;

Actualidad

¿Qué hay detrás del “Patria o papel toilet”?; por Luis Vicente León

Por Luis Vicente León | 25 de Junio, 2013
16
toilet-paper-roll-art-231 texto

Esculturas miniatura en rollos de papel higiénico realizadas por Anastassia Elias

 

No es una banalidad intentar comprender qué hay detrás del planteamiento hecho por el canciller Elías Jaua sobre si los venezolanos quieren Patria o papel toilet. Si bien el dilema ha sido tomado por muchos como un elemento superficial, en las actuales condiciones económicas y políticas que vive Venezuela se trata de un planteamiento controversial, por los elementos que permite evaluar en el orden del debate y el clima electoral.

La pregunta de Elías Jaua podría considerarse como una estrategia para minimizar el impacto y el costo político dentro de sus propias bases del desabastecimiento y la escasez, sobre todo porque sucede en un contexto previo a unas elecciones municipales. Pero, al mismo tiempo, ofrece la oportunidad de evaluar en qué nivel está la sociedad venezolana —en especial la masa electoral— para sentirse conectada o no con elementos discursivos que resultan difíciles de aprehender en contraste con las principales preocupaciones del venezolano promedio.

Esto es lo que se ve en los focus group y lo que se mide en las encuestas: cuando se le pregunta a los venezolanos si sienten que el país está en peligro de invasión o de una guerra, ni siquiera el 12% responde que sí. La mayoría de la población no siente esos peligros como reales, pero más del 70% evalúa negativamente el tema de la seguridad personal. Además, más del 80% califica de manera negativa el tema del abastecimiento y más del 65% califica de la misma manera las gestiones vinculadas con la infraestructura.

Hay que tener cuidado con algo: esto no quiere decir que haya una evaluación negativa del gobierno, sino de estos temas concretos. El gobierno es otra cosa y los datos son otros. Pero cabe preguntarse si estas abstracciones utilizadas como eje discursivo pueden ser eficaces, sobre todo cuando los conectores electorales y de vida en la mayoría del país son otros.

Cuando la población tiene necesidades esenciales no cubiertas, los planteamientos abstractos le resultan excéntricos. “Revolución”, “Libertad” o “Democracia” están en un nivel muy inferior a “comida”, “vivienda o “papel toilet”, cuando se revisa la jerarquía de las mayorías. En un clima así de dramático, críticos en cuanto a la cobertura de las necesidades, que el gobierno hable de Patria o la oposición utilice Libertad o Derechos Políticos muda el discurso a conceptos alejados de los verdaderos intereses políticos. No son buenos motivadores.

Si se le hablara a una población que está en medio de una guerra, con un país inmerso en un conflicto —Vietnam en los años sesenta; Bosnia en los años noventa; el caso reciente de Libia o Siria—, las ideas como Patria o el honor de sus hijos son factores con un poder concreto y motivador, por encima del jugo de naranja o el papel toilet. Si se le habla a un ciudadano con estudios de alto nivel, hecho y derecho, que tiene su vida económica resuelta y las necesidades básicas de educación, vivienda y salud cubiertas, elementos como democracia, rescate de los derechos políticos o defensa de la libertad de expresión se vuelven factores fundamentales.

Pero cuando se le habla a un país que sabe que está en crisis, pero sus condiciones entran dentro de lo que ya es común y corriente en la vida de sus ciudadanos, sin una guerra ni una invasión que comprometa a la Patria, con serios problemas de infraestructura que se mezclan con necesidades básicas no cubiertas y problemas críticos de producción y abastecimiento, los planteamientos —ni desde el gobierno ni desde la oposición— pueden basarse en nociones alejadísimas de las motivaciones reales.

Y ése es el país actual. Y en ese escenario las ofertas políticas abstractas no conectan con las masas, que en realidad lo que buscan son soluciones concretas a sus problemas cotidianos. En su momento, la oposición planteó sus propias abstracciones como una gran oferta a la masa electoral, pero empezó a obtener resultados favorables cuando habló de la inseguridad, del desempleo, de los servicios públicos, de la inflación, de la vivienda y del alto costo de la vida. Eso sólo demuestra lo que dicen las encuestas: que el electorado exige que sus líderes entiendan que aún está insatisfecha una base primaria de cobertura de necesidades. Son soluciones a sus problemas de vida cotidiana.

