Actualidad

Teodoro Petkoff: “Tengo el pálpito de que la presidencia de Maduro será breve”; por Alonso Moleiro

Por Alonso Moleiro | 4 de agosto, 2014

Exclusiva_640_prodavinci

Tengo el palpito de que la presidencia de Maduro será breve. Entrevista a Teodoro Petkoff por Alonso Moleiro 640

[Fotografía de Samy Schwartz ©2013]

Para el veterano dirigente político, intelectual y escritor, el actual presidente no tiene los atributos para conducir el  ritmo de la crisis actual, cuya gravedad se ha acentuado con su decisiones. Petkoff discrepa de iniciativas como la Asamblea Constituyente o el Referéndum Revocatorio y pide máxima atención en la convocatoria a las venideras elecciones parlamentarias. Petkoff pondera positivamente las posibilidades de la Oposición en el mediano plazo, pero exige paciencia y mayor combatividad a su dirigencia.  La labor de Aveledo afirma “merece el reconocimiento de todos los venezolanos”.

¿Cuál es su balance personal de la gestión de Ramón Guillermo Aveledo en la MUD?
Lo hecho por Ramón Guillermo es sumamente importante y meritorio. Merece el reconocimiento de los venezolanos que militan en la Oposición, y de los venezolanos en general. Su talente enérgico, pero conciliador, ha sido de enorme utilidad. Hay sopotecientos factores de oposición existentes en la Mesa. Están en este momento unidos y eso tiene mucho que ver con su modo de aproximarse al hecho político y eso ha sido muy útil. Cuando me plantean el tema de su sustitución, uno tiene que pensar que, claro, siempre hay gente, pero que será difícil sustituirlo por alguien que goce de ese “goodwill”, de la buena voluntad, de todos los factores…

Puede que en ese cargo el momento actual exija la presencia de otro tipo de dirigente: un armador de juego, un ariete…
Siempre que los partidos lo asuman. Ahí estaría la dificultad: que ese nuevo cargo le robe protagonismo a los partidos y estos lo resientan. Ramón Guillermo tiene un perfil idóneo, porque no produce olas ni ruido entre los partidos de la Mesa.

El precio de eso es que, frente a los problemas del país, la dirigencia de la Mesa luce ausente del debate público. La MUD no ataja los rollings
Es un papel de los partidos: es a ellos a quienes les toca producir juego.

El desarrollo de la crisis ha hecho que algunos sectores de la Unidad comiencen a proponer abiertamente la posibilidad de una Constituyente. ¿Está usted de acuerdo?
Estoy en descuerdo con eso. En desacuerdo con la Constituyente y con el tema de La Salida desde que fueron planteados por primera vez. Creo que es una manera de desenfocar la conducta de la Oposición. La Oposición debería estar preparando, con tiempo suficiente, su participación en las elecciones parlamentarias del año que viene. Porque si la estrategia es la correcta, se fortalece la Unidad y los acuerdos unitarios, y si se sale bien de la tensión de la elaboración de las planchas, la Unidad puede ganar el parlamento: conquistar una mayoría clara por primera vez.

Persiste el escollo de la sobrerrepresentación de los circuitos: la maniobra que el gobierno y el CNE concretan para favorecer al PSUV.
Pienso que si la Oposición concurre a esta cita auténticamente unida, puede ganar el parlamento incluso a pesar de eso.

¿Cómo está observando al gobierno de Maduro?
Creo que Maduro no tiene talante de líder y no es percibido por las bases del PSUV como un verdadero líder. Eso es obvio. El tiene que apechugar con esa situación personal. No transmite. Sobre todo viniendo el país de quien viene: un liderazgo muy vigoroso, cultivado premeditadamente, como fue el liderazgo de Hugo Chávez. La diferencia es demasiado grande. No veo a Maduro como el hombre para hacerle frente a la tremenda dificultad que tiene el país, que es muy grave y de orden económico, social y político.  Tal como lo pensé cuando quedó investido como presidente, tengo el pálpito de que su presidencia va a ser breve. No porque venga un golpe, sino porque la gravedad de la crisis produzca un arreglo dentro del PSUV que fuerce su renuncia y la convocatoria a unas elecciones.

Y que la velocidad de los hechos, la escasez, la inflación, produzca una dinámica que Maduro no pueda detener.
Si. Para allá vamos. Eso está comenzando a hacerse visible.

