios actuales siguen siendo baratos para los importadores, se debe estimular la producción nacional

José Jiménez
12 de noviembre, 2014

Hola, amigo Zeus Diaz. Primero; que para liberar el control de cambio se tiene que corregir todas las distorsiones que tiene Venezuela. Como lo son: fiscales y monetarias, que lleven a desestimular la demanda de dólares. Sí se llevase a eliminar el control cambiario sin ordenar la economía, las reservas internacionales no durarán una semana. En circulación se encuentran 1,6 billones de Bolívares, y en reservas internacionales 20.000 millones de dólares, los cuales no suficientes para detener la alta demanda que existe, ni a 100 Bs/$.la contendrán. Espero que mi explicación te pueda ayudar en algo. Suerte…

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.