Actualidad

Legislativas 2015: ¿por qué puede ganar la unidad y perder la oposición?; por Eugenio Martínez

Por Eugenio G. Martínez | 28 de octubre, 2014

Elecciones Legislativas de 2015 640

Las últimas mediciones de opinión pública podrían hacer suponer a los sectores de oposición que están cerca de un triunfo incontestable en los comicios legislativos del año 2015. Según el IVAD[1], el bloque político coyuntural opositor aglutina a 52,5% de los ciudadanos y el bloque chavista congrega a 33% de los electores. Por otra parte, Datanálisis reporta que por primera vez en 11 años quienes se autodefinen como opositores representan a 38% de la población, mientras que quienes se autodefinen como chavistas aglutinan a 28,9% de los electores.

¿Pero cómo podrían comportarse estas personas frente a la máquina de votación? Según el IVAD, 27,6% de los ciudadanos dice que podrían votar por los candidatos del oficialismo a la Asamblea Nacional, mientras 45,2% asegura que sufragarían apoyando a los aspirantes de unidad de la oposición. Al día de hoy, 27% no sabe o no contesta sobre cuál bloque de candidatos se inclinaría a respaldar el próximo año.

El estudio del IVAD aún no valora (por la ausencia de elementos) cómo podrían comportarse quienes dicen votar por el chavismo o por la oposición cuando conozcan el nombre y apellido de sus aspirantes a curules en el Parlamento.

En este estudio también se analiza un segundo escenario, en este caso para la elección de una Asamblea Nacional Constituyente en el cual la oposición acude dividida en dos bloques. Ante este escenario, el 25,4% de los ciudadanos dice que votaría por los aspirantes revolucionarios, 23,5% asegura que apoyaría a los postulados por “La Salida” y 23,4% sufragaría por los candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Datos similares se encuentra en un trabajo de Consultores 21[2] enfocado en las principales zonas urbanas del país: mientras 48% de los ciudadanos dice que podría votar por las candidatos de la MUD, 33% asegura que lo hará por los aspirantes del PSUV. Sin embrago, Consultores 21 también valora el escenario en que la oposición presente fórmulas distintas. En esta hipótesis, 26,8% dice que votaría por los candidatos apoyados por Henrique Capriles Radonski, Primero Justicia, Acción Democrática y el resto de partidos de la MUD, mientras 24,6% asegura que respaldaría a los aspirantes identificados con Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma. Un tercio de los electores seguiría votando por el PSUV.

Las encuestas en este momento dicen que la unidad puede ganar los comicios, es cierto. Sin embargo, en el hipotético pero no descartable escenario en que la oposición acuda dividida a las elecciones parlamentarias de 2015 dificilmente obtendrá la victoria.

Para muchos analistas no existe inconveniente con esta división, porque al sumar la votación de los dos grupos opositores se supera ampliamente al chavismo. Quienes así piensan no incluyen en su análisis que el sistema electoral que se emplea en Venezuela desde 2009[3] sobrerrepresenta a los grupos mayoritarios y castiga a las minorías. En otras palabras, penaliza la falta de unidad.

Los resultados de las últimas elecciones parlamentarias colocaron a Venezuela en el centro de los estudios sobre mayorías manufacturadas[4], un concepto que se aplica entre los académicos e investigadores electorales para definir los resultados de una elección a cuerpos colegiados cuando una fuerza política que no logra la mayoría absoluta de los votos obtiene la mayoría absoluta de los escaños, en virtud de los efectos del sistema electoral.

Pero para continuar con el análisis es necesario realizar una aclaratoria políticamente incorrecta entre el electorado pro-opositor: no es cierto que la oposición obtuvo la mayoría de los votos en las elecciones del año 2010. De ser cierto, el sistema electoral la hubiese sobrerrepresentado en el Parlamento. En sentido estricto, lo que sucedió fue que los candidatos de la alianza opositora obtuvieron 47% de los sufragios y el PSUV capitalizó 48,5%. El resto de los votos pertenecen a partidos disidentes del chavismo e incluso de la oposición.

