Artes

La primera entrevista de Alice Munro tras ganar el premio Nobel

Por Prodavinci | 10 de octubre, 2013

Amunro1-640

Alice Munro, narradora canadiense de 82 años dedicada al relato corto, fue anunciada ganadora del Premio Nobel de Literatura 2013. Nació en Wingham (Ontario, Canada) en 1931 y comenzó en la literatura a los 30 años de edad, elaborando relatos y cuentos para la radio pública de su país. Quien abandonara sus estudios de periodismo y filología inglesa para casarse y ser ama de casa, se considera hoy en día que “está al nivel de los mejores como Chéjov, Maupassant y Borges”, según dijo el escritor español Javier Marías al diario El País.

La escritora dio su primera entrevista a la CBC (principal televisora canadiense) apenas unos minutos después de enterarse, en horas de la madrugada, que había ganado el premio. La nota que acompaña la entrevista realizada por Heather Hiscox menciona varios detalles sobre la vida y obra de Alice Munro. En sus relatos, la anécdota cumple un rol secundario, enfocándose en hacer vívidos retratos de sus personajes, quienes usualmente son mujeres que viven en pequeños pueblos de Ontario. Eso y las pequeñas epifanías que les acontecen a tales personajes son el eje de una obra que ha alcanzado niveles de admiración global.

La nota de la CBC transmite las palabras de la academia sueca a la hora de hacer el anuncio: “No sólo afirmamos que ella puede decir mucho en tan sólo veinte páginas, incluso más de lo que un novelista promedio puede decir, sino que también ella puede abarcar un territorio enorme: ella puede hacer que un relato breve cubra décadas enteras”. Influenciada por autores como Katherine Anne Porter, Flannery O’Connor, Carson McCullers, Eudora Welty, James Agee y William Maxwell, ha construido una obra con especial atención a lo cotidiano. Según Alberto Manguel, escritor y crítico argentino, “las grandes obras de la literatura universal son vastos panoramas globales o minúsculos retratos de la vida cotidiana. Alice Munro es el genio indiscutible de estas últimas, capaz de hacernos ver a través de la una banal circunstancia toda la gama de nuestras pasiones y de nuestras pequeñas derrotas y victorias”.

Para los lectores de Prodavinci, hemos dispuesto de esa primera entrevista ya referida, como una invitación para acercarse a su obra, para quienes no la conocían, o como la posibilidad de disfrutar de esas primeras reacciones para quienes son sus lectores desde antes del premio.

 

Heather Hiscox: La noticia que usted escuchó en vivo por aquí, en la cadena  CBC, que fue anunciada hace unos momentos… hace 18 minutos de hecho, es que la gran escritora canadiense Alice Munro ha ganado el premio Nobel de Literatura. Al darle el premio, los miembros del Comité vieron en ella a una maestra del relato corto contemporáneo. Bueno, aquí está en el teléfono la ganadora del Nobel, Alice Munro. Señora Munro, buenos días.

Alice Munro: Buenos días.

HH: Sé que raramente concede entrevistas, así que estoy halagada de que esté hablando conmigo en este día tan importante. Felicitaciones.

AM: Muchas gracias.

HH: ¿Cuál fue su reacción inicial?

AM: Bueno, verás: estamos a la mitad de la noche aquí y se me había olvidado todo. Estaba durmiendo. Mi hija me despertó y al principio no entendía bien por qué, ¡pero esto es grandioso!

HH: Debo explicarle a la gente que usted está en Columbia Británica esta mañana, así que todavía es de noche ahí. Pasadas las cuatro de la mañana recibió una llamada de su hija diciéndole que había oído esto. Ahora, tengo una grabación para usted: el anuncio en el que su nombre fue revelado al mundo. Aquí el comunicado.

Grabación: El premio Nobel 2013 es para la autora canadiense Alice Munro, maestra del relato corto contemporáneo. 

HH: Ahí está, Sra. Munro, la Academia sueca llamándola “maestra del relato corto contemporáneo”. ¿Qué se siente oír eso?

AM: Oh… por supuesto que es muy maravilloso.

HH: Usted ha sido una favorita perenne. Todos han votado por usted en este país durante muchos años. ¿Tenía esperanzas?

AM: No he pensado en eso. Estoy aquí con tanto que hacer que no lo supe sino hasta hace muy poco. Es como una de esas ilusiones que podrían ocurrir pero que probablemente no ocurran. Pero estoy sorprendida y encantada.

HH: ¡Y uniéndose, como dijimos antes, al gran panteón literario, junto a Shaw, Hemingway, T.S. Eliot y tantos otros! Me preguntaba si podría refrescarme el año 1968 y esa primera publicación, cuando quizás nunca pensó que, con el paso de los años, sería honrada por la increíble obra literaria que ha escrito desde entonces.

