Actualidad

La deuda en dólares del Gobierno con el sector privado: ¿una bomba de tiempo?, por Víctor Salmerón

Por Víctor Salmerón | 27 de enero, 2014

dolares6964_640

La deuda. Acorralado por el meteórico crecimiento de la demanda de dólares, el Gobierno venezolano traspasó por completo la crisis de divisas al sector privado. Empresas emblemáticas sufren un severo recorte en la oferta de divisas, que amenaza con agravar la pérdida de vigor de la economía.

De acuerdo con voceros del sector privado, las compañías venezolanas, que día a día se desenvuelven en una madeja de controles, obtuvieron lo que se conoce como Autorización de Adquisición de Divisas (AAD) y, con este aval, compraron materia prima u otro tipo de requerimientos a proveedores en el exterior. Una vez la mercancía ingresó al país, la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), el organismo que hasta ahora había administrado la asignación de dólares, tenía que aprobar la entrega de los billetes verdes emitiendo la Autorización de Liquidación de Divisas (ALD), algo que en casos relevantes no ocurrió.

El resultado es una deuda con compañías del exterior y casas matrices que, de acuerdo con Fedecámaras, el gremio que agrupa a las empresas del sector privado, asciende a entre 9 mil y 10 mil millones de dólares.

Entre los casos más notorios están los laboratorios y la industria farmacéutica, que esperan por el desembolso de 2 mil 300 millones de dólares. Las línea aéreas aguardan por 3 mil millones. Las ensambladoras de vehículos esperan 1 mil 800 millones, las fábricas de autopartes otros 180 millones de dólares y la lista también incluye importadores de repuestos para vehículos, entre otros.

La posición de la administración de Nicolás Maduro es discutir si la deuda procede o no y, mientras tanto, se dispone a entregar divisas para importaciones nuevas. “Le estamos diciendo a los privados: Muy bien, es como alguien que bloquea una calle. El primer acuerdo es: ponte al lado, tiene que fluir el tráfico y vamos a discutir el tema de la deuda”, dijo el pasado 22 de enero el Vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez.

No obstante, fuentes del sector privado explican que difícilmente podrán solicitar a proveedores en el exterior el envío de nueva mercancía hasta tanto no paguen al menos la mitad de la deuda, mientras que otros, no son nada optimistas y consideran que será necesario cancelar primero todo lo pendiente.

Pero las señales desde el alto poder es que la discusión tomará tiempo. “Ahora nosotros tenemos la responsabilidad como administradores de recursos públicos de ver el sustento de esa deuda. Bueno, vamos a discutir esa deuda. Por ejemplo, hay gente que tiene deuda hace dos años. Está bien, pero ya vendió el producto. ¿A qué tasa lo vendiste? Se lo vendiste al pueblo a tasa del paralelo, ¿entonces por qué te voy a dar más dólares preferenciales?”, dijo Ramírez.

De esta manera, el Vicepresidente para la Economía deslizó un aspecto álgido en la discusión. Empresarios aseguran que por tratarse de productos con precios controlados cumplieron con las regulaciones y, para no registrar pérdidas, necesitan que la deuda les sea reconocida al tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar y no a la segunda tasa que fluctúa cada semana y por ahora se ubica en 11,36 bolívares.

Sin embargo ha quedado claro que la negociación puede ser rápida. El 23 de enero la aerolínea TAME, administrada por el gobierno ecuatoriano, suspendió sus vuelos a Caracas argumentando el retraso en el pago de 43 millones de dólares. Dos días después, su gerente, Fernando Guerrero, notificó la reanudación de las operaciones tras alcanzar un acuerdo con el gobierno venezolano sobre la transferencia del dinero.

Vivir con menos. La deuda por divisas aprobadas y no desembolsadas es apenas una pieza en el recorte general de la oferta de dólares. Las estadísticas de la Vicepresidencia de Economía desnudan que en 2013 CADIVI aprobó para importaciones del sector privado 15 mil 515 millones de dólares, una cifra que implica una caída de 15% con respecto a 2012 y una poda de 26% versus 2010.

Esta decisión activó una cadena de eventos. Como se trataba de autorizaciones para importaciones esenciales, principalmente asociadas a la industria de alimentos o medicinas, la escasez irrumpió en las principales ciudades. De hecho, el índice que mide la carestía de alimentos básicos en Caracas se ubicó en 22% al cierre de octubre, el nivel más elevado en 46 meses.

El desequilibrio que obliga a vivir con menos dólares se alimenta de distintas vías. Los analistas realizan un análisis macro y destacan que la inflación venezolana supera abiertamente la de los países con los que comercia. Y como el precio del dólar se ha mantenido estático, o con aumentos que no reflejan del todo este incremento de los precios en el país,  las importaciones resultan muy baratas y la demanda de divisas se dispara.

El Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS) elaboró un índice donde toma en cuenta los tipos de cambio y la inflación de 61 países. Al cierre de noviembre de 2013, el bolívar era la moneda con el mayor desequilibrio con una sobrevaluación de 55%. Además, el salto de las importaciones también recibe el aliento de que la producción nacional ha caído en áreas clave y las compras en el exterior son cada vez más necesarias para surtir los comercios.

Al mismo tiempo, las exportaciones distintas al petróleo prácticamente han desaparecido: 96 de cada 100 dólares que ingresan al país provienen de PDVSA, que no ha podido elevar la producción y vende barriles con descuento a países aliados. Pero hay otro elemento clave: PDVSA le entrega al Banco Central menos de la mitad de las divisas que aporta el petróleo y el resto fluye hacia una madeja de fondos que administra discrecionalmente el Gobierno.

El tanque de dólares que tiene el Banco Central de Venezuela recibe el nombre de reservas internacionales. De allí salen las divisas que sirven para pagar la deuda externa y otorgar dólares al sector privado vía CADIVI, pero la anemia en el aporte de PDVSA produjo un desplome de 29% durante el año pasado y no ha habido muestras de que el Gobierno esté dispuesto a realizar una inyección de billetes verdes que acabe con la sequía.

¿Cómo ha sido el reparto del boom petrolero? La balanza de pagos que publica el Banco Central registra que entre 2005 y 2013, asumiendo un estimado para el último trimestre de este año, el país obtuvo por exportaciones petroleras 641 mil 872 millones de dólares, de los cuales, de acuerdo con las cifras de la Vicepresidencia de Economía, fueron asignados a través de CADIVI unos 282 mil 476 millones. Es decir: 44% del total, para todos los requerimientos del sector privado como importaciones, remesas y viajes.

El resto de los recursos fue absorbido por un Estado que aporta 35% del PIB y que, por ahora, ha hecho una rendición de cuenta muy precaria sobre el uso de estos recursos.

Alarmas encendidas. Sin una redistribución que permita un desembolso rápido de divisas al sector privado, luce complicado que la deuda con los proveedores en el exterior pueda ser cancelada o disminuida sustancialmente en corto tiempo.

Y el impacto sobre el crecimiento de la economía de un conjunto de empresas sin suficientes materias primas y servicios, como el de las líneas aéreas a media máquina, no será leve. Basta con observar que el sector privado, que aporta dos tercios del PIB, creció 1,5% en 2013 versus 6,2% en 2012 y la economía comienza a moverse en un clima de mínima expansión y elevada inflación que impacta la calidad de vida.

Otro factor a tomar en cuenta es que la sola posibilidad de que el Gobierno desconozca estos compromisos ya golpeó el precio de los bonos en divisas de la República, porque los fondos de inversión temen que en un futuro la administración de Nicolás Maduro incumpla el pago de estos compromisos.

El resultado ha sido que, en caso de que el Gobierno decida financiarse colocando nuevos bonos en el exterior, tendrán que cancelar una elevada tasa de interés por la desconfianza del mercado, salvo que se tomen acciones que disminuyan la incertidumbre. Y las conversaciones de las próximas horas entre empresarios y ministros sobre el tema de la deuda y el desembolso de las divisas serán clave para el desempeño de la economía en lo que resta de año.

***

ARTICULO_Se_quedaran_los_venezolanos_sin_la_posibilidad_de_volar_al_exterior_640_BANNER

*

ARTICULO_Sin_prensa_libre_no_hay_autenticos_ciudadanos_Marcelino_Bisbal_responde_sobre_la_crisis_del_papel_640_BANNER

Víctor Salmerón 

Comentarios (6)

Gorgias Sánchez
27 de enero, 2014

Qué buen análisis. Claro y educativo. Gracias.

