Artes

¡Ésta no es otra canción de amor para Chávez!, por Xochil Schütz

La poeta alemana Xochil Schütz relata, en clave de crónica, su experiencia y participación en el décimo Festival Mundial de Poesía en Caracas. El espíritu de este texto es descrito por Schütz como las "impresiones del país que se autodenomina Socialismo del Siglo XXI".

Por Prodavinci | 14 de Septiembre, 2013

Festival-Mundial-de-Poesía

 

El viaje para Caracas dura quince horas. Salgo del avión un sábado por la tarde cansada y pegostosa. Antes de presentarme ante los representantes del 10. Festival Mundial de Poesía que me recogerán en el aeropuerto, quiero refrescarme en el baño, pero no tengo tiempo. No he terminado de recorrer la pasarela del avión cuando veo mi nombre en un letrero sostenido por una joven. Paso, conducida por ella, sin tener que hacer la inmensa cola del control de pasaportes, al área VIP del aeropuerto. Está fuertemente vigilada por dos mujeres uniformadas de mirada mordaz.

La sala de aspecto señorial, amoblada con sofás de cuero, tiene aire acondicionado. En las paredes lucen pinturas, la más grande de todas muestra al presidente Hugo Chávez, fallecido en mazo de 2013.

Junto con otros poetas que también esperaban en el área VIP soy conducida a través de la instalaciones del aeropuerto en dirección a la salida. Mi vista se detiene sobre una gigantesca cola de personas esperando. Es ancha y seguro de por lo menos cien metros de largo. La mujer que nos busca me mira y dice: “Esperamos que te guste Venezuela”.

El viaje para Caracas dura cuarenta minutos. Veo montañas y pronto miles de chozas armadas de ladrillos, que se aferran a sus laderas.

Cuando le digo a la joven colaboradora del festival que debo cambiar algo de dinero, me exhorta a que los cambie con ella, de forma personal. Quiere viajar a Europa dentro de poco. La entiendo; aunque su abrupta exhortación y algo en su tono de voz me hace desconfiar. Que el gobierno ha establecido una tasa de cambio extremadamente baja, que los venezolanos tienen dificultades para acceder a divisas y que por eso se pagan altos precios por moneda extranjera en el mercado negro, eran cosas que había leído antes de emprender el viaje.

Más tarde, la joven me ofrece canjear mis euros por un precio que en realidad está 80% por debajo del precio promedio del mercado negro e incluso muy por debajo del cambio oficial. Me siento engañada. Me cuesta encontrar el valor para decirle a la joven que me está ofreciendo muy poco dinero. Cuando me oye, hace como si estuviera enterándose de que existe un mercado negro y me monta una escena de gran sorpresa. Poco después me ofrece un tipo de cambio un poco más alto que el anterior y me explica que debido a que ella trabaja para el Gobierno no puede pagar precios de mercado negro. Acepto el trato (que aún es desventajoso) porque temo que en los próximos días tendré que lidiar con frecuencia con esta joven y no quiero arruinar completamente el de por sí ya incómodo ambiente. A pesar de eso no me siento muy bien.

Seis semanas antes. La invitación es formal y amigable. La Casa de las Letras de Caracas me invita a participar en el Festival Mundial de Poesía. Me alegra mucho, pues me gusta viajar. El Ministerio de la Cultura estaba dentro de los patrocinantes. En Alemania el Estado también apoya este tipo de eventos. No creo que la situación amerite mayor precaución. Cuando Hugo Chávez aparecía en los medios alemanes, su autopromoción me parecía incómoda. Ahora está muerto y yo un poco curiosa. ¿Logró algo políticamente? ¿Es tal vez Venezuela un ejemplo de que el socialismo sí puede funcionar?

Acepto la invitación al Festival. Me informo regularmente a través del Internet sobre la situación política del país. Poco a poco comienzo a dudar: La economía está evidentemente en el suelo. Los medios de comunicación, se lamenta la prensa internacional, se encuentran controlados; el último canal de televisión independiente está siendo comprado por el Estado. De pronto leo que militares han torturado a manifestantes críticos al gobierno. No me suena a socialismo. Suena a dictadura. Pienso en cancelar mi participación en el Festival.

“Tú no eres Günter Grass”, me dice mi mejor amiga. “Tu ausencia no tendría ningún efecto. Y tal vez esas personas lo que están necesitando es poesía”.

Decido emprender el viaje. Poco después recibo el programa del Festival. En la primera página luce una imagen de Chávez. ¿Y esto qué es? No tengo nada que ver con este señor y nada de ganas de dejarme instrumentalizar.

También me pone a pensar el hecho de que yo —como poeta— debo abrir el festival. Con la actual situación política del país me parece un dudoso honor. Considero la posibilidad de citar las palabras de Rosa de Luxemburgo en la tarima: “La libertad es siempre libertad para el que piensa diferente”.

“Eres invitada”, me dice alguien. “No puedes ofender a los anfitriones”. Además de estar en contacto con los organizadores del Festival Mundial de Poesía, también estoy en contacto con el director de la biblioteca del Instituto Goethe en Caracas. Uno de mis talleres sobre la poesía slam tendrá lugar allí. Le escribo que la situación política del país me parece muy interesante. Me responde invitándome a un almuerzo informal con algunos autores críticos al gobierno. Me alegro mucho y me siento aliviada de no ser instrumentalizada por sólo uno de los lados. Sin embargo sigo teniendo una mala sensación respecto a este festival.

El hotel en el que nos hospedamos queda en el centro de la ciudad. Me dicen que no debo salir sola. Caracas es peligrosa. Se trata del antiguo Hotel Hilton que desde hace años pasó a manos del Gobierno de Chávez. Desde entonces no han limpiado las ventanas, las alfombras están sucias y la ducha de mi habitación no funciona. El servicio de habitación me trae el agua que pedí después de una hora. La siguiente simplemente no me la trae. El agua del chorro no es potable. Tengo sed. Comienzo a comprar agua en la tiendita del hotel, que abre de vez en cuando. En el desayuno evito además comer mantequilla. Está rancia.

De los cuatro ascensores del rascacielos funciona normalmente sólo uno. En consecuencia hay que esperar largos e improductivos ratos durante las horas de mayor afluencia. Cuando los huéspedes del hotel nos enteramos de que había un ascensor que sube a partir del segundo piso (mejor que nada), salimos corriendo en competencia para subir por la escalera.

En otra oportunidad me embuto entre el amasijo de gente aprisionada en el ascensor. La gente se molesta. Si el ascensor llega a quedarse parado a mitad de camino, seguro que me linchan.

A veces subo los 15 pisos a pie. Tengo muchas actividades previstas y no siempre tiempo para esperar.

No necesito lujo, pero este hotel no funciona lo suficiente.

Bienvenida oficial. El domingo en la tarde se nos da una bienvenida oficial a los cincuenta invitados al festival en el patio de un museo cercano al hotel. No, en realidad no se nos da la bienvenida. Se nos da un discurso en el que se exaltan los logros del gobierno socialista en el área de la cultura. Luego un segundo discurso, en el cual se exaltan los logros del gobierno socialista en el área de la Cultura. Luego un tercer discurso en el que el director de la Casa de las Letras, institución que nos ha invitado, con una mezcla de fervor y vanidad, expone que fue amigo personal de Chávez y lo grande que es el socialismo.

Durante los siguientes ocho días que estaré en Caracas, escucharé antes y durante cada uno de los eventos las palabras “Chávez”, “Comandante”, “Presidente” y “Patria”. Ya en este primer día su uso excesivo hace que mis oídos no las toleren más. Estoy alterada. Perpleja. ¿Qué es esto?

Es lunes por la tarde. Dentro de poco tendrá lugar la inauguración oficial del Festival en el teatro más grande de Suramérica. Se esperan más de dos mil personas. Me preguntan si quiero decir algunas palabras antes de recitar mi poema. De ser afirmativo, debo decir exactamente qué palabras serán. Respondo que no y me molesto un poco, porque luego del saludo informal que nos hicieron en el teatro, en el que se exaltaron los logros del gobierno en el área cultural del país y se nombró a Chávez al menos diez veces, había pensado de hecho en la posibilidad de decir algo.

Resulta que hay otra presentación antes de la mía: la de Chávez. En una pantalla gigantesca se le ve y se le oye, gesticulando de forma exageradamente sentimental, mientras recita un poema. ¿Este tipo realmente tenía que saber hacer de todo?—pienso. Entonces salgo al escenario. La gigantesca sala está casi vacía. Tal vez unas 300 personas se veían dispersas en ella. De esas 300, a lo largo de la noche, algunas gritan regularmente en coro “Chávez”. Es extraño; tiene un aire de teatro escolar.

Detrás del escenario, para los poetas, hay agua en pequeñas botellas de plástico. Tienen pegada una etiqueta en la que un nombre está impreso en letras gigantes: Chávez. El agua sabe venenosamente a plástico. Tengo sed, pero no me provoca tomarla.

Es martes por la mañana. Junto a mi intérprete voy en un taxi al Instituto Goethe. Allí doy mi primer taller sobre poesía slam. Doce personas, jóvenes en su mayoría, asisten al taller. Hablo sobre la poesía slam, el efecto social y literario que tiene… y que eventualmente no tiene. Escribimos textos acerca de la realidad social, los recitamos al grupo y los discutimos. Todos hablan libremente y ninguno grita “Chávez”. Es sólo luego de que recito mi texto recién redactado, que pregunta si Venezuela se está convirtiendo en una dictadura, que el ambiente cambia: una participante del taller desmiente con ahínco que la libertad de expresión se encuentre limitada en el país. Otros responden con indignación que en la Universidad ya no se puede hablar libremente por miedo a posibles consecuencias. Suena inquietante. No. Suena aterrador.

Dos jóvenes participantes deciden fundar un slam de poesía. Por supuesto es algo que me alegra.

Después del taller tiene lugar el almuerzo informal con el director de la biblioteca del instituto, su compañera de trabajo y dos artistas críticos al gobierno. Ambos artistas boicotean el festival por ser organizado por el Gobierno. Me entero de que la antes independiente Casa de las Letras, de la que recibí la invitación al Festival, fue tomada desde hace tiempo por personas leales al gobierno. Recuerdo entonces al fervoroso-vanidoso amigo de Chávez que nos “saludó” el domingo y ya no me sorprende nada.

La autora crítica al gobierno me dice que con su arte sólo intenta poner orden en el caos que causa en ella la situación política y social.

Me siento en sintonía con las personas en la mesa y no quiero irme. El almuerzo se extiende. Mi intérprete debe recordarme repetidas veces que ya es hora de partir: debemos regresar al hotel y después seguir a una lectura.

Nos despedimos afectuosamente y corremos bajo la lluvia tropical a lo largo de una calle.

xochil4La Limonera. Junto a otros autores un pequeño autobús nos lleva poco después a una lectura en un complejo habitacional en las montañas. El complejo se llama “La Limonera” y al parecer el difunto presidente Chávez ordenó su construcción para familias de bajos recursos que quedaron sin techo debido a catástrofes naturales. A mitad de camino, se sube al autobús un hombre de aspecto atlético y cabello largo. Me aborda llamándome “camarada” y me explica con voz pretenciosa que dentro de poco me encontraré con personas que nunca habían estado en contacto con la cultura. Ahora el socialismo les lleva cultura. Pareciera que estuviese hablando de animales a quienes juntos pudiéramos civilizar. Profundamente conmovido me dice luego que ama a Chávez. Le digo: “Pero parece que no a todo el mundo le pasa lo mismo”. Se molesta y dice fervorosamente: “NOSOTROS lo amamos. NOSOTROS lo amamos.” A más tardar en este momento me doy cuenta que la situación en este país es totalmente diferente a todo lo que he conocido hasta ahora.

Las casas del complejo tienen dos años de construidas. Utilizo el diminuto baño de una de las familias que viven allí, porque se pensó en llevarles cultura a estas personas, pero no en poner un baño a disposición de los autores. La puerta del baño tiene ya un enorme agujero. Y la cerradura de la puerta también está dañada, cosa que compruebo unos momentos después: no puedo abrirla. La amable familia necesita largos minutos y la ayuda de herramientas para poder liberarme. Me siento incómoda y desconcertada. No necesito lujo, pero un Estado que ni siquiera puede fabricar puertas y cerraduras que funcionen me parece débil.

El recital de poesía y la apertura de la actividad se retrasan por la misma razón que la inauguración se retrasó: un político socialista, que estaba en el programa, nos hace esperar para terminar no apareciendo.

Hace frío aquí en las montañas. Nadie nos avisó con antelación y ahora morimos de frío. Entretanto ya se hizo de noche. Nadie nos ofrece algo de comer. Tenemos hambre. También tenemos sed, pero nadie nos ofrece algo de beber. De pronto ya no puedo más y colapso. Necesito recostarme.

El recital comienza tarde, pero comienza. Sin mí, pero los escucho. El director de la Casa de las Letras, presente en el evento, entona himnos de alabanza a Chávez. El numeroso público está entusiasmado. Se escuchan los primeros gritos de “Chávez”. Los poetas venezolanos invitados recitan poemas de alabanza a Chávez. Estoy recostada en el asiento de atrás del autobús que nos trajo aquí. Poco antes de mi turno, me obligo a salir del autobús y a subir al pequeño escenario al aire libre. Un pequeñín tambalea al micrófono y dice que Chávez una vez lo abrazó y que lo ama. La multitud está emocionada. Estoy segura que en cualquier momento en Venezuela Chávez será declarado santo y se convertirá en religión. Tengo la sensación de que nadie me creerá esto en Alemania. Pero en Alemania nadie tiene idea de lo que está pasando aquí.

Ya se hizo de noche. Durante el viaje de regreso al centro de la ciudad, que dura una hora, el socialista de cabello largo que ya había conocido camino a la lectura, reparte clementemente pequeños pedazos de pizza fría y vieja, como si estuviese repartiendo la Sagrada Cena. Siento ganas de reír, pero no puedo. Estoy hambrienta y sobre todo muerta del cansancio.

Miércoles por la tarde. Vamos en taxi a una escuela, en la que daré mi segundo taller. Somos mi intérprete, yo y una mujer hasta ahora desconocida que nos acompaña. Dice trabajar en la Casa de las Letras y tiene un aspecto pedantemente fiel a la línea, tal como me imagino a una funcionaria del Ministerio para la Seguridad del Estado (de la República Democrática Alemana). Me siento incómoda, en el sistema incorrecto y no tengo ganas de conversar. Prefiero ver por la ventana. Al borde de la calle veo repetidamente colas de personas. Que los venezolanos deben hacer cola para comprar papel higiénico, jabón y mantequilla es algo que ya escuché. Que tienen que hacer cola para poder tener un puesto en un autobús era algo que no sabía. Siento compasión, pero al mismo tiempo recuerdo a una venezolana que me dijo que la gente aquí se toma los inconvenientes con humor.

La escuela queda al borde de un barrio. El taxista tiene miedo de atravesarlo. Pasa una hora mientras conseguimos un camino más seguro a nuestro destino. Llegamos demasiado tarde.

Un profesor muy entusiasmado de unos cincuenta años aproximadamente nos espera en la calle. Nos grita permanentemente camino a la escuela como si fuéramos sordos. Entramos a las instalaciones. A causa de su construcción abierta y techos altos, el ambiente es insoportablemente ruidoso. Todo retumba. El profesor tiene que gritar para presentarnos a los estudiantes. La funcionaria socialista que nos acompaña tiene que gritar para alabar al gobierno. Tengo que gritar al recitar mis poemas e intentar conversar con aproximadamente ochenta chicos de trece años.  Es complicado, pero de alguna forma lo logro. Al finalizar el taller, el profesor me acerca una bandeja con pasapalos que los alumnos han preparado para nosotros. Estoy conmovida. Los alumnos son cordiales, quieren autógrafos y tomar fotos de recuerdo con sus teléfonos celulares. Al finalizar, el profesor me entrega solemnemente un montón de hojas metidas en una carpeta pegajosa. “Mis poemas”, me dice. “Puedes publicarlos en Alemania”. Siento que me exige demasiado, al fin y al cabo ni siquiera hablo español.