No obstante, gracias a la sobrerrepresentación de mayorías, al obtener 48,5% de los votos el chavismo pudo capitalizar 59% de las curules en el Parlamento[5], una asignación que hubiese resultado aún más desproporcionada si la oposición no hubiese obtenido la mayoría de los votos en el estado Zulia, lo que el sistema electoral premió con la mayoría de los parlamentarios de ese estado en detrimento del chavismo.

Como bien ha explicado en el pasado Giovanni Sartori[6], el sistema electoral puede constituirse como el elemento de más fácil y mejor manipulación para transformar el juego político. Académicamente, el sistema que se usa desde hace cinco años en Venezuela se define como orientado a propiciar una mayoría parlamentaria casi absoluta de la fuerza que obtenga el mayor número de votos, sobrerrepresentando a las fuerzas grandes y subrrepresentando (o excluyendo) a las medianas y pequeñas.

Ilustremos la literatura académica con una proyección: supongamos que los resultados de la elección presidencial del año 2013 se repiten sin ninguna variación en las elecciones legislativas del año 2015. Para este ejercicio se parte de la premisa de que los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) no modificarán las  circunscripciones de votación que se usaron en el año 2010 y que todos los electores que votaron por Henrique Capriles Radonski lo harán por candidatos de la oposición y todos los electores que votaron por Nicolás Maduro lo harán ahora por los candidatos del PSUV a la Asamblea Nacional.

En abril de 2013, la diferencia entre la oposición y el chavismo fue de 1,49 puntos porcentuales. Si Venezuela en realidad tuviese un sistema de representación proporcional como lo establece la Constitución Nacional, la composición del Parlamento debería ser muy similar a esta paridad en la votación. No obstante, al tener un sistema que sobrerrepresenta a las mayorías, si el chavismo repite su votación de la elección presidencial obtendría 99 diputados, reduciendo a la oposición a sólo 66 diputados.

En el supuesto que se concretaran las tendencias de votación que se reflejan en el estudio de Consultores 21, el PSUV con apenas un tercio de los votos podrían obtener hasta 136 curules[7], mientras la división de la oposición la condenaría a solo 28 curules, 24 de éstos al bloque de la MUD y apenas 4 al bloque de los partidos que representan a “La Salida”.

“El ganador se lo lleva todo”, o prácticamente todo, es la mejor forma de resumir los efectos del sistema electoral venezolano.

No obstante, la sobrerrepresentación favorece a cualquier bloque político. Si en el ejercicio con los resultados de la elección presidencial de 2013 se asigna a la oposición el apoyo de 51% de los votantes, entonces quienes adversa al chavismo podrían obtener hasta 99 curules. De ahí la resistencia de varios técnicos electorales del PSUV a avalar la aprobación de este sistema en 1999.

Todos los factores políticos conocen la perversión del sistema. Incluso los partidos de oposición. La duda en este caso es si, conociendo la penalización por la falta de unidad, se atreverán a presentar distintas candidaturas, una acción que inevitablemente provocará su derrota, sin importar lo mal que luzca Maduro en los estudios de opinión pública.

En el caso del chavismo la interrogante es distinta. La disciplina de bloque impuesta por Hugo Chávez hace casi inviable que fórmulas alternativas al PSUV se presenten con opciones reales de triunfo. Por eso la duda en este caso es si la mayoría del chavismo en el Parlamento tratará de volver a modificar la Ley Electoral (como ya ocurrió en el 2009)  para compensar la tendencia sostenida de pérdida de aceptación de la Revolución Bolivariana.

Por último, la proyección de los resultados electorales para 2015 también debería incluir otras variables. O al menos ésta: la fecha de la elección (muy relacionada con los distintos anuncios económicos por venir) y la posibilidad de que el nuevo CNE sucumba a los deseos oficiales de adelantar los comicios parlamentarios. Incluso, la  reedición de un “Dakazo” o la posibilidad de hacer primarias para escoger a los candidatos.

En definitiva: paralizarse porque las encuestas de hoy decretan la victoria de la oposición o la derrota del chavismo podría ser la peor forma de analizar el futuro electoral del país.

