Artes

¿Por qué George Orwell escribió 1984? ¿Cómo veía a Hitler, Stalin, Franco y Gandhi?

Tres años antes de la publicación de 1984, George Orwell comentaba con Noel Willmett aspectos políticos que posteriormente se encontraron en esa novela. La siguiente carta forma parte del libro George Orwell: A Life in Letters, y otorga al lector algunas pistas sobre cuál era la visión de Orwell con respecto a su tiempo y por qué el autor británico escribió la que ha sido una de sus obras más celebradas y revisitadas.

Por Prodavinci | 23 de agosto, 2013

Para Noel Willmett
18 de mayo de 1944
10ª Mortimer Crescent NW6

Querido Sr. Willmett,

Muchas gracias por su carta. Usted pregunta si el totalitarismo, la adoración al líder, etcétera, están en ascenso y propone que aparentemente no están creciendo en este país ni en Estados Unidos.

Debo decir que creo, o temo, que, tomando al mundo en conjunto, estos elementos se están expandiendo. Hitler, sin duda, desaparecerá pronto, pero sólo a expensas del fortalecimiento de (a) Stalin, (b) los millonarios anglo-americanos y (c) todas las clases de pequeños fuhrers como De Gaulle. Todos los movimientos nacionales en el mundo, incluso los que se originan en resistencia a la dominación alemana, parecen tomar formas no democráticas, para agruparse alrededor de un fuhrer superhumano (Hitler, Stalin, Salazar, Franco, Gandhi, De Valera son varios ejemplos) y adoptar la teoría de que el fin justifica los medios. En todas partes, el mundo se mueve hacia economías centralizadas, las cuales pueden “trabajar” en un sentido económico pero que no están organizadas en un sentido democrático y que tienden a establecer un sistema de castas. A la par van los horrores del nacionalismo emocional y la tendencia a desconfiar de la existencia de la verdad objetiva porque todos los hechos tienden a encajar con las palabras y profecías de un fuhrer infalible. Ahora la historia ha dejado de existir, por ejemplo, no existe tal cosa como una historia de nuestros tiempos que pueda ser aceptada universalmente, y las ciencias exactas están en peligro debido a que la necesidad de los militares deja de mantener a la gente dentro de los límites. Hitler puede decir que los judíos comenzaron la guerra, y si sobrevive escribirá la historia oficial. Él no puede decir que dos más dos son cinco, porque para los fines de, digamos, la balística, tienen que ser cuatro. Pero si se realiza el tipo de mundo al que le temo, un mundo de dos o tres superestados que son incapaces de conquistarse el uno al otro, dos más dos podrían ser cinco si el fuhrer así lo quisiera. Ésa, según veo, es la dirección en la que nos estamos moviendo, y, por supuesto, el proceso es irreversible.

En cuanto a la inmunidad comparativa de Estados Unidos y Gran Bretaña. Cualquier cosa que los pacifistas, etc., puedan decir, no nos hemos vuelto totalitarios aún y este es un síntoma muy saludable. Creo profundamente, como he explicado en mi libro El león y el unicornio y otros ensayos, en el pueblo inglés y en su capacidad de centralizar su economía sin destruir su libertad en el proceso. Pero uno debe recordar que Gran Bretaña y Estados Unidos no han sido realmente puestos a prueba, no han conocido la derrota o el sufrimiento extremo, y hay malos síntomas para equilibrar los buenos. Para empezar, tenemos la indiferencia general ante la decadencia de la democracia. ¿Se da cuenta de que, por ejemplo, que nadie en Inglaterra menor de 26 años ha votado y que hasta ahora nadie haya podido ver a la gran masa de gente de esta edad a la que no le importa un carajo esto? Luego, está el hecho de que los intelectuales son más totalitarios en comparación con la gente normal. En conjunto, la intelligentsia inglesa se ha opuesto a Hitler, pero sólo al precio de aceptar a Stalin. La mayoría de ellos están perfectamente preparados para los métodos dictatoriales, policía secreta, falsificación sistemática de la historia, etcétera, siempre y cuando no sientan que eso está de “nuestro” lado. En efecto, la declaración de que no hemos tenido un movimiento fascista en Inglaterra quiere decir que los jóvenes, en este momento, están buscando a su fuhrer en otro lado. Uno no puede estar tan seguro de que eso no cambiará; tampoco de que la gente común no pensará en diez años como los intelectuales piensan ahora. Espero que no lo sean, confío en que no lo sean, pero si es así, lo será al precio de un conflicto. Si uno simplemente proclama que todo es en pos de lo mejor y no señala los siniestros síntomas, uno sólo ayuda a la llegada del totalitarismo.