Otros eventos. Regresamos al hotel y poco después tenemos que seguir a la próxima lectura. Tiene lugar en el patio del Ministerio del Poder Popular para la Educación. Este evento no estaba en el programa del festival que me habían enviado.

Junto a tres autores internacionales hay diez autores venezolanos invitados que alaban a Chávez fervorosamente. El público está entusiasmado. Abandono la tarima antes de tiempo porque simplemente no puedo soportar la propaganda permanente. Me prometo nunca más viajar a una dictadura. Más tarde escucho a una cantante cantar con total entrega una canción de amor para Chávez.

Después de la actividad una mujer del público se acerca a mí. “Obama loco”, dice. Y luego dice: “Merkel loca”. A pesar de que no hablo español, conozco la palabra “loco” y sé lo que significa. La mujer espera que yo por lo menos asienta con la cabeza, expresando que estoy de acuerdo. Cuando en vez de eso digo “No”, me asusto porque siento que me va a atacar físicamente.

Jueves, viernes y sábado se llevan a cabo más recitales. Siempre están invitados, junto a nosotros, los autores internacionales, numerosos autores venezolanos que entonan cantos de alabanza a Chávez y llaman a la lucha de clases. ¿Será que es un intento de impedir que la gente siga dudando del resultado de las elecciones ganadas por el hijo de crianza de Chávez, Nicolás Maduro? ¿O de unirse a la oposición?

Cuando es mi turno en un teatro grande, ante un público bastante numeroso, después de dos horas de “poesía-propaganda”, digo: “Cuando nos amamos, no necesitamos ninguna lucha política”. Más o menos la mitad del público aplaude prudentemente. Los demás hacen un absoluto silencio. Un hombre se enfurece. Mi frase fue decente. Sin embargo, la siento casi peligrosa.

El Gobierno de Chávez comenzó a ofrecer en Caracas un festival gratuito (“la ruta nocturna de los museos”) los fines de semana. Tiene el objetivo de hacer posible a los jóvenes de los barrios el contacto con la cultura, sin costo alguno. Son precisamente este tipo de acciones las que en medio de todo reducen mi incomodidad, me hacen poner en tela de juicio mi creciente rechazo por este Estado. A mí estos festivales me parecen algo bueno. Incluso estoy contenta de presentarme allí.

Por la tarde tengo una entrevista con la televisora cultural más grande del país. Me dicen que debo decir frente a las cámaras lo que significa Chávez para mí. Me rehúso y le explico al empleado de la televisora que la poesía es independiente. Me ven con sorpresa. Una vez más tengo la sensación de estar en un mundo distinto al que conozco.

Aproximadamente tres mil personas, bien dispuestas, asisten en la noche. Están contentos de escuchar, después de la presentación de un grupo musical, poemas en alemán y su traducción. Estoy sorprendida de la increíble recepción que tengo —sin necesidad de exclamar ante el público “Chávez”, “Comandante” o “Presidente”. Los poetas de Francia y Palestina mantienen otra posición: el poeta slam francés es evidentemente fanático de Chávez, la poeta rapera palestina está feliz de que Chávez en algún momento tuvo una posición crítica con respecto a Israel. En general he comprobado que algunos de los autores internacionales sienten entusiasmo o al menos simpatía por Chávez, mientras que otros aún no se han ocupado de informarse sobre la situación política del país.

Como ya antes de emprender este viaje, me gustaría saber si hubo autores que rechazaron la invitación porque no quisieron viajar a este sistema.

Domingo al mediodía. Mi partida se aproxima. La despedida de algunos de los jóvenes colaboradores, quienes nos atendieron en la oficina del festival en el hotel, es cordial, casi familiar. Muchos de ellos fueron francos, comprometidos y bastante encantadores. Me siento irritada una vez más. ¿Es posible que gente tan simpática apoye a una dictadura y que eventualmente la ayude a construir? Ninguno de ellos quiso hablar sobre Chávez sin que yo se lo pidiera. Mi “colaborador favorito”, un verdadero sol, me pide que le recomiende más poetas slam: quiere invitarlos a Venezuela el año que viene, para organizar más talleres y eventos literarios para que la poesía slam sea conocida en el país.

Recuerdo al director de la biblioteca del Instituto Goethe, quien me dijo durante nuestro encuentro el martes, ya en confianza: “Ya escuchaste autores críticos. Pero ve también el otro lado; ellos te invitaron y están muy interesados en el tema de la poesía slam“.

Nos dirigimos en autobús hacia el aeropuerto. Como siempre cuando recorro Caracas, me llaman la atención las innumerables paredes de edificios que tienen grafitis e imágenes que alaban fuertemente a Chávez y a Maduro. La simbología recuerda a la de Corea del Norte, la antigua República Democrática Alemana, la Unión Soviética: los mandatarios se presentan desde una perspectiva que los hace tener un efecto abrumador. Hay que levantar la vista hacia ellos. Estoy feliz de no tener que verlas más. La propaganda es tediosa, parcializada, me altera.

Maduro, quien se aferra al poder, también tiene fama de tedioso. “Ni siquiera le gusta a mi abuela”, me comentó una venezolana. “Y ella fue una verdadera chavista”. Pero en las paredes de los edificios dice: “Chávez dijo que eligieran a Maduro”. Así que. Bueno.

La clase media se desangra bajo la situación política actual, me comentaron convincentemente: trabaja más de lo que es bueno para la salud y de todas maneras el dinero no le alcanza para vivir. Pero la clase baja es inmensa. Y por supuesto prefiere vivir, en vez de en la calle, en uno de los nuevos rascacielos sin ascensor construidos baratamente por el Gobierno. Y si los choferes de metro son presidentes y señoras que limpian influyen de forma decisiva en círculos literarios —y lo pueden hacer en la Venezuela actual, según me informaron de forma muy convincente— estamos frente a una especie de “Sueño Americano” que evidentemente motiva a muchas personas. Irónicamente. Porque se odia a los Estados Unidos.

Tal vez las limosnas y las acciones por los pobres sólo son una forma de tapar el hecho de que el Estado es profundamente corrupto. Esa opinión la escuché muchas veces de venezolanos. No puedo juzgar eso tras apenas unos pocos días en el país.

La joven colaboradora del festival que a mi llegada cambió tan desfavorablemente mi dinero me abraza fuertemente al despedirnos en el aeropuerto y me dice que tenemos que mantenernos en contacto, pase lo que pase. Estoy asombrada. ¿Será que tiene mala conciencia? ¿O tal vez no tiene consciencia de qué es justo y qué no? No lo sé. Más tarde alguien dirá: “Ni lo uno ni lo otro. Está echada a perder. El sistema político la ha deformado tanto que se acostumbró a ser falsa”.

Nosotros los autores no esperamos tanto como los demás viajeros. Pero igual al salir por el aeropuerto tenemos que esperar. Sólo en la cola del control de pasaporte pasamos una hora y media. Cansa. Altera. Otra media hora había pasado cuando revisaron nuestras maletas.

En general: equipaje: Todos tenemos más de lo que teníamos al entrar al país. Nuestros honorarios nos los dieron en efectivo, en moneda local. A causa de las diversas tasas de cambio existentes en el país no se puede cambiar ese dinero en ningún otro país del mundo. Así que no nos quedó otra sino gastar todo el dinero. Por supuesto fue divertido. Pero hubiésemos preferido utilizarlo para pagar nuestro alquiler.

De regreso en casa sigo preguntándome si verdaderamente acabo de visitar una dictadura. La omnipresente propaganda en Caracas me molestó inmensamente. Así como el hecho de que la política dominó de forma casi absoluta al festival, intentando vender propaganda como arte y así degradar al arte al nivel de propaganda. Pero, ¿eso es suficiente para decir que se trata de una dictadura?

Un oriundo, a quien le pregunté si en Venezuela existía una dictadura, gimió: “Ni nosotros mismos lo sabemos”.

Un autor de Haití con quien conversé opinó: “No puedes aplicar a una democracia latinoamericana la misma escala que a una europea” —¿Y por qué no?

La autora crítica al gobierno que conocí en el almuerzo organizado por el Instituto Goethe dijo: “Venezuela es una dictadura del siglo XXI, se oculta detrás de una máscara de democracia”.

No soy inexperta en el tema de entender sistemas políticos. Pero éste no lo entiendo. La sensación de confusión no quiere disiparse. Mientras más intento entenderlo, más tengo la sensación de que en mi cabeza hay un insecto gigante, que no quiere salir. Tal vez su nombre sea, de hecho, “dictadura”.

*****

LEA TAMBIÉN LA ENTREVISTA A Xochil Schütz: “La poesía no debería estar al servicio de la política”

Prodavinci 

Comentarios (145)

maria eugenia sanchez matos
14 de Septiembre, 2013

Lamentable la experiencia vivida por esta artista de las letras la Señora Xochil Schutz en el Festival Mundial de LA Poesia efectuado en la Ciudad de Caracas ; leyendo todo lo relatado porla Sra Sxhutz se siente pena ajena de ver como hemos ido con el tiempo bajando nuestro nivel cultural en un evento asi, indudablemente que estamos seguros que lo que se esta viviendo en este Pais es una dictadura militar tipo Cuba.

Héctor
14 de Septiembre, 2013

¡Qué pena con usted, estimada!

omar rojas
14 de Septiembre, 2013

Entiendo que para un ciudadano aleman,tú en este caso,se le hace difícil entender que esto es una dictadura y que nadie lo quiere ver asi ni asumir asi.Facilito amiga: Democrácia separación de los Poderes,derecho a opinar distinto,libertad de expresión…..Dictadura,esta la que vivimos en Venezuela:TODOS los Poderes estan centralizados en el Ejecutivo,no hay libertad de opinion real SI OPINAS DISTINTO, ERES TRAIDOR,Los medios de comunicación se Autocensuran porque si no los cierran …quieres más che

Ruben Ríos
14 de Septiembre, 2013

Estupenda crónica. Ponderada, justa, discreta, lúcida. Y ofrece un retrato tan cabal de lo que ha sido y está siendo en las últimas décadas la cultura en este país… Felicidades a la autora y al traductor, sea quien sea. Gracias por publicarla.

Tomás Gunz
14 de Septiembre, 2013

Interesante y sincero

Golcar Rojas
14 de Septiembre, 2013

A medida que iba leyendo, el pecho se me oprimía. La angustia se mezclaba con la vergüenza, con la indignación, con la rabia y la impotencia. Esta crónica me recordó tanto a todo lo que sentí cuando en el 91 visité La Habana para un Festival de Cine que terminé con náuseas. Al final solo puedo dar las gracias a Xochil Scúltz porque esa ignorancia con la que ella llegó a Venezuela es la de muchos extranjeros que sin conocer la realidad del país defienden este sistema y al difunto que arruinó a Venezuela y nos trajo a semejante estado de involución.

David datica
14 de Septiembre, 2013

Leyendo esta pesadilla sentí que me estrangulaban. A pesar del esfuerzo de la poetisa por podar de cactus esta amarga vivencia, le es imposible. Kafkiano y pestilente porque la podredumbre abruma.No lo menciona, pero se infiere que debió sentirse estafada, no solo por el miserable cambio de su dinero; no menos por la humillación sin tregua de estos burros apocalípticos.Tragó dictadura en gruesas dosis. Si hay insumiso, es la conciencia de un verdadero poeta. La poesía, creo, no comulga con la mierda.

David datica
14 de Septiembre, 2013

Agradezco a Suniaga que nos remita, con cierta frecuencia, a esas voces que tienen la magia y el poder de mantener nuestra arrechera en vela.

Veronica Kowal
14 de Septiembre, 2013

Mucha pena ajena!!!

Humberto Garzaro
14 de Septiembre, 2013

Gracias Sra. Scultz; su impresion de Venezuela y su cronica retratan exactamente al pais que nos heredo el Socialismo del Siglo XXI; bajo la presidencia del extinto comandante supremo y su mega torpe hijo de crianzas, todos nietos y biznietos del carcaman comunista que aun gobierna Cuba. Ademas su experiencia cultural es la misma realidad; social, asistencial, politica, juridica, educativa, comunicacional, militar, Etc. Que bueno que gente valiente como Ud. Le informe al mundo entero, sobre como en 15 años una utopia politica montada en hombros de unos miserables lideres oclocraticos; acaba progresivamente con una Venezuela, que alguna vez fue vista por Europa y el mundo como un pais en vias de desarrollo; convertida hoy en una NEO-DICTADURA en pleno siglo XXI. Con la anuencia de la UNASUR, OEA y ONU. sordas ante intereses economicos tan INSULZOS o cuento CHINO. como los personajes que la dirigen porque el ALBA, ALCA y MERCOSUR son complices y artifices de esta lamentable cronica.

Mirco Ferri
14 de Septiembre, 2013

Lapidario este testimonio, que no tardará en ser catalogado como espurio, falso y redactado por un agente del imperio. Pero todos sabemos que es verdad, la absoluta, triste y palpable realidad de un país secuestrado por una minoría que se hizo del poder con mañas arteras.

Robert Rodriguez
14 de Septiembre, 2013

Mi reconocimiento y la poeta Xochil Schütz por la sinceridad de su comentario. Como otros venezolanos siento vergüenza de la situación del país y de los intentos burdos del régimen por engañar a intelectuales de otras naciones. Por haber estudiado en Alemania (KOLN) y tener mi hija, yerno (ambos egresados universitarios UCV y USB) y mis nietos viviendo en Düsseldorf, entiendo claramente su desagradable sorpresa ante una “dictadura del siglo XXI”. Una maquinaria de propaganda en Europa, América, Asia y África para presentar una irrealidad política, económica y social que pretender obtener fanatismo cuasireligioso con dinero y control. Con el apoyo y control de CUBA se implanta en VEN un régimen comunista que debe controlar la cultura, el arte, la ciencia, la educación, la economía y la vida de los ciudadanos. Muchos europeos creen en las bondades y éxitos de este perverso régimen. Estoy seguro que los comentarios de la poeta Xochil impactarán en Alemania.

Rafael Uzcategui
14 de Septiembre, 2013

Increíble testimonio… Debemos agradecerle por haberlo compartido, pues muchos que han venido y han tenido esa misma impresión, por diferentes razones, prefieren no hacerlo público

Oscar Bravío
14 de Septiembre, 2013

Hablo como venezolano, sin afiliación política. Me avergüenza más los comentarios de lectores sobre el escrito de Xochil que la opinión de ella en sí misma. Reconozco mucho de la realidad que describe, legítima; y como todo Vene.. me afecta y duele y aprecio la franqueza. Aunque me queda la duda; no sé si escribe con el ánimo de querer lucirse, o será una practica de R. mágico; no sé si aceptó la invitación al Festival queriendo encontrar una definición de “dictadura”. Diría en inglés, la poeta practica un “criticism for the sake of criticism”. Vive en negación, prejuiciada más mediática que ideológicamente. Desde que pisa Vzla. todo le sabe, le huele mal, ni siquiera consideró el beneficio de la duda, y desde la cola de aduana hasta las miradas le parecían mordaces. Ni siquiera agradece el VIP, y con el mismo horror que veía la cola de una hora -común en cualquier aeropuerto Int., vería “chozas aferradas a sus praderas” (se le sale el colonialismo). ¿Será? O será una mala traducción. ¿O será una mirada superficial de quien se compadece de ver gente hacer cola para tomar el autobús? Para ella nuevo, pero para los citadinos es cuestión de uno y todos los gobiernos de nuestra historia. Al final, Xochil se quedó con el “insecto gigante en la cabeza”, como Kafka que jamás reveló la causa de la transformación de Samsa. Gracias por publicar “el testimonio” de Xochil.

mariel r.a
14 de Septiembre, 2013

si en algo no estuve deacuerdo fue cuando dijo.. los alemanes no conocemos esto… ya va.. si una de las peores dictadura del siglo XX fue “made in germany” o es que allá ahora no les dan historia y Hitler nunca existió…y ojo no estoy comparando a Chavez con Hitler.. no hay punto de comparación.. pero no pueden decir que ellos no conocen de dictaduras ni propagandas políticas..es absurdo por donde se mire

Héctor Chirinos
14 de Septiembre, 2013

Nuestra realidad! Puesta de manifiesto excelentemente bien por un Poeta! Triste, dolorosa, vergonzosa y frustrante… esto es hoy día Venezuela…subcultura…involucion…destrucción… Verdades pasmosas que millones de conciencias compradas dicen no ver… Y lo más desesperante de todo esto…es que no parece haber ni siquiera una débil luz al final de este túnel siniestro y maloliente…con sabor a dictadura y olor a estiércol!

nimuxvx
15 de Septiembre, 2013

Pronto será tildada como antirevolucionaria, enemiga de la patria y demas parafernalia por los chavistas religiosos que no son capaces de ver mas alla de sus narices y repetir fragmentos desgastados de panfleto usados y ultrajados por sus mismos ideales…

Lila Echezuria
15 de Septiembre, 2013

Aunque la crónica es precisa, real, sincera, muy acertada, resulta también muy dolorosa. Da pena propia y ajena. Estoy convencida de que la revolución está en etapa terminal, pero también se que nos tomará mucho tiempo recuperarnos y que será largo el camino que nos lleve de vuelta a algo parecido al destino de gloria y de grandeza que una vez tuvo Venezuela. Me aterra la perspectiva de que Chavez termine convertido en santo o en religión. Nos espera una gran lucha contra la ignorancia, pero sin importar cuanto nos cueste o cuanto tiempo nos lleve, a este país lo vamos a levantar de nuevo.

