;

Artes

“Rayuela”, su Iglesia y los anticristos; por Antonio Ortuño

Por Antonio Ortuño | 4 de Julio, 2013
3

iglesia cortazar

El pasado viernes se cumplieron 50 años de la publicación de Rayuela, la novela de Julio Cortázar que fue una de las piedras angulares del Boom latinoamericano. Dos actitudes contrarias y casi complementarias parecen estorbar una revaloración apropiada de sus alcances. La primera, sostenida por fans incondicionales, exalta el libro a un sitial prácticamente divino, ajeno a todo reparo. Síntoma de ese curioso dogmatismo (curioso, porque el argumento central del credo indica que Rayuela “liberó” a la novela en español de las trabas decimonónicas que aún la contenían pero líbrenos Dios de tocarla siquiera con el pétalo de una incredulidad) es la intolerancia manifiesta a considerar cualquier viso de distancia crítica como algo más que una pose. ¿A quién no le han recetado aquello de “Si no te gusta es nomás porque que no le entiendes o porque envidias su gloria”? O, peor: “Dices que no te gusta porque te quieres hacer el interesante”.

Simétricamente opuesta a esa postura, existe otra, encabezada por un bando que denuesta el libro por mero desagrado irreflexivo hacia Cortázar o sus lectores más leales. De ese lado del cuadrilátero tampoco hay demasiados matices: apenas algunos sarcasmos o lugares comunes sobre la cursilería cortazariana que al menos tendrían que ser problematizados con citas e ideas o, mejor, pasados por alto como lo que suelen ser: meras ocurrencias. ¿Cuántas veces alguien nos ha dicho que no vale la pena releer al argentino escudándose en lo supuestamente odioso de su comunismo sesentero? Lo que es, desde luego, un prejuicio tan huero como el del beato que cree que las minifaldas las inventó el chamuco. Los moderados de esta calaña acostumbran a decir, doctorales: “De Cortázar, los cuentos. La novelita es para preparatorianos”.

Alguien, en las redes sociales, festejaba el viernes que al menos Rayuela sea un libro que aún provoca discusión. Porque los libros, ahora, mueren de tedio o son asesinados por la falta de interés. Sin desmentirlo, vale la pena acotar que los pleitos tuiteros raramente han servido para enriquecer una discusión y que habitualmente suelen degenerar en puro reduccionismo virulento.

¿Hay nuevas generaciones de críticos demoliendo o apuntalando Rayuela a la luz de lo pensado y escrito a lo largo del medio siglo transcurrido desde su publicación? No me atrevería a jurarlo. Aunque cabe resaltar que Cristina Rivera Garza, hace unos años, puso sobre la mesa un debate interesante (y pertinente) al respecto de la misoginia implícita del libro, centrada en el personaje de La Maga, al que consideraba una condensación de clichés sobre cierto ideal femenino con un tufo ya bastante caduco. Varias lumbreras se le fueron al cuello a la escritora y el debate, claro, no prosperó.

Así pasa con este mundillo. Hay quien desdeña Rayuela pero no se sonroja al sostener que Los detectives salvajes le parecen más importantes que la Biblia. Y así nos va.

Antonio Ortuño Narrador y periodista mexicano. Entre sus obras más resaltantes están "El buscador de cabezas (2006) y "Recursos Humanos" (finalista Premio Herralde de Novela, 2007). Es colaborador frecuente de la publicación Letras Libres y del diario El Informador. Puedes seguirlo en Twitter en @AntonioOrtugno

Comentarios (3)

Julia Pereira
6 de Julio, 2013

Lo importante es la permanencia n el tiempo y que aun se siga comentando indistinramente si nos guste o no.

Gabriel Antillano
8 de Julio, 2013

Aunque intenta ser imparcial, se nota que al autor le gusta Rayuela. Tampoco creo que el hecho de que se siga hablando de un libro sea una cualidad valiosa. Tal afirmación es solo una adaptación de la errada “haters make me famous”. Lo que sí es una ridiculez es el guiño al final del artículo a Los detectives salvajes. Es absurdo, demasiado específico para el texto. No todos los que creen que Rayuela es cursi son amantes de Bolaño. Innecesario. Lo mejor es la foto de Cortazar con esos lentes de ultima moda.

P.D.: Los detectives salvajes si son mas importantes que la biblia, jajajajaja. Just kidding. Pero cerca.

Gabriel Antillano
8 de Julio, 2013

Entre lo mejor que se ha dicho de Rayuela está lo que dijo Patricio Pron hace poco respondiendo una pregunta que le hicieron sobre el libro:

“[...] leí Rayuela cuando tenía unos dieciséis o diecisiete años, que es (me dicen) la edad ideal para leer ese libro; sin embargo, lo dejé a las cien o ciento veinte páginas, bastante irritado por la insoportable incapacidad de sus personajes (muy argentina, por cierto) para dejar de tomarse en serio a sí mismos por un instante. Años después, y en varias ocasiones, intenté volver a leer la novela sólo para descubrir que yo seguía siendo el joven lector irritado de entonces y que el libro de Cortázar era el mismo también. Así que ahora lo dejo a quienes aman tomarse en serio a sí mismos y sufren mucho, a los que viajan a París, a los adolescentes que aún no han leído lo suficiente, a los lectores de suplementos sabatinos que creen saber sobre literatura por ello, a los que no saben quién fue Raymond Queneau (que hizo bien lo que Cortázar llevó a cabo tan deficientemente), a los que disfrutan de los filmes de ciertos cineastas argentinos y a los que han conseguido que su adolescencia se extienda hasta donde su inteligencia no ha podido llegar.” -Patricio Pron

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.