AM: Bueno, siempre estuve emocionada por lo que sea que ocurriera. Si me publicaban, estaba contenta. Todavía me pasa de alguna manera. Siempre es una especie de milagro que puedas llevar tu trabajo, tus pensamientos, a otras personas. La sorpresa se ha convertido en un lugar.

HH: Usted ha ganado, prácticamente, todos los premios literarios importantes que hay, pero el Nobel va más allá. ¿Qué significado tiene para usted?

AM: Me parece imposible, un suceso espléndido. No puedo describirlo.

HH: Sus cuentos, los pedazos de vida que nos ha dado durante tantas décadas, las historias de los poblados de Ontario: el mundo las descubrirá ahora, en mayor extensión. ¿Cómo se siente por eso?

AM: Me hace muy feliz que el mundo las descubra. De hecho, espero que la gente aprecie el relato breve como un arte importante y no como algo con lo que juegas hasta que escribes una novela. Deseo que vean la obra por lo que es.

HH: Usted ha sido crítica de la gente que ve el relato corto como una novela miniaturizada y a usted no le gusta esa disminución, así que está en lo correcto valorando la forma por lo que es. Con la última compilación de relatos cortos, Dear Life (2012), los relatos autobiográficos por los que recibió el Premio Trillium, le dijo a la gente que era hora de retirarse, así que quizás esto cambia las cosas.

AM: No, no lo creo…

HH: ¿No lo cree?

AM: Sabes, me estoy poniendo un poco vieja.

HH: Usted tiene 82 años. Tiene mucho más que compartir con nosotros.

AM: Está bien…

HH: Pero hay tantos que todavía claman por sus palabras. Aunque puede que se quede con su decisión inicial. Su hija la despertó hoy para darle la noticia. Su familia debe estar encantada, por supuesto. ¿Hay alguien en quien haya pensado especialmente en estos primeros 23 minutos luego de haber recibido el premio Nobel?

AM: Pienso en mi padre, en lo feliz que hubiese estado y, por supuesto, en la gente que me rodea y siempre me ha apoyado mucho. Mi esposo, que murió hace unos pocos meses, hubiera estado muy feliz. Y mi ex-esposo, que está vivo, estará muy feliz. He tenido mucha suerte. No ha habido nadie en mi vida que no… en una época en la que las mujeres no se dedicaban comúnmente al arte, todos ellos me dieron mucho apoyo.

HH: Cuando menciona a su primer esposo, James Munro, se refiere a la parte de su historia en la que estaba con sus tres hijas ayudándolo a llevar la librería, en una época en la que, como usted misma dice, las mujeres no se dedicaban a la escritura. Usted tenía 37 cuando eso pasó, pero en el área, usted era bastante vanguardista, ¿no es así?

AM: Creo que así fue. Había un sentimiento entre las mujeres y era como si tuvieras que quitarle algo a tu familia para considerar seriamente otras cosas y eso es difícil. A mí nadie me hizo sentir eso.

HH: Creo que tiene que agregar un nuevo capítulo a Dear Life. ¿Qué piensa de eso?

AM: …es gloriosamente feliz.

HH: Estoy muy feliz de oírla. Es reconocida por ser públicamente tímida y característicamente modesta. Pero éste no es momento para la modestia, Sra. Munro.

AM: Lo entiendo y me sorprende que la gente crea que lo soy. No pensaría en mí como una persona modesta.

HH: Se considera que es una característica tradicionalmente canadiense. Va a tener que hacer eso a un lado y cantarle al mundo: “¡Gané el premio Nobel!”

AM: Está bien…

HH: Llevamos 27 minutos desde que se ganó el premio. ¿Cree que está comprendiendo la enormidad de esto?

AM: Bueno, no. Puede ser una gran broma, pero no creo que lo sea. Nadie se va a levantar a esta hora de la mañana.

HH: Nadie va a hacer eso. Le puse la grabación. Es real. Usted es la centésimo décima premio Nobel de Literatura. ¿Tiene correo de voz en casa?

AM: No.

HH: Pensé que el teléfono debería estar sonando como loco en su casa.

AM: No lo sé.

HH: Deben estar llamándola sus colegas literarios y tus muchos seguidores. Margaret Atwood se refirió a ti como una “santa literaria internacional”, ¿sabías?

AM: Claro que no.

HH: Leí eso, así que va a tener muchos, pero muchos acólitos…

AM: Vamos a tener que sujetarla.

HH: Gracias por darnos tanto tiempo y felicitaciones en nombre de todos tus seguidores en este país. Gracias, Alice Munro.

***

Traducción de Rodrigo Marcano

***

LEA TAMBIÉN: Gracias, señora Munro, por Juan Gabriel Vásquez

LEA TAMBIÉN: Munro y las corazonadas, por Héctor Abad Faciolince

LEA TAMBIÉN: Alice Munro, Premio Nobel de Literatura 2013 [VIDEO]

Prodavinci 

Comentarios (1)

julicarbonell
11 de octubre, 2013

GRACIAS, PRODAVINCI, por ofrecernos esa magnífica entrevista

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.