Actualidad

Gran Misión Vivienda Venezuela: ¿hay soluciones a la vista? por Anabella Abadi

Por Anabella Abadi M. | 27 de septiembre, 2013

Tras casi 15 años de revolución, el déficit habitacional en Venezuela se duplicó. Tras varios programas y millones de dolares gastados en esta área, las metas de entregas de viviendas no se han cumplido y las nuevas construcciones ha venido desacelerando. Frente a esto, vale la pena revisar las acciones del Gobierno Central para intentar determinar por qué los esfuerzos no se han traducido en resultados efectivos. Dada la conjunción de un empeoramiento en las condiciones económicas, problemas con el acceso a los insumos y metas irreales, es poco probable que el gobierno pueda continuar avanzando sustantivamente en la construcción de viviendas.

El 06 de diciembre de 1998, el recién electo presidente Chávez reconoció un déficit habitacional de 1,5 millones de viviendas y prometió resolver en al menos 50% el “drama de la vivienda” para el cierre de 2003. Casi 15 años después, se estima que el déficit habitacional total (déficit base más viviendas inadecuadas) es de casi 3 millones de unidades, y tiene un crecimiento vegetativo de 130 mil unidades por año (laverdad.com, 07/06/2013).

Dado el creciente problema habitacional que se vive en Venezuela, vale la pena revisar las acciones acometidas por el Gobierno Central para intentar determinar por qué los esfuerzos no se han traducido en resultados efectivos.

Planes del Gobierno Central. Si bien se han puesto en práctica varios programas dirigidos a atacar el déficit habitacional, como el “Plan Avispa” del “Plan Bolívar 2000” (1999), la “Misión Vivienda / Hábitat” (2004) y la “Misión Villanueva” (2007), no fue sino hasta después de las fuertes lluvias de finales de 2010 que dejaron a más de 130 mil damnificados, que el Gobierno Central asumió el problema habitacional como una de sus principales banderas políticas y nació la “Gran Misión Vivienda Venezuela”.

En paralelo, desde 2007 el Gobierno Central asumió el control de las industrias de insumos para la construcción. Pero, más que ayudar a impulsar el sector construcción, la mala gestión gubernamental ha generado importantes piedras de tranca. Según el BCV, en 2012 la producción de hierro, acero, aluminio, cabillas y cemento, siguió por debajo de lo que se producía en cada uno de estos rubros en 2006.

La situación es aún más complicada para el sector Privado, ya que –como afirma la Cámara de la Construcción y Fedecámaras Bolívar- 90% de las cabillas y cemento son dirigidos a la Gran Misión Vivienda Venezuela (elfortindeguayana.com, 12/08/2013). No es de extrañar que para el II Trimestre de 2013, 7 de cada 10 constructores del sector privado no disponían de cantidades suficientes de cemento, cabillas, productos de acero, mallas, entre otros; y quienes las conseguían, debieron pagar sobreprecio o pagar por adelantado para garantizar el suministro (BCV).

Inversión Pública en el sector Vivienda. El gasto dirigido al sector de Vivienda, Desarrollo Urbano y Servicios Conexos llegó a representar 4,77% del Gasto Público Total en 2006, pero ha venido cayendo de manera paulatina hasta llegar a 1,19% en 2012. En el Presupuesto 2013, este sector representó apenas 1,52% del Gasto Total previsto (ver Gráfico I).

Gráfico I. Gasto Público Real en el sector Vivienda (2011-2012)

gráfico1
Al ajustar por el efecto de la inflación, se observa que el Gasto Real invertido por el Gobierno Central en el sector de Vivienda, Desarrollo Urbano y Servicios Conexos cayó 79% entre 2006 y 2012. A su vez, incluyendo los créditos adicionales aprobados hasta agosto de 2013, el Gasto Real invertido en este sector en 2013 es –hasta la fecha- 16,6% menor al de 2012.

Por último, resulta necesario hacer referencia a las inversiones hechas por Pdvsa en la “Misión Vivienda” y en la “Gran Misión Vivienda Venezuela”, las cuales suman US$ 8.074 millones entre 2003 y 2012 y que -calculado a tipo de cambio oficial y ajustando por inflación- equivalen a 50% de lo invertido por el gobierno en el sector Vivienda en el mismo período.

La construcción ha desacelerado. Los sectores que presentaron mayor decrecimiento en el II Trimestre de 2013 fueron Minería (-22,2%) y Construcción (-6%); reflejando a su vez los mayores niveles de desaceleración sectorial: Minería (-21,8pp) y Construcción (-26,8pp) (véase “PIB I Semestre de 2013: desacelera el crecimiento” AnálisisVenezuela Nº 34/2013). Esto resulta particularmente preocupante dado que ambos sectores están bajo el control del Estado.

Además, la Construcción Pública cayó 7,9%, mientras que la Privada aumentó 0,7%. Aún más, la Construcción Residencial cayó en ambos sectores: -34,5% el sector Público y -32,8% el sector Privado. Con esto se acumulan 2 trimestres de decrecimiento del sector Construcción Residencial Formal.

