Artes

Tony Soprano y otros personajes maquiavélicos de ficción

Por Prodavinci | 25 de Junio, 2013

maquitony textoFragmento de un artículo publicado en BBC Mundo

Hace 500 años Nicolás Maquiavelo escribió El príncipe, un tratado de teoría política para un hipotético jefe de Estado. Esta obra, una de las más difundidas y traducidas de la literatura italiana, ha inspirado una enorme cantidad de personajes en la cultura popular que se califican de maquiavélicos.

El término ha pasado a formar parte del lenguaje cotidiano para describir a toda persona que ostenta muchos de los rasgos que caracterizan al príncipe del escritor italiano, como la disposición a actuar por conveniencia en detrimento de otras consideraciones morales, y la capacidad de obtener aquello que se desea por medio de engaños y complejas elucubraciones.

TONY SOPRANO

Tony Soprano, capo de la familia mafiosa de New Jersey en la popular serie de televisión estadounidense Los Soprano, es un hombre que no tiene problemas en mentir, estrangular o matar a tiros a sus enemigos, para mantener su posición.

Sin embargo, no está muy de acuerdo con las estrategias de El príncipe y la reflexión que sus colegas hacen sobre la obra de Maquiavelo. Tony prefiere, en cambio, El arte de la guerra del general y filósofo Sun Tzu, un libro que le recomienda su terapeuta.

Pero para quien haya leído El príncipe, el paralelo entre el modus operandi de ambos personajes es evidente.

Podría decirse que uno de los pasajes más conocidos de la obra del escritor italiano es aquel en el que se pregunta qué es mejor: inspirar miedo o inspirar amor.

“¿Es mejor ser amado que temido o temido que amado?”, escribe Maquiavelo. “La respuesta podría ser que uno debería desear ser las dos cosas, pero como es difícil aunar las dos en una persona, es más seguro ser temido que amado, cuando hay que descartar una de las dos”.

TOM RIPLEY

Tom Ripley es “verdaderamente maquiavélico”. Así describe el filósofo británico John Gray al personaje central de la novela de Patricia Highsmith El Talento de Mr. Ripley, llevada al cine por Anthony Minghella.

“Ripley no permite que sus emociones guíen su comportamiento y, cada vez que puede, sigue un plan cuidadosamente elaborado para engañar a los otros”, explica Gray.

“Está dispuesto a recurrir a la violencia para conseguir sus objetivos, pero sólo cuando la considera necesaria y efectiva. No está sujeto a los códigos morales tradicionales y se esconde tras una máscara que oculta sus propósitos y estrategias”, añade.

“En cuanto a sus metas, son opuestos. Maquiavelo considera que hay que ser implacable para conseguir un fin político —el establecimiento de una república que se autogobierne— mientras que Ripley es despiadado en pos de un beneficio personal: vivir una vida de lujo en un lugar maravilloso”.

“En efecto”, concluye Gray, “Ripley es el Maquiavelo de la era de la privatización”.

LORD VARYS y LORD BAELISH – JUEGO DE TRONOS

Los dos villanos de Juego de tronos compiten en malicia.

La lucha entre Lord Varys y Lord Petyr Baelish por ser el más maquiavélico mantiene entretenidos a los seguidores de la serie.

Varys es un eunuco en la mejor tradición de la historia bizantina. Carece de buena cuna y de la posibilidad de progresar siguiendo la carrera militar.

Protege su fortuna y su vida volviéndose útil para aquellos que, de otra manera, se verían tentados de destruirlo.

Su apodo es “La araña” pues maneja una red de informantes para acumular la información que necesita para manipular a otros y así ir alcanzando sus propios intereses.

Baelish es completamente despiadado y, aparentemente, más vengativo que Varys.

Cuando una asistente suya le revela información a Varys, éste no duda en ofrecersela al rey, sabiendo que éste la matará cruelmente.

Es ambicioso y quiere obtener el estatus de noble que no tiene.

Su principal habilidad es su experiencia en el mundo de las finanzas.

Además de controlar las cuentas del palacio, Baelish maneja información, que utiliza luego para crear fricción entre distintas facciones.

“El caos no es un pozo. Es una escalera”, dice. “Muchos de los que tratan de subirla se caen y no lo vuelven a intentar. La caída los quiebra. Y algunos, cuando tienen el chance de subirla, lo rechazan. Se aferran al reino, a los dioses o al amor. Sólo la escalera es real. Subirla lo es todo”.

***

Puede leer el texto completo aquí.

Prodavinci 

Comentarios (1)

Frain Reyes
28 de Junio, 2013

Que actual, o se es, o se es.

Envíenos su comentario

Política de comentarios

Usted es el único responsable del comentario que realice en esta página. No se permitirán comentarios que contengan ofensas, insultos, ataques a terceros, lenguaje inapropiado o con contenido discriminatorio. Tampoco se permitirán comentarios que no estén relacionados con el tema del artículo. La intención de Prodavinci es promover el diálogo constructivo.