Carlos Ocana
15 de Septiembre, 2013

Excelente artículo, la traducción es impecable, creo que la persona que la hizo merece su parte de crédito. Mi posición antiimperialista siempre me ha colocado ha favor de los países que muestran oposición directa a las practicas del sistema capitalista, sin embargo, y al igual que muchos, tampoco he estado en un pais donde se practique socialismo para saber a ciencia cierta como actúa la dictadura. Pero de algo si estoy seguro, Venezuela, al igual que Bolivia y Ecuador (de los que más me he podido informar) cuentan con “líderes” que se identifican con la línea Castrista, y por lo tanto sus practicas no son del todo democráticas ya que usan el poder del estado para, gracias al uso de mucha publicidad pro gobiernista y la compra de conciencias (especialmente de la gente más pobre e ignorante) a traves de “bonos” e “infraestructura” financiadas por un sistema extractivista, buscando de esta forma perennizarse en el gobierno. Debido a que han sido elegidos mediante votación “democrática” por la mayoría, internacionalmente pintan como “democracias socialistas” sin embargo, sus practicas: ataque frontal a la oposición (sin importar de donde venga), manejo de los medios de comunicación (y si quedan medios independientes los hacen ver como oposición), grandes aparatos estatales (burocracia que ademas de trabajar en las funciones asignadas, se encargan de exaltar la labor del gobierno), y control de las funciones del estado (legislativa, judicial y ejecutiva) En conclusión: Son, en mi opinión, dictaduras populistas disfrazadas de democracia.

Dorian García G.
15 de Septiembre, 2013

El “mundo” no sabe lo que ocurre en Venezuela; este testimonio así lo expresa. La propaganda oficial que, ensalza la figura de un loco, ha desinformado y subyugado la visión de Venezuela en el exterior sin presentar el verdadero panorama que vive internamente el país. En Venezuela la dictadura pervive por más de 14 años asociada a los depredadores cubanos y sanguijuelas latinoamericanas.

Martín De Freitas
15 de Septiembre, 2013

Interesante la experiencia e innegablemente da un poco de pena ajena. Hace muchos años no se hablaba casi de Venezuela en el exterior, sólo se sabía que era un país petrolero, con mucha miseria, apartheid, coca barata y mujeres que ganaban concursos de belleza. Recuerdo que en uno de mis viajes conocí en Londres a unos italianos que me decían “¿Venezuela? oh sí, ¡Margarita!” y se reían, luego me contaron cómo en una oportunidad fueron a Margarita con bastante extasis y la vendieron y disfrutaron mucho, se hicieron incluso socios de un jefe de la policía de Margarita. Venezuela antes no era una dictadura incomprensible, sino un burdel incomprensible. Venezuela era un territorio que, a pesar de tener petróleo más de la mitad de su población no tenía casi ni con qué comer. Venezuela era un país con graves complejos raciales, la policía entraba en los barrios y mataba a quien quería y eso a nadie le importaba. Más bien ha habido gente en Venezuela para quienes la solución al problema de los “Niches”, de los “Tierrúos”, etc. consistiría en incendiar los cerros y matarlos a todos… y sobre esta “solución” se hablaba como si fuese un asunto intelectual, de gente inteligente. En Venezuela el desprecio de unos venezolanos hacia otros era patente la indiferencia terrorífica. El Venezolano es un ser de pretencioes, de apariencias y de una profunda crueldad y estupidez. Recuerdo que unos jovenes de Altamira, si no me equivoco, una noche le echaron gasolina a un mendigo y le prendieron fuego, resultaron ser los hijos de no sé quien y no fueron presos por eso. En Venezuela funcionaba la palanca, la inmunidad por palanca, el favoritismo, la corrupción convertida en la anécdota del político “Vivo” (admirado) que se sube con una maleta en el avión y no se lo ve más. En Venezuela se solía decir mucho “El último en irse que apague la luz”, era un país para ser saqueado y luego subastado al mejor postor.

De esa situación se pasó a la situación descrita por la poeta de Alemania, ella ni miente ni exagera… pero no entiende de donde venimos. No sabe nada de los pozos de la muerte, de los cadáveres arrojados por la policía en el río Güaire… en fin, de lo que era la situación de vida de más de la mitad de la población, en realidad esa situación sólo comparable con el apartheid sudafricano era un asusnto total y absolutamente indiferente para quienes creían tener el control del país y éstos últimos estaban muy dispuestos a venderlo y a eliminar lo que no se deseaba ver. Venezuela viene de una historia de un muy profundo desprecio, inconfeso, disfrazado de elegante indiferencia y adornado con el afán de la buena apariencia. El estado actual es cierto que da pena ajena, a cualquiera le da… y sin embargo, aún así, constituye un alivio en relación a lo que se era antes como país: un país petrolero, con más de la mitad de la población en un estado de profunda miseria, y en donde la cocaína se conseguía buena y barata.

Luis Eloy Feo C
15 de Septiembre, 2013

Lo más interesante es que no se apresuró a calificar infantilmente al sistema como a una dictadura. Es un bodrio que permite y restringe libertades a discreción, que explota y profundiza convenientemente las diferencias de clases porque da más dividendos electorales que no hacerlo y cuyo único objeto es conservar el poder y saquear las riquezas. …

QuicoT
15 de Septiembre, 2013

Siempre es bueno ver estas cosas desde la perspectiva de un outsider, nos ayuda a aclarar cosas que ya de tanta familiaridad ni vemos.

En mi blog escribí que me parece un poco esteril el debate sobre la “dictadura” – el rollo de fondo no es político, es religioso.

Finalmente – y yo sé que es mezquino, y yo sé que quizás no lo debería escribir, pero… – no les dió un poquito de rabia leer a la señora esta quejarse de que los honorarios tuvo que gastárselos en Venezuela, en vez de usarlos para pagar alquiler? No le dió como asquito la cosa? No se da cuenta de que los suvenirs que se compró en Maiquetía se los compró con los dólares que tendrían que haberse gastado comprando gasa para los hospitales? No ve su propia complicidad?

Angélica Albarracín
15 de Septiembre, 2013

Qué fuerte cuando dice lo de las señoras de limpieza.. ¿Acaso ellas no tienen derecho a superarse y a llegar a esos niveles? Cómo dijo el Sr. Bravío, cuyo comentario fue uno de los que me gustó más, se le sale el colonialismo a este testimonio. También comparto la opinión de la Sra. Mariel, uno de los peores crímenes jamás cometidos contra la humanidad fue producto de las ambiciones desbocadas de un alemán. Si la poetisa no vivió ese momento histórico por lo menos debería estudiarlo.

jaime
15 de Septiembre, 2013

Me impresiona la inocencia de la poetisa cuando manifiesta su poca información sobre este deformado socialismo, que en 15 años ha transtornado toda la dinámica nacional. Vino por su deseo,la invitaron,le pagaron el pasaje ,el hotel,la comida y le dieron bolivares para sus compras.Es decir cayo mansita en la trampa diciendo¡voy a gozar una bola,tremendas playas,unos roncitos,a lo mejor un latin lover y todo a cambio de leer unos poemitas y sin gastar un marco! -¡Arranco pa´ Venezuela!-. Me gusta la manguanga,todo gratis,todo papita. Pero los chavistas la estaban esperando en la bajadita.Le restregaron a su único lider ,hasta por el lado oculto donde no llega el sol. Le enturbiaron el agua. Le cerraron los baños.Le sacaron la chicha a sus poemitas. La pasearon por la podredumbre de la ciudad y le dijeron “te esperamos en el próximo festival,querida valkiria”. Así vivimos estimado poetisa (con apellido de tienda de zapatos),en esta maltratada patria de Bolivar ,ahítos de el apellido Chávez,sintiendo que nos alejamos del mundo y que la tierra ,que ya se trago su huesos ,nos devuelva la oportunidad para enrumbarnos a una vida mejor ,¡es justicia!.

RG
15 de Septiembre, 2013

Gracias Xochil por decir las cosas como son. Venezolano que niegue algo de lo aquí narrado simplemente tiene la mente manchada de rojo.

@manuhel
15 de Septiembre, 2013

Luego de leído el artículo me dejó un sabor de boca, un “algo que no me cuadra”, un “estoy hay que leerlo otra vez”. Y lo hice, y esa sensación más que desaparecer se me revela al leer el comentario de Óscar Bravío.

Leyendo su opinión, no me queda más que coincidir con su lectura.

A los que felicitan por la traducción; supongo que hablan alemán fluido y que además leyeron el original, de otra manera no se como saber si está debidamente traducido o no. Yo no hablo Alemán, pero si Inglés fluido y sé que tanto se puede tergiversar un texto al hacer traducciones literales sin tomar en cuenta el contexto y la cultura de quien lo escribe.

Volviendo al tema, me parece que la chica ya venía alienada o para usar un eufemismo: predispuesta.

Yo tampoco estoy inscrito en ningún partido político, aunque he votado y seguiré votando por el candidato opositor a la presidencia y a la Gobernación de Lara (llámese Henry Falcón) cada vez que se presenten elecciones, porque ya no se trata de escoger sino de cambiar.

Y siendo fiel opositor diría que este artículo podría también ser usado en cualquier medio del Gobierno a su favor, si ellos fueran lo suficientemente inteligente. Porque es muy pasional y cuando de pasiones se trata se pueden usar de bando y bando.

Además, la chica se queja de todo, pero acusa a la otra persona de inmoral por querer aprovecharse de ella al pagarle sus euros por debajo del precio del mercado paralelo, cuando ella ha debido saber (deja ver que estaba informada de muchas cosas) que eso es delito, penado por una Ley en específico, valga la redundancia.

Y dejó lo lindo para el final: me voy con la maleta llena de cosas que compré aquí con mis honorarios.

O sea, le fastidió el hotel, la comida, la falta de logística, pero no el chequecito que le dieron por el favor el cual recibió de muy buena gana y parece que para lo que no tuvo contratiempos fue cuando estuvo de compras.

Reynaldo Trombetta
15 de Septiembre, 2013

Quienes trabajamos en la Semana International de la Poesía que en los años noventa organizaba la Casa de la Poesía Pérez Bonalde, no podemos sino leer este texto con horror. En ese tiempo me tocó servir de guía para muchos poetas internacionales, y todos se iban enamorados de Venezuela. Y eso que había de todo entre los invitados: desde los más contestatarios como el colombiano Jaime Jaramillo Escobar y la estadounidense Anne Waldman, hasta mucho más conservadores como el italiano Roberto Mussapi y el escocés Douglas Dunn. Llegaban de un planeta plural y hallaban una Venezuela igual de plural. Lo que estaba sobre el escenario no eran ideologías, sino poesía pura. En un mismo evento recitaban venezolanos como Patricia Guzmán, William Osuna, Rafael Cadenas y Luis Alberto Crespo. Eventualmente, la “revolución” mató a la Casa de la Poesía y a su semana, pese a los intentos de los directivos de vestirse de rojo. Entonces surgió este Festival Mundial de Poesía que siempre ha sido una vergüenza, manipulado y manipulador, y con todas las voces afinadas a la misma nota triste. Pobre Xochil Schütz, le tocó conocer la peor de las Venezuelas posibles.

Luis Echenique
15 de Septiembre, 2013

Lo que sí es cierto es que a esta señor, la poeta Schütz, no la vuelven a invitar estos enchufados de la cultura oficial.

Carolina
15 de Septiembre, 2013

Alemania es mucho mas que el tercer reich, vayan y vean cuan avergonzados estan del nacionalismo y de su epoca de propaganda idiotizante, si saben de eso, saben que esta mal y que no tiene final feliz. La cronica para mi es muy sincera, es la misma impresion que yo sin ser extranjera tengo cuando participo en actos “culturales” que terminan siendo gobierneros. Sr. Bravio, los ranchitos de la carretera vieja si estan aferrados a sus laderas desafiando la gravedad y las lluvias, asi no nos guste ese es nuestro pais, asi no nos guste a los europeos les impresiona que cualquiera pueda construir una casa donde encuentre un espacito. Yo tambien siento pena no cuando veo de lejos, sino cuando hag la cola del autobus y detesto cuando un venezolano defiende nuestras penurias porque “aqui es asi y siempre lo fue” por que nos cuesta tanto soñar bonito? Aspirar más calidad de vida para TODOS y no solo para los damnificados que estrenan techo no es un pecado. Yo si preferiria que mi presidente fuese egresado de una de nuestras buenas universidades publicas y que su unico merito no fuese ser apadrinado por un lider mesianico militar en su lecho de muerte. Estamos mal, muy mal y de nada sirve negarlo.

la caraqueña
15 de Septiembre, 2013

que vergüenza,

AlejandraGT
15 de Septiembre, 2013

Interesante forma de ver el país, y aun mucho mas interesante ver como nosotros mismos nos vemos, estamos de acuerdo y discrepamos por la visión de la poetisa alemana. Pros y contras ante su opinión, pro y contras ante la opinión de otros. Estos comentarios reflejan mas la realidad del país que el articulo en si. Triste, muy triste…

Miss Ayna
15 de Septiembre, 2013

Estuve allí. Viví en carne propia un Festival que se vendió a los autores internacionales como una manera de acercar a la gente común a la poesía y realmente fue un mitín político. Vi como el lema “Canto común” se transformó en “Amamos a Chávez” y como en cada uno de los eventos se olvidaba a los verdaderos homenajeados: Escalona- Escalona, Villaroel y Carlos Cesar Rodríguez, gente que a pesar de su posición política hizo arte. Me percaté del cambio de afiche que quería verse menos político y terminó demostrando que el culto a la personalidad era la base del festival. Escuché los mismos discursos una y otra vez de autores venezolanos y tuve que morderme la lengua para no replicar porque los “colaboradores” del festival “representábamos al país” y uno no quiere representar algo que se encuentra dañado. Leo esta crónica y otra vez vuelve a mi cabeza una discusión entre un autor latinoamericano y representantes del Gabinete Cultural: los medios internacionales están locos, lo único que pasan es que en Venezuela no hay papel higiénico…Risas… Me encantaría saber qué haría él en una situación así si viviera aquí, me encantaría saber qué pensaría si su hija debe rezar una oración y guardar minutos de silencio en cualquier colegio público por la muerte de un presidente que realmente a ella -una chiquilla entre tres y diez años- no le compete. Aplaudo este texto, así como aplaudí a la poeta alemana cuando el viernes 21 de junio dijo en la Sala José Félix Ribas del Teresa Carreño algo como “Hay espacios para la poesía, no para la política”.