Tabla I. Variación (%) Volumen de Construcción II Trim 2013 / II Trim 2012

tabla1

El esfuerzo no ha sido suficiente. Tras la creación de la GMVV, el gobierno prometió la construcción de 2 millones de viviendas entre 2011 y 2017. Esto implica construir 286.000 viviendas al año. Sin embargo, entre 1999 y 2009, construyó 293.857 viviendas, promediando 26.714 por año. En el mismo período el sector privado construyó 240.055 viviendas, a un promedio de 21.823 por año (ver Gráfico 2). Entre el sector público y privado se construyeron cerca de 530 mil viviendas en 11 años.

Gráfico 2. Viviendas Construidas por Sector Institucional (1999-II Sem 2013)

gráfico2

Aunque entre 2011 y 2012 creció notablemente la construcción formal, las metas de construcción del sector Público no se cumplieron. Además, al registrarse bajos números de viviendas terminadas en el 1 Semestre de 2013, la meta de 286 mil viviendas por año parece inalcanzable. Entre 2011 y el I Semestre de 2013, el sector Público construyó 139.355 viviendas; si se suman las terminadas por el Poder Popular (SUVI), el total llega a 304.977. Es decir, con la actual tasa de construcción al Gobierno Central le tomaría 14 años cumplir con la meta de 2 millones de casas.

Resulta bastante llamativo que el Programa de Sustitución de Viviendas (SUVI), promovido por el Gobierno Central desde 2010 y ejecutado de manera directa por el Poder Popular, ha asumido un rol protagónico: mientras que en 2010, las SUVI representaban 10,5% de las viviendas terminadas, para el I Semestre de 2013 representaron 46,35%. Este resultado sugiere que en lugar de continuar invirtiendo en la construcción de viviendas formales permisadas, el Gobierno Nacional puede optar por incrementar las “ayudas para autoconstrucción”.

Las crecientes demandas habitacionales y la desaceleración de la oferta formal de viviendas ha impulsado la construcción no permisada. Según resultados preliminares del Censo de Población y Vivienda 2011, entre 2001 y 2011 se construyeron poco más de 2,2 millones de viviendas, sin embargo la construcción formal sumó 673.000 viviendas. Es decir, 69,7% de las viviendas construidas entre 2001 y 2011 (1,55 millones) fueron no permisadas. Esto aumenta el número de viviendas inadecuadas que deben ser sustituidas y que ponen en riesgo la vida de las familias que las habitan.

Cifras oficiales del BCV muestran que hay 143.617 viviendas en construcción, 102.624 bajo ejecución pública. Terminandose todas las viviendas iniciadas, el Gobierno Central cerraría el año con 116.201 casas construidas: 84% más que en 2012, pero menos de la mitad del promedio de 286.000 viviendas necesarias para cumplir con la meta anual establecida. Sin embargo, esta meta resulta dificil de alcanzar por problemas de escasez de insumos, tiempos de ejecución, dificultades de financiamiento, crecientes costos y problemas sindicales, que se ha traducido en la paralización de 27.703 obras y limitan la posibilidad de iniciar otras 296.550.

Tabla 2. Construcción residencial por sector institucional. (II Trimestre 2013)

tabla2

Comentario Final: ¿qué esperar en los próximos meses?
A pesar del fuerte impulso que registró la construcción residencial entre 2011 y 2012, el déficit base disminuyó en apenas 107.183 unidades habitacionales. Dado que la construcción de viviendas parece haberse desacelerado en 2013 y recordando el imparable problema de la construcción no permisada, el déficit habitacional aumentará más de lo esperado.

Las recientes entregas de viviendas por parte del Presidente Maduro demuestran que la Gran Misión Vivienda Venezuela seguirá siendo una importante política del gobierno, sobre todo frente a las elecciones municipales de finales de 2013. Es decir, la prioridad no será la disminución del déficit habitacional en sí, sino la entrega viviendas por parte de los candidatos regionales. Aunque en 2012 esta estrategia electoral fue muy popular, para la campaña regional de 2013 el Gobierno Central tendrá que sopesar la inversión necesaria para ejecutar esta estrategia electoral frente a otras alternativas menos costosas y flexibles, sobre todo en el contexto de crisis económica que está atravesando el país.

En contraste, el sector privado seguirá sufriendo problemas de escasez de insumos y aumento de los costos, así como las ya comunes dificultades para obtener las permisologías. Por lo ya mencionado, la mayoría de los insumos seguirán siendo asignados a la Gran Misión Vivienda Venezuela, por lo que el sector Privado logrará a duras penas terminar las viviendas iniciadas, a la vez que parece poco probable que se inicie un importante número de obras nuevas o se reactiven las paralizadas.

***

Anabella Abadi M. es investigadora de ODH Grupo Consultor. Pueden visitar ODH pulsando aquí.

Anabella Abadi M. Economista egresada de la UCAB y Especialista en Gobierno y Gestión Pública Territoriales (PUJ, 2011). Profesora en la UCAB, y Analista de la Unidad de Investigación y Análisis de ODH Grupo Consultor.

Comentarios (1)

Mazorca
29 de septiembre, 2013

Sumado a esto, los precios de las viviendas tanto nuevas como usadas para el sector privado ya llegan a precios tan innombrablse como el paralelo.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.