Actualidad

Vaciando la Torre de David, por Jon Lee Anderson

Por Jon Lee Anderson | 26 de julio, 2014

ARTICULO_jon_lee_anderson_vaciando_la_torre_de_david_25072014_640

En el centro de Caracas, un rascacielos inacabado conocido como La Torre de David ha sido el hogar de tres mil personas en los últimos años. Escribí sobre la torre y sobre el Niño Daza, el ex-convicto que la controlaba, para la revista el año pasado; tiene 45 pisos de altura con pisos abiertos y paneles faltantes en donde debería estar el revestimiento de cristal, y se ha vuelto el barrio más alto del mundo. Simultáneamente, fue el símbolo definitivo de los sueños rotos de Venezuela. (También fue presentada en un episodio de “Homeland”) Entonces, este semana, el gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien sucedió a Hugo Chávez en ejercicio después de su muerte por cáncer en marzo de 2013, comenzó la evacuación masiva de la torre.

Originalmente pensada como una torre financiera que se debía convertir en la respuesta de Latinoamérica a Wall Street, la Torre de David nunca fue terminada, y estuvo abandonada durante años en el centro de la ciudad, hasta que la gente sin hogar comenzó a vivir en ella, una solución a la escasez crónica de viviendas para algunos de los caraqueños más pobres, quienes están amontonados en los barrios de la ciudad. La incapacidad del gobierno de Venezuela de sustentar un programa público de viviendas en la última década de la vida de Chávez condujo a numerosas “invasiones” de terrenos y edificios, y la Torre fue simplemente la más inusual, o espectacular, de ellas.

Los desalojos vienen acompañados de los rumores persistentes de que el gobierno de Venezuela ha firmado un acuerdo con los chinos, un socio y acreedor mayor, de tomar la Torre. Los residentes están siendo trasladados, como se dijo, hacia unas recientemente terminadas viviendas sociales en la periferia de Caracas, y a otros sitios en el país. En teoría, la Torre de David debería estar vacía en algún momento de septiembre.

El fotógrafo español, Sebastián Liste capturó imágenes adicionales de la Torre en enero de 2013.

***

Para leer el artículo original de Jon Lee Anderson en inglés publicado en The New Yorker, haga click acá.

Jon Lee Anderson 

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.