Marcos
15 de Septiembre, 2013

Quiero antes de emitir mi opinión, comentar sobre este fragmento de uno de los que han dejado sus impresiones en relación al escrito de la peotisa alemana:

“Venezuela antes no era una dictadura incomprensible, sino un burdel incomprensible. Venezuela era un territorio que, a pesar de tener petróleo más de la mitad de su población no tenía casi ni con qué comer. Venezuela era un país con graves complejos raciales, la policía entraba en los barrios y mataba a quien quería y eso a nadie le importaba.”

Amigo Martín de Freitas: ¿Porqué habla en pasado, cómo si a lo que usted se refiere estuviese superado o subsanado? Yo creo firmemente en que muy lejos de ello todo a lo que usted se refiere se ha elevado a la “enésima” potencia, ¿o es que no lo ve? Además, cae en el error de irse a los extremos como lo hacen muchos otros, sin pensar en que siempre hay gente en el medio, gente decente, gente que nunca a robado, que nunca se ha beneficiado de un cargo público, gente que no cree en esas estupideces raciales ni en apariencias aunque si coincido en que existen muchas personas que sólo están pendiente de ello. Ni todos los negros son “tierrúos” ni todos los blancos son “sifrinos”. Dejemos el extremismo de una jodida vez, y perdónenme la expresión, pero es que ya está bueno. Es precisamente este extremismo el que tiene al país enfrentado mientras a los de siempre les importa un pepino que nos matemos, peleemos y despreciemos los unos a los otros.

Otro comentario al que quiero hacer referencia:

“Qué fuerte cuando dice lo de las señoras de limpieza.. ¿Acaso ellas no tienen derecho a superarse y a llegar a esos niveles?”

Sra Angélica, claro que tienen todo el derecho del mundo a superarse, pero usted se confunde. Que un metrobusero sea el presidente de un país no significa superarse, recuerde ese dicho que reza: “el hábito no hace al monje”. Cuando los cargos que ganan por amiguismo, afiliación política, nepostismo, etc., no estamos hablando de superación, sino de ignorancia y corrupción. Superación es que esa señora de la limpieza, o ese señor que maneja el metrobus, se procure, prepare y logre los conocimientos y preparación necesarias para ejercer labores y funciones equiparadas con los mismos porque desea desempeñarse en ámbitos que le resulten más gratificantes en diversos ámbitos personales (dinero, satisfacción personal, etc.); eso es lo que significa superación Sra. Angélica.

La autora del artículo no estuvo el tiempo suficiente en Venezuela como para tener una base lo suficientemente amplia para elaborar más ampliamente sus opiniones, sin embargo da en el clavo en casi todos los ámbitos. Aunque su país en el pasado haya sido protagonista de uno de los episodios más terribles en la historia de la humanidad no quiere decir que ella sepa lo que es vivir en dictadura. Una cosa es lo que se lee, y otra lo que se vive y experimenta a flor de piel. Esto que se vive en Venezuela no se sabe bien hasta que no vives en este país, cuenten como te lo cuenten, jamás, JAMÁS podrás imaginarte lo que es vivir en una cola permanente, en una ciudad donde mandan los motorizados y el hampa, en el que no hay papel para limpiarte después de haber hecho tus necesidades fisiológicas, en el que los servicios públicos son el reflejo de la corrupción, en el que pueden morir más de 30 personas por armas de fuego, en el que para viajar tienes que realizar un verdadero via crucis, en el que definitivamente nada funciona, y en el que para colmo cada vez que enciendes el TV te encuentras a una serie de personajes que no saben decir otra cosa más que “revolución”, “comandante supremo”, “imperio”, etc., todo enmarcado en un castellano que lo que da es vergüenza, para luego justificar este desastre con “pero tenemos patria”. Me parece “correcta” la interpretación de la visitante alemana, pero se queda corta y no sabe la envidia que le tienen muchos de que ella pueda montarse en un avión e irse bien lejos de este…, no voy a decir burdel como ya se dijo antes pero esto en lo que se ha convertido Venezuela es mil veces peor, y la verdad a final de todo no sabemos ni como llamarlo; al menos parece que en eso coincidimos todos.

Javier Saliv
15 de Septiembre, 2013

El verdadero valor de esta crónica está en la oportunidad de cotejar nuestra visión nacional con alguien extraño a ella y tan inocente en lo político que desde antes de viajar otros, más educados políticamente, tienen que explicarle que es lo que puede y no puede hacer si el gobierno de un país le invita a disfrutar de los impuestos que pagan quienes viven en “chozas de ladrillos”. A despecho de algunos maniqueos que repiten sin cesar desde su experiencia acomplejada y saqueadora que este desorden es mejor que aquel “apartheid” que vivíamos hace 15 años y no entienden que la pena ajena de la mayoría comentarista tiene que ver con el deseo de un cambio verdadero que nos traiga justicia, orden y progreso que todos deseamos; el articulo de Shütz nos confirma el asco que produce el movimiento fascista (partido único, líder único, programa único) que desde la estulticia ha entronizado a una élite irresponsable y perversa que pretende eternizarse en el poder con la imagen vacía y tramposa de Chavez como única base ideológica, teórica y programatica.

Joe Black
15 de Septiembre, 2013

Diáfano y enfático.

Sin lecturas equivocadas ni prejuicios.

Por supuesto que una señora de limpieza puede superarse y aspirar a coordinar un círculo literario y un chofer de autobús puede educarse y ser presidente. Pero en ese mismo orden: PRIMERO me educo y supero y luego pretendo ocupar el puesto para el cual competitiva y demostradamente debo ser idóneo.

Vivimos día a día las consecuencias de personas totalmente inadecuadas tomando decisiones qus afectan a toda la población.

Liliana
15 de Septiembre, 2013

La señora fue a hacer un trabajo, y sólo ella tenía derecho a decidir cómo gastar el dinero que ganó. Ella no es cómplice, ni podemos achacarle a Hitler, sólo porque nació en Alemania. No ataquemos a la persona ni tratemos de descalificarla por expresar su opinión respecto de lo que vió. Todos sabemos que lo que cuenta es cierto. Los ascensores no sirven, las “chozas” o ranchos existen (parece que les molesta más que diga “choza” que el que nuestros compatriotas tengan que vivir en esas condiciones), y la propaganda incesante es un hecho. No es cierto que en cualquier aeropuerto del mundo se haga cola de hora y media para salir y otra para chequear el equipaje. Eso no es verdad. Pero tambien es verdad que en Venezuela la ineficiencia ha sido, es y me temo seguirá siendo nuestro norte. Las Señoras de la limpieza tienen derecho a superarse, igual los autobuseros. Pero la superación viene con el trabajo y el estudio arduo. La superación que llega porque me pongo una franela o porque recito alabanzas no es digna de ser elogiada. Seamos honestos con nosotros mismos. Antes había carnet del partido (AD, Copei) ahora hay carnet de PSUV. Todo sigue igualito. Excepto que ahora no hay harina pan y el ajo viene de China. No se puede defender lo indefendible.

Ali
15 de Septiembre, 2013

-La joven colaboradora del festival que a mi llegada cambió tan desfavorablemente mi dinero me abraza fuertemente al despedirnos en el aeropuerto y me dice que tenemos que mantenernos en contacto, pase lo que pase. Estoy asombrada. ¿Será que tiene mala conciencia? ¿O tal vez no tiene consciencia de qué es justo y qué no? No lo sé. Más tarde alguien dirá: “Ni lo uno ni lo otro. Está echada a perder. El sistema político la ha deformado tanto que se acostumbró a ser falsa”- Inicio mi comentario con este párrafo, pues aunque como venezolana me duele que hablen mal de mi país, al parecer este párrafo resume a lo que a mi parecer nos corroe como venezolanos. Nos acostumbramos al oportunismo, a la falta de educación, al conformismo y a un sueño político en donde sólo unos pocos se benefician y otros sólo reciben las limosnas por no entender que nos merecemos mucho mas que eso. Necesitamos educarnos mas para no ser presas de aquellos que desean adoctrinarnos haciéndonos pensar que está bien conformarnos.

gabriel izquierdo
15 de Septiembre, 2013

A pesar de que en muchos sentidos esta señorita, o señora, no lo sé, (he de suponer que en Alemania la gente es muy correcta con esas cosas, solo lo supongo no soy amigo de alguno) tiene razón en casi todo lo que dice, pero, de todos modos me incomoda, por no decir otra palabra, la cualidad de ella para criticar no sin falta de bastante euro ego, la situación que nos daña hoy aquí, en el país más rico del mundo (irónicamente). Ella formula todo con esa frialdad de los intelectuales que gustan del vino, y de la simpatía cómoda de los ilustrados. No soy chavista, o socialista pos siglo veinte (siglo veintiuno) y tiene razón como ya dije en muchas cosas, en el culto a Chávez, en el uso de influencias etc., en las (chozas armadas de ladrillos pegadas a las laderas) en el peligro de la ciudad y más. Aun así, me cuesta mucho creer que el hospedaje haya sido así de malo, esas cosas del agua y de las ventanas, de verdad que no las creo, en serio que no. Me cuesta creer a veces que existan intelectuales, sobre todo poetas, que les interese abordar temas tan burdos como la dictadura o la democracia, si estamos seguros que la dictadura es global y se expresa de muchas formas en todos los sistemas, desde los más comunes hasta los alternativos, la ambición y el ego hacen gala siempre. Claro, yo entiendo que su medio, el medio en el que la poetisa está, no le permite una visión periférica de esto, así como yo no la tengo con la realidad suya. Me gustaría que hablara un poco del calor humano del venezolano, que de seguro lo tuvo, meto las manos por mi gente en eso, y que quitara ese tono de hacer parecer que todos se querían “aprovechar” de algún tipo de superioridad implícito que ella expresa. En fin, sin duda más de lo mismo, dos fuentes de ideas ya socavadas por años de sinrazón, las dos; son brazos de el mismo monstruo, el ego y el poder, los demás (hasta la amiga poetisa y los de Chávez) piezas del juego, lamentablemente no más que eso.

José Colmenares
15 de Septiembre, 2013

Terrible. Sinceramente estoy atónito con la complacencia de muchos que han comentado en el presente escrito, alabando una traducción que de por sí deja mucho que desear. Cabe destacar que soy 100% opositor al régimen que se vive en Venezuela, pero la predisposición con la que llega la poetisa al país es inmensa. La retórica con la que plantea su duda en cuanto a la forma de denominar la política imperante en el país, y su acercamiento a cada detalle (pequeño o grande) lleva implícita una aversión extrema, resaltando ocurrencias completamente irrelevantes y haciendo señalamientos clasistas de principio a fin. Realmente todo el texto resulta capcioso y con una moraleja estéril. A grandes rasgos la esencia del relato va en concordancia con la penosa situación que se vive en Venezuela, pero el planteamiento en si lo pudo haber sido peor abordado.

ariana garcia
15 de Septiembre, 2013

que analisis tan pobre y superficial hace esta señora de nuestra sociedad y que asqueados deberiamos sentirnos que alguien a a quien se invito y se le abrieron todas las puertas para conocer lo que pasa aca hable asi.. Que pena señora que pena da USTED!

Julia Carrero
15 de Septiembre, 2013

Me parece absolutamente injusto, desproporcionado y absolutamente neocolonialista este artículo. Un Alemán jamás podría entender a Venezuela. Hay frases acá que parecen escritas por un cronista de Indias. Y me pregunto, cómo los venezolanos en pleno siglo veintino (tan vamos a rasgarnos las ropas aceptamos esto. Estas “chozas de concreto” [es obvio que la mujer piensa en salvajes, en indígenas en el mero sentido del viaje del XVII]). Toda una belleza digna de Jean De Lery). O eso de no entender que los venezolanos podemos ser “coñodesmadres pero depingas” cuando la chama le hace el jueguito con los euros pero se despide de lo más alegre porque la verdad no es que a la panita le lavaron el cerebro los chavistas y se arrepintió. No vale, no seamos ingenuos, no seamos alemanes en Venezela (para entender mejor esto cfr. “La otra isla” Suniaga), seamos venezolanos jodedor y mamadores de gallo, midamonos y pensémonos en nuestra justa dimensión. La panita chavista quiere irse demasiado y necesita dinero, porque el país como siempre se fue a la mierda y cree conveniente tener alguien en Alemania, ¿y quien no? Cómo si un venezolano pudiera ir a Alemania a decirles a los alemanes lo que son, y ser aplaudidos, está bien que nos piense como indicitos en chozas. Está bien que nos considere mentalmente incapaces. De eso se trata ser venezolano de negarse, de no aceptar lo que se es. De creerse la gran vaina del mundo, amén Miranda, Bolívar, Chávez, Galareaga, Miguel Cabrera, Pérez Jiménez, Carlos Andrés. Y esta buena vaina de haber nacido en este país que no me entiende, que me odia, que me desprecia. Y gracias gente civilizada que tiene ojos de primerisimo mundo y puede describir lo mal, lo absolutamente jodidos que estamos. Eso esta bien, pero hay que verlo con lupa. Hay que aprender a medirnos, la pobrecita muchacha poeta no entiende del poeta Hitiano (que es un pueblito que es como decir Margarita, pero mas grande y mas al norte en el Caribe, con un montón de tataratataratatara abuelos esclavos que fueron los primeros en liberarse en el mundo y mataron a todo lo blanco, y desde entonces se la pasan mordiendo cable) que las democracias latinoamericanas no pueden ser comparadas con las europeas. Como decía un amiguito del colegio “asita”. Es como para responderle Latinoamérica nunca tendrá la absoluta determinación para pensar, construir y llevar a cabo una máquina de guerra y exterminio que se echó el mundo al hombro y los puso a sus rodillas. Mira tú. (Ojalá y permitan publicar esto señores administradores y no me apliquen la misma censura que critica la poeta, tan de chavistas y dictadores).

lorena
15 de Septiembre, 2013

http://es.wikipedia.org/wiki/Slam_%28poes%C3%ADa%29 .El artículo me motivó a saber qué es poesía slam…¿este encuentro fué un concurso?.Algún poeta por aquí lo puede explicar? , sin tratar de desviar el tema principal, que es lo relatado por la escritora y que no dudo para nada sea cierto amiga, si lees los comentarios o te los traducen Xochil Schütz

José
15 de Septiembre, 2013

La poetisa dice que hay que separar la poesía de la política. Muy bien, dedíquese a la poesía, que estimo dominará, y deje el análisis político para los que saben.

GABINO
15 de Septiembre, 2013

LO UNICO BUENO DE ESTO ..ES KE ESTA SRTA PARA ACA NO REGRESA MAS…Y GRACIAS A DIOS..!!

lourdes
15 de Septiembre, 2013

O Chávez, el que luego lo pasarán al Santo-Martir. mientras que todos y cada uno de los venezolanos, morimos de hambre, enfermada y miseria.Qué mal que haya sido recibida así :A un Poeta, se le respeta!

Golcar Rojas
15 de Septiembre, 2013

“Cuando el sabio señala la luna, el idiota mira el dedo”. ¿Qué es lo que tanto molesta a algunos de los que comentan, la visión europea de la poeta para contar su vivencia en el paìs o que el relato les muestra sin eufemismos la realidad que a cada paso por las calles de Venezuela se tropiezan? Quienes critican la visión eurocentrista de la alemana parecen conformes con que a los pobres de Venezuela ahora se les tenga como vitrina para los europeos. El régimen parece decir a los turistas “Miren, los pobres siguen allí, siguen comiendo mierda como antes de Chávez, los abusos, atropellos y violaciones a sus derechos fundamentales siguen igual o peor que en la era pre-Chávez, pero ahora no los encondemos, no enorgullecemos de ellos y los exhibimos ante el mundo. No hemos hecho nada porque mejoren sus condiciones pero los mostramos, los reconocemos y los utilizamos para la propaganda gobiernera”. Ahora, resulta que hasta el discursito de que el país era el burdel del mundo se lo copiamos a los cubanos para justificar el estado de atraso y ruina en el que estos 15 años han sumido a un país que tiene muchísimos años vendiendo petróleo a más de 100 dólares el barril y que tiene a los pobres humillados en insufribles colas para comprar un kilo de leche y un litro de aceite.