*

[1] El estudio del IVAD se realizó a través de una encuesta por muestreo. De acuerdo con el reporte de IVAD, el tamaño de la muestra fue de 800 entrevistas en hogares. El trabajo de campo culminó el 29 de septiembre de 2014. El estudio tiene un nivel de confianza de 90% para errores máximos admisibles entre+/- 1,27% y +/- 2,91%. 
[2] El estudio de Consultores 21 se realizó del 27 de septiembre al 2 de octubre de 2014. Consistió en 1.000 entrevistas en hogares de las principales ocho zonas urbanas del país para un error muestral de  +/- 3,16%
[3] En 2009 la Asamblea Nacional sin representación de la oposición derogó la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política para aprobar la Ley Orgánica de Procesos Electorales. Este cambio provocó que se adoptara un sistema electoral similar al empleado en México que permitiera lo que se ha llamado la dictadura del PRI
[4] El concepto de Mayorías Manufacturadas está ampliamente desarrollado en el estudio de Arend Lijphart (1994) “Electoral System and Party System. A Study of twenty seven democracias, 1945-1990”. Oxford University Press. New York. 
[5] Sin la modificación de las circunscripciones de votación y de la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política el chavismo hubiese obtenido 10 diputados menos, diputados que debieron asignarse a los grupos minotarios del propio chavismo o de la oposición.
[6] La bibliografía de Giovanni Sartori es abundante, pero para centrarse en el tema de cómo los cambios en la legislación electoral  pueden manipular los resultados el texto más cercano al caso venezolano se encuentra en la investigación titulada “Ingeniería Constitucional comparada. Una investigación de estructuras, incentivos y resultados”. Estudio auspiciado por el Fondo de Cultura de México.
[7] Para obtener esta conclusión se utilizan de base de los resultados de la encuestas de Consultores 21 y se supone que el PSUV obtiene 33% de los votos en todas las circunscripciones (para elegir a los diputados nominales) y en la votación de cada estado (para elegir a los diputados tipo lista) mientras los dos bloques opositores obtienen 26,8% y 24,4% respectivamente en todas las circunscripciones.

Eugenio G. Martínez 

Comentarios (19)

Luis Enrique Alcalá
28 de octubre, 2014

La diferencia de 1,49% a favor del gobierno y la oposición en 2013, referida por el articulista, se produjo en una elección presidencial. Es mejor comparar la elección de Asamblea con las elecciones municipales de ese mismo año, donde el oficialismo superó a la oposición por un poco más de 8%.

pollinob
28 de octubre, 2014

Exacto. Muy pertinente esa observación. Pone en evidencia que las posibilidades son aún más cuesta arriba si no se produce la unidad.

leonardo
28 de octubre, 2014

Muy interesante artículo que subraya la incertidumbre de 2015 y la responsabilidad de la oposición en caso de desunión;la batalla será muy desigual y el oficialismo no se privará de utilizar todo el arsenal que tiene a su disposición ni de agitar el espantapájaros del abandono de todos los avances del chavismo. La MUD tendrá que hablarle a todos los venezolanos, hacer un inmenso trabajo de campo y convencer a los chavistas decepcionados de que son la mejor alternativa. La batalla será muy desigual, por eso mismo hay que darla.

Victorino Márquez
28 de octubre, 2014

Si 26,8% dice que votaría por los candidatos apoyados por Henrique Capriles Radonski, PJ, ADy el resto de partidos de la MUD, mientras 24,6% asegura que respaldaría a los aspirantes identificados con Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, entonces lo lógico es que los candidatos a la AN se distribuyan en esa misma proporción. Sin embargo, lo que yo percibo de la MUD es que PJ, AD y UNT están sobrerrepresentados y LL, MCM y Ledezma poco representados. En otras palabras, es probable que la macollita de partidos que controla la MUD y que tiene en el Chuo Torrealba su nuevo y fiel ejecutor, pretenda arrogarse la mayoría de los candidatos. Si eso es así los partidarios de un poder constituyente (bien sea a través de la AN o de la ANC)-como quien suscribe- probablemente se abstendrán de votar por unos candidatos que sólo representan a la mitad de la oposición. Mi posición a favor del poder constituyente no tiene que ver con la ingenuidad de pensar que una nueva Constitución lo arregla todo sino con la convicción de que en Venezuela es imperativo renovar todos los poderes públicos y reinstitucionalizar el país. Si este último objetivo lo podemos alcanzar a través de la AN y los candidatos presentados por la Unidad representan cabalmente las dos grandes tendencias (y no sólo a la camarilla del Chuo, Los Ramones, Capriles y los partidos “encarrilados” Maduro dixit) estaré acompañando con mi voto la propuesta de la unidad opositora. Me gustó el análisis de Eugenio Martínez.