La presencia de las masas en la calle y las exhibiciones de descontento popular han sido imposibles de ocultar en este año. ¿Qué interpretación tiene de lo que ha sucedido en estos meses?
La explicación es obvia; el país está muy maltratado. El gobierno no atina a darle salidas y soluciones a los problemas. Más bien navega sobre ellos. Es lógico esperar que las reacciones populares en estos meses sean esas. Las que vimos en los primeros tres meses del año.

La MUD parece haber ejecutado su encomienda, sobre todo en los momentos electorales. Otras voces, de manera creciente, le exigen en este momento mayor protagonismo en el manejo de la crisis durante el diario vivir.
Yo coincido completamente contigo en esa apreciación. Para mi gusto, la MUD es demasiado pasiva. El país necesita una oposición que, democrática y constitucionalmente, ejerza genuinamente su derecho a oponerse. Que lo haga en verdad, con fuerza, con contundencia. Con una postura en la calle.

¿Eso no fue lo que hizo Leopoldo López?
No, porque el planteamiento de La Salida tiene un trasfondo, obviamente…

…rupturista?
Bueno. No quiero decir que golpista, pero apunta a un desenlace que tiende a ser traumático.

Cuesta mucho a estas alturas hacer interpretaciones lineales en torno a si esto es ya una democracia.
Pero también cuesta mucho decir que es una dictadura.

Las tendencias que trae consigo el chavismo en su estilo de gobierno parecen haber hecho una crisis con componentes sistémicos. Eso nos ha colocado en medio de una grave decadencia de todos los órdenes. Es difícil interpretar sobre cuál parámetro este país podrá emprender una recuperación aceptable mientras estos sean los gobernantes y ésta la forma de gobernar.  Podríamos estar en el extrainning de este período histórico. ¿Cuánto tiempo más tendrá que estar el país así?
Estas situaciones exigen mucha paciencia. Son los momentos en los cuales se pueden cometer errores. Errores de apresuramiento, de no manejar adecuadamente el “timing”. Hay que dejar que la crisis madure, que avance.

¿Cómo evalúa el comportamiento de Henrique Capriles en estos meses?
Creo que él viene cumpliendo bien su rol. Es activo, circula y en general habla con pertinencia.

¿Se siente optimista con el futuro del país y las posibilidades de la Oposición?
Mantengo el optimismo, siempre y cuando las condiciones que planteaba en torno a la MUD se den. Si la Unidad sale fortalecida, recoge los cabos sueltos y formaliza una propuesta con contenido, lo puede lograr. No debería ser tan difícil; otras veces lo han hecho. Formalmente, la Oposición está unida: está en la MUD, que es una instancia que existe y expresa esa Unidad. Aquí nadie ha roto con la MUD. Se trata de superar divergencias y contradicciones, que tampoco son muy hondas, porque si lo fueran la MUD no existiría. Se acaban de volver a sentar. Pero de permanecer en la misma situación de ahora, las condiciones será, de nuevo, adversas.

¿Qué le parece el Congreso Ciudadano que están convocando algunos sectores de la Oposición?
Me luce como una huida hacia adelante. ¿Lo que está planteado no es la concurrencia a las elecciones parlamentarias del año que viene, que ya se están acercando? Habrá que ver qué pasará. El año que viene es electoral.

Sus organizadores sostienen que no persiguen suplantar a la MUD, sino organizarse, hacer un diagnóstico y aportar en el debate.
Las buenas intenciones enunciadas siempre se ponen adelante. Cuidado y si luego de eso no tenemos a la MUD organizándose para unas elecciones y a los del Congreso Ciudadano, que también son de la MUD, metidos en otro proyecto. Dentro de la MUD eso se habría podido proponer anunciando, por ejemplo, sesiones para diagnosticar los problemas del país.

Se ha hablado de otras opciones constitucionales: Referéndum Revocatorio, una renuncia ¿Las considera válidas?
En este momento no estoy de acuerdo con nada de eso. Es decir, pienso que no están dadas las condiciones para plantearlas. Sigo pensando que hay algo prioritario: ganar las elecciones parlamentarias, que sería una gran conquista, un haber fundamental. Orientar todos los esfuerzos a ganar esas elecciones, que es completamente posible.

Viéndolo bien, pedirle la renuncia a Maduro no tiene nada de herético. Es un recurso de la acción política y un derecho constitucional. Chávez y Rangel siempre se la pedían a Caldera.
Si ese recurso se mete en la acción política cotidiana, en el marco de la consulta del año que viene, intentando con eso proponer un despeje del panorama político del país, podría ser. Si se hace demasiado énfasis, el gobierno estaría en sobreaviso. Lo pondríamos en guardia. Las cosas se podrían enturbiar un poco.