Juan Manuel Tovar M.
15 de Septiembre, 2013

De verdad mis disculpas con la Sra. Xochil Schutz, por las incomodidades que tuvo que pasar. Si ella hubiera tenido la oportunidad de viajar al interior del país, ella hubiera tenido la certeza de que sí estamos en una dictadura, con matices que la hacen parecer una democracia pujante.

sdavicho
15 de Septiembre, 2013

Toda una poeta alemana, que aun no sabe que es una dictadura , le aconsejaría que diera un paseito por Chile y preguntase quien fue Pinochet, o por Argentina y pregunte por Jorge Rafael Videla o por catia y pregunte quien fue Gomez ” un pais que esta mal económicamente ? ja..ja..ja me imagino que habla de Alemania o de Grecia , muy simpática la señora que asombrada aqui en venezuela por la “DICTADURA CASTRO COMUNISTA DE CHAVEZ” pero si se gasto copmpletico los viaticos que le dieron y molesta por no poder convertirlos en billetes verdes, se compro un cuaderno para escribir semejante babosada . ella opina y yo opino y no soy poeta soy un venezolanismo ciudadano . SALUDOS

esceptica cabrera
15 de Septiembre, 2013

Señora Schültz, para ser poeta utiliza un lenguaje bastante prosaico, sin metáforas ni paradojas. Capto tan poca profundidad en su crítica que parece que ha visitado un país-estereotipo y no una nación llena de conflictos sociales y políticos.

KBULLA
15 de Septiembre, 2013

Bueno sería que Andrés Izarra leyera este artículo para que entendiera que eso de “Venezuela: el destino más chévere” no se lo compra ningún potencial turista que esté pensando en pasar sus vacaciones en un país caribeño de hermosas playas.

Por lo demás, triste que el primer trato que tuvo esta joven poetisa haya sido con una representante del gobierno (a la que la ella identifica como “la joven colaboradora del festival”) y que no dudó 2 segundos para esquilmarle los euros que traía a un cambió inferior incluso al cambio oficial.

Ingenuo que después de ese impasse con la funcionaria del gobierno, termine diciendo que no puede decir que el gobierno sea corrupto pues “no puedo juzgar eso tras apenas unos pocos días en el país.”

Debe ser que no tuvo tiempo de escuchar una charla gubernamental sobre el “socialismo del siglo XXI y el hombre nuevo”.

natalia lopez
15 de Septiembre, 2013

De verdad que me da tristeza leer el relato de la escritora de poesia Alemana, pero mas tristeza da que nosotros como venezolanos tratemos de descalificarla para tratar de ocultar una realidad que nos aplasta y perjudica a todos querramos o no, la vision de la visitante es muy cercana a la realidad que vivimos los ciudadanos de nuestra “chevere” Venezuela. Reaccionemos apostemos a crecer , a avanzar y no a continuar con la destrucción de nuestra patria, siendo arrebatada por fanaticos que se niegan a aceptar que el proyecto socialista ha fracazado. Eso es evidente, analicen y vean si las necesidades basicas estan siendo satisfecha, ya se llego a lo indeseable para cualquier población. Reflexionen señores burocratas…el titanic se hunde….

@manuhel
16 de Septiembre, 2013

Lorena, aquí mismito en Prodavinci hay una entrevista que le hizo el estimado Héctor Torres a la poetisa, y como estás interesada en saber con qué se como eso de “poesía slam”, te lo recomiendo.

Natalia, el Titanic no se hunde, quienes se hunde es su tripulación, es decir; el Gobierno. El Estado más que hundirse, soporta, aguanta, y más temprano que tarda volverá a flote porque para eso estamos nosotros…

Angélica Albarracín
16 de Septiembre, 2013

Sr. Marco,

Tiene 1000% de razón en su descripción de superación, yo también pienso que debería ser así. En mi familia ha sido así y es un valor que cultivamos. Mi problema es con el uso despectivo de “señoras de limpieza”.. La impresión que me dio, y no excluyo estar equivocada pero es la misma que me da al leer su “metrobusero” (porque tengo un tío que trabaja en el Metro, empezó como chofer de Metrobús y ahora se desempeña en la parte administrativa del Metro ya que poco a poco ha ido conquistando mejoras tanto profesionales como personales), es que produce molestia que el metrobusero o la señora de limpieza se superen, que lo haga el vigilante o el mototaxista, y así podría seguir enumerando un sinfín de ocupaciones “humildes” (para mí el trabajo serio, honesto y honrado dignifica). Esa forma de pensar, que no es de ahorita sino de siempre, fue una de las razones de mayor peso por las cuales Chávez ganó en el 99. ¿Cada pueblo tiene el gobierno que se merece? Ahí dejo esa reflexión.

Marcos
16 de Septiembre, 2013

Qué pena da leer ciertos comentarios, no son más que la muestra inequívoca de que ese dicho “la verdad duele” es totalmente cierto.

Que si prosaico, que si no sabe de dictaduras, que si no aprecia nuestro gentilicio, que separe la política de la poesía, en fin, que parece que esta visitante alemana se ha inventado todo lo que ha escrito.

Uno de nuestros mayores defectos es no reconocer nuestros fallos, errores y debilidades. Nos ofendemos por todo, nos ponen la verdad en la cara y en bandeja de plata pero como no nos gusta pues la despreciamos y la consideramos un ataque personal. Una vez que reconozcamos todo lo malo que hacemos y tenemos, lo que nos hace débiles, obrar mal, lo que es fuente de conflicto y confrontación, ahí, a partir de ese momento va a ser cuando transformemos nuestras debilidades en fortalezas, nuestros defectos en virtudes, pero mientras no los reconozcamos porque todavía nos creemos los reyes del mambo, o que los venezolanos somos chévere y que vamos a llegar lejos si seguimos como seguimos porque nuestros problemas como sociedad se arreglan en menos en lo que canta un gallo y la gente lo que nos tiene es envidia y por lo tanto todo se lo inventa para hacernos quedar mal, pues entonces aún nos queda un largo camino para llegar al fondo del abismo de la mediocridad y podredumbre a la que nos dirigimos a paso de vencedores desde hace 15 años, porque estamos fatal pero increíblemente vamos a estar peor.

Mucha gente incluso no se molesta porque le digan la verdad, sino por quien la dice. Ahora resulta que esta muchacha o señora alemana tiene culpa de haber nacido y crecido en Alemania, y cuidado! Dios la libre que siendo poetisa no pueda tener una visión o criterio político de lo que la rodea…, por favor!

Sigamos creyéndonos el ombligo del mundo, nadie nos puede decir nada, no necesitamos ayuda, tenemos bolívar fuerte pero sobretodo PATRIA, lo peor de todo es que los que más se llenan la bocota (porque son unos bocazas) con esa palabra son los que menos conocen su significado, vivimos un país en el que la ignorancia es una de las piedras angulares de todo lo que nos pasa desde hace casi 60 años, pero de 15 para acá se ha convertido en el instrumento central de este desastre, pero no importa: tenemos patria según ellos. Para qué la educación? Para que la gente tenga criterio propio? No! Mejor el adoctrinamiento, la educación es peligrosa, que sigan siendo unos ignorantes y que se crean todo lo que les decimos, esa va a ser su educación.

Por último, y por hacer referencia al comentarista que no cree que el antiguo Hilton está casi en las últimas. Le comento que la chica alemana no se inventa nada en ese sentido, he tenido que ir por diversos motivos en los últimos 2 años y de Hilton ya no le queda nada, otro de los muchos ejemplos que existen en los que algo que funcionaba ha sido convertido por el chavismo en una taguara, por una parte no sé por qué le parece extraño ya que quisiera que me dijera que ha expropiado el régimen y que después siga funcionando igual o mejor, y por otra no veo la necesidad de esta muchacha de estarse inventando esas cosas.

Yecid Villa
16 de Septiembre, 2013

Frau Schütz escribió su reportaje (así lo llama ella) en el lenguaje coloquial. Parece que el traductor no reconoce los giros cotidianos que la autora usa para expresar sus impresiones. Por ejemplo: Ella habla informalmente de “kaum zusammengemauerte Hütten” que es una manera de decir “casas apenas terminadas”. O cuando habla del efecto que en ella ha producido el uso repetitivo de las palabras “Chávez”,”Kommandant”, etc, la autora usa palabras corrientes que expresan claramente (y convencionalmente) hastío y rechazo: “Estoy fastidiada. Embarazada.¿Qué se supone que eso significa? (Was soll das?”)”

Moises
16 de Septiembre, 2013

Nunca falta una que salga a criticar la traducción… Critican, critican y critican, pero les apuesto que no tienen ni la más mínima idea de lo que traducir significa.

Atilia
16 de Septiembre, 2013

La Sra. Schütz será una vocera de nuestra cultura “entubada”, no la volveran a invitar y eso que hace poesía slam. Además de indigestar a los invitados con el mono tema, dejamos de ser buenos anfitriones que siempre fué un valor apreciado entre nosotros.

Marcos
16 de Septiembre, 2013

Sra. Angélica, sin ánimos de polemizar y con el respeto que me merece, permítame puntualizarle algo:

Hay una pequeña diferencia en como yo digo las cosas y como las interpreta usted, pequeña pero importante. Esa diferencia reside en que yo no tengo complejos en cuanto a las ocupaciones. Así como digo “metrobusero”, que al parecer usted piensa digo dicha palabra con alguna clase de desdén o sentido peyorativo, también digo limpia botas, mesonero, ingeniero, administrador, perro calientero, etc. El que cree que insulta u ofende refieriéndose a otra persona usando alguna de esas palabras cuando todas son labores y funciones dignas ya que con ellas ni se roba ni se le hace daño a nadie, es una persona de dudosa catadura moral, al menos en mi opinión. Igualmente, por otra parte, aquella que se siente ofendida al ser referido con alguna de ellas aun cuando se gane la vida desempeñándola, es una persona con una serie de complejos que debería revisarse con un profesional calificado.

Creo que lo que nuestra amiga alemana quiere decir es que una persona que se dedica a la higiene de sitios públicos (le parece mejor así?) y no cuenta con los conocimientos necesarios y apropiados, no puede ser de la noche a la mañana ministra, fiscal, gerente del Teresa Carreño, etc. Igual con nuestro flamante presidente, y no es que haya sido “conductor de unidades de transporte superficial adscrito al Metro de Caracas”, no, se trata de que no está preparado para desempeñar la majestad y evergadura que representan la presidencia de un país, ni siquiera para haber sido canciller. Tampoco hay que tener 5 títulos universitarios, pero si tiene que tener una preparación que le permita entender, proyectar, analizar, las múltiplas variables que conllevan la tarea para las que ni está preparado y ni se ha ganado. Eso se llama nepotismo y corrupción, y además, un claro ejemplo de lo que es ser apátrida, palabreja con la que el difunto adornaba todas sus innumerables e interminables verborreas.

Por último me alegro por su tío, mis más sinceras felicitaciones, gente con ganas de superarse es lo que le hace falta a este país además de mucha educación. Un saludo.

Pablo
16 de Septiembre, 2013

Me parece interesante hacerse cargo de los comentarios y críticas que la autora señala. Todo está en construcción y con la adversidades que se le plantan no es extraño que se den situaciones no ideales. Seguramente a mi no me hubieran agradado algunas. Sien embargo la impresión que más predomina e mi tiene que ver con ese egocentrismo de tantos occidentales. Cuanta dificultad para ver más allá de su bienestar; cuanta sorpresa porque la gente tenga un baño chico, deba hacer colas para el bus o para el pan; cuanto egocentrismo para darse cuenta que ella como alemana es una persona absoluta y excepcionalmente privilegiada pues vive en una potencia a costa del colonialismo, la dictadura financiera (y esa si que es salvaje y mata!!!) que ahoga por ejemplo ahora mismo a otros pueblos europeos bajo su yugo y beneficio, y el abuso de cargar a otros pueblos sus beneficios (no solo de eso evidentemente, pero es innegable como su bienestar se ha construye en bases al desmedro de otros muchos en el planeta). No veo ni capacidad ni disposición a entender otras realidades. Tal cual leyó sobre la situación política debería haberlo hecho de historia para entender de donde viene Venezuela y cuanto más tiene la gente que no había tenido derecho a casi nada (ni salud, ni educación en un país riquísimo). Siento decirle que no es sencillo arrebatar a las poderosas clases oligárquicas sus privilegios que lo defenderán con armas, medios, educación y esa pobreza e incultura que tanto promueven para permanecer donde están. Y que esta autora que se dice social le cueste tanto entender que es la vía, que no es perfecta pero es el camino, demuestra que poco más allá de su ombligo alemán es capaz de comprender. Una pena en todos los sentidos: lo mal que lo pasa una persona incapaz de entender realidades diferentes a la de ella, y la de invitar a personas que no pueden aportar al cambio de este modelo salvaje del que ella es una estrella

Edgar Torres
16 de Septiembre, 2013

Gracias Xochil!!! Muchisimas gracias! llevo años contando lo que sicede en Venezuela, y al menos aqui en España nunca falta quien me diga que soy un mentiroso. Otra alemana, Angela Gossow, de la banda Arch Enemy tuvo una impresión parecida a la tuya. Pero le fué peor. La llamaron puta, nazi y la amenazaron de muerte.

Me alegra de que te haya salido bien todo.

Por cierto, no te volverán a invitar a Venezuela a más nada. Así no es tan malo…

Vicky
16 de Septiembre, 2013

He encontrado una de las explicaciones a mi malestar integral y es que, hasta hace poco, estaba más confundida, inquieta, sin saber que hacer y como continuar con mi usual coordinación, planificación, ánimo con disposición a trabajar, … También, tengo un insecto o un enjambre de insectos en mi boca y en mi mente

julio Bolívar
16 de Septiembre, 2013

Sólo a una poeta Slam le pasa esto!

Angélica Albarracín
16 de Septiembre, 2013

Sr. Marco,

Nuevamente me encuentra de acuerdo con usted. Yo doy un peso determinado a las palabras porque soy traductora y por trabajo debo ir más allá de la forma y entrar en el fondo para poder entregar un óptimo producto final. Efectivamente, podemos hacer leer la misma frase a 5 personas diferentes y no obtendríamos jamás la misma interpretación, yo siempre me doy siempre un margen de error cuando hago mi interpretación de un determinado término y el uso que se le ha querido dar. Por eso podría decirle -sin ánimos de entrar en polémica- que entre “conductor de metrobús” y “metrobusero” hay una diferencia semántica importante, por lo menos al momento de traducir. Qué bueno que usted no la ha usado con ánimo peyorativo, ojalá más y más personas hicieran así, pienso que nos ayudaría mucho como sociedad.

Pd: me llama la atención -en positivo- que si bien se han expresado opiniones a favor o en contra del artículo, lo que se ha hecho es un verdadero debate y no simplemente críticas constructivas.

Angélica Albarracín
16 de Septiembre, 2013

*críticas destructivas

Diego Arroyo Gil
16 de Septiembre, 2013

Qué pena con la visita.

Manuel Rojas
16 de Septiembre, 2013

Ella no pudo ver sino lo que quiso ver, y todo lo juzga con el ojo clínico alemán, no entiende a Latinoamérica, ni siquiera es agradecida por habérsele traído…es una poeta de derecha, como muchas otras u otros, opino igual que Pablo…

Freddy Flores Ávila
16 de Septiembre, 2013

Algunos defienden la pobre excusa que le dió el poeta haitiano a la alemana diciendo que vivimos otra realidad y una historia diferente, como si Alemania no conociera de historias y duras realidades, relativamente superadas con bastante éxito. Por cierto, en la Alemania de Hittler también se hacían elecciones y había gran apoyo popular, para los que tienen la absurda idea de que la poetisa no conoce la historia de su país. Es claro el contexto en que lo plantea, se refiere a que no ha conocido dictaduras en carne propia, durante su vida.