lars
28 de enero, 2014

Hay dos cosas que me pregunto desde hace un tiempo sin conseguir respuesta. El periodista Víctor Salmerón escribe aquí: “PDVSA le entrega al Banco Central menos de la mitad de las divisas que aporta el petróleo y el resto fluye hacia una madeja de fondos que administra discrecionalmente el Gobierno”. Yo entiendo que la discrecionalidad dificulta el seguimiento de esos fondos. Sin embargo, ¿no es posible al menos tener una idea de para dónde van tantos recursos? Supongo que una parte va para el Fonden, ¿pero de allí? Tengo entendido que el BCV también aporta al Fonden, es decir, una parte de lo que recibe el BCV se junta otra vez con lo otro en el Fonden. En todo caso hablamos de dólares, no bolívares, de modo que si PDVSA o el gobierno utilizan esos recursos para gastos en el país (¿misión vivienda, proyectos de desarrollo, créditos adicionales?…), primero tienen que vender esos dólares para obtener bolívares. ¿A quién le venden esos dólares?… Por lo visto no es al BCV, puesto que en ese caso simplemente pasarían a formar parte de lo que PDVSA le entrega al BCV… Pero admitamos que no convierten esos dólares en bolívares; entonces, ¿para dónde se van? ¿Los usa PDVSA para pagar deudas, contrataciones externas, importaciones, constructores bielorrusos, trabajadores chinos, hacer inversiones financieras en Wall Street? Por otro lado, en un artículo de Humberto García Larralde leí lo siguiente (perdonen lo largo de la cita): “Desde que se instrumentó este peculiar control de cambio al revés a comienzos de 2003, se han expatriado casi $160 millardos por esta cuenta, suponiendo ciertas las cifras de exportación de PDVSA [2], casi 15 veces lo que salió por esa vía durante los 40 años del “odioso puntofijismo”. $50 millardos de esta sangría la originó el sector público. Esta fuga significa que ambos sectores, público y privado, acumularon activos fuera. Es decir, el Estado tendría unos $50 millardos en el extranjero, ahorro que debería permitir cubrir los déficits en la compraventa de divisas y mantener el tipo de cambio. De hecho, la subcuenta de moneda y depósitos registra un retorno de dinero del sector público por $17,6 millardos desde el 2° trimestre de 2012, presumiblemente con ese fin.” (Fin de la cita) O sea, hasta el gobierno contribuyó -fuertemente- con la fuga de capitales… Pero mi segunda pregunta es: ¿hasta qué punto es legal que el estado (¿no sería más bien el gobierno o algunos de sus funciuonarios y/o PDVSA?) tenga cuentas en divisas en el extranjero no registradas por el BCV? Se supone que los gastos del gobierno en el extranjero son los presupuestados en el Presupuesto Anual de la Nación. ¿Entonces? ¿Qué hace hacer el gobierno con toda esa plata? ¿Quién maneja esas cuentas? ¿Por qué se habla tan poco de todo eso?… En fin, son solo dudas…

Vladimir López
28 de enero, 2014

Adicionalmente al excelente análisis, las empresas debimos pasar por el filtro del Milco y obtener un CNP, el cual demuestra la no producción o la insuficiencia en la producción nacional. Acaso los funcionarios del milco o el ministro había perdido la razón y comenzó a entregar CNP a diestra y siniestra? Acaso pasó algo similar en Cadivi? Seguro que no es asi, entonces por qué conproneterse para luego no cumplir? Esto por un lado, ya que por otro aqui se ha importado hasya hojas para exámenes del los colegios. Por ello me pregunto donde el esta la responsabilidad administrativa de loa funcionarios que permitieron esto y ahora castigan al que trabaja legalmente? Como que esta es la política revolucionaria.

lars
28 de enero, 2014

Perdonen si mi intervención previa es confusa, pero insisto en que no puede ser que la economía no tenga suficientes dólares para funcionar y el gobierno se coja más de la mitad de los dólares que ingresan y los meta en una “madeja de fondos que administra discrecionalmente” y nadie diga nada. Si uno busca la palabra Fonden en Wikipedia (al margen de que en ciertos temas Wikipedia deba leerse con cuidado), se va a encontrar con cosas que en cualquier país hubieran sido tremendo escándalo. Es cierto que el problema de fondo de la economía venezolana es la dependencia del petróleo y la casi nula competitividad y productividad fuera de ese sector, pero la discresionalidad y el secretismo con que se maneja más de la mitad de la riqueza que ingresa al país debería estar en el centro del debate.

pedro alcala
6 de febrero, 2014

Hace varios años el diputado Leonardo Ferrer afirmó que los empresarios le debian 60.000 al estado. ¿Pagaron? Cara de oveja para pedir fiao, cara de león para pagar.

Angel perez
31 de enero, 2015

Soy una persona que tiene un nivel de análisis un poco mas complejo sobre casi cualquier tema pero me hago entender hace siete años a Venezuela le entraron por vía petrolera la equivalente suma en dolares suficientes para cancelar la deuda externa de los estados unidos 131 veces, me pregunto que hicieron con todo el dinero de la nación, por invertido en ella no esta, los gastos realizados por este gobierno en materia social no es tan grade y significativa que justifique que no halla dinero en el país, encima de eso tenemos una deuda externa que supera los estándares de endeudamiento, a esta gente que administra el país y que tienen el control absoluto de todo les pregunto por que estamos endeudados con otros países si hemos tenido un ingreso demasiado grande que a su ves no se invertido en este nuestro país, díganme por que no hay nadie imputado sobre el caso de cadivi porque es que todos los integrantes de esta administración tienen cuentas bancarias con cuantiosas sumas de dinero de la nación en el extranjero o sera que tienen un problema de identidad personal y se creen super héroes que nada los va tocar y pueden hacer los que se les viene en gana tengan cuidado por que todo super tiene una debilidad no sea que ya la gente de a pie se las haya encontrado y los pongan en evidencia y que dichos crimines financieros no prescriben estamos sera que entendieron o se los explico con manzanitas

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.