Freddy Siso
28 de octubre, 2014

La oposición, debe estar muy clara respecto a éstos números. De manera que si vamos divididos, porque los intereses grupales o personales son más importantes que los de la República, volveremos a tener una Asamble Nacional dominada y manipulada por los rojos pro-cubanos y anti-venezolanos chavistas.

maria isabel
28 de octubre, 2014

ganara la oposicion estamos obtinados de este falso gobierno simpre con la mesa de la unida y con capriles

disidente
29 de octubre, 2014

podrán decir lo que quieran pero mientras el cne sea rojo rojito eso jamás sucederá.

Wilmer Salcedo
1 de noviembre, 2014

La oposición debe leer muy bien las encuestas y saber a quien, realmente, es necesario dirigir su mensaje, saber quien es mayoria en el país. Según las últimas encuestas, las personas que dicen llamarse independiente representan la mayoría por encima de la oposición e incluso el chavismo. La idea es llevar un mensaje que verdaderamente cambie la percepción opositora en el electorado.

Luis
17 de diciembre, 2014

opinión es que sin Unidad de toda la oposición el Gobierno se sostiene facil hasta el 2018 sin que ocurra algun evento fuera de la Democracia que lo derroque. Pienso que Leopoldo que es el director de VP sabe eso y dudo mucho que en las Parlamentarias deje de respaldar a la MUD, pues no les conviene, el esta claro que aunque su partido ha ganado más importancia desde Febrero, la MUD esta respaldada por un grupo muy amplio de la oposición. (Por no decir Mayoria de la oposición pues eso no lo tengo muy claro) y para lograr la “victoria” de las Parlamentarias por su propio bien seguira ligado a la MUD. (Tomando en cuenta que VP sigue siendo perteneciente a la MUD)

IVAN
21 de enero, 2015

Si el cne es rojo rojito usemos nuestras camaras y tomemos fotos a nuestros votos como soporte y evidencia, hasta cuendo este gobierno!!

Frank Payares
18 de febrero, 2015

Me parece excelente el análisis. Ciertamente se trata de una análisis de los números, no obstante, pareciera importante revisar, hasta dónde la actuación, o la omisión, parlamentaria de la oposición y la eventual ausencia de una política proactiva, representativa de una propuesta coherente, tanto en el plano legislativo como en la visión del país y de la propuesta de cambio y construcción, constituye un obstáculo en el crecimiento sólido de los sectores de oposición. A la fecha de hoy, el gobierno (Maduro), es posible que ronde los 17 puntos de popularidad, no debe olvidarse que la popularidad de Maduro es prestada, viene de su mentor y tenderá a caer hasta su límite mínimo, en la medida en que los fracasos de gestión se profundicen (algunos dicen que lo peor estaría por venir), pero creo que si la estrategia electoral sólo se apoya en la desgracia del adversario y no en las virtudes y capacidades propias, sobre todo para contagiar a las mayorías insatisfechas y decepcionadas, una victoria de encuestas, aun siendo posible, puede ser frustrante. Pienso que la MUD es, apenas una referencia de sectores la oposición su éxito sería construir un enlace con otros sectores de oposición no presentes en ella, y ni siquiera en agrupaciones, porque, entre otras cosas, no sólo es preciso ganar las parlamentarias, la tarea más dura es construir un país, y allí se requerirán todas las capacidades disponibles, dentro y fuera.