Luego de lo hecho durante estos meses, de la dureza de la represión, de las maniobras de la Fiscalía y el CNE,  con los actuales niveles de censura, que son muy peligrosos… con todo lo hecho hasta el momento,  ¿piensa que el chavismo va a entregar el poder de forma fluida y acordada si pierde en una consulta? ¿Usted todavía piensa eso?
Ahí entramos en el terreno de las profecías. Es un planteamiento un poco esotérico. Eso siempre dependerá de las circunstancias concretas. Si el chavismo pierde por un margen estrecho, tiene argumentos para decir que han existido chanchullos e intentar objetar su derrota. Si el margen de la victoria es muy amplio, no tendrá otra. Un margen amplio lo que significa es que, si los chavistas arrebatan y no reconocen los resultados, todo el mundo agarra la calle.

Capriles, entonces, difícilmente hubiera podido gobernar en Venezuela con una victoria expresada en décimas, como probablemente ocurrió en abril de 2013. La Oposición necesita un mandato un poco más amplio.
Claro, completamente. Se le habría hecho muy difícil gobernar. Es muy importante que, en torno a la posibilidad de cambios electorales, haya una movilización ciudadana, popular y efectiva. Pero para eso es necesario que la propia Oposición actúe antes. Es un círculo virtuoso.

La sociedad venezolana en general está dando profundos síntomas de agotamiento en torno al país. No diseñar una política que interprete la profundidad de la crisis podría conducir a una auténtica desbandada migratoria.
Bueno, digamos que esto ya está pasando, de alguna manera, todavía goteadito. Podría acelerarse o no, dependiendo de un buen resultado, por ejemplo, en las elecciones parlamentarias del año que viene. Siempre que el gobierno no arrebate, que no se atreva a hacerlo. Un buen resultado electoral, que ahora es más posible que nunca, produciría un estímulo general en torno a un cambio en el país. En la formación de las leyes, nada menos.

El Padre Ugalde comentó hace una semanas que la idea de esperar a que la tensión actual nos haga desembocar de forma inercial en el 2019 es moralmente inaceptable. Que ése no puede ser un planteamiento político en este momento. ¿Qué opina usted?
Todo tiene su momento. No me parece conveniente decir eso, como sostiene Ugalde, pero tampoco me parece cónsono decir que no podremos esperar hasta 2019. Es un dato de la realidad, un hecho de la vida: ahí está esa fecha electoral. Ahora, tenemos otras importantísimas: las parlamentarias. Y otra más por ahí. Sin necesidad de hacer profecías de tan largo plazo, porque ciertamente puede ocurrir que lleguemos al 2019 sorteando la crisis, pero también es probable que el gobierno constitucionalmente no pueda terminar. Si la crisis se profundiza, si todos los elementos cotidianos se hacen más duros, puede ocurrir que haya un desenlace antes.

¿Qué opinión tiene del impasse con Aruba y los señalamientos en contra del ex jefe de la DIM en el chavismo, Hugo Carvajal? El gobierno de Venezuela ha asumido una defensa total de su figura y ha cerrado filas en torno a su prestigio.
Como no es ahora que el nombre del general Carvajal suena como vinculado el narcotráfico, sino que tiene varios años en eso, en especial mientras estuvo en la DIM, pues uno tendrá que concluir que si el río suena, piedras trae. Yo no tengo ningún elemento de juicio que me permita afirmar que él está vinculado con el narcotráfico, pero tampoco tengo razones para pensar que no lo está. Se está hablando de este tema desde hace mucho. Al poner ambas posturas en una balanza, tiendo a creer que en efecto algún vínculo puede tener Hugo Carvajal con el narcotráfico, en virtud del tiempo que tiene el tema planteado.

La jerarquía del PSUV no ha querido entrar a debatir los fraudes cambiarios, la escasez de divisas, la corrupción en Cadivi, las causas del desabastecimiento. Pese a los reclamos de muchos de sus sectores: ex ministros, dirigentes, académicos y periodistas. Eso habla de un gravísimo estado de complicidad general y de corrupción, nunca antes vistos en Venezuela, lo que ya es decir. Se debate muy poco en torno a las ramificaciones de la descomposición en todos los estamentos del país. ¿El PSUV todo lo mete debajo de la alfombra?
Así es, eso hace. Y lo peor es que lo ha hecho con éxito hasta el momento. Es muy poco lo que está en el debate público en relación con lo que ocurre en verdad con la corrupción, que es peor que en cualquier otra época venezolana. Hay razones para pensar que este es el gobierno más corrupto de toda nuestra historia: el botín es más grande y los niveles de impunidad muy superiores.

Alonso Moleiro 

Comentarios (19)

José María
4 de agosto, 2014

Excelente entrevista, excelente también la visión de Petkoff. Capriles es el único líder con visión de futuro. La clave está en las parlamentarias, la MUD debería estar en eso, pues si la oposición gana en votos el país verá que es posible el cambio y el PSUV se pondrá nervioso. La MUD tiene que estar en las parlamentarias, solo queda un año, no sé a que esperan para convocar primarias y organizar los comandos de campaña. Tras las parlamentarias vendrá el revocatorio en unos meses (abril de 2016), queda año y medio. No hay otro medio y Capriles lo sabe. Son las elecciones del régimen y en sus propias elecciones una mayoría social lo derrota. La MUD debería entender eso ya y dejar de hacer el juego al chavismo con su pasividad. Primarias y ganará Capriles, si no quieren primarias que den la batuta a Capriles que sí tiene claro lo que hacer.

Elías Castillo
4 de agosto, 2014

Teodoro apuesta por las parlamentarias. Si se hace magia y rezando 100 padre nuestros cada día, se podría abrir una posibilidad remota de controlar la AN… Por el contrario, la Salida y la constituyente no le parece apropiado, pero no dice el verdadero porqué, simplemente le parece mejor avocarse a otra peinada del CNE y sus quinos parlamentarios. Saludos Teodoro.

María J. Tejera R.
4 de agosto, 2014

Nuestro pueblo está tan desesperado y sin esperanzas que dicen que no tenemos líderes, que no existen personas que sean capaces de llevarnos por buen camino. Señores, sí tenemos líderes como Teodoro Petkoff, sí tenemos pensadores con mucho talento como el Padre Ugalde, jóvenes inteligentes como Alonso Moleiro y otros que conocen de política, que saben de nuestra trayectoria. ¡Escúchenlos con respeto y fe! Reconozcan sus valores y ellos nos llevarán a buscar la solución a nuestra crisis. Gracias Teodoro, por este mensaje.

Colette Siwka
4 de agosto, 2014

Como siempre, muy lúcido y muy didáctico. Ojalá le dedicaran la atención que merecen sus sugerencias. Personalmente, creo que tiene razón, que lo más imprtante del futuro inmediato son las elecciones parlamentarias…a ver si se conjura por fin el terrible error cometido por los abstencionistas y otros actores trasnochados!

Freddy Siso
4 de agosto, 2014

Ojalá seamos inteligentes y la oposición maneje con mano izquierda lo que vívimos y lo que nos viene. Pienso que la pelota está del lado del gobierno, les toca jugar y jugaran duro. Juguemos a cuadro cerrado y manejemos el asunto con astucia. Buena entrevista.

Raul Sanz Machado
4 de agosto, 2014

La madura voz de Teodoro Petkoff, se pone de manifiesto una vez mas ante el futuro de un movimiento de unidad nacional, que solidariamente agrupe a todos los sectores de la vida nacional en un esfuerzo conjunto de unidad nacional, despojandonos de intereses personalistas, mezquindades y obsesiones por el poder. En buen criollo “o nos unimos o nos fuñimos”.

Luis Mariano Talavera Rivas
4 de agosto, 2014

Totalmente de acuerdo con Teodoro. Primero lo primero, valga la redundancia. Las parlamentarias están allí mismito, ponerse a inventar y perder tiempo y recursos en otra cosa sería un disparate. El mismo CNE que actuará en las parlamentarias será el que lo haga en cualquier otro invento. Si podemos superar este escollo todo se facilitaría, porque el nuevo parlamento designaría uno transparente e idóneo, con el cual celebrar limpiamente cualquier otro recurso electoral. Sin este paso, sería algo así como querer comenzar a construir la casa por el techo.

Oswaldo Campos
5 de agosto, 2014

Teodoro es un viejo operador político de mucha experiencia, muy hábil, inteligente, y casi siempre he estado de acuerdo con sus observaciones. Si entendí bien, el piensa que “La Salida” esta en el sistema electoral, apuntar duro a las próximas elecciones parlamentarias y esperar que una votación masiva de la oposición haga imposible que el CNE nos vuelva a raspar. Concurrir a elecciones con este CNE vencido, un registro electoral no depurado y el ventajismo oficial, es bastante peso como para pensar que va a ser facil. Esta receta es la misma desde hace varios años, y es la tesis de nuestro Candidato Henrique Capriles, o sea con inteligencia y maña David vencio a Goliath. Yo esta vez disiento de Teodoro, lamentablemente la única salida que nos queda es esperar a que el Sistema liderado por el Socialismo del siglo XXI, los militares con sus narcogenerales a la cabeza, la ultra izquierda, los sindicatos mafiosos y toda la Banda de corruptos del regimen, se desmorone como paso con el Sistema comunista sovietico. Pero para eso y en esto si estoy de acuerdo con Teodoro, hay que tener paciencia.

Enrique
5 de agosto, 2014

Como siempre, Teodoro muy lúcido! La salida pacífica comienza con las parlamentarias, claro que se puede derrotar al gobierno! Capriles ha tenido el coraje de enfrentar el desespero, y llamar al trabajo político con los mas humildes

VL
5 de agosto, 2014

El replanteamiento de la estrategia de la oposición tiene que ir más allá de prepararse para las elecciones. No se puede negar que algunos avances, referidos al hecho de que todavía se mantiene la lucha, de que la democracia sigue siendo un gran objetivo nacional. Ese es un logro de la sociedad, de los partidos, de los movimientos sociales, de los trabajadores, de los artistas, sin excluir a los que participaron en las protestas de febrero. Pero hay que reconocer que a estas alturas, luego de participar en muchas elecciones, incluso de haberlas ganado numéricamente, el balance es que no se ha podido detener la imposición de una hegemonía en las instituciones, en los medios de comunicación, en la actividad cotidiana de las personas (por ejemplo, ya la gran mayoría de los venezolanos tiene que dedicar su tiempo principal a medio sobrevivir, a buscar papel toilet, harina pan y aceite de comer; otro ejemplo, lo que está ocurriendo con El Universal es algo que destruye no solo a un medio sino una parte de la cultura nacional, algo que no se puede hacer impunemente en los países democráticos del mundo). Estoy de acuerdo con participar en las elecciones, pero no para repetir la misma cantaleta de que ahora si, esta vez no fue pero será la otra. Eso no quiere decir que se tenga que ganar a juro. Pero si que lo que se gane se defienda y se multiplique en su valor político y social. Por lo tanto, es necesario hacer otras cosas paralelamente para que un eventual triunfo electoral tenga un valor real, para que se reconozca y para que se pueda ejercer. Por ejemplo, ¿qué se está haciendo para nombrar las autoridades del CNE con un mínimo de independencia?, ¿quién esta analizando el tema del Registro Electoral?, ¿puede ocurrir de nuevo la trampa de organizar los distritos de manera que aunque la oposición gane en el voto pierda en el número de escaños?, ¿se está estudiando cómo enfrentar el descomunal ventajismo, en el cual todos absolutamente todos los recursos del Estado se colocan a la orden de los candidatos del gobierno, mientras la oposición ya no puede acudir ni a los tradicionales medios independientes porque cada día hay menos? ¿se prepara la oposición para defender sus bien ganados escaños (u otros cargos)?, ya que cada vez que defenestran a un diputado o alcalde de la oposición dañan la moral pública, lo cual se manifiesta en que el ciudadano siente que no vale la pena votar si nadie es capaz de defender ese voto, que es como si a nadie le importa ni aquí ni afuera.

Maria Luisa Fuentes
5 de agosto, 2014

Análisis muy atinado con proposiciones realistas y claras que la mesa de la unidad debería tomar en cuenta y dejar de dar bandazos con apuestas alocadas y sacadas de la manga como la Constituyente o el Congreso Ciudadano pues no tenemos la fuerza suficiente para llevarlas adelante, necesario concentrarse en la elecciones parlamentarias.

Raul Guaritoto M.
5 de agosto, 2014

Este gobierno iba directo a una implosión. La necesidad de adoptar medidas económicas severas para conjurar la grave crisis económica, especialmente la escasez, estaban haciendo salir a flote las contradicciones ideológicas, tácticas y estratégicas dentro del PSUV (cartas de Geordani, Navarro, discusiones en Aporrea) y parecían conducir a un inevitable enfrentamiento. Pero vino “La Salida” a salvarlos porque tuvieron que dejar a un lado todas estas pugnas para poder enfrentar políticamente esta aventura. Creo que Teodoro, con toda su sabiduría política, algo de esto deja ver.

Irma Sànchez de Dìaz
5 de agosto, 2014

Me parece que las entrevistas con TEODORO son muy serias y hay que tomarlas asi, con mucha seriedad y firmeza, sus palabras son sabias, recordemos que es un un Hombre que ha vivido, hasta las guerrillas en persona, y nunca nada lo ha amilanado. Yo creo que dice con tanta fuerza lo de MADURO asi serà, porque yo creo que nuestro Paìs no aguanta màs, està en Terapia Intensiva, y si no le hacemos el tratamiento adecuado terminarà de agonizar y sabemos que viene despuès de la agonìa, y creo, que ninguna de los Venezolanos queremos eso. El habla de la elecciones yo tambièn creo mucho en el voto, pero cambiando este CNE actual. Su palabra vaya adelante como todo los Editoriales que escribe el, y los que trabajan con èl, La verdad verdadera.

José chacon
5 de agosto, 2014

Ese fue el camino transitado a la derrota de capriles, ahora deben ser dos estrategias paralelas hacia esa victoria tan necesaria para nuestra Venezuela, la propuesta de un modelo de país sustentable con nuestras capacidades y la presión de la salida q todos los sectores apoyamos, lo dicen las encuestas

javier monzon
6 de agosto, 2014

Pienso que hay sos salidas: los votos o las balas. Si no hay un enfoque unido de la oposicion para conquistar el Poder pacificamente con una mayoria absoluta y luchar para esto, solo hay una salida, un alzamiento popular. No le den mas vueltas. Vincular a todos los venezolanos a la justa causa de salvar al pais, y arrasar en las proximas eleccionen ganando la AN y sus organos de Direccion es la via menos traumatica. Hay que agotar las posibilidades pacificas que tengan logica, y no irnos por los extremismos, ni las consignas “populistas” que nos exaltan pero que no llevan a ningun lugar como se ha visto recientemente.

José María
7 de agosto, 2014

El gobierno no se va a disolver por la crisis, observen el congreso del PSUV, todo el mundo calladito pues el poder es lo que les interesa. No seamos ingenuos, el régimen no va a implosionar por sí solo. El régimen cambiará por lo electoral. El camino son las parlamentarias, una vez que se ganen las parlamentarias el gobierno verá que está en minoría y muchos indecisos verán que sí hay una mayoría social frente al gobierno. Son elecciones nacionales. No es tan importante vencer en diputados, pues por supuesto las circunscripciones electorales creadas ad hoc por Chávez pueden provocar que ganando en votos no se gane en diputados. Pero pensemos, si gana la oposición en votos el chavismo no podrá negarle la legitimidad para convocar el revocatorio, la sacudida en las propias filas chavistas al ver que tienen menos votos que la oposición será brutal. El camino es sencillo, que la MUD deje de complicar todo: preparar las parlamentarias con un candidato unitario que debe ser Capriles pues es el único con sentido común (u otro si gana las primarias), tras la victoria en las parlamentarias el revocatorio a los pocos meses. No hagamos castillos en el aire, es la primera vez en muchos años que las parlamentarias coinciden meses antes del revocatorio: con las elecciones del sistema (las únicas existentes), se puede derrotar al sistema, pues el gobierno hoy tiene menos apoyo que el año pasado. Solo hace falta un líder (Capriles) y que los partidos de la MUD se pongan de acuerdo de una vez y dejen de hacer el juego al chavismo (a veces pienso si no hay infiltrados del gobierno en la propia MUD). Capriles debe marcar la ruta ya para las parlamentarias.

José María
7 de agosto, 2014

Este gobierno está encantado con La Salida y la oposición dividida, pues así se hace la víctima. ¿Saben lo que le dolería al Gobierno? Que la oposición unitaria prepara con un líder las parlamentarias y dijera al país: vamos a ganar en voto nacional las parlamentarias, desde el cambio democrático, y a los pocos meses un revocatorio como permite la Constitución para cambiar el gobierno desde las propias reglas chavistas. Eso sí le duele al gobierno y animaría al país, pues se trazaría una ruta desde ya.

andre lala
10 de agosto, 2014

y el sistema financiero que?

carlos alberto rojas torres
10 de agosto, 2014

Muy interesantes los planteamientos hechos aunque no soy venezolano si es preocupante la anomala maxime cuando alla vive hace mucho tiempo familiares tengo tambien grandes amigos

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.