No hay ningún tipo de discriminación en decir ‘metrobusero’, de hecho yo no conozco absolutamente nada sobre el desempeño en ese campo, lo que me hace dar el crédito meritorio a tal oficio. Si alguien piensa que el término ‘metrobusero’ es discriminatorio, debería revisarse bien, probable e inconscientemente está estableciendo rangos de dignidad entre ocupaciones, tal vez por resentimiento social, no sé. Usted no se iría a operar un cáncer con alguien que sólo estudió -por ejemplo-, administración, y un administrador que se disponga a hacer la labor de un cirujano sería bastante osado, por no decir falto de respeto a la profesión de la medicina. Como dije, yo no me atrevo a conducir un metrobús, porque en mi ignorancia al volante pudiera acabar con la vida de todos mis pasajeros, más bien pudiera prepararme bien para ello y luego asumir la tarea, porque tampoco tiene sentido hacer mis prácticas de manejo con pasajeros a bordo, como actualmente un presidente está tratando de hacer con toda una ciudadanía.

¿Que la palabra ‘choza’ les parece odiosa por decirnos que somos indígenas? Pues yo me siento sobretodo indígena; por mis venas corre sangre aborigen, blanca y negra y ninguna me da escozor, al contrario, señores, me parece muy chévere que eso sea así.

Es indiscutible que el bombardeo propagandístico que vivió la artista es el día a día en ese centro de Caracas y en el país entero. Es indiscutible que responder un comentario cuasi xenófobo con un ‘No’ o levantar una voz con un comentario abiertamente crítico en esa zona (que la conozco bastante bien) se siente hasta peligroso. Lo más preocupante a veces no es siquiera el contenido del comentario, sino el temor que se tiene al decirlo.

David Gonzalez
16 de Septiembre, 2013

Envié un comentario ayer, creo que decidieron no publicarlo, pero resumo.

La autora escribe 10 páginas con sus respectivos 3 párrafos aproximadamente por página, y NINGÚN párrafo es para decir algo interesante de su visita. Si yo voy a Haiti no voy a escribir como poeta, y mucho menos como poeta Slam, que los negros eran feos…

Además me percato de que poco o nada entiende el español pero si entendía en todos los recitales que se hablaba de Chávez, comenta que vio por los medios que Venezuela era un infierno, y esa idea la repite y la trata de convertir en realidad en una estadía de 5 días en el país. Se queja hasta de la mantequilla por Dios…

Estoy tremendamente avergonzado de que haya personas que apoyen y suscriban una nota tan patética de una persona que se supone es del mundo literario. Que falta de seriedad y que banal la niñita esta…

Freddy Flores Ávila
16 de Septiembre, 2013

Ah no, entonces es mentira lo que le pasó acá. =/ Seguro se inventó un cuento que vió en televisión.

Lo que ella nunca supo es que la mantequilla que le dieron no estaba rancia, sino que era margarina, y no se lo aclararon.

Rubén Rojas Gratz
16 de Septiembre, 2013

Cuando un extranjero habla maravillas de Venezuela desde las comodidades del primer mundo, lo aupamos, lo aplaudimos, lo elogiamos por su lucha por los pueblos nobles de Nuestramérica.

Cuando esta pana viene y se da cuenta de lo vuelto mierda que está todo, entonces es una malagradecida que no comprende la dinámica de los pueblos latinoamericanos.

Conveniente, si me lo preguntan.

Mercedes
16 de Septiembre, 2013

Han levantado polvareda los comentarios de la poeta alemana, en su interesante crónica sobre su visita a Caracas. Y es de esperarse que así sea, por lo sensible del tema que primordialmente ha tocado: la situación de nuestro país y su régimen seudodemocrático. Se puede aceptar que se esté en desacuerdo con el tono (si es que en una traducción es factible apreciarlo cabalmente) de algunas de sus apreciaciones, pero lo que es innegable es que ha retratado una realidad nacional, que por cotidiana y larga duración, por su lento proceso de instauración, nos parece “normal” “democracia atípica estilo latinoamericana”,etc. Nos habituamos o nos resignamos, o la soportamos. Pero realmente es un horror. Si alguien aun cree que es una exageración, por favor revise con objetividad y sentido crítico los indicadores que definen un desarrollo social avanzado, de justicia y bienestar para todos los integrantes de una sociedad moderna. Venezuela no solo está a años luz de una sociedad de esas características, sino que cada vez se hunde más en el atraso y la anomia, la marca del régimen es la destrucción de capital social y la involución en todos los órdenes. La promoción de la estulticia y la violencia exacerbada, la irresponsabilidad, la corrupción, el “vale todo”, la delincuencia y la falta de escrúpulos en el poder. Aunque sea doloroso reconocerlo y que alguien de afuera nos lo señale… Es justo decir que en el pasado, previo a los últimos 14 años, también padecimos muchos de estos males, y eso fue fundamental para “construir” este presente, pero este régimen ha superado todos los “records” negativos hasta alcanzar niveles estratosféricos.

Eduarda Bellorín
16 de Septiembre, 2013

Lamento que una persona que venga a Venezuela la primera impresión que tenga sea de ser estafada y que luego sufra los efectos de una mala logística porque sé lo importante que es, por ejemplo, para los niños y jóvenes de las escuelas que los poetas visitan, estos encuentros y he vivido la emoción de las personas ante la posibilidad de esos intercambios con intelectuales de otras regiones. Nuestro país siempre se destacó por ser un buen anfitrión y entrelazar relaciones con nuestros visitantes.Espero que algún día podamos superar esto y que podamos mostrar la imagen que siempre nos caracterizo. Como venezolana pido disculpas a todos los que nos visitaron y se llevaron esa noción de país que aún nosotros nos negamos a aceptar y que por ello se motivó toda esta discusión.

Zoilo Abel Rodríguez
16 de Septiembre, 2013

Esto debería darles vergüenza a los poetas “revolucionarios”, pero ya los veremos despotricando de esta valiente mujer. Aprovecho para dejar aquí el enlace de las Bases de la Bienal Literaria Félix Armando Núñez (Maturín). Ríanse (la poeta Schütz lo hubiera hecho);

http://bienalmonagas.blogspot.com/

José luis Briceño
17 de Septiembre, 2013

Que vaina tan buena este testimonio. Una vez más el Gobierno se equivocó al escoger a Xochil Schütz, creyendo que con los viáticos y el hospedaje de ese pobre hotel que es hoy el Alba, la iban a silenciar.

La percibo ingenua y quizás hasta desprevenida,pero eso lo mejor que tiene su mirada foránea y desprejuiciada sobre esta Venezuela de hoy. Yo no siento vergüenza alguna por lo que ella escribió. Todo lo contrario, ratifica que los que vivimos en este país no estamos chiflados al pensar que este gobierno es mas dictadura que democracia, que su gestión es tan pobre y mediocre como la percepción que Schütz ,en su corta estadía, se llevó del país.

Buenísimo el titulo. Me encantó la crónica de Schütz y felicitaciones a Prodavinci. Los Chavistas, aunque tímida y pobremente, estan participando en la discusión.

Yecid Villa
17 de Septiembre, 2013

Quisiera decir claramente que Frau Schütz usa la palabra “Hütte”. Esa palabra no quiere decir “choza” (de indígenas). “Hütte” designa un edificio pequeño y simple. Puede tener la connotación de una vivienda pobre. Ella no dice nada de ladrillos ni de concreto ni de indios. Habla de casas pobres que parecen haber sido hechas a duras penas. En su homepage, ella pone una foto precisamente de esas viviendas: es evidente que la precariedad de las viviendas le ha llamado la atención. El texto de Frau S. no pretende ser un análisis: es simplemente una descripción de impresiones. La racionalmente inexplicable omnipresencia de Chávez le produce rechazo.(“Ich bin genervt”). La admiración y sumisión de personas supuestamente libres hacia un hombre mediocre le produce compasión (¨Ich bin peinlich berührt”). Frau S. no es una víctima de los “medios de comunicación occidentales”, solo ha escrito lo que ha visto.

ismael garcia
17 de Septiembre, 2013

Si en unos pocos días se siente así, imagínese vivir este tormento alienante por casi 15 años…..

Pablo
17 de Septiembre, 2013

Este caso refleja la polarizaciónque existe sobre el tema que no deja de ser la histórica de este continente entre quienes defienden la causa de las mayorías no casulamente siempre empobrecidas y las medias y altas no casualmente siempre acomodadas y defendiendo sus privilegios. Les pregunto a todos incluida la poetisa. Por qué será que reiteradamente Chavez ganó una y otra vez en las urnas? Respóndanme cuando ha sido de los procesos más fiscalizados y transparentes de los últimos tiempos. Ya me conozco el tipo de respuestas que tienen que ver con el discurso de Shutz: que se trata de una dictadura. U otro que dirá o hace pensar que la gente es tonta y vota engañada. SIn duda tenemos un continente lleno de gente inculta políticamente y eso ha sido históricamente la opción de las clases dominantes (sí, esas mismas oligarquías que mandan y se alían con el capital extranjero para que saqueen los países, y esa parte mayoritaria de las clases medias que aquí se quejan tan amargamente de comodidades perdidas, callan y aspiran a ser como los otros) y precisamente apostar por la educación o la cultura (como esta iniciativa de poesía) apuntan a lo contrario, lo niegue quien lo niegue. Evidentemente eso no niega que haya habido errores y abusos que seguramente los hay. Se debe velar por articular igualdad y libertad pero a nadie que quiera analizarlo se le escapa las grandes campañas de desinformación que los medios han realizado contra el gobierno manipulando y mintiendo. Se debe corregir y velar por ser demócratas tal cual contra la corrupción instalada históricamente en Venezuela y que este gobierno no ha logrado erradicar, pero ante oposiciones que hacen el juego sucio, se venden, apuestan por la incultura de la gente, no se puede ser ingenuos. La historia del continente con casos como Allende y tantos otros, nos demuestran que ellos no juegan a la hora de apoderarse sea al precio que sea (muerte, pobreza, incultura, no derechos) de lo que consideran suyo y que lo consiguieron solo mediante violencia sistemática de diferentes tipos.

Daisy Margarita
17 de Septiembre, 2013

Me llama la atención los indignados por la traducción , otros, expresan acerca del escrito o de Xochil “algo que no me cuadra”, “alienada”, “que banal la niñita esta”, “malagradecida que no comprende la dinámica de los pueblos latinoamericanos”, “cuanta dificultad para ver más allá de su bienestar”, “no es sencillo arrebatar a las poderosas clases oligárquicas sus privilegios”. Ajá: colas interminables,maltrato,deterioro,delincuencia,líder único,pensamiento único,administración única,malversación,despojo cubano,soberanía ultrajada,cadenas mediáticas,escasez, carestía,administración,impunidad,presos políticos.¿Le suena a algo camarada?

Bien por ella, comprobó in situ de lo que se trata.No se tragó el cuento chino del evento de la Poesía Propaganda. Siento lástima y a la vez vergüenza que los hayan invitado para utilizarlos,pero les salió el tiro por la culata.Júrenlo,que muchos pensaron lo mismo,sólo que ella se atrevió a decirlo.

El episodio con la funcionaria-anfitriona no tiene desperdicio(que de paso ya debe de estar despedisíma,o dentro de poco sale diciendo que la cosa fue al revés,que fue la alemana quien le pidió dinero chimbo). A los que hablan maravillas desde desde lejos, quedan cordialmente invitados a que visiten por un rato al propio animal planet revolucionario ($$$$) y después opinen.

Fedor Ojeda
17 de Septiembre, 2013

Hasta en aso pretenden parecerse a los paises socialistas,acuerdense de Erick Honecker, Fidel, Kim Il sim, Chechescu,etc. El culto a la personalidad. Individuos que están por encima de la ley, del bien o del mal. Muy interesante relato. Hay que difundirlo.

Freddy Flores Ávila
17 de Septiembre, 2013

“Por qué será que reiteradamente Chavez ganó una y otra vez en las urnas?”

Estoy a punto de usar argumento ad hitlerum…

anamaria
17 de Septiembre, 2013

Intentaré otro comentario, ya que el primero que hice al parecer fue censurado. Unas palabras más o menos destempladas , pero no se diferencia mucho de algunos de los que he leido. Sólo quiero resaltar esa especie de prurito de ciertos comentaristas con la alemana que no se ha leido toda la historia de Venezuela para poder opinar sobre cómo vivimos e interactuamos en este país. Como si cuando criticamos al nacionalsocialismo, deberíamos habernos leido toda la historia alemana y ver con ojos piadosos a Hitler tras la humillación de Alemania tras la primera guerra mundial. Entiendo el nacionalismo, pero creo que nos debería servir para VER con los ojos bien abiertos lo que nos ocurre caundo no hay productos básicos, cuando la basura llena las calles, cuando nuestros compatriotas -alegres y llenos de calidez venezolana, mueren a manos del hampa, eso por sólo decir algunas cositas y no ser censurada. Creo que nos debería doler más las condiciones infrahumanas en que vivimos TODOS TODOS,y dejar de engañarnos y atacar con chauvinismo y sensiblería decimonónica al que de afuera nos ve.

Custer
17 de Septiembre, 2013

Muy de acuerdo con anamaria. Resulta complicado comprender que causa en realidad tanta adversión expresada en algunos comentarios anteriores. El de la poetisa es un relato sobre las vivencias de alguien que llega a una especie de purgatorio. Más que probables, las situaciones observadas por la cronista son réplicas de lo cotidiano. ¿Quién la puede desmentir? Respecto a quienes les cuesta reconocer la veracidad de la crónica, estamos ante el típico caso de la rana que se sancocha sin darse cuenta que va a ser hervida. Tal vez por eso ante la pregunta ¿hasta cuando aguantaremos los venezolanos? No puede obtenerse una respuesta definida en términos precisos de tiempo.

Karl Krispin
17 de Septiembre, 2013

Excelente crónica sobre nuestra Corea del Norte caribeña y su pavoso Kim-Il sung eterno.

David
17 de Septiembre, 2013

Anamaría y Custer, lo mismo me pregunto yo pero a la inversa, me resulta complicado comprender como un relato de 40 párrafos en los que no hay una sola linea reflexiva ni provechosa sino críticas en un 90% absurdas y rebuscadas, como la mantequilla, o el profesor que hablaba fuerte, o el agua con sabor a plástico (?), y puedo llenar una página de boberias de este escrito… puede ser tomado en serio por personas que se suponen deben trascender un debate superficial.

De verdad creen que esta niña vino a Venezuela con otra idea que no fuera escribir un texto de crítica, que terminó siendo un cuento sin nada de sustancia? Me parece bastante ingenuo que algunos piensen que si esta niñita hubiese vivido una buena experiencia, o si incluso la vivió, no iba a escribir el mismo texto… Es más o menos como los que van a Disney y se lanzan un texto de 10 páginas hablando de los vicios del capitalismo…

En un comentario anterior, alguien pregunta si eso no es lo que vivimos a diario… Me pregunto a qué se refiere. Vivimos a diario recibiendo invitaciones de países y deplorando todo?, quizás algunos si, pero no todos, otros, entre los que me incluyo, reflexionamos más allá que la campaña político-mediática de turno.

Postdata: Es bastante difícil que un europeo y su visión antropológica de la pobreza y la marginalidad, venga a Latinoamerica y no sufra un colapso ante la realidad. Me imagino que si le tocase ir a Asia o África, esta poeta escribiría una carta de suicidio…

Gustavo
18 de Septiembre, 2013

Increible que a algunos no les de verguenza lo ocurrido, y que ahora vean a esta invitada como una “enviada por el imperio aleman” para desacreditarnos. Yo quiero conocer el pais de aquellos que visitan hoy dia el Caracas Hilton y no dan fe de su ruina, el pais que viven quienes no se percatan de la inmundicia visual de Caracas, convertida en mega-valla de propaganda al máximo traidor a la patria y cobarde que Venezuela haya conocido, quiero visitar ese pais donde no se hace colas para todo y que cualquier extranjero se extrañaria de tal situacion, quiero ir a ese pais donde cualquier acto no se convierta en un reality show en el cual resulta victorioso el que mas se arrastre y adule a chavez y al sucialismo… Que alguien me diga si esta señora dijo alguna mentira, que llegar a Venezuela causa temor, que el trato es terrible, que cual zamuros se abalanzan a los turistas para arrebatarles los dolares, que Caracas es insegura hasta limites apocalipticos, que la organizacion y el protocolo no existen, que estamos en manos de unos malandros disfrazados de servidores publicos y que cada acto se disfraza de cultural para hacer loas a un regimen criminal, corrupto y generador de miseria! Si hallan una sóla mentira en el artículo de la poetisa, pediré disculpas por mi ceguera!