Teresa Rojas
10 de marzo, 2015

Todo el mundo en la oposicion quiere ser candidato, pero ninguno ha salido a buscar esos votos en los barrios, en los cerros. Creen que con solo estar representados por un partido politico ya es suficiente para ganar… No hay que ser matematico para darse cuenta que en una casa de un barrio viven mas votantes que en una casa de cualquier urbanizacion… a ponerse los zapatos deportivos y a empezar a patear calle y comenzar a convencer al descontento!!! eso es lo unico que permitira conseguir mas votos!!!

mauricio
30 de marzo, 2015

pido a Dios que sea cuál sea el resultado lo respeten y seán digno de la democracia…

ALBERTO ARENAS
4 de agosto, 2015

Hay entre 6 a 8 millones de votos NI-NI, o abstencionistas que no entran dentro de los argumentos del oficialismo y la ”mal llamada mesa de la unidad” , por lo que a mí respecta, existe la retórica de un escenario político con desprecio lo negativo de lo repetitivo, la necesidad de la participación de nuevos conceptos morales e intelectuales, conllevaría a una nueva voluntad de esperanza sin recaer en la falsedad , un modo de profundizar terminologías que ahonden el lóbulo anterior del abstencionismo y no la afrenta del pasado. El lenguaje científico-político. Mediante la “verdad objetiva” o “moral objetiva”. La moral es una ciencia. Por lo tanto está en el intelecto. Aunque suene mal a los objetivistas, es un ente de razón. La operación del intelecto es conocer y significar. Todo conocimiento tiene un objeto. Las empresas de estadísticas políticas se equivocan al decir que los partidos ganan por lo que ofrecen, es una subrealidad en una Venezuela convertida en un estado hostil y extraño, ¿cómo se puede ofrecer lo que aún no se tiene?, la repetición de los candidatos como si fueran filósofos de Asia menor. Aturden al abstencionismo se es, o no se es, excepto que no haya ningún candidato para el momento. Si aplicamos estas ideas el pronunciamiento no se hará esperar, el abstencionismo se rebelará pronto, los marginados dejaran de sentirse oligofrénicos adjudicándose una dotación noètica (percepción intelectual) un dominio del ser. Se deben buscar a los màs trabajadores a los más preparados y una retórica científico político como en Europa y América del Norte. El triunfo de los anti gobierno es irrefutable, a partir de la culminación de las parlamentarias nacerá lo que llamaba zubiri la escuela nueva, el abstencionismo tomará el poder en Venezuela en las elecciones de gobernadores y alcaldes y solo participará de aliado en las parlamentarias. No necesito estadísticas solo mi percepción intelectual. Después de las parlamentarias vendrá el recuerdo del año 58 y 6 candidatos presidenciales

walter
9 de septiembre, 2015

es mas probable que los poderes legislativos se igualen por una brecha de un punto de acuerdo a las politicas sera determinate en estas parlamentaria del 2015

temistocle ramos
18 de septiembre, 2015

si pone la oposicion un perro con una yaga en el c lo y una pata podria por ese votoria

Jesús Ramón Soto Rey
2 de octubre, 2015

Si el gobierno mantiene la política de calle ganara con alto punta je tienen que estar todos los días con un programa de calle para mantener al pueblo motivado tómbolas salsa joropo y teatro para la calle así el pueblo estará activo a estos actos . Hay que levantar un caudal de votos de lo contrario estaríamos fracasando electoral mente por primera vez en 15 años

pedro
22 de noviembre, 2015

que gane el mejor aunque la oposición no me convence para nada, no han dicho cómo buscarán de mejorar esta vaina, y el oficialismo mas de lo mismo el imperio,el imperio,el imperio. en resumen esta vaina se la llevó el diablo. que dios nos proteja

Strumis1
4 de diciembre, 2015

Buenas tengan todos pueblo de Dios y de venezuela., hijos de Dios padre celestial y eterno., Tan solo a 1 dia de la elecciones Parlamentarias quiero comentar lo siguiente: debemos orar pedirle a nuestro Dios que nos ayude mucho para elegir a nuestros administradores publicos y del pueblo asi como Dios guio al pueblo de Israel y destruyo a los malvados de tanta humillacion, hambre y odio entre hermanos. Dios es grande y este 6 de D va a ser victorioso Dios que es lo que nos tiene deparado el quita y pone su reyes y Reinos… En oracion activa pueblo de VENEZUELA., Saludos D.J.S.B

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.