De ambos lados, cualquier intento de reincidir en el estímulo a través de abstracciones sería un error. Esto no quiere decir que eso no importe: Libertad, Democracia, Revolución o Patria pueden ser conceptos vitales para la vida política del país, pero serán innegablemente inasibles mientras la realidad de las necesidades básicas no cubiertas dificulten la vida de los venezolanos. Están ahí, pero en una dimensión muy alejada en el orden de prioridades de una persona que no consigue comida, que el salario no le alcanza, que siente que su vida corre peligro, que no confía en las instituciones o que no cuenta con servicios públicos de calidad en su cotidianidad.

Cuando un ciudadano siente que la Patria está en peligro, cuando alguien va a la guerra, su preocupación no es ni el papel higiénico ni la harina de maíz. Hay situaciones en las cuales el ser humano debe decidir entre un concepto abstracto valioso y uno concreto pero que puede postergarse. Entre comida y libertad de expresión o entre Patria y papel toilet, por ejemplo. Una variable fundamental es capaz de sustituir las necesidades básicas en ciertas circunstancias. Pero los venezolanos no estamos en esa situación, así que se trata del planteamiento de un dilema falso y evidentemente desconcertante.

El elector venezolano quiere Patria, pero una patria moderna, desarrollada, con calidad de vida y, también, con papel toilet.

Luis Vicente León 

Comentarios (16)

lOLA fORES
25 de Junio, 2013

Eso LO DIJO CAPRILES,ya busco el video y se o anexo

Argenis
25 de Junio, 2013

Acertado, a quien le interesa la “patria” si no tiene papel para cubrir una necesidad vital(ni pensar en sustitutos a los que nos intentó sumir el difunto), es por eso que el gobierno está intentando rescatar para utilizarlos, conceptos que han descendido en la valoración de los “excluidos” que ven la vida y, la sienten de manera concreta además, para ellos la vida es Lo que llevan al estomago y lo que se meten al bolsillo, sin embargo los incalculables recurso con los que cuenta el gobierno le pueden dar un viraje en cualquier momento a esta situación por la que atraviesa.

Reyes Argenis
25 de Junio, 2013

Me parece que ese triste planteamiento de Jaua fue algo ocasional, del momento, se le vino a la mente algo q le pareció que podía ser gracioso y le salió una morisqueta; a lo sumo podría haber sido una actualización de la consigna aquella: con hambre o sin empleo con Chávez me resteo. Poner agudos y sesudos razonamientos y estrategias en el origen de tal frase creo que es como mucho. Éstos razonamientos quizás sirvan mejor para tratar de entender la relación o conexión que mantienen ellos como líderes con la gente que los sigue

Marco Achury
25 de Junio, 2013

El problema con ese razonamiento es que desde hace muchos años el discurso oficial dice que la patria esta siendo amenazada por el imperio, y muchas personas si lo sienten así, y si creen que vale la pena el sacrificio personal.

arefleivor
26 de Junio, 2013

La patria es todo lo abstracto y lo basico ..ambas necesitan defennderse actualmente el discurso debe satisfacer a ambas partes