Miguel Sánchez
18 de Septiembre, 2013

Con lo poquito que ella vio de Venezuela se dio cuenta que ésto es una dictadura, sin algún otro subtítulo.

Los venezolanos tenemos 15 años viviendo con este gobierno y todavía no sabemos que lo que tenemos es eso: una dictadura.

Jose Morales
18 de Septiembre, 2013

Bueno aquí muchos se molestan por la opinión de la poetisa alemana, yo no me molesto porque yo vivo el día a día a pateo la calle, los dolientes mueren de rabia al no escuchar lo que quieren escuchar,pues esa es la verdad de la alemana su verdad, nadie le grabo un CD ni un pendrive, simplemente el que tenga ojo que vea, la funcionaria debió llevar a la poetisa a cambiar sus dolares o euros a una casa de cambio o en su defecto a una entidad bancaria para que la operación fuera realizada según las normativas del Estado Venezolano, pues no lo hizo, y procedió la presunta funcionaria a tomarse el cargo de operador bancario, y comprando la moneda extranjera a dolar paralelo muy por debajo de lo establecido por el ente que regula el precio del dolar, eso se llama legitimar capitales de forma fraudulenta, es decir, corrupción, así que comentaristas dolientes no se den golpe de pecho, porque puede ser que muchos de ustedes juegan al dolar paralelo, es decir, por fuera pro-gobireno, Chavistas-Maduristas, pero por dentro Capitalistas, Imperialistas, Recalcitantes, y según ustedes tenemos PATRIA no me joroben. Post Data: Antes de atacarme, ataquen a sus mandaderos y gobernantes, porque a mi no me gobierna nadie, la cuiama y de vaina

Rebecca
18 de Septiembre, 2013

Da lástima el testimonio, aunque así como dice David, los comentarios banales de Schutz sustraen de su argumento y por momentos la hacen ver como la niNa consentida de Europa que viaja al tercer mundo con sueNos de los trópicos para luego enfrentarse con las realidades duras del metrópoli. No hay ninguna duda de que el Venezuela actual sufre de gravísimos problemas políticos e ideológicos; los he vivido de primera mano durante dos aNos de residencia venezolana. Es cierto que existen problemas infraestructurales frustrantes e inexplicables; que la inseguridad ha llegado a niveles críticos; que Venezuela es un país poco hospitalario para el turismo extranjero (a pesar del carácter amigablísimo de la gente); que la retórica incesante de los políticos parece al totalitarismo; que hay gente que aprovecha de la inestablidad económica (como en todos rincones del mundo); que la tendencia caraqueNa es hablar en alta voz.

Sin embargo la declaración de que “esto es una dictadura” luego de una breve estadía sin conocimientos previos, ni siquiera saber hablar espaNol, me parece algo problemático. La falta de auto-crítica o estudios concretos del país (a pesar de ‘no ser inexperta de sistemas políticos’) hace de que este cuento no me convenza mucho – no digo por su contenido, que lo del viejo Hilton y todo lo demás me lo creo absolutamente, sino por el significado blanco y negro que quisiera dar a la situación social entre – para ella – la gente buena y decente del Goethe y los fanáticos del gobierno. Acaso la poetisa no se da cuenta de que sea probable que se sienta más cómoda con la gente del Instituto Goethe, muchos de los cuales habrán viajado el exterior, compartirán intereses, hablarán el inglés, que con la gente chavista que a lo mejor no han gozado de tales privilegios? En lugar de analizar una situación extremadamente compleja con las herramientas adecuadas, así como yo veo el deber de la intelectual extranjera y así como trato de portarme yo, este texto contribuye a las síntomas de la condición bipolar del país, la cual veo mucho más grave que las preocupaciones ingenuas de Schutz.

Raul Agustin
18 de Septiembre, 2013

Me impresiona como algunos Maduristas critican a la poeta porque es Alemana y la acusan de pertenecer al pais que tuvo a Hitler como dictador, una ve mas demuestran SU INMENSA ignorancia. Para su informacion, los Alemanes de hoy en dia sienten verguenza de ese pasado, no alaban a Hitler como muchos piensan, todo lo contrario.

Por otro lado, con sus comentarios pareciera que estan JUSTIFICANDO el adoctrinamiento que esta ocurriendo en Venezuela porque Alemania lo hizo hace mas de 70 años.

En lugar de criticar a la poeta, seria bueno que abrieran los ojos y comiencen a ver lo que millones de personas ven, un pais en ruinas, en donde los valores y principios fueron destruidos. Un pais en donde una persona ignorante puede vivir como un parasito sin trabajar, escudandose detras de un sindicato para que no lo despidan y llega a ser presidente del pais, eso algunos lo llamaran “Superacion” pero en la realidad se llama “Oportunismo”

luis gonzález
18 de Septiembre, 2013

“un Estado que ni siquiera puede fabricar puertas y cerraduras que funcionen me parece débil”… lapidaria frase teniendo en cuenta que aquí todo es importado

mosquito
18 de Septiembre, 2013

Amigo, Martín De Freitas, pero si venezuela era asi como la describe, por que la gente no migraba fuera de venezuela, y las corrientes migratorias eran hacia venezuela?, deje de inventar y demonizar la 4ta, que ciertamente muchos defectos tenia, por que la 4ta, era muuuucho mas amable que el cuadro que tenemos ahora.

Erick Fuhrman
18 de Septiembre, 2013

Esta es solo, la forma en que una persona libre opina, sobre un regimen como este o es que es falso la gran campaña de mercadeo sobre la figura de Chavez en el pais, yo entiendo que cada quien tenga su opinion, por ejemplo para mi, Chavez solo fue un ladron que odiaba a Venezuela y a los venezolanos, pero esa es mi opinion.

Saul Santiago
18 de Septiembre, 2013

Mis respetos a la poeta Xochil Schütz, por salpicar su historia de días al en décimo Festival Mundial de Poesía en Caracas. Y digo salpicar porque parece que a muchos las les cayó un ladrillo de verdad que les aplasto ese gusano paralitico que tienen como neurona. Unos hasta le recordaron que en Alemania existió Hitler, otros se molestaron porque compro en Venezuela con su paga lo que le vino en gana o sea que no tenía ese derecho. A Otro incluso le dio asquito, porque la amiga dijo; que no pudo llevarse sus reales para pagar su alquiler, “SÍ SUS REALES” hijo como se ve que no sabes lo que es ser artista. Incluso la hace cómplice de lo que pasa en los hospitales de Venezuela. Otro, aprecio la franqueza, pero duda de ella. Otra le dice colonialista y la mando a leer su historia. Otro esta asombrado por la inocencia de la poeta gracias a su poca información sobre este deformado socialismo. Que no es socialismo es Castro comunismo, cosas distintas. En fin escarbaron, buscaron agujas, palabras, oraciones, lo hicieron todo para minimizar la experiencia que la poeta tubo en su estadía acá. Pero es acaso nadie puede dar su opinión, nadie puede contar su vivencia. Cuando la verdad retumba en dictadura los sapos, se hacen los sordos, pero llevan el mensaje. Es tan inquisidora esta gente, que uno escribió textualmente, ” LO UNICO BUENO DE ESTO ..ES KE ESTA SRTA PARA ACA NO REGRESA MAS…Y GRACIAS A DIOS..!! Para muchos será, que ese comentario significa “Viva la libertad de expresión” La poeta no es culpable del resentimiento que tienen muchos, ni del desmadre que existe en esta mal llamada revolución. Que ya va por capitalismo de estado. La verdad duele. Y el hurgar para ver por donde desmontan la historia de la poeta, no les servirá de analgésico… Nuevamente mis respetos a esta artista, a la poeta Xochil Schütz.

Fernando Wamprechts
18 de Septiembre, 2013

Vergüenza de terreno!!!

Alfredo Zuloaga
18 de Septiembre, 2013

Impecable relato de una visitante de lo que vivimos y sufrimos nosotros en el dia a dia. Para que se lo lea y relea Piedad Bonett!!

Saludos

yike
19 de Septiembre, 2013

Como venezolano/abogado me sentí identificado desde las primeras palabras.

No exagera, ni tiñe, no se burla, ni critica, simplemente describe la realidad a la perfección de solo uno de los sectores del país. “La Cultura”

A diario nos enfrentamos con realidades aún más tristes los mal llamados “profesionales del derecho”

Destrucción de la realidad/sociedad con la “implementación de una mal formación de un espejismo utópico y sin sentido alguno”

luz
19 de Septiembre, 2013

Puedo decir que el comentario del Sr. Joe Black es el mas acertado de los leidos, nada logramos ofendiéndonos por lo expuesto ante un relato ofensivo para unos triste para la mayoría, pues definitivamente absolutamente todos los lectores de este articulo sabemos que esto que llevamos viviendo hace 15 años comenzó MAL y de una mejor forma no va a terminar, SOLO LA EDUCACION nos podrá sacar de este hueco sin fondo en el que nos sumergimos porque esa es la realidad… responsabilidad de cada uno de nosotros y consecuencias que ahora tenemos que asumir… volver a construir un país es nuestra tarea y la de nuestros hijos …

Ernesto Leon
19 de Septiembre, 2013

Aqui les coloco la respuesta contundente de un autor venezolano a ese artculo lleno de amargura, ingratitud e imcomprension.

Saludos ernesto

Click https://dl.dropboxusercontent.com/u/26336323/la_respuesta/Los%20buenos%20y%20los%20malos.pdf

Jesus A. Rojas U.
19 de Septiembre, 2013

Lo que esta a la vista no necesita anteojos. El Presidente Chavez (que Dios le perdone sus pecados!) tuvo gran astucia para manipular la ignorancia de muchos venezolanos. Es por eso que a estos gobernantes no les interesa que el pueblo tenga instruccion (la ignorancia es el instrumento de la propia destruccion). Me duele mucho pais, lo que esta sucediendo, por culpa de estos resentidos sociales. La poeta lo que hizo fue expresar lo que realmente sucede en nuestro amado, pero maltratado pais.

Marilena Jaramillo
19 de Septiembre, 2013

Que extraño que esta “poeta” en medio de tan larrrrgo relato no haya publicado fotos que graficaran su terrible recorrido por las calles de un país que decidió desde 1998 tener PATRIA y darse el único hombre que lo podía hacer para ese momento histórico: CHÁVEZ! Evidentemente esta “poeta” debió saber que la revolución bolivariana se había equivocado al invitarle, ya que este festival es para poetas de IZQUIERDA, es decir poetas que creen en el hombre y en la mujer como sujetos de cambio y no en la mano invisible del mercado… Evidentemente que quienes han leído y opinado sobre este burdo relato son personas de oposición. Ud siendo una poeta de derecha, jamás entenderá cómo llegó aquí! Así es la gente de derecha pasa por el mundo sin que el mundo pase por ella…

William
19 de Septiembre, 2013

Aunque estoy muy de acuerdo con cosas que dice, no me parece bastante correcta la forma en la que se expresó sobre el país. Hay comentarios que, simplemente por cortesía, debemos no publicarlos en internet o intentar decirlos de otra forma. Quizá no debió haber criticado el hecho de que muchas personas adoren a Chávez ni mucho menos ciertas cosas relacionadas con la cultura venezolana ya que son cosas que se entienden con la convivencia, no sólo con unos días de estadía. Muchos comentarios influenciados por muchas personas venezolanas. En fin, concordé con muchas críticas que hizo, simplemente no me pareció la mejor manera.

Freddy Flores Ávila
20 de Septiembre, 2013

‘este festival es para poetas de IZQUIERDA’

¿Pero por qué tan excluyente, vale, si esta es la revolución de la inclusión?

Lo que la poeta notó sobre ‘Chávez esto, Chávez lo otro’, es comprobable hasta en estos comentarios.

El problema ni siquiera es que tengan un lider, sino el culto al lider. No es algo normal que una sociedad se mueva casi exclusivamente en torno a la figura de un político.

Es por ello que yo creo más en un sistema parlamentarista, no presidencialista. Un político se debe a la sociedad para la que trabaja, no al contrario. Que pase lo que acá está pasando es una deformación del funcionamiento normal y adecuado de las cosas.

Venezuela, ¿qué nuevo dios/demonio te has inventado, para qué?

Alejandra Cariello
20 de Septiembre, 2013

Hola!

Leí el relato por completo y les juro que termine bañada en llanto.. Es el reflejo exacto de lo que vivimos y aunque una parte importante de nosotros se niegue a aceptar que estamos en medio de una dictadura disfrazada, en nuestro fuero interno sabemos que lo es que estamos atrapado… Que todo colapso, que no hay ni papel tualec para cubrir una necesidad básica de limpieza personal… Que para compra un pollo debes recorrer 10 supermercados o hacer una cola de 5 horas en mercal a pleno rayo de sol… Que todos los medios “privados” son ahora controlados por el estado… Que la Venezuela de nuestros padres se perdió y que por esa absurda división entre izquierda y derecha ahora resulta que el 50% de mis compatriotas son enemigos míos…. Que triste todo!

maria carnicero
20 de Septiembre, 2013

Hay que tener la cara muy dura para decir que lo que la poetisa cuenta no es verdad.

Fernando Blanco
20 de Septiembre, 2013

¿Etnocentrismo? ¿eurocentrismo? Por favor. Cuando voy a un pueblo todo lo interpreto y analizo desde mi visión de citadino. Cuando alguien viaja al extranjero y va a un supermercado, lo primero que su conciencia le deja ver son anaqueles repletos de comida. Esta poeta alemana no escribió ningún tratado antropológico para que pueda acusársele de tener una visión eurocéntrica. Simplemente escribió lo que sintió y lo que vio. Y si generó tantas reacciones negativas, por algo será. Algo en nuestra cultura no está bien, y no hace falta ser un extranjero para saberlo. Venezuela está enferma.

Isaac Morales Fernández
21 de Septiembre, 2013

http://es.scribd.com/doc/169846017/Ein-liebeslied-fur-Xochil-Schutz-aus-Venezuela. Una canción de amor para Xóchil Schütz desde Venezuela

Freddy Flores Ávila
21 de Septiembre, 2013

No coman antes de leer el artículo de Isaac Morales, y preparen el estómago, una bolsa y un caramelito antes de ver tanta mentira y sesgo junto.

Jesús rondon
21 de Septiembre, 2013

No se que critican los seguidores del gobierno no hace falta ser aleman chino o peruano para darse cuenta que todo el país está en ruina no solo Caracas que es lo mejor sito si viene a pto la cruz muere de un infarto todo esta roto las calles economía la seguridad y ojo no soy aleman soy un venezolano oriental de 39 años

Rafael
21 de Septiembre, 2013

Sumamente vergonzosa la experiencia vivida. Y pensar que cada día que pasa hacemos menos por buscar solución a la situación.

Natalia
21 de Septiembre, 2013

Leer esto me asustó, porque la perspectiva de un “outsider”, esa visión de alguien ajeno a todos los acontecimientos que han ocurrido y ocurren en nuestro país, me abrió los ojos y me quito toda esperanza de ver a mi país y mi vida en él como algo que podría mejorar, y los comentarios de todos los simpatizantes del gobierno me lo recalcaron… La gran mayoría de los Venezolanos estamos ciegos, tenemos miedo, ó somos unos conformistas olímpicos. Tomar con “humor” la colas? gritar ¡Pero tenemos Patria! cada vez que los servicios públicos nos son interrumpidos, cuando vemos como todo a nuestro alrededor se vuelve gris y la desidia se apodera de nuestras calles, hacer la vista gorda ante todo esto o simplemente “calarserla”, y no hacer nada, manifestar luchar por los derechos que a nuestra ciudadanía corresponde, en verdad me quita las esperanzas. La historia de la política venezolana esta entintada de corrupción, es un país donde donde no se sabe vivir diferente, simplemente el venezolano promedio lo soporta y sobrelleva. No vamos a cambiar, somos así, al igual como el petroleo, la arepa y las miss Venezuela son iconos de nuestra Patria, también lo son la corrupción de nuestros gobernantes, lo sinverguenza del ciudadano que se cuela como viveza venezolana, y el “calarserla con húmor”.

Espero estar equivocada, y que el hecho que comparto con muchos jóvenes venezolanos de haber nacido en la época de la revolución informática, donde el internet es la única fuente de “libertad” y me permite obtener conocimientos y un pensamiento crítico, sea de beneficio para que estas nuevas generaciones abran sus ojos, y les nazca de lo más profundo echar pa’fuera la ignorancia (como la canción de Desorden Público)y obrar más que opinar, porque lo que se necesita es abolir esta forma corrupta de hacer política, desde Gómez estamos así. Seamos proactivos, es mi llamado. Hagamos el cambio, no critiquemos más, actuemos y seamos el reflejo de nuestros anhelos para este país, cuanto no me gustaría decir patria con orgullo algún día.

-Por cierto, todos los comentarios y las opiniones de Marcos, WOw muy atinados, respetuosos y sinceros- Que buen debate!

Nelson Morillo
22 de Septiembre, 2013

Leí el pasquin (Escrito con fines de propaganda política), hasta que comienza el siguiente texto: “… Se trata del antiguo Hotel Hilton que desde hace años pasó a manos del Gobierno de Chávez. Desde entonces no han limpiado las ventanas, las alfombras están sucias y la ducha de mi habitación no funciona…”. Habrá que ser muy candidos para no ver el sesgo.

maria elena
22 de Septiembre, 2013

Pena ajena, que una persona extranjera venga a nuestro pais, invitada por el gobierno y haga todas estas criticas, que son la verda absoluta. Aquellas personas que no quieran reconocerlo tienen el cerebro chiquitco. Y corrio con suerte que no la robaran. Por que la inseguriDad es el pan nuestro de cada dia. Y que raro que no escribio sobre los niños en la calle, que el difunto se murio con el nombre y no se lo quito, como debio hacerlo, por que cada dia hay mas en la calle, solo pararse en un semaforo para que se acerquen a tu vehiculo a limpiar los vidrios por unos centavos.

Julioprado
22 de Septiembre, 2013

De una cosa estoy completamente seguro y es que a esta poeta no la vuelven a invitar a Venezuela; aunque, a decir verdad, creo que aun cuando le ofrezcan todas las facilidades y le paguen una buena suma por su presencia en otro evento, ella declinará la oferta y definitivamente no irá.

JORGE
22 de Septiembre, 2013

Lo que más me llamó la atención de este articulo fue el comentario sobre los policías torturando a los manifestantes jóvenes. Es de Risas

Mirco Ferri
23 de Septiembre, 2013

Caramba, leo a muchas personas con el amor propio herido por las impresiones de la poeta extranjera. Me pregunto si las mismas heridas las sienten cuando ven que le estamos vendiendo el país a los chinos, o cuando las directrices del gobierno se toman desde Cuba.

Pablo
23 de Septiembre, 2013

Aunque no falte el descalificador (como Freddy) y hasta sean mayoría los que en este foro hayan aprobado las palabras de la escritora alemana, nadie ha dado los datos que logren rebatir lo que ha argumentado Isaac Morales. Tampoco lo que yo señalaba de alguna explicación coherente de por qué sistemáticamente Chavez ganó en las urnas una y otra vez (aunque no ganara la del plebiscito por la constitución) durante su mandato. ¿Cómo es posible que la ONU lo señale como un país en claro crecimiento con gran redistribución con altos indicadores en educación, vivienda, salud para las mayorías que no alcanza casi nadie en el continente? Eso se llama en lenguaje común desarrollo y el problema es quizá que ya no llega a las manos donde históricamente llegaba. La mayoría de las opiniones del foro son infundadas, sin datos que la argumenten y por tanto suenan mucho más queja ideológica de quienes les está tocando sufrir lo que los sectores populares han sufrido históricamente. Sin asumir que parte de los problemas son provocados también por sectores como ellos que boicotean calculadamente el normal funcionamiento (acaparamiento, problemas de distribución, etc.). Y no confundamos problemas agudas como la corrupción o la violencia son históricos de Venezuela alimentados por gobiernos que no gobernaron para su gente sino para la oligarquía y para el capital extranjero que ha saqueado el país. De hecho ciertos retrocesos han sufrido estos problemas grancias a un gobierno que al menos se ha planteado superarlo por mucho que aún quede mucho por hacer y no se debe descuidar. Fui ingenuo en creer que Shutz tenía una visión colonial y eurocéntrica de no saber entender otras realidades. Los datos de este foro me convencen de que ella venía claramente a hacer oposición, llena de prejuicios y por tanto solo iba a escribir contra el proceso de transformación que pese a toda la oposición (internacional, del capital, los medios, la derecha, etc.) no han logrado derrumbar por los sólidos cimientos que tiene en el apoyo de las mayorías.

Mar Griss
23 de Septiembre, 2013

Comandante Chávez te amaremos por siempre!

Viva el Chavismo!

Chávez, te la debemos!!

PATRIA SOCIALISTA O MUERTE!!!

VENCEREMOS SIEMPRE

Freddy Flores Ávila
23 de Septiembre, 2013

Disculpe si le pareció insultante mi comentario, es que a mí me pareció mucho más insultante la cantidad de mentiras que se dicen en la carta del señor Morales.

La verdad es que son demasiadas cosas que tendría que ir citanto para desmentir, muchos más juicios de valor emitidos, falsas suposiciones con respecto a la postura de la poeta y un montón de afirmaciones sin fundamento y sin referencia a nada que lo respalde, y tengo bastante trabajo pendiente para ponerme a hacer una tesis tan extensa.

Apenas pondré tres ejemplos de un océano de descaradas falsedades:

“Venezuela tiene los sueldos más altos de Latinoamérica” Falso, el salario mínimo más alto lo tiene Argentina, que equivaldría, al dólar oficial a unos 22.680 BsF (por supuesto, contando que allá también existe control cambiario y por ende, mercado negro, pero ni siquiera tomemos eso en cuenta, para ser más ‘oficial’).

“Aquí los únicos canales de televisión controlados por el Estado son precisamente VTV porque es el del Estado (todo país tiene un canal de televisión del estado), y ANTV”. Mentira. Uno más (para no extenderme): Avila TV, y nadie venga con que Ávila no es del estado sino del pueblo, porque son pagados con dinero público. desmontado.

“No va a ser santo ni religión” (Sobre Chávez) Tiene razón, no ‘VA’ a ser, sino que ya es, mira pa’cá http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/actualidad/politica/fotos-inauguran-capilla-santo-hugo-chavez-en-el-23.aspx

Myriam Brunner
24 de Septiembre, 2013

¡Qué barbaridad! Evidentemente esta Señora no conoce nada de nada de lo que es un país como el nuestro. Le echa la culpa a este gobierno de una cantidad de cosas que forman parte de… ¿la idiosincrasia? También me deja perpleja cómo se cree de buenas a primeras todo lo que le dicen los opositores al gobierno y le molesta todo lo que dicen los simpatizantes de este. En fin, una señora nada racional, imparcial ni objetiva. Por más poetisa, algo de racionalidad alemana debería tener. Quisiera su e-mail para escribirle personalmente en alemán… sin intermediarios. Una ni-ni.

Julio Guerrero
25 de Septiembre, 2013

Quisiera leer la opinión de un griego sobre la Alemania actual y su gobierno…

Carolina Tomas
26 de Septiembre, 2013

Esta señora presenció en tan pocos días, todos los males que estamos viviendo actualmente los venezolanos por esta mala revolución.

Maria Herrero
26 de Septiembre, 2013

Hola,

Una amigo aleman le gustaria leer esta cronica, pero no sabe espaniol, me podrian dar el link al texto original?

Tambien me gustaria saber quien hizo la traduccion.

Gracias

peter
26 de Septiembre, 2013

Con puntos y comas donde van, esta dama de la poesía describió el drama que se vive en Venezuela. Dicho sea de paso, bastante vergonzoso. Vaya patria que nos gastamos!!!

M
29 de Septiembre, 2013

Caramba Myriam, estás ubicadita amiga; claro! tu postura vale y la del resto no. Dictadura, gorda, dictadura!!!.

M
29 de Septiembre, 2013

Sabes, hoy temprano leí esta crónica y desde entonces me he sentido bastante mal. No he estado de acuerdo con el régimen nunca, siempre me he negado a acostumbrarme a esto, pero veo que poco a poco, también he sido cocinada a fuego lento.

La poetisa es una extranjera que vino “en neutro” respecto a la situación política del país, incluso con buenas intenciones … y mira tú la reflexión que nos deja sobre este sistema!, visto por primera vez.

Me siento bastante mal, no sé si habría sido mejor para mi salud no leer esto.

En fin.

Mariana
29 de Septiembre, 2013

http://es.scribd.com/doc/169846017/Ein-liebeslied-fur-Xochil-Schutz-aus-Venezuela LA MEJOR RESPUESTA PARA Xóchil y PARA TODOS USTEDES!

gardenia
29 de Septiembre, 2013

La mayoría de comentarios opinan la pena que sientes de nuestro país…pero de que se extrañan, cual es la rareza,ojala vengan muchos poetas y no poetas extranjeros y comprueben el atraso y sumisión en que nos encontramos los venezolanos…

Alejandro
3 de Octubre, 2013

Marcos, muchas gracias por tus comentarios y quedaron claros varios puntos.

Alejandro
3 de Octubre, 2013

Todos los comentarios en contra de la poetisa no toman en cuenta el robo sufrido por el poeta español cuando llego a Maiquetía para asistir al mismo evento, parece que muchos de las personas que escriben en este foro son de izquierda y confunden la doctrina izquierdista con el comunismo que quieren implantar en nuestra querida Venezuela, por favor abran los ojos.

Faitha Nahmens
3 de Octubre, 2013

Cuando dice que en Alemania no conocen esto entiendo que es que no se conoce la realidad que vivimos, no que no conozcan por definición o por experiencia propia lo que es una dictadura o lo que es totalitarismo. Lo de las chozas aferradas no me ofende, son los ranchos, nos debe ofender que haya tanto malvivir con una historia petrolera tan larga. Y sobre todo con el barril a 100 en los últimos años (y el presupuesto calculado con el precio del barril a 50, por cierto) Relata lo que vio, que no es nada que no hayamos visto. Tenemos que luchar y rescato la frase: si nos amamos no necesitamos lucha política. Hay que ser estrictos con la falta de ética y generosos con el sueño de progreso.

Tulio
7 de Octubre, 2013

Es verdadera mente penoso por lo que paso Xochil Schütz , lo que si deja claro que todo esta politizado bojo un solo régimen, así mismo agradezco el tiempo que se tomo par relatar su vivencia, espero que se haga ente multiplicador de lo que vivimos en nuestro país ya que el mundo esta engañado por un gran campaña publicitaria !! Vivimos en una dictadura del siglo XXI disfrazada de Democracia !!

maria gonzalez
7 de Octubre, 2013

Siempre lo pensé y lo sostengo: el Socialismo del Siglo XXI no es más que pura charlatanería. Un país no puede progresar sin meritocracia. Sin instituciones que respeten la Constitución. Pongo el ejemplo de una casa en la cual los padres den el mal ejemplo. Nada bueno se puede esperar de los hijos. Así está el país: caos total. Dentro de todo siento un gran alivio de que alguien se haya atrevido a describir sin gríngolas la Venezuela que visitó. La que vivimos todos los días los ciudadanos de a pie. La realidad que el régimen no quiere ver y castiga a quien lo exprese. Con suerte la Srta. XOCHIL es alemana, no vive en Vzla, por lo tanto no la podrán poner presa ni acusar de desestabilizadora. Bien por ella!!

Abner Chamate
11 de Octubre, 2013

Yo soy venezolano y siento una gran pena frente al mundo, la historia y la conciencia humana que esta despierta y lúcida en muchas partes. El fracaso del chavismo es un estigma casi tan doloroso como el que los alemanes deben haber sentido al final de la segunda guerra mundial. El fanatismo y la locura están desatados en Venezuela.

Abner Chamate
11 de Octubre, 2013

El fanatismo y la locura (o el interés del enchufado) pretenden justificar las fallas y radicalismos a cualquier precio, especialmente a costa de los mas necesitados y mas humildes. Envés de criticar al que observa la realidad y la transcribe crudamente, háganse la pregunta de las mil lochas: ESTO ES LO CORRECTO EN UN PAÍS CON TANTA RIQUEZA? Que importa si la escritora es socialdemócrata como Gunther Grass, cinicos y mentirosos de oficio del gobierno y mantenidos sin escrúpulos.

Quimera
15 de Octubre, 2013

M, es mejor leer. Nos han cocido a fuego lento tan perfectamente… Las lágrimas llegan a mis ojos y no tengo fuerzas para contenerlas. No tengo fuerzas para unir dos pensamientos coherentes. Sólo se me revuelve en el alma una emoción tan repugnante: desesperanza. Esta tierra dejó de honrar a sus ancestros, nos cocinaron a fuego lento. Nos quedan las colas, la injusticia, el agua con sabor a plástico.

Isaac Morales Fernández
16 de Octubre, 2013

http://martinher85.wordpress.com/2013/08/16/chavez-salvo-nuestra-economia-reserva-federal-de-ee-uu-impide-a-alemania-repatriar-su-oro/ Opositores, no sigan llorando. Capriles nunca les dará ni un pañuelito… Esta es la verdad alemana, EEUU les robó su oro, ¿por qué no van y se lo dicen a Xóchil ya que la quieren tanto y se preocupan por ella?

Laura
17 de Octubre, 2013

Que triste y vergonzosa la imagen que se tuvo que llevar la Sra. Schutz de nuestro país pero como podía llevarse otra si esa es la verdadera? Es indignante que los lectores se hagan ciegos e inmunes a su principal critica: La propagada política es asfixiante. No hace falta ser de la oposición para aceptar esa realidad. Causa sin sabores esa continua violación verbal y visual de Chavez. Concuerdo al 100% con que la política y la poesía (Y cualquier otro campo) deberían ir separadas. Que falta de respeto hace el gobierno a nuestro intelecto y conciencia en todos los sentidos.

Vanessa
17 de Octubre, 2013

Me alegra que todavía exista gente con pantalones que pueda llamar las cosas por su nombre en formas decente por supuesto porque no es bueno herir susceptibilidades, pero acertadas. triste la impresión que se llevó pero es más triste todavía que estemos permitiéndonos experimentar esta realidad en un país tan maravilloso como el nuestro!

Luis
19 de Octubre, 2013

Hay que ser meridianamente estúpido para hablar de poesía de “izquierda” y poesía de “derecha”. Cerebros que están limpiecitos de la lavada que les echaron.

COMANDO
20 de Octubre, 2013

Sencillamente lo que siento es una gran pena con las personas que nos visitan ya llegara el momento de corregir todo esto y poder invitarla nuevamente al país para que nos ayude, porque sabemos que la tarea no ha sido nada facil

jg aldana
10 de Noviembre, 2013

Cuando la duda nace ante la democracia, es porque ya está naciendo la dictadura.

Keka
13 de Noviembre, 2013

Nada más objetivo que la opinión de alguien que ve las cosas como simplemente son y aún le cabe la duda de no saber como llamar lo que vio, muchos, muchísimos aún ni lo saben o quizás ni quieran saberlo, quizá algún rincón de su conciencia si! pero el peso de afrontar la realidad y también su participación en esto! les niega la posibilidad de encararlo, carga muy pensada que tarde o más temprano se deberá asumir con o sin culpa ..

Roberto Bertozzi
18 de Enero, 2014

Me recuerda el cuento del sapo que es hechado a una holla de agua a la cual lentamente se le sube la temperatura… Irremediablemente morira sin darse cuenta.

walter lanni
9 de Febrero, 2014

Despues de leer la cronica de la poetisa alemana no pude evitar vomitar de la rabia, impotencia, disgusto, rechazo y miedo que este regimen causa….

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.