Usted también me pregunta si pienso que la tendencia del mundo es hacia el fascismo, ¿por qué apoyo la guerra? Es una elección de males —Me imagino que toda guerra es eso. Sé suficiente del imperialismo inglés para que no me guste, pero lo preferiría antes de apoyar el nazismo o el imperialismo japonés, como el mal menor. De manera similar, apoyaría a la Unión Soviética contra Alemania porque creo que la Unión Soviética no puede del todo escapar de su pasado y retiene suficientes ideas originales de la Revolución para transformarla en un fenómeno un poco más esperanzador que la Alemania Nazi. Yo pienso, y he pensado desde que la guerra comenzó, en 1936 aproximadamente, que nuestra causa es mejor, pero que tenemos que mantenerla mejor, lo que involucra constante criticismo.

Suyo sinceramente,

Geo Orwell

Prodavinci 

Comentarios (7)

KBULLA
23 de agosto, 2013

Escalofriante las cosas que dice Orwell en su carta, pues muchas de ellas las estamos viviendo.

“… el mundo se mueve hacia economías centralizadas, las cuales pueden “trabajar” en un sentido económico pero que no están organizadas en un sentido democrático y que tienden a establecer un sistema de castas.”

“… la tendencia a desconfiar de la existencia de la verdad objetiva porque todos los hechos tienden a encajar con las palabras y profecías de un fuhrer infalible.”

“no existe tal cosa como una historia de nuestros tiempos que pueda ser aceptada universalmente,”

“Hitler puede decir que los judíos comenzaron la guerra, y si sobrevive escribirá la historia oficial.”

“… tenemos la indiferencia general ante la decadencia de la democracia.”

“nadie en Inglaterra menor de 26 años ha votado y que hasta ahora nadie haya podido ver a la gran masa de gente de esta edad a la que no le importa un carajo esto?”

Casi que a esta carta, bien que la pudiéramos titular: Venezuela: hacia el “socialismo del siglo XXI.”

Angel García
23 de agosto, 2013

Si en algún lado se pueden leer,y apreciar, las crónicas del futuro de Venezuela, es en las páginas de 1984 y de Rebelión en La Granja, aunque en ellas no se refleje exactamente la realidad tropical que agobia a nuestro país.Probablemente eso del fascismo y del totalitarismo no sólo dependa de la existencia de megalomanos celestiales , como ocurrió con Hugo Chavez, sino de la pobreza intelectual y de la esperanza enferma de los pueblos donde se originan, haciendo que ambos formen un vínculo vicioso y pernicioso para las libertades y la democracia. De seguro la historia de este vínculo seguirá estando , y repitiéndose, hasta el fin de los tiempos. George Orwell fue de los que marcó parte de mi visión de la política y la sociedad con los dos libros que mencioné. Excelente que hayan publicado esta carta, faltarían que la complementaran con la que hace de prologo a Rebelión en la Granja.

eduardo
23 de agosto, 2013

gracias por esta publicación, para los que estamos aprendiendo todavia de Orwell y sobre esta es muy reveladora. La claridad y la visión de Orwell sobre estos temas y como son tan actuales es increible y preocupante porque es un pensador y no un charlatan; lo que quiero decir es que a el si se le tiene que tomar en cuenta, ojala tambien diera luces de como salir de un sistema socio-politico asi.

Rocco
23 de agosto, 2013

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Este poema es muy conocido. Lo escribió Martin Niemöller, un pastor alemán encarcelado de 1937 a 1945 por el gobierno de Hitler

enrique costa
24 de agosto, 2013

Una forma de decir lo mismo pero con muchas menos palabras es : CUALQUIERA PUEDE DECIR LO QUE SE LE OCURRA. Y esto lo vemos todos los días en nuestra familia, vecindario, trabajo. local de enseñanza, barrio, país, diario, etc. En cuanto nos demos cuenta de ello y lo analicemos veremos que cada vez van a tener menos influencia en nosotros los imbéciles vociferantes y seremos cada vez más felices y SERENOS

Noel Fuentes.
24 de agosto, 2013

George Orwell es un escritor de culto. En mi opinión esta carta demuestra la claridad de su visión, sobre los regimos totalitarios que se apoyan sobre ideales comunes para someter y adoctrinar a mayorías incultas. Creo que Orwell en esta carta dejo también impregnado o nos da a entender que ya la idea de su novela venia germinando en su mente desde hace tiempo. Poco escritores del genero ficción ficción distópica han logrado con gran maestría mostrarnos de forma sencilla la basura de los regímenes totalitarios. Creo que una conversación entre Saramago y Orwell sería interesante para ver como contrastan sus ideas.

Fernando
8 de febrero, 2014

George Orwell escribio el libro de 1984 tambien para dar la fecha y revelar la informacion en el año en el cual nacia Dios-Padre, y asi las celulas humanas se prepararan mejor para manipular el sistema con esa informacion, ya que se comunican de muchas formas, inclusive telepaticamente.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.