NMartinez
26 de Junio, 2013

Buen artículo pero no estoy de acuerdo con el planteamiento, creo que el concepto abstracto de “Patria” cuaja en la mayoría de la población que sigue apostando por la “Revolución”, porque sí hay un estado de guerra, una guerra interna, entre los pobres y los que no lo son, reflejo de un resentimiento arraigado en lo más profundo del inconsciente colectivo, entre oligarcas y revolucionarios, entre empresarios y trabajadores, y más aún entre los “sifrinos”(gente que prefiere vivir en condiciones de calidad de servicio, de higiene, de educación, etc.) y los no “sifrinos” -por llamarlos de alguna manera- (gente que está bien con el regalado, que se adapta a la mugre, que se acostumbra al mal servicio, a las colas interminables, al deterioro, a que nada funcione, al cuanto hay pa’ eso etc . etc.). Hay una guerra interna que incluso afecta a las familias en la que el deterioro social, la crisis de valores, económica, institucional es culpa de unos y no responsabilidad de todos, donde es más fácil corromperse que corregir. Por eso cuaja la idea de “Patria” aunque sea un concepto abstracto, porque las necesidades diarias de papel toilet, comida, seguridad, medicinas, etc., son tan inmediatas que la gente “resuelve”, porque si no hay papel se usa agua, si no hay luz se usa una vela, si el funcionario es corrupto le doy algo “pal’ café”, si no hay jabón de baño se usa las llaves panela, etc., mientras la gente “resuelva” y hasta que no haya consciencia colectiva que esas cosas ocurren porque falta un gobierno que entienda que sus responsabilidades son las de garantizar el orden, el progreso, el fomento de actividades productivas, la educación, la salud, la seguridad, el discursito revolucionario seguirá logrando mayorías electorales. Eso es lo que explica el fenómeno que el propio articulista señala: “más del 70% evalúa negativamente el tema de la seguridad personal. Además, más del 80% califica de manera negativa el tema del abastecimiento y más del 65% califica de la misma manera las gestiones vinculadas con la infraestructura… esto no quiere decir que haya una evaluación negativa del gobierno, sino de estos temas concretos”, porque aunque parezca mentira la mayoría de la gente no percibe que esas sean responsabilidades fundamentales de los gobiernos, tanto que sea lo que justifique su existencia. Por ello, en la municipales la victoria roja será aplastante como hasta ahora, porque seguirá ganando la guerra entre los que no tienen y quieren que les regalen, contra los que tienen, pueden y trabajan para lograrlo.

A. Ascanio
26 de Junio, 2013

No estoy de acuerdo con N. Martinez cuando asegura que la victoria roja será aplastante en las Municipales.Yo estimo que será todo lo contrario justamente por que ese colectivo rojo espera un cambio para ver si así logran que sus necesidades básicas sean cubiertas.

tbaute
26 de Junio, 2013

Su planteamiento sobre el mensaje político que debe adoptar la dirigencia me parece tan de sentido común, que realmente no entiendo cómo los voceros de la oposición abandonan el discurso de los problemas concretos y se enredan en abstracciones que la mayoría no procesa, porque le falta la papa, no tiene cómo limpiarse el ano o teme por su vida. En una sociedad de sobrevivientes, la libertad, la democracia o la patria no tienen cabida, lamentablemente.

fernando
26 de Junio, 2013

Este comentario lo anexé al escrito del muy apreciado Norberto José Olivar. Creo que calza aquí también ¿”en el marco del Estado de Derecho, plena autonomía de los procesos electorales y la alternabilidad republicana”? ¿Cuál marco, cuál referencia? Lamentablemente cuando el “canciller” presenta la alternativa Patria o papel tualé, sin darse cuenta que es más necesario el papel porque la Patria la han transformado estos advenedizos en un residuo metabólico (perdóneseme el eufemismo: ver el Drae) Tan es así que “las damas” en topless presentes en el desfile militar demuestran lo banal que es para estos militarejos el recordatorio de la batalla que aparentemente determinó la independencia, aunque ciertamente lo fue la sanción del primer código civil en 1861 que es lo que nos dotó de verdadera independencia, 40 años después de la Batalla de Carabobo; no lo militar. No se entiende por qué los docentes universitarios continúan esforzándose por una convención colectiva a base de escalas insignificantes, cuando deberían plantarse y no moverse del autopista del Este hasta que no se reconociera que la justa remuneración de un profesor titular deberá ser la misma que la de un general de la más alta gradación y de allí las escalas inferiores y que el presupuesto de las universidades debería ser el doble que los gastos de “defensa de la patria”. Un tenientillo como lo fue Cabello jamás puede tener un sueldo superior a un DOCTOR y los trastos rusos no pueden ser más importantes que las universidades Por eso el país está inviable y aunque las palabras del Dr. Carrera Damas son atinadas y respetables, no se ve ningún “marco de referencia” que permita algún avance y menos con el material humano existente, lambucio y miserable, que hace colas y colas, parece que hasta con gusto. Todo muy triste. Lo que queda son acciones de calle, guarimbas etc. ¿Qué esperan los pánfilos directivos de la oposición para dar la señal? . No hay ningún marco: estamos en un juego tramposo y violento

Susan
26 de Junio, 2013

Muy interesante y muchas gracias.

José luis Briceño
26 de Junio, 2013

Al hombre de los números se le perdió el país en en su planteamiento principal. Para los que votaron por Chávez el país simbólicamente vive en guerra desde hace un buen rato y está sujeto a intentos de golpes de Estado, conspiraciones de derecha, magnicidios y pare usted de contar. A ellos se dirige Jagua. No hay contradicción en el discurso,mas bien hay consistencia. Tanto los chavistas como los de la oposición saben que el petróleo o la maquinita del BCV proveerá para importar el papel, aunque después venga una escasez de agua que es el ingrediente fundamental para limpiarse el trasero. El papel es para secarse y contribuir ahorrar los recursos naturales. Con respecto al discurso de la oposición comparto su opinión.

Ramon Arias
26 de Junio, 2013

La poca importancia que tanto gobierno como oposición le dan a la necesida de cubrir las necesidades basicas de la población no es poca cosa. La misma población sera la encargada de revertir todo eate asunto de la peor manera posible, sin líderes de izquierda o de derecha que inculquen la idea de salir a la calle a exigirle a sus gobernantes que cumplan con su trabajo. Lo del Caracazo se repetirá con los autores intelectuales de entonces ahora en el gobierno. Para que elegir politicos que no saben interpretar mis necesidades mas básicas, como si no vivieran en el mismo pais?

Capriles, Aveledo, Maduro y Cabello todos en su momento serán juzgados por quienes confiamos en ellos, los de a pie, a quienes nos matan los hijos, nosotros quienes morimos de a centenares en la inseguridad de nuestros barrios. Aun con la ayuda de dios y si la inseguridad me deja vivir lo suficiente, yo tengo que ver ese dia.

bihufred
27 de Junio, 2013

La cuestión fundamental es esta: Qué es la Patria? No es una categoría filosófica, yo respondería al canciller Jaua, sino la Patria es un concepto concreto para dar al pueblo una suma de felicidades posibles y no una suma de quejas posibles para los abastecimientos y escases de productos básicos. Es verdad que el papel toilet está utilizado por una minoría en el mundo: no lo usan los musulmanes, por ejemplo, para limpiarse el c… Pero este papel toilet representa un modelo de cultura de los venezolanos. Jaua debería por lo tanto proponer a los venezolanos otra tipología cultural y no hablar como un fanfarrón. El Presidente Chávez no lo habría permitido a sus ministros hablar de pistoladas.

alvaro
27 de Junio, 2013

Es por eso que necesitan que snowden urgentemente venga a venezuela, para que “patria” comience a ter algo mas de sentido.

Hector A. Escalona S.
28 de Junio, 2013

La frase es un dilema, ¿papel higiénico o patria?, es decir tener conciencia que reclamar la falta de papel higiénico es caer en la trampa de los enemigos de la revolución, entonces has el sacrificio de callarte, silenciar tus penurias es hacer patria, que en un futuro tendrás todo el papel que quieras, pero por principio es un falso dilema porque tener patria es tener papel con que limpiarte, es tener los bienes más que mínimos para tener una vida decente, acaso por tener papel los colombianos, ecuatorianos, brasileños, etc. Les falta la patria? ¿Es preguntarse qué es tener patria? ¿acaso tener un hogar es tener una estructura con todas las comedidas, además de las paredes y el techo? es tenerla bonita, pintada, acogedora, ¿Como decir tenemos hogar, cuando sabiendo que contando con la capacidad de tener una quinta nos conformamos con un rancho?, pero además de un falso dilema, es una villanía, un ejemplo extremo de cinismo, ¿acaso a Jaua le falta el papel higiénico en su casa?

J. Martín
14 de Julio, 2013

Interesante… divaga un poco, pero interesante.

Bueno, en la cola diaria del supermercado (ya de hace meses) apenas llega el papel tualé, se forma la cola… se informa a la gente, se organiza, se llaman unos a otros, se twittea, se “guarda el puesto”, en alguno que otro sitio se PAGA LO QUE SEA… bue… de una hora a otra el supermercado se llena y en lo que se acaba el papel tualé (o el Toallín) todo vuelve a la “normalidad”.

He ahí la respuesta Sr